Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Villavicencio

Correa me quiere preso porque no quiere que le fiscalicen

en La Info por

Entrevista a Fernando Villavicencio, ex asesor del asambleísta  Cléver Jiménez. Los dos fueron  condenados a un año de prisión por calumnia contra Rafael Correa; pena que prescribió. Villavicencio denuncia que la Fiscalía, atendiendo un pedido presidencial, prepara una nueva instrucción fiscal en su contra.

El Presidente pidió al Fiscal, en la Sabatina de la semana pasada, reactivar su caso. ¿Cómo recibió esa exigencia?
Hay una constante en estos nueve años: las órdenes del poder se ejecutan en las demás instancias, principalmente en el plano de la justicia. Eso se ha confirmado en decenas de casos.

Hay un boletín de amigos suyos que asegura que la Fiscalía está a pocas horas de emitir una instrucción fiscal en su contra y también en contra de Cléver Jiménez. ¿Hay pruebas de esto?
Yo tengo información según la cual dos abogados asesores de la Presidencia de la República, Pedro Espinosa Andrade y Diego Guarderas Donoso, asesores que trabajan con Alexis Mera y que participaron en el allanamiento a mi casa el 26 y 27 de diciembre de 2013, se reunieron esta semana con la asesora del fiscal Galo Chiriboga, Elizabeth Gaibor, para preparar los términos jurídicos de la instrucción fiscal en mi caso.

¿Qué le permite dar esto como un hecho?
La información que tengo de esta reunión, en la que se encuentran trabajando la instrucción fiscal, es absolutamente confiable.

¿Instrucción que iría en qué sentido?
No pueden acusarnos por hackeo porque no encontraron pruebas. El propio asesor jurídico de la Presidencia confirmó que quien los hacheó fue la compañía Chevron y, además, el Presidente dijo, en tono burlesco que Cléver Jiménez ni siquiera podía prender una computadora. Entonces, la figura del hackeo no procede. Ese proceso está contaminado porque el propio presidente y Alexis Mera anunciaron, horas después del allanamiento, que tenían en su poder evidencias, lo cual significa que se rompió la cadena de custodia y el proceso quedó nulo.

El Presidente aludió en esa sabatina a hackeo de documentos privados.
Él dice verbalmente hackeo. Pero lo que está haciendo en este momento la Fiscalía es una nueva indagación previa con supuestos elementos nuevos o evidencias incautadas en el allanamiento. Toman los elementos de una acción nula, como fue el allanamiento, y lo validan en otra indagación previa, esta vez ya no por hackeo sino por difusión indebida de información reservada o privada.

¿Pero cuál? Porque nadie ha leído correos privados del Presidente o documentos públicos de la Presidencia.
Ellos están acusando a Cléver Jiménez como el autor directo y a mi como cómplice de haber enviado un boletín de prensa señalando que tiene información de un supuesto conflicto de intereses entre el bufete de abogados Foley Hoag, que fue contratado por la Procuraduría en el proceso contra Chevron y que trabajó para Chevron en Birmania. Esa información consta, supuestamente, en un correo electrónico de Alexis Mera al Procurador Diego García. Cléver pidió al Procurador, por oficio, que confirme si existía esa relación de Holey Hoag con Chevron en Birmania. Es ahí cuando ellos se alertan de que Cléver tendría información reservada.

¿Es a esa información reservada a la que se refiere el Presidente y no a correos personales?
Exactamente. Aquí viene un problema gravísimo, según me han dicho mis abogados: si el gobierno acusa de la difusión de información reservada, supuestamente contenida en correos electrónicos, se estarían pegando un tiro en el pie por el caso del hackeo y publicación de los correos electrónicos de Marta Roldós por parte del diario El Telégrafo y Orlando Pérez. Ahí sí se publicaron facsímiles de los correos electrónicos obtenidos fraudulentamente de la cuenta de Marta Roldós. En el caso de Cléver Jiménez nunca hubo tal publicación. Solo se pidió una información al Procurador y se envió un boletín de prensa.

¿Descarta que pueda haber una demanda por otra información que pudieran haber encontrado en las computadoras que se llevaron de su domicilio?
En el supuesto de que se encuentre en mi computadora correos electrónicos u otros documentos, considerados reservados por ellos, nunca se publicaron. A ningún ciudadano le pueden acusar por tener información porque a la Asamblea nos llegaron muchísimas cosas. El único delito es el hackeo y ellos no encontraron nada. El mismo Alexis Mera dijo textualmente que Chevron les había estado hackeando desde 2012. Ellos sabían que nosotros no hackeamos. Ellos buscaban información cuando allanaron mi casa y se llevaron toda la información de mi computadora.

Si se concretara lo que usted está denunciando, ¿qué piensa hacer?
Tengo medidas cautelares que están vigentes. Ayer (sábado 26) presenté a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a través de mi abogado en Washington, un alcance a la denuncia exigiendo que notifique a Ecuador a raíz de la nueva amenaza del Presidente Correa. También he notificado a la oficina de la Relatoría de la Libertad de Expresión de Naciones Unidas sobre este hecho, porque ya presenté el año pasado una denuncia contra el presidente Correa, contra el Estado ecuatoriano.

¿Cuál es el sentido de su alianza con Guillermo Lasso?
Es una coincidencia contra la corrupción que va mas allá de las ideologías. No creo que ningún ciudadano pueda negarse a hacer parte de una causa como esta. No me importa si quien me pide hacer parte de una Comisión de la Verdad es de derecha o de izquierda. Si alguien está dispuesto a investigar y sancionar la corrupción, yo estoy con esa persona. Hay diferencias con Lasso, como tengo con todo el mundo, pero saludo su posición de plantear, como un eje de su campaña y de su gobierno, la lucha contra la corrupción. Esto molestó muchísimo al Presidente que quiere sacarme del juego electoral. No me quiere ver en la Asamblea, en la Comisión de la Verdad o fiscalizando. Me quiere ver preso porque no quiere que le fiscalicen.

¿De quién fue la idea de crear esta Comisión de la Verdad?
Fue una coincidencia porque yo he venido peleando hace años. La coincidencia muy sentida de enfrentar la corrupción se dio en mis reuniones con Guillermo Lasso y cuando me planteó el tema de la comision, yo no podía decir que no. 

¿Adhirió usted a CREO?
Esa decisión político-electoral todavía no la tomo. Mi acuerdo es con Compromiso Ecuador.

Foto: diario El Universo

Las últimas de

Ir Arriba