rafael oyarte

Comandante en jefe

en Columnistas/Las Ideas por

El Presidente de la República viene repitiendo, cada cierto tiempo, que él es comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y, por tanto, que los militares son sus subordinados. Veamos si es así:

Nuestra Constitución establece que el Jefe del Estado es “la máxima autoridad de las Fuerzas Armadas”, sin que exista ninguna indicación en el sentido que tenga el carácter de comandante en jefe u otro título similar, como ocurrió en Constituciones pasadas, hasta la de 1967, y tal como se establece en otras naciones actualmente.

En Bolivia, la Constitución de 2009 le entrega al Presiente del Estado la atribución de ejercer el mando de “Capitán General de las Fuerzas Armadas”, lo que era considerado como grado en la Constitución boliviana de 1967. En Colombia, El Salvador y Paraguay, el Presidente de la República es comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, mientras que en Venezuela se le denomina comandante supremo. En otros países, como en el nuestro, no se le da ese carácter.

No creo que se pueda decir que, como en esos países lo es, o que como el Presidente de los Estados Unidos es “comandante en jefe del ejército y la marina”, también lo es el del Ecuador. Hasta donde se sabe, en nuestro país rige la Constitución ecuatoriana y no la de Estados Unidos, Venezuela o Colombia.

Al indicar la Constitución que el Presidente de la República es la máxima autoridad de las Fuerzas Armadas, sin darle denominaciones que se asimilen a grados o rangos, queda claro que hay una distinción entre el ámbito político y el castrense.

Ser la máxima autoridad de Fuerzas Armadas refleja no solo el sometimiento del poder militar al poder civil, sino que reitera el carácter obediente y no deliberante de ellas. Por ello, las decisiones que toma el Presidente de la República en el ámbito de la política exterior y de la política interna no pueden ser discutidas por los integrantes de las Fuerzas Armadas.

Del mismo modo, los aspectos relativos a la estrategia militar son decisiones que deben quedar en manos de los integrantes de los institutos armados, aunque con el condicionante de someterse a los lineamientos políticos entregados por el jefe del Estado. Por ello, la Constitución dispone que en caso de conflicto armado, el Presidente de la República ejerce “la dirección política de la defensa nacional”, lo que excluye  los aspectos de estrategia militar, cosa que, en cambio, era facultativa según la Constituciones de 1945, 1946 y 1967.

Como se dijo, esa dirección política de la defensa nacional o de la guerra excluye su dirección militar, la que corresponde a los mandos de las Fuerzas Armadas, aunque las directivas políticas pueden tener efectos en lo militar, como ocurrió en el conflicto de 1995 en que el presidente Sixto Durán-Ballén dio una directiva política que tuvo efecto en lo estratégico: nuestras Fuerzas Armadas no podían realizar acciones ofensivas, pese a que éstas pueden tener carácter defensivo, como el eventual ataque a puestos peruanos desde los que se realizaban operaciones militares contra las posiciones ecuatorianas.

La falta de experticia y formación de un Jefe de Estado en temas estratégicos puede perjudicar irremediablemente los fines de la defensa. Así, se acusó la intervención del presidente Fujimori en el conflicto con nuestro país en cuestiones que atingían al mando militar. Cuestiones similares ocurrieron en la Guerra del Chaco y las injerencias del presidente boliviano Daniel Salamanca, mientras que del lado paraguayo la cosa quedó notoriamente en el mando militar encabezado por el general José Félix Estigarribia. También se acusó esa clase de intrusiones durante la Guerra del Pacífico en el lado chileno, lo que llevó a la dimisión del comandante en jefe del Ejército, general Escala, en plena conflagración, por sus desavenencias con el ministro de Guerra Rafael Sotomayor.

Pero esta cuestión de la comandancia en jefe también ha jugado contra los políticos. En 1978, cuando el Consejo Supremo de Gobierno dictó la Ley de Elecciones que debía aplicarse para el proceso a realizarse aquel año, toda vez que la Constitución aprobada en el referéndum de 15 de enero de ese año aún no estaba vigente, solo establecía como requisito para ser Presidente de la República  la nacionalidad de origen, pero para evitar la candidatura de Assad Bucaram, se introdujo una disposición transitoria en la que se invocaba la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas que establecía que el Presidente de la República era su comandante en jefe, cosa prevista en la Constitución de 1946 que regía de modo parcial e indeterminado, por disposición del Gobierno de facto, disponiendo que para ello, además de ser ecuatoriano por nacimiento, se debía ser ser hijo de padre o madre ecuatorianos de origen, requisito que no cumplía Bucaram.

En definitiva, el Jefe del Estado nos dice que tiene una condición que la Constitución no le establece y sobre un cargo que, en Ecuador, constitucionalmente no existe.

27 Commentarios

  1. DR. RAFAEL OYARTE MUY LUCIDO SU ANALISIS CON RESPECTO A LAS DECLARACIONES DEL PRESIDENTE, AHORA QUE SI EL RAFAEL INTERPRETA A SU MANERA QUE ES EL COMANDANTE DE LAS FUERZAS ARMADAS, ENTONCES SERIA EL PRESIDENTE DE LA CORTE CONSTITUCIONAL O UNO DE SUS MIEMBROS.

  2. Este sr., mal puede llamarse comandante en jefe, lo que es un resentido social, que tiene taras, y no sabe ni lo que es gobernar, peor economía, esta dejando endeudado al ecuador, para que el próximo gobierno, no pueda salir del poso, que nos deja, o esta pensando, en hacerse dictador, como el loco de Venezuela, o que el ejercito lo destituya, para después regresar como héroe, que ni siquiera, se párese, o se asemeja.

  3. Otro Arroyo del Rio, Dios nos cuido de esta indolencia funesta como Jefe de Estado en 1995, menos mal que mostro su pecho en un Hospital y no en una Plaza Publica,,matenme, matenme.., e irresponsables Jefes Militares Obedecieron disparar a discrepcion en un Hospital sin respetar convenios de Ginebra, y hasta la actualidad no se escucha sancion alguna para el Irresponsable y Responsables de tal evento. 30 S.

  4. todo lo que vemos es simple servilismo conseguido luego de nueve años de remitir a nuestros soldados a prepararse en cuba, en la democracia cubana como le gusta decir a cierto personaje político.
    vemos en venezuela y cuba el mismo actuar de las fuerzas armadas, quienes ya no respaldan la constitución sino sus prebendas y el gobierno lo sabe y para demostrarlo no paga lo acordado con anterioridad, pues si cada año el issfa recibe 500
    millones y depende del estado su distribución, no podemos pedir algo diferente, los tienen agarrados por lo material y ellos y sus familias dependen de eso…..es el sistema el que no funciona, los revolucionarios lo saben y actúan en consecuencia.

  5. Dr. Oyarte, como todo ciudadano ecuatoriano preocupado (no soy Abogado), he revisado la Contitución del Ecuador y no encuentro ningún artículo en el que establesca el nombramiento al Jefe del Estado Ecuatoriano , como “máxima autoridad de la Fuerzas Armadas”; ni tampoco que indique que el Presidente de la República sea el “Comandante en Jefe de la Fuerzas Armadas”. Este último Titulo Militar, es comparable con el Titulo Académico hurtado por el Primo del Presidente del Ecuador fugado a los EUA y que todo el pueblo lo sabe de este hecho.
    Si estoy equivocado por lo dicho anteriormente de acuerdo a mi revisión de la Constitución, “pido mil disculpas”, caso contrario invitaría a que ustedes como periodistas honestos que son y que dicen las verdades (a pesar que al Gobierno no le gusta ni entiende), dar aconocer a la ciudadanía sobre el particular y demostrar las mentiras , cuentos y atribuciones que el Presidente del Ecuador se toma por su cuenta.

  6. Supongamos que, aunque no exprese la Constitución, sea el Comandante en Jefe, pero eso no le da autoridad para vapulear a la institución y los mandos castrenses por saciar su apetito de ególatra. En política de estado, en todos sus frentes, los uniformados “son obedientes y no deliberantes”. Además, que la misión, los objetivos y funciones castrenses debe ajustarse a los grandes objetivos nacionales, correcto. Pero que de ahí quiera hacer prevalecer su espíritu abusivo, lesionando las arcas de una institución de la seguridad social que no pertenece al gobierno ni al Estado, con el argumento de que es el “Comandante en Jefe, no tiene nombre. Veamos el caso del Issfa: es una institución de los afiliados y pensionistas, activos y pasivos de las Fuerzas Armadas con un fin y objetivos específicos. Para el cumplimiento de su misión cuenta con un directorio, un cuerpo colegiado que define las políticas y las acciones que benefician a sus miembros y sus respectivas familias. Si el directorio es un cuerpo colegiado, ¿están para debatir o no? ¿O solamente están para jugar canicas? Si no son deliberantes los del directorio, entonces, que otorguemos los poderes omnímodos al “Comandante en Jefe” (que de hecho los tiene) para que su delegado, el Corcho” haga de las suyas. ¡De quién nos salvamos! Si hubiese sido Presidente en 1995, durante la guerra del Cenepa, tendríamos a un “Comandante en Jefe”, sonámbulo, dictando órdenes en temas de estrategia a los comandantes de las distintas ramas en perjuicio de los objetivos militares y los intereses de la nación. Capaz que iba a enseñar el pecho a los comandos peruanos pidiéndoles que le disparen… O se atrincheraba en la Plaza Grande, gritando consignas con sus adeptos: “no pasarán…! ¡Cosas de la revolución!

  7. YO COMO ECUATORIANA ME SIENTO MUY DISGUSTADA. TODO EN LA VIDA TIENE UN LIMITE.YA QUE LOS EXTREMOS NO SE PUEDE TOLERAR .LA EQUIDAD DE IDEAS Y PENSAMIENTOS FRUCTIFEROS ;PERO PARA BIEN Y NO CAUSAR DAÑO A NADIE PORQUE DESTRUYE LA MENTALIDAD DEL SER HUMANO.QUE PENA PENITA PENA.EL SER HUMANO SE ENGAÑA Y PUEDE MENTIR;PERO A DIOS JAMAS. ELL CONSIENTE;PERO NO PARA SIEMPRE. EL GRAN CREADOR TARDA;PERO JAMAS OLVIDA .EL REY DE REYES ,SIEMPRE DA DONDE MÁS LES DUELA.ASI COMO DIOS DA LA LLAGA DA LA MEDICINA.QUIEN PIENSA MAL TERMINA MAL.ESTO QUE HA SUCEDIDO.YA ESTÁ ENTREGADO EN BANDEJA DE PLATA A NUESTRO SEÑOR DE LOS SEÑORES ALLA EN LOS CIELOS Y EL SOLO SABRA QUE DISPONE CON NOSOTROS LOS ECUATORIANOS Y NUESTRO ECUADOR ICONO EN EL MUNDO.

  8. Me quedó bastante claro. Tengo una inquietud en cuanto a que las Fuerzas Armadas deben ser obedientes y no deliberantes, significa que los militares simplemente deben cumplir órdenes superiores sin objetarlas, pero serán responsables de las consecuencias de dichas acciones u omisiones o la responsabilidad deberá asumirla el superior que emitió la orden?.
    Si el poder militar está sometido al poder civil, la cúpula militar podrá “deliberar” sólo en asuntos de estrategia militar y los rangos inferiores sólo a cumplir órdenes?. Gracias.

  9. Gracias por el análisis generalizado y comparado. Me queda una duda:
    Que implica y cuál es el alcance del mando del Presidente Constitucional sobre las Fuerzas Armadas, cuando la Constitución lo ubica en ” la máxima autoridad” de ellas. Escribo de Ecuador concretamente. Le quedo agradecido Doctor.

  10. Gracias por explicarnos sobre el tema de quien es quien, como dice el dicho zapatero a tu zapato,ahora no tiene que ser superior como menciona uno de los senores aqui cito el caso del Sr presidente de Bolibia Evo Morales no es masterado en economia pero esta bien hacesorado y tiene mucha intuicion pensando en su pais quien pasara a la historia de su patria,pero en nuestro pais tenemos otro Arroyo del Rio.Dios bendiga y proteja a nuestro querido Ecuador.

  11. La doctrina juridica sirve para orientar, para dar luz, y desde luego para reafirmar las tesis. En esta ocasion sirve para crear un oscurantismo, una especie de limbo, un espectro creado con el tinte de la desviada pasion. Resulta que estamos huerfanos que no tenemos Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, que el liderazgo del ejercito esta en acefalia. El acertado criterio que Rafael Oyarte tiene respecto a la Constitucion y su alcance hoy esta ausente. Y entonces nos preguntamos y en caso de guerra, y en caso de peligro de la seguridad interna, ahi si es Comandante, seria un aburdo que no tengamos al afrente a alguien que ponga coto. Acaso olvidamos los abusos del poder propiciados por los uniformados, acaso el pais no se puso en vilo por aquellos que ostentaban el poder factico de las armas. Es respetable y comprensible el posible drama de las familias de los militares y de los propios militares pero eso jamas puede constituir argumento definitivo para creer que este poder deba dejar de subordinarse por el ilustrado criterio de un constitucionalista. Se trata ademas de no privilegiar el contenido semantico de Comandante o de Maxima Autoridad, aqui no interesa el gobernante de turno, interesa los principios, el argumento que tambien esta en la logica. Este pais se ha caracterizado porque la norma se vuelve oscura en la medida que los propios ciudadanos interpretamos a nuestro antojo y arbitrario la misma. Con disculpas de la doctrina, y de los doctrinarios, el Presidente quien fuere este es el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas y punto.

    • SR. NICOLALDE, PARA SU CONOCIMIENTO, LAS FUERZAS ARMADAS SI TIENEN UN COMANDANTE QUE LO EJERCE EL JEFE DEL COMANDO CONJUNTO Y LOS COMANDANTES DE FUERZA, LA CONSTITUCIÓN EN EL ARTICULO 147 DETERMINA QUE EL PRESIDENTE EJERCE LA MÁXIMA AUTORIDAD DE FUERZAS ARMADAS Y EL ART.3 DE LA LEY ORGANICA DE DEFENSA NACIONAL DETERMINA QUE EN LO POLITICO-ADMINISTRATIVO LO EJERCE A TRAVES DEL MINISTRO DE DEFENSA Y EN LO MILITAR-ESTRATÉGICO CON EL COMANDO CONJUNTO.
      YA LE VEO A SU PRESIDENTE SEGUN USTED CONDUCIENDO UNA GUERRA EN EL ALTO CENEPA O EN LAS FRONTERAS, SI NI SIQUIERA SABE COMO FUNCIONA UNA ESTRATEGIA MILITAR PEOR COMO CONDUCIR TROPAS. POR FAVOR PARA COMENTAR ES NECESARIO QUE PRIMERO LEA LAS LEYES Y LAS ESTRATEGIAS DE GUERRA O CONFLICTO.

  12. El hecho de ser presidente de la República, no implica un grado militar, el poder militar esta subordinado al poder civil, pero esto no implica que exista abusos hacia entidades de seguridad social que están lejos de subordinarse al poder civil, estas instituciones de seguridad social se deben a la familia del militar, la pobreza de espíritu del Sr. Presidente trata ahora en su discurso de poner en contra de los oficiales al personal de voluntarios para justificar sus atropellos, en el 2017 se le acabara todo su abuso, prepotencia ya que todos los ecuatorianos estamos cansados de esta mal llamada revolución ciudadana.

  13. Esa es la consecuencia de haber encaramado en el Poder a una persona arribista e inexperta, yo siempre he pensado q un Jefe de Estado debe ser un individuo superior, q x su inteligencia, honestidad, ecuanimidad y más virtudes pueda interpretar la realidad social y económica de un pueblo, lamentablemente el actual mandatario está muy lejos de llenar esa expectativa, pues sus patologías neurológicas lo impiden, y el total fracaso de su gestión al frente del país es x demás elocuente.

  14. Sinceramente le agradezco, esta valiosa información relevante, al Sr Presidente en cuanto a sus atribuciones como Jefe de Estado, en lo que respecta a su relación directa con el ente Militar, estoy más que seguro, que el Sr Presidente lo sabe, pero su arrogancia puede mas, que el orden establecido, por la Constitución .

  15. Gracias por la aclaración, tan conocida pero poco documentada, para el común de los ciudadanos. Desgraciadamente con este tipo de alocuciones presidenciales, estos desplantes de excesivo poder civil, de supuesta socialización de FFAA y el intento de dar a ellos la simple calidad de funcionarios públicos, estamos acercándonos a la anarquía, a la pérdida de toda institucionalidad. Si algo en el país todavía era respetado eran las FFAA y la iglesia, para desgracia de muchos trasnochados revolucionarios que piensan que seguirán en el poder, destruyendo todo a su paso, “hasta las calendas griegas”.

  16. Gracias por su articulo mediante el cual se aclara la diferencia que existe entre ser ” comandante en jefe ” y ” maxima autoridad “. Es lamentable que el presidente se tome atribuciones que nadie le ha dado y mas aun que pretenda imponer su criterio en asuntos que deben ser resueltos por otro poder del estado como es el judicial. Valga la oportunidad para que los ecuatorianos aprendamos a analizar antes de emitir nuestro voto y no poner en la presidencia a cualquier sujeto por que hable bonito o sea bonito y despues comprobemos que haa sido mentiroso, prepotente, abusivo, corrupto , malcriado , tonto.

  17. La condición de Comandante en jefe de las FFAA de un estado se asimila a lo politico es el codictor politico de la guerra y la conduccion tactica operativa y esteategica la llevan los mandos militares por lo tanto la adminstración de la cosa militar le pertenece a los institutos de rango. El Presidente de la República al inicio de su mandato tiene dos obligaciones importantes 1) Su pronunciamiento mediante el Concepto Estrategico de Defensa y Seguridad y, 2) El concepto esratégico de desarrollo. Es por eso que los futuros mandatarios deben tener una preparacion en ese campo. Asi no habría interferencias dentro de las instituciones estatales

    • Interesante interpretación de Rafael Oyarte de lo que se manifiesta en la constitución con respecto a la autoridad del Presidente en las FFAA, sin embargo para un locuaz Jefe de estado que además no le importa un comino lo que digan los demás, va a decir que están buscándole la 5ta pata al gato, y que él es la máxima autoridad de las FFAA con el calificativo que les merezca “comandante en Jefe, Comandante Supremo, General de Generales, Excelentísimo Scout o como le de la regalada gana”.

Deja un comentario

Su email no será publicado

*