juan fernando carpio 2

Los tres pilares del pleno empleo

en Columnistas/Las Ideas por

Una tasa de desempleo del 2 al 3% del total de la población económicamente activa (PEA) se considera, para todo efecto práctico, pleno empleo. En el argot económico se le conoce como desempleo friccional. Sólo están desempleados quienes voluntariamente estén cambiando de trabajo o entrenándose para entrar a otro. Hong Kong tuvo 2-3% de desempleo, es decir pleno empleo, durante su período como colonia británica. De hecho, su economía estuvo tan poco distorsionada por medidas sentimental-demagógicas de gobiernos, que el hongkonés promedio llegó a tener un 37% de ingreso más alto que el inglés promedio. Este dato por sí sólo debería bastar para echar por tierra esa idea tan habitual en Latinoamérica de que los imperios se enriquecen a costa de las colonias. En realidad los imperios suelen arruinarse y -como podemos ver en los casos de Portugal y España- no hay avance general hasta que no dejan ir a sus colonias. Pero sobre todo, el caso hongkonés ilustra cómo la mil veces incomprendida libertad, eleva la calidad de vida de todos y sobre todo de los relativamente más pobres.

El experimento hongkonés termina cuando el puerto regresa a manos de Pekín, se instauran leyes laborales de tono marxistoide –como las hay en Ecuador– y el desempleo se dispara al 7-8% anual. Por cierto, Hong Kong no tiene un 41-45% de subempleo durante todo ese tiempo –en eso, en la mitad del mundo somos unos aventajados– por volver asfixiante el clima de empresa. El subempleo –junto con los mercados grises y todo lo que la gente hace sin declarar al Estado– no es sino el efecto de que la gente hace su balance y considera la formalidad peor negocio que la informalidad. Esto es gravísimo. La informalidad –no legalizar la empresa, la propiedad de la misma, declarar sus activos intangibles incluyendo marcas y know-how, no poder financiarse con tasas bajas y recurrir a los parientes o el chulco– impone limitaciones para crecer, proyectarse y heredar lo creado a las siguientes generaciones de las familias. Por tanto, ¿qué tan agresiva debe ser la formalidad para que la gente –en 42% del total de la PEA– prefiera quedarse fuera de ella?

La informalidad, la confianza y la pobreza de las reglas del juego en nuestros países son temas de otro artículo. Volvamos al desempleo formal. El más grande enemigo del empleo para jóvenes, personas con capacidades diferentes y gente de edad avanzada, es el salario mínimo artificial. El siguiente cuadro ilustra la tasa de empleo promedio en los países de la Unión Europea con (línea roja) y sin (línea azul) salario mínimo.

gráfico carpio
Gráfico elaborado por el profesor Steve Hanke, datos Eurostat

Si Hong Kong nos parece un caso demasiado particular, quizás es hora de enterarnos de que Suecia –sí, esa Suecia–, Alemania, Islandia, Noruega y Suiza no han tenido salarios mínimos legales durante las últimas dos generaciones –en que esa medida demagógico-sentimental se puso en boga– y tienen algunos de los salarios más altos y tasas de desempleos más bajos del mundo.

Un salario mínimo legal fijado por encima de la productividad –que depende de inversión per cápita en herramientas, máquinas, energía, métodos, etc en todas palabras, capital– solamente deja fuera del mercado laboral a los grupos vulnerables antes mencionados. No es humano, humanista, solidario, compasivo, socialjusticiero, de sentido común ni amable. Es todo lo contrario. Deja desempleado a quien más necesita un empleo por razones de experiencia y autoestima. Es despiadado porque privilegia lo que se ve bien políticamente por encima de lo que hace bien en el mundo real.

¿Es posible combinar libertad con seguridad en economías avanzadas? Los daneses parecen haber encontrado una fórmula propia basada en tres pilares. Advertencia: no han logrado violar las leyes de la realidad (“leyes económicas”) sino que han aterrizado sus excesos socialdemócratas con resultados notables. En los años noventa, la tendencia a un creciente desempleo provocó un diálogo y autocrítica en la sociedad danesa. En Dinamarca (y Suecia, Islandia, etc.) no hay trabas brutales para hacer empresa como en Ecuador, Argentina o Venezuela. Primer pilar: se deja producir en paz a la gente y por eso los nórdicos se sitúan igual o mejor que los Estados Unidos en los rankings de libertad económica. En Dinamarca los contratos laborales individuales o sindicales son adaptables, no rígidos. Eso permite alta productividad –sin empresas de talla mundial no hay ingresos de talla mundial– y de esos ingresos, después, se cobra altos impuestos a las clases medias. Pero nuevamente y a diferencia de Ecuador, Argentina, Venezuela, etc., los daneses, suecos, islandeses no deben pagar dos veces por lo mismo. Un ecuatoriano paga impuestos y luego debe proveerse los mismos servicios –salud, por ejemplo– de formas ancestrales, new age, familiares, filantrópicos y particulares.

El segundo pilar del pleno empleo es un seguro de desempleo que proviene de un porcentaje de los salarios, que son bastante altos. Recordemos que son altos y sobre todo recordemos o enterémonos al fin de que los países nórdicos despegaron en su ultraliberal siglo XIX –sin impuesto a la renta a empresas ni individuos, por ejemplo– y sólo ensayan y luego reforman su Welfare State cuando ya eran ricos y habían multiplicado el ingreso promedio varias veces. Un Welfare State en país pobre es una fórmula para crear más conflictos y presiones por riqueza e ingresos que ni siquiera se han creado aún.

El tercer pilar del sistema danés es un sistema de capacitación para la reinserción laboral dinámica. De este modo los desempleados –todo el tiempo nuestras compras y abstinencias de compra como consumidores están abriendo o cerrando empleos en empresas e industrias, es una danza dinámica entre oferta y demanda de actividades– pueden reubicarse más ágilmente. Nuevamente, no consiste en regalar peces sino en enseñar a pescar, a zurcir, a operar maquinaria, a diseñar, etc.

El esquema danés sólo es posible, siendo altamente oneroso, cuando hubo previamente un vigoroso despegue liberal que cree el capital cultural –para que la gente no le haga trampa al sistem–- y material –para que si algo sale mal, el país no quiebre por experimentos de políticas públicas– para sostenerlo. ¿Cómo se puede tener un despegue así? El ejemplo actual son los países bálticos. Hartos de socialismo, no quisieron arriesgarse con economías mixtas ni paños tibios. Crecen vigorosamente y tienen cada vez más empresas de talla mundial con salarios crecientes y población que regresa en lugar de buscar formas de emigrar. Pero ellos también son tema de otro artículo.

5 Commentarios

  1. esto es pesimo desde el punto de vista economico. es un articulo ams de propaganda ideologica disfrazado de articulo economico. vamos por partes: primero que nada hong kong es un puerto comercial, asi que no tiene sector de agricultura y su especialidad son los servicios financieros y portuarios, por lo tanto no puede servir de modelo para paises con tierras extensas.segundo si bien es verdad que los mencionados paises no tienen salarios minimos, tambien es cierto que los sueldos son negociados a nivel sectorial por los sindicatos y que estos sindicatos tienen incluso voz y voto en decision que en otras jurisdicciones atañen solamente a los accionistas. Ya me imagino como saltarian aqui con un sistema parecido. el grafico sobre la relacion entre sueldos y salarios tambien es engañoso por una sencilla razon: los salarios dependen del nivel del nivel de productividad y existen muchisimos otros factores que influencian la productividad, mas importantes que el nivel salarial. Ahora toca tocar el tema de porque existen los salraios minimos: en el ecuador tenemos el caso de que se genera riqueza, pero el capital esta concentrados en pocas personas que se dedican a actividades con un nivel de productividad bajo. entonces que ha visto el trabajador ecuatoriano: pocos dueños del capital rico que les dicen que no pueden pagarles salarios altos porque eso les quita competitividad al producto. al pasar el tiempo las diferencias se vuelven mas grandes y que demanda la sociedad? : justamente medidas que alivien estas diferencias, como salarios minimos y prestaciones sociales. entonces de ahi viene que los candidatos que prometan tratar estos temas ganen y los otros no pasen de escribir mediocridades en estas paginas. la solución: incentivar al empresariado a moverse a la prodccion y exportacion de productos con mayor valor agreago. Pero temo que un programa de desarrollo orientado a diversificar exportaciones por parte del estado podria ser atacado por esta camada de amantes de “libertad” como intromision del estado en la economia. como si no hubiera funcionado precisamente en el continente asiatico o en el europeo. como sino hubieran industrias que se hayan desarrollado de esta manera con exito en latinoamerica. deben de entender que la experiencia economica da cabidad para visiones mucho mas practicas que las ellos predican.

    • A un estudio lleno de datos y realidades le responde un “emelecforver”. Desde ahí cuesta abajo y en rodada. ¿Acaso no nos consta que los países mencionados están bien? ¿No nos consta que todos los estados controladores como la desaparecida y difunta Unión Soviética siempre terminan en el basurero de la historia? ¿No nos consta que Vietnam luego de desangrarse para que triunfe el estatismo tuvo que reconocer la relidad y cambairse al capitalismo y la libre empresa? ¿Será que todos estos datos son mucho para un hincha “emelecforever”? Y a propósito, ¿porqué esconderse tras un seudónimo, y encima de eso ridículo?

  2. la economia no se trata de decir que el socialismo es malo. Se trata de encontrar politicas puntuales que mejoren el bienestar y estas se encuentran en muchos lados. Por ejemplo el primer sistema de transferencia condicionada, aqui llamado bono de desarrrollo humano fue implementado en mexico. eso me hace de alguna manera mexicano priista socialista capitalista neoliberal? no, simplemente estoy mencionando que existen politcias exitosas y que pueden ser implementadas.

Deja un comentario

Su email no será publicado

*