Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

alberto molina, ed.

Los militares deben ser ciegos, sordos y mudos

en Columnistas/Las Ideas por

El muñequeo de estos días entre el Ministro Patiño, el mando militar y el Director del Issfa ha sido tenaz. El Ministro ha hecho todas las maniobras posibles para hacer cumplir la “orden” del Presidente: debitar los 41 millones de dólares que, supuestamente, el Ministerio del Ambiente pagó demás al Issfa por la compra de los terrenos de los Samanes.

El Director del Issfa, pese al ultimátum de Patiño, no cumplió la orden. Frente al desacato militar, Patiño anunció que se ha cumplido la “disposición” del Presidente de debitar los 41 millones de la Seguridad Social Militar y señaló que el Alto Mando Militar no se pronunciará por esta decisión del gobierno. Con seguridad, para Correa y Patiño, la no deliberación de los militares, debe traducirse en que los militares deben ser ciegos, sordos y mudos.

La Espada de Damocles del gobierno amenaza cercenar la seguridad social militar. La Ley Orgánica de las FF.AA. expedida en el gobierno del Presidente Borja, en su Art. 96, señala: “ (…), el Ministerio de Defensa Nacional podrá contar con un organismo especializado de seguridad social, regido por sus propias leyes y reglamentos”.

El 7 de agosto de 1992, se promulgó la Ley de Seguridad Social de las FF.AA.

Esta ley establece con claridad el por qué se crea un “régimen especial de seguridad social” para las FF.AA. :“Que el personal militar de las Fuerzas Armadas, no está amparado por un sistema de seguridad social, acorde con los avances de la legislación moderna sobre esta materia; por lo que es necesario organizar un sistema de seguridad social militar que responda a las peculiaridades y características demográficas de dicho colectivo, basado en principios de protección, solidaridad, justicia y participación equitativa del Estado, del empleador y de sus asegurados”.

El órgano ejecutor de la Ley de Seguridad Social de las FF.AA. es el “Instituto de Seguridad Social de las FF.AA. (ISSFA), que es un organismo autónomo, con finalidad social, con personería jurídica y con patrimonio propio”.

En la Constitución que nos rige (la de Montecristi), aprobada por la Constituyente y por el pueblo ecuatoriano en referéndum, en su Art. 367, dice: “(…). La protección de las contingencias se hará efectiva a través del seguro universal obligatorio y de sus regímenes especiales”. El Art. 370, en su segundo inciso, establece que “La policía nacional y las fuerzas armadas podrán contar con un régimen especial de seguridad social, de acuerdo con la ley”.

Hace más de 2 años circuló un globo de ensayo; es decir, un proyecto de una nueva ley orgánica de la seguridad social universal en la que se establecía que la autoridad rectora de la seguridad social sería el Consejo Nacional de Seguridad Social (en este organismo las FF.AA. no tenía ninguna representación); que el ISSFA, tendría las funciones de registro y actualización de información de sus asegurados; que sería un ente recaudador de los aportes y las contribuciones de los mismos; que no sería un oficial general en servicio activo el director. Que los fondos de los afiliados serían canalizados a través del Banco del IESS; que los préstamos hipotecarios, quirografarios y prendarios que soliciten los afiliados serían otorgados por el Banco del IESS, y algo extraño, se hablaba de “Los regímenes de trabajadores de las Fuerzas Armadas…etc.

El Jefe de Estado durante el Enlace Ciudadano No. 153, aclaró que de acuerdo al artículo 367 “el sistema de seguridad social es público y universal. No dice una sola institución y el sistema está conformado por el IESS, ISFFA, ISPOL y Seguro Social Campesino (…) Así que no habrá una sola institución que dirija la seguridad social, eso es falso”; además, que “la Constitución vigente señala que existirá un Seguro Universal y no un sistema único de Seguridad Social. Esto significa que todos los ecuatorianos y ecuatorianas civiles, uniformados, maestros privados, públicos deben tener un seguro social y una jubilación en su vejez”.

Además el Presidente Correa señaló que ese documento, que se difundió, era simplemente un borrador de trabajo. Los militares vimos con extrema preocupación ese globo de ensayo simplemente porque ahí estaba plasmada la verdadera intención que siempre ha tenido y que tiene el régimen sobre la seguridad social militar.

Alberto Molina Flores es coronel (r).

3 Commentarios

  1. La “solución final” al problema de los sistemas autónomos de seguridad social militar y policial, seria, la de ahogarles con las deudas hasta que no de mas, y de inmediato el IESS les absorba, licuando sus activos, uniformando cesantias y pensiones y conformando un solo sistema de seguridad social publico y universal. Así el régimen castrocorreista mataría a dos pájaros de un solo tiro.

  2. ¿Quién es el primero que pone las manos al fuego por los militares?
    ¿Quién apuesta su vida por ellos?
    ¿Quién puede decir que no han encontrado mecanismos para agrandar sus bolsillos?

Deja un comentario

Su email no será publicado

*

Las últimas de

maría paula romo

Fraude, la desconfianza no es gratuita

Share this on WhatsApp Del lat. fraus, fraudis. m. Acción contraria a la verdad y a la rectitud, que perjudica a la persona contra quien se comete. m. Acto tendiente a eludir una disposición legal en perjuicio del Estado o de
Ir Arriba