Íker Casillas, el portero bueno

en El Cesto por

Javier Martín en El País de España traza un particular perfil del arquero Íker Casillas que ahora juega en el Portugal. De un tiempo a esta parte, Iker Casillas más que un buen portero es un portero bueno, dice. Fuera del césped, nadie podrá decir algo malo de él; lo grave es que su vida se la gana dentro de cuatro rayas de cal. Ayer, tras pitar el árbitro, se fue humildemente hacia la grada de sus seguidores, y les pidió perdón. Después de una carrera consagrada al Real Madrid, Casillas decidió este verano dejar ese ambiente enrarecido, dividido entre filias y fobias. Con 34 años y un contrato fabuloso para las posibilidades de la economía futbolística portuguesa,llegó a Oporto -gracias también a la ley fiscal favorable a los residentes no habituales- con su fama impoluta de un futbolista excepcional. También arrastraba una jugada de marketing para disparar al club portugués en el mundo. Gracias a Casillas, radios y televisiones españolas solicitaron señales para seguir sus partidos, además de la atención internacional.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*