Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Avión de Correa: más chiquito pero $14 millones más caro que el de Santos

en La Info por

                                                                                                                     Con aclaración al final de la nota

Patricio Barriga, el secretario de Comunicación, cree que el tamaño es importante. El problema radica en que el Secretario de Comunicación está convencido de que el tamaño es lo único que importa.

Resulta que el domingo 23 de abril, en uno de los tantos intentos que ha desplegado el Gobierno por mitigar las críticas por el costo de los aviones presidenciales, Barriga publicó en su cuenta de Twitter una fotografía en la que aparecen (se podría decir posan) el Legacy 600, uno de los dos aviones que usa su jefe Rafael Correa, (en un inicio en esta nota se dijo equivocadamente que era el Falcon 7X) y el Boeing 737 que del presidente colombiano Juan Manuel Santos.  La idea de Barriga era mostrar que el avión colombiano es bastante más grande y que eso significa que el gobierno ecuatoriano es austero por tener uno más pequeño. “Juzguen si se optó o no por lo austero, justo y necesario”, decía en su mensaje como tratando de calmar a los usuarios digitales que llevan meses pidiendo al presidente Correa que venda su avión.

Lo que no entiende Barriga es que el tamaño no siempre es lo que más importa.  Cuando se trata de hablar de austeridad, como era la intención del Secretario de Comunicación, también importa el precio. Además, lo que no dijo en su tuit Barriga es que  el avión de la fotografía es el Legacy 600, que no es precisamente el más caro ni el que más utiliza el presidente Correa.

Si Barriga hubiera querido ser sincero, debió haber dicho en su tuit que, a más del avión que aparece en la foto, hay uno que es el que verdaderamente utiliza en sus desplazamientos al exterior: el Falcon 7X.

Y es ahí donde Barriga está pifiado, pues resulta que el avión colombiano, si bien es bastante más grande que el Falcon de Correa, en realidad costó bastante menos. Mientras el avión que usa Correa cuesta 54 millones según la Contraloría, el que utiliza Santos costó 40 millones ya que, originalmente su gobierno pagó 29 millones por el artefacto vacío y realizó adecuaciones por 11 millones de dólares. 

Además el tamaño no es la única referencia que importa cuando se trata de gasto público. Hay otro que se llama transparencia y que aparentemente Barriga también ignoró cuando puso su tuit. Mientras la compra del avión que usa Santos fue un proceso cuya información estuvo al alcance de todos, como se ve en la historia que la revista Semana escribió sobre el tema, en el caso del Falcon 7X de Correa ocurrió todo lo contrario: todo el proceso de adquisición fue calificado como secreto. A tal punto que la propia Contraloría del Estado emitió un informe en octubre del 2013 cuestionando esto y recomendando que se publique en el llamado portal de compras públicas.

Captura de pantalla 2016-04-25 a las 12.41.19 p.m.
Patricio Barriga, el secretario de Comunicación que está convencido de que el tamaño es lo único que importa.

La historia del avión colombiano es, además, algo distinta que la del ecuatoriano y esto es otra cosa que Barriga debió haber estudiado antes de ponerse a tuitear  para decir que si el avión es pequeño necesariamente tiene que ser más barato.  Según una nota de la revista Semana, la historia del avión que utiliza Santos arranca en el año 2002 cuando el Consejo Nacional de Política Económica y Social aprobó la compra de un avión presidencial para ese país. En mayo del 2003, un par de incidentes con el Fokker que usaba la Presidencia hizo que la compra del nuevo avión se acelerara.

En ese entonces, la Presidencia de Colombia pidió que se compre un avión en buen estado y que sirviera para aterrizar en el mayor número de aeropuertos del país. Además, solicitó que la compra sea en una negociación de gobierno a gobierno para evitar gastos en comisiones, pues la estrechez económica que en ese entonces pasaba el fisco colombiano obligaba a ser austero. Es decir querían algo bueno, bonito y barato.

Luego de ver algunas opciones, se decidió comprar un Boeing BBJ-737 que el gobierno de los EE.UU. ofrecía por 29 millones. El artefacto, si bien era de 1999, apenas tenía 22 horas de vuelo pues la empresa que había sido dueña antes lo dejó de usar por los problemas suscitados tras los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001. Era algo así como conseguir un carro modelo 99 a precio de usado, pero con solo 200 kilómetros de uso, según el relato de Semana. El gobierno encargó a la aerolínea estatal Satena, la TAME colombiana, a conseguir un crédito para hacer la compra. La aerolínea hizo una invitación pública a entidades financieras nacionales e internacionales para poder escoger la mejor oferta. Finalmente Satena escogió al grupo Aval, entre 10 propuestas, porque al endeudarse en pesos eliminaba el riesgo de las fluctuaciones del dólar. Es decir hasta el financiamiento fue hecho de forma pública.

Finalmente en julio del 2015 llegó al avión a Colombia.

La historia del Falcon 7X, mucho más pequeño, es distinta.  Para comenzar cuesta al menos 10 millones más que el colombiano y es mucho más pequeño, lo cual abona muy poco a la tesis de Barriga de que la austeridad viene por el tamaño. Además, según las especificaciones pedidas por la Presidencia del Ecuador, el Falcon tiene capacidad para 14 personas mientras que el de Colombia para 55.

El Falcon 7X  fue comprado en el 2013 y se sumó al “Legacy” de fabricación brasilera que ya usaba la Presidencia. Se trata de un jet de negocios para viajes de largo alcance, desarrollado por la empresa francesa Dassault Aviation. Es uno de los primeros aviones que tienen sistema Fly By Wire (pilotaje por cable),  alcance de 11.000 kilómetros y tres motores. Además, puede evitar escalas en vuelos internacionales, durante viajes al exterior como Europa o Asia.

Como su capacidad es para apenas 14 personas, porque así se lo encargó a la firma constructora, en varios desplazamientos de Correa al exterior se ha decidido llevar otro avión para los funcionarios y  las comitivas. Por lo general se llevaba algún avión de la flota de TAME.  Es decir lo chiquito no necesariamente es austeridad, como pretende convencer Barriga.  No solo que hay que pagar a TAME sino que esa empresa se queda con un avión menos para sus operaciones cada vez que Correa decide viajar con uno de ellos. Quizá el único punto a favor del tamaño, en este caso, es el posible menor consumo de un Falcon 7X comparado con el Boeing 737.

Para comprar al Falcon que usa Correa, el Ministerio de Finanzas aprobó un financiamiento de 50 millones de dólares que constan en la partida presupuestaria MINFIN-DM-2013-0397. Sin embargo, en el tema del precio no hay una cifra única.  Mientras en el proyecto original se estimaba que el costo total sería de 52’690 020 hay otros documentos que hablan de un precio más alto. En el informe de la Contraloría se observa que el Ministerio de Finanzas  canceló 49′ 712 602 a lo que se sumó otros 4′ 369 301 que el  Grupo de Transporte Aéreo Especial de la Fuerza Aérea se comprometió a cancelar a la firma fabricante para servicios de mantenimiento.  Es decir que, si uno se guía por el documento de la Contraloría, el aparato al que tanto se ha defendido terminó costando 54’081.903 dólares. El de Santos, 40 millones de dólares con mantenimiento incluido.

Curiosamente, el primer vuelo hecho por Correa en ese avión fue en noviembre del 2013 a Ipiales, Colombia, para tener un encuentro con Juan Manuel Santos.

Aclaración: varios lectores han observado que el avión de la foto es el Legacy 600 de fabricación brasileña y no el Falcon 7X  que es el que Correa utiliza en la mayoría de sus desplazamientos internacionales y muchos de los nacionales. El Legacy 600 costó 28 millones de dólares sin contar con el mantenimiento y otros gastos, según información oficial. Así en realidad, el presidente Correa tiene dos aviones cuyos costos suman 82 millones de dólares. Es decir el doble de lo que Colombia pagó por su avión presidencial.

28 Comments

  1. Me asalta una duda. ¿Sólo para 14 pasajeros? O sea, para viajar con los más íntimos. Yo me pregunto si deben hacer aduana al salir del país. Aún más, si deben hacer aduana, como pasajeros diplomáticos de avión diplomático, en los países a donde llega. Si no fuese así (si no deben hacer aduana) ¿quién controla las valijas de los pasajeros? ¿Y el contenido de aquellas? Con tanta opacidad en todo lado, siempre queda la duda no sólo sobre los contenidos de los viajes sino sobre el contenido de sus valijas.

  2. Buen artículo… Sólo una cosa, el Boeing llegó a Colombia en julio del 2005, no 2015. Con ese error, da la impresión que todo el proceso de compra y entrega duro 13 años.

    Saludos.

  3. No nos debe causar asombro esta, digamos “equivocacion” de este “funcionario”, los súbditos de su Majestad han hecho y harán todo lo posible para que su amo los siga manteniendo y dando de comer, eso es normal, lo raro hubiera sido que se quede callado, así, se segura el sueldito y un bono extra por lo menos hasta que su amo este al frente de su reinado, ojala este individuo no se arrime disimuladamente al próximo gobierno, pero quien sabe……

  4. Discusiones como estas, por “aviones presidenciales”, nos hacen ver como un país tercermundista, discutir, pelear, reclamar por los “aviones de Correa”, que al fin y al cabo quedarán para un futuro Presidente sea oficialista o opositor, son aviones que duraran varios años antes de ser dados de baja. Ciertos candidatos caen en la demagogia de “Vender el avión presidencial” con el afan de ganar votos. Solo el primer avión ya tiene como 8 años de uso (fue comprado en el 2008) y últimamente a la oposición parece importarle esto (pero como estamos en un año electoral todo vale para ellos), como que si vendiendo un avión o por haber dejado de comprar el avión vamos a tener la mejor economía del mundo.

    • Demasiada elemental tu apreciación sobre el artículo de 4P y el Twit de Barriga, creo que no entiendes ninguno de los dos mensajes, mientras que el twit cae dentro de lo ridículo, el artículo demuestra que hasta en lo ridículo, que abunda en este gobierno, existe terribles verdades sobre corrupción, rampante.

    • No es por los aviones sino por el derroche absoluto de más de 200 000 millones de dólares. Los aviones son sólo la punta del iceberg.

    • Deberíamos tener una de las mejores economías, si nos basamos en el ingreso extraordinario de sobreprecios petroleros.

      El/los avión/es representan fielmente la costumbre de este gobierno de gastar, gastar y gastar el dinero que no es de ellos.

      Lamentablemente no es sólo un avión, son dos, cuando no eran necesarios ni indispensables, lo mismo ocurre con carreteras que van a ningún sitio, aeropuertos sin frecuencias aéreas o viajeros, edificios nuevos que no cumplen ningún propósito, o con la súper flota de autos estatales (comparable a la de estado Unidos, un país con muchísimos más habitantes, mayor PIB, y una economía muy distinta).

      Gracias a ese despilfarro estamos tan mal.

      Me sorprende que su comentario incluya que NO somos la mejor economía del mundo… Hace pensar que usted no es correista.

    • No teniendo la mejor economia del mundo, hay un presidente que tiene mas aviones que ningun otro con la mejor economia del mundo. Me gustaria saber que tenia el Sr. Correa antes de ser presidente porque parece que ahora lo tiene todo, como un magnate.

  5. El excelentísimo está acostumbrado a las comparaciones en “bruto”, lo hace con el mayor desparpajo en sus sabatinas; las utiliza con la finalidad de obnubilar a los asistentes y escuchas del circo. Siendo un economista, sabe que eso no es correcto pero hace lo que le conviene. Esta verborrea es acolitada con ciertos funcionarios de “medio pelo”. El mal ejemplo cunde!

  6. Si el avión pertenece al estado y es comprado con el dinero de todos los ecuatorianos, se debe exponer claramente su costo, ser transparentes en su negociación y buscar lo conveniente a nuestra economía.

  7. Este pobre individuo ,en su intento de tapar el sol con un dedo y de quedar bien con su amo, metió las de andar. Fue por lana y salió trasquilado!!!. La falta de neuronas es una epidemia fuerte en los “revolucionarios”. Cree que todos tenemos su misma carencia.
    Sobre lo del tamaño, ya que tienen algún complejo con eso, habría que preguntar a los miembros del círculo rosa que tan importante es.

  8. Sr. Barriga: (hijoles! me acorde del Chavo)

    Hágame el favor de parquear los dos aviones chiquitos de Correa junto al de Obama y tomeles una buena foto.

    Quizás entonces, viendo lo chiquitos que son, porque junto al AIR FORCE ONE imperial, los de Correa deben parecer de juguete, todos nos vamos a quedar tranquilos y dejaremos de pedirle a la revolución ciudadana, que los venda.

    A la espera de la foto,

  9. Amigos 2 o 3 veces escrito Legacy con “s”.
    Por favor cuiden las formas, es muy incómodo ver que siempre hay faltas de ortografía en los artículos de 4p (especialmente del Sr. Pallares).

    Siempre los leo.

    • Las formas no superan el contenido. Otro tema a tener en cuenta es el tamaño de las economías de los 2 países. Este pequeño presidente de este pequeño país, vive con lujos y exigencias que no se compadecen con la pobreza del pueblo.

  10. Jajaja.. cortados con la misma tijera: actúa como perro, vestido de borrego y queda como chancho, el sr. Barriga, ( el del chavo del 8? ) se le chispoteo, “comparen los aviones presidenciales” no fue el costo sino los tamaños, el detalle de lo austero…fue el cotizador del avión? En comparación con el otro ministro que dijo que, cuando saludemos los robolucionarios (entre ellos), “buen vivirrr” jajaja, mucho perreo me huele…más el mantenimiento, operaciones, viáticos, más muertos y heridos lo austero es una bicoca…

  11. Se necesitaba un avión presidencial si, pero porque no se se realizo un solo gasto en vez de comprar dos aviones solo el falcón se supone que cuesta mas de 50 millones y hay que agregarle lo que cuesta el legacy, pero viva el despilfarro con plata de los ecuatorianos.

  12. Quería decir que el avión presidencial que aparece en la foto es el avión brasilero marca Embraer. Los aviones Dassault tienen 3 motores por eso se los distingue. El Dassault es más caro que el Embraer. El costo de los aviones presidenciales debe ser el sumado de los dos. Les escribo para que anoten eso en el artículo para su mayor exactitud.

  13. Este señor Barriga, ¿es tan tontito como aparenta?

    Es increíble cómo los integrantes de la camarilla de Correa piensan que pueden engañar a 15 millones de ecuatorianos con un tweet estúpido tras otro.

    Alvarado intentó lo mismo y le dieron su merecido.

    ¿Es que no entienden?, ¿o es que los 200,000 millones de dólares que se tragaron les dejaron sin neuronas?

  14. No soy correísta. Ese avión es el Legacy brasileño, no el Falcon francés. El señor Pallares cometió un error que debe rectificar (me aventuro a pensar eso antes que anticipar “mala fe”) junto con la información de los precios. Aquí un vídeo de la propia Ecuavisa: ese avión costó 30 millones. https://youtu.be/zftlxea0c3Y (obviamente 10 millones menos que el colombiano). Que si es necesario aviones presidenciales en estos momentos ya es otro tema. Pero que 4p sean serios para que luego no anden vapuleándolos de politiqueros disfrazados de periodistas y el bla, bla.

    • Muchas gracias por su comentario. La nota de Martin Pallares responde más al criterio expresado por Patricio Barriga que a la foto que él pone en su cuenta de Twitter. No solo que no son austeros (pagaron $14 millones más) sino que tiene dos aviones y uno para la comitiva que eventualmente lo acompaña.

    • Creo que no es importante si es el avión A o el B. Lo cierto es que hay dos aviones presidenciales y no existe un avión ambulancia. Miguel, creo que debes preguntarte si es serio y responsable defender este despilfarro que solo sirve para alimentar el ego del nazhimpático. A mí me parece vergonzozo, injusto y totalmente censurable.

  15. Estimados Señores
    El avión que publica en Twitter el secretario de comunicación es el Legacy, el Falcón es más grande y tiene 3 motores .
    Su análisis es excelente y con este dato adicional hecha por los suelos el argumento del señor funcionario público antes mencionado

  16. Ojo que la foto que subió el secretario de comunicación es del primer avión presidencial que compró el gobierno de correa. Se trata de un Embraer Legacy 600 que tiene un costo de alrededor de $30 millones. La compra del Dassault Falcon 7x fue posterior. Si uno suma el gasto de estos dos podemos afirmar que no se optó por lo austero, ni por lo “justo y necesario”.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba