Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Correa sin público es un actor mediocre

en La Info por

Si alguien tenía duda de que la sabatina es un show, lo mejor es que mire la versión 476. La de hoy 21 de mayo, transmitida desde Quito. Correa sin público es un actor mediocre. Se le siente tan aburrido como cajero de peaje. Se le ve ausente, perdido en un libreto que, de por sí, es una fanesca. Este sábado estuvo tan incoherente, tan reiterativo que él mismo reconoció haber “saltado de un lado para otro”.

No solo le hace falta el público. También las canciones. Las cortinas con veneno que prepara la Secom. Esas voces ponzoñosas que cada sábado arreglan cuentas con sus enemigos supuestos. Su Mashi-traductor. Correa sin público es un actor castigado. Un comediante huérfano. Un star que extraña el set de cámaras, la consola de edición, el espectáculo. Lo extraña tanto que se siente tentado de acortar el monólogo. Y lo dice. Pero la tarima lo vence: 201 minutos hoy.

Con las cámaras fijas siempre sobre él, se le siente incómodo, escrutado, estático. Ladrilludo. Obligado a ser actor y presentador de sí mismo. Constreñido, sin aderezo alguno, a verse desfilar por albergues oficiales para los damnificados (la misma toma, en el mismo marco), abrazando niños, besuqueando abuelas y chicas, apretando manos, entrando y saliendo de carpas y containers, deambulando por terrenos baldíos… Se ve en cámara, se imagina en otra parte y muta en director de producción: pide las fotografías que contrastan el antes y el después, ciertas tomas… que nadie encuentra.

El enlace de hoy debía ponerlo de nuevo en su salsa. Pero las réplicas del terremoto –dice él– alteraron los planes. Y helo ahí, cual busto parlante, deconstruyendo su show, mostrando la insustancialidad pública de un evento que necesita para autolegitimarse. Y lo reconoce. “Sin las sabatinas –dice– no estaríamos aquí”. Sabatina como sinónimo de mala fe. Porque el Presidente no dice –decencia política obliga– lo que el país está haciendo con los damnificados Eso lo hace su gobierno. Lo hace él.

Él, ellos, están haciendo magníficos albergues oficiales. Y las voces ponzoñosas desgranan la lista de servicios de estos albergues cinco estrellas. Ellos harán casas de diez mil dólares para los damnificados que estén debidamente censados. Ellos han creado incentivos para los damnificados y las familias que los acojan. Esos planes suenan razonables. Pero Correa y las voces ponzoñosas que acompañan los videos, son tan infieles a la realidad que diluyen hasta sus logros. Dicen sin empacho que eso lo hace su gobierno, como si fuera su plata, como si de por medio no hubiera impuestos que sumarán –según el cálculo presidencial– $1.100 millones y empréstitos que el país tendrá que pagar. El país, no Rafael Correa. Ni sus voces ponzoñosas. Ni Alianza País.

Sin público ni parafernalia, Correa no solo es fiel a sí mismo: es peor. Porque en vez de aceptar –el terremoto debía haberle abierto los ojos– que este país es pequeño y vulnerable y no tiene plata para todo; en vez de eso, restriega en la cara de sus enemigos supuestos cada obra hecha (con la plata del país, no la suya), con una arrogancia tan pueril como aterradora. Lo hizo a propósito del tramo de agua potable que tendrá Durán. Lo hizo al hablar de obras en Cojimíes. O en Pedernales. Lo hace a propósito de la reconstrucción de un Mercado de Mariscos. Y pide que le muestren cómo era y cómo quedó. Todo hecho por su gobierno, en tiempo récord. Como si la plata de los impuestos y las deudas contraídas no fueran para eso.

No solo hay arrogancia y apropiación indebida para su partido de obras que el país paga con la plata de todos. Hay una dosis de falsa candidez, pésimamente administrada, cuando se refiere, por ejemplo, al Cerro Las Cabras: asegura que ganará la guerra al microtráfico y al narcotráfico. De hecho, ya da por desmontada esa realidad en ese cantón de Durán. En México o Colombia podrían contarle qué tan lejos pueden estar sus declaraciones de la realidad.

La misma actitud ditirámbica caracteriza lo que dice de Yachay que ya “se encamina –dice– a ser la mejor universidad de Ecuador y una de las mejores del mundo”. Y trae al rector, un ciduadano que no habla español y que dice que Yachay ha reclutado líderes académicos, brillante estudiantes y que tiene 94 proyectos de investigación y 40 artículos publicados. Correa lo corrige. Y bueno, tras una cosa y otra, quedan en 48. Todo esto porque Yachay figura en la revista Nature. Y nunca mostró la prueba de esta vacua y mentirosa ostentación. Porque es inmoral engañar al país de esa forma, haciéndole creer que Yachay ya hace parte de las grandes universidades del mundo.

Es tan inmoral como desnaturalizar el debate sobre el gasto público, que es un cosa, y sobre el despilfarro de este gobierno, que es otra cosa. Es indecente intelectualmente el Presidente cuando dice que aquellos que lo critican por el derroche, no quieren agua potable en Durán. Lo dijo en la sabatina. También dijo que aquellos que lo tildan de dictador lo hacen porque no quieren que combata el microtráfico. También dijo –y eso también es retahíla– que aquellos que critican la sabatina por su costo, consideran que esos miles de dólares son los que causan la crisis económica del país.

La sabatina no solo es costosa. Es la tarima donde mejor se exhibe lo que puede llegar a ser la política cuando se desvincula del sentido común, la ética pública y la decencia intelectual. Es la tarima donde el Presidente inventa hasta palabras (optimalidad, dijo) y comete errores cuando habla: dice “En base a”, en vez de “Con base en”… Detalles, pero conciernen al presidente obsesionado por la ortografía… y por la lengua.
Esta versión de la sabatina, con un Presidente castigado y más envenenado que nunca, parece que acabará en quince días. Hoy mostró la cancelación del contrato con el productor del show, le prometió trabajo en la campaña electoral y pasó la tarima al terreno de los nuevos sponsors… 

Foto: Presidencia de la República.

28 Comments

  1. Lo ha desctito tal cual es, con elegancia, respeto pero con la verdad. Hay un versícul bíblico en Eclesistés 3 que dice: “todo tiene su tiempo” de allí, pienso yo, viene el dicho popular: no hay mal que dure 100 años. Siga adelante. Felicitaciones. Dios lo bendiga.

  2. Dónde está el famoso ” MILAGRO ECUATORIANO….?” Ahora todos vemos fehacientemente que no fue más que Bonanza Petrolera,….

  3. Muy buen análisis, les dejo lo que pasó algún día en algún lugar respecto a la comunicación del poder frente a las masas

    1. Principio de simplificación del enemigo único. Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo.
    2. Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.
    3. Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan.”
    4. Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.
    5. Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión, escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar.”
    6. Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas.” De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.
    7. Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público estará ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.
    8. Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.
    9. Principio de la silenciación. Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen al adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.
    10. Principio de la transfusión. Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.
    11. Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que piensa “como todo el mundo”, creando una falsa impresión de unanimidad.

  4. Exelente articulo señor Hernandez, usted es crítico utilizando un lenguaje coherente e interesante, siga por favor con estas columnas y tenga la seguridad de que tiene un gran público seguidor . En relación a quien pide ideas…este gobiernucho ya se acaba y ha destruido con todo lo que pudo a su paso, existen profesionales en economía y otras ciencias que a diario le están aconsejando que deje este modelo maldito… Pero simplemente se hacen de oídos sordos y se mantienen en que están haciendo lo correcto .. Los famosos del buen vivir ..

  5. Estimado Oliver, las alternativas se las han dado siempre y diversos actores, políticos q han sido sus partidarios y q lo auparon al Poder, empresarios, técnicos y profesionales de todas las áreas, lo q pasa es q como es arrogante, autosuficiente, testarudo compulsivo, no permite q nadie q no sea de su entorno y le demuestre fidelidad y obsecuencia aporte con alguna idea a lo q él llama su proyecto

  6. Creo que actualmente los enlaces o sabatinas han pasado de ser espacios de información, obviamente a favor del que informa, a espacios de repudio colectivo no sólo por el costo que tienen (personalmente asistí a una de manera para nada voluntaria, cabe recalcar, y durante los días previos hasta la realización del enlace el gasto en logística y movilización de personas es evidentemente alto) sino porque se transformaron en un circo, un programa de farándula y un talkshow de un nivel vergonzoso. Y lastimosamente hay una gran cantidad de personas a las que les gusta, mucho peor que el tristemente célebre Abdalá!!!

  7. Un detallado análisis del último enlace, se nota que no se pierde nada! Mucho le agradecería explicarnos la ecuación en la que Correa fundamenta el aumento del IVA, digo porque si estuvo tan atento a todo el enlace supongo que lo puede rebatir fácilmente.

    En el enlace se proyectó el raking de la revista Nature (factor de impacto 41). Yachay aparece en segundo lugar luego de la PUCE. Esa tabla está disponible en el siguiente enlace:
    http://www.natureindex.com/annual-tables/2016/institution/all/all/countries-Ecuador

  8. A mi si me gusta el artículo de señor Hernández, de todo hay quw hablar es verdad, buscar soluciones para salir de este hueco hecho por Correa, pero esta bien comentar y analizar esta última sabatina, totalmente diferente, Correa esta de capa caída, perdido en sus mentiras, ya no le funciona más el show.. Este presidente saliente a mi parecer ya cavo su tumba. Se queda sin plata y se desnuda su ineptitud y la de su nefasto gobierno

  9. Correa y sus ladratinas ya no son tan populares que se siente frustrado, antes de la crisis se caminaba por las calles y los sábados se escuchaban en muchas casas con volumen alto las sabatinas ahora en las mismas casas han dejado de reproducirlas sera acaso que se cansaron de tantas mentiras y de tantos impuestos o mas bien se acabo el amor por la revolución.

  10. Quisiera ver a éste Sr. hacer su “sabatina” en un lugar abierto para el que quiera asistir, seguramente no podría contar sus chistes y mentiras ni 5 minutos. Sería sacado en medio de una sonora silvatina por ser muy mal actor.

  11. Las sabatinas debian ser desde un inicio un espacio de informacion de actividades detallado y autentico sin nada mas de “extras” que ya son caracteristicos de esos antipaticos espacios de los sabados y que si a dichos extras los ponemos en porcentaje global superan a la misma informacion que debia ser totalmente pura y veraz, algo que concierne a los intereses de TODO el pais, no de sus acolitos y seguidores politicos.

    Por eso es que se arma el show y dura lo que dura en lugar de ser algo conciso, contundente, detallado y corto, informativo por completo, entonces tristemente sin show no hay la “informacion adecuada” segun parece le ha sucedido hoy al señor mandatario.

  12. Yo solo pido una cosa “ideas”, los ecuatorianos estamos acostumbrados a criticar pero sin dar alternativas o soluciones es cierto el Sr. Correa no esta en los mejores días de su gobierno y creo que si eso esta pasando nos perjudica como ciudadanos porque pertenecemos a un solo estado un solo país ECUADOR así como soy crítico ante la falta de soluciones o de ideas por parte del Sr. Correa también lo soy con el Sr. José Hernández, mi felicitación por el artículo redactado pero gastar todo su pensamientos en que el presidente estuvo perdido en una sabatina creo que no es aportar, quisiera que las próximas columnas fuesen con el objetivo de dar a conocer ideas para reactivar la economía en las zonas afectadas por el terremoto, como controlar el microtrafico de drogas que esta presente en las instituciones educativas, alternativas al petróleo , hay un sin número de temas importantes por discutir y no dedicar un artículo a un presidente que ya no tiene ideas.

    • Ideas? …me parece que es un poco tarde para “darle haciendo” la tarea al Mashi.
      Y tampoco Creo que acepte alternativas.
      La sociedad civil debe recuperar espacio.
      La tarea del periodista es abrirnos los ojos, sacudirnos, levantarnos de nuestra cómoda posición de espectadores.
      Nada mas

        • En las próximas elecciones del año 2017 se debe cambiar la forma de gobierno , este plan de gobierno e ideología ya está gastado y no da para más, tubo todo a su favor y en vez de surgir el país vamos hacia abajo , cambio de administración , el pueblo da y quita el poder .

    • Oliver, de eso se trata, de “hacerle” notar sus errores de lo contrario seguirá pensando que es el único ser humano en el Ecuador que entiende y sabe. Pero hasta aquí, nada que ver. El microtráfico siempre hubo, pero el presidente lo estimulo con sus absurdas leyes, lo recuerdas Oliver? que “solo” podían tener en su poder cierta cantidad de droga, lo recuerdas? Se le dijo al presidente, que si son varios de una misma familia dizque “consumidores”, entonces ya no serían gramitos, que se dispararía el microtráfico, hizo caso? se le dijo que guarde platita por si las moscas, hizo caso? se le dijo de la GIGANTESCA CORRUPCIÓN, hizo caso? se le dijo etc. etc. etc. y miles de etc. hizo caso? tu sabes la respuesta mi apreciado Oliver! más ideas? saludos cordiales amigo.

    • Sólo un detalle. No necesariamente estamos obligados a dar soluciones. Quien se mete para presidente sí está obligado a dar soluciones. Como mandantes exigimos que nuestros gobernantes hagan un buen trabajo… que para eso pagamos

  13. Desde la primera sabatina, no fue creada más que para cuentear a los incautos. Solo a eso se ha dedicado desde que llegó al poder.

    Él cuento duró mientras duró el excelente precio del petróleo, supremo indicativo de la ineptitud de este canalla.

    Luego de haberse festinado 300 mil millones y estar igual que en el 99, aunque afortunadamente dólarizados, razón tiene Hernandez en buscar cada defecto en sus palabras … A mí hasta me fastidia verlo respirar.

  14. Como en todo, pon a un artista sin público y se notara la diferencia…. O a un político candidatos que hable sin publico…. Todo es un conjunto….

  15. Muy Interesante el artículo, nada más alejado de la realidad; el único pero es en la parte donde inventa palabras, puesto que, el término “optimalidad” si existe, se lo puede encontrar como -Principio de optimalidad de Bellman-

  16. Asi es Sr. José Hernández. Además, muchos ecuatorianos tenemos la impresión de que no existe un contrato, una obra, un acuerdo, un pacto (perdone la redundancia), donde el beneficiado haya sido el Estado: nos ven como el pato del barrio.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba