Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El aeropuerto de Cuenca es un peligro

en La Info por

Para los pilotos que conocen el aeropuerto Mariscal Lamar no es ninguna novedad. Desde febrero, cuando concluyeron los trabajos de rejuvenecimiento de la carpeta asfáltica, las aerolíneas venían reportando problemas de deslizamiento. El 28 de abril, día lluvioso, el vuelo 173 de la compañía Tame proveniente de Quito con 80 pasajeros a bordo perdió la pista durante el aterrizaje. Afortunadamente no hubo víctimas que lamentar. Tuvo que ocurrir este accidente para que las autoridades aeroportuarias de la ciudad decidieran escuchar los reclamos y tomar medidas restrictivas. Desde entonces el aeropuerto funciona a medias: 63 vuelos (32 provenientes de Guayaquil, 31 de Quito) han sido suspendidos hasta el momento. El criterio de estas restricciones es meteorológico: cuando llueve, el aeropuerto se cierra. Pero los problemas de deslizamiento, según pilotos, ocurren también con pista seca…

A pesar de la gravedad de la situación el manejo de la información ha sido poco transparente. Las autoridades aeroportuarias han tratado de que las restricciones pasen por algo normal, sin detenerse a dar mayores explicaciones a los usuarios. Y han jugado sus cartas como si el accidente del 28 de abril no tuviera nada que ver con este asunto. Esta estrategia de comunicación caducó la semana pasada, cuando la Dirección de Aviación Civil (DAC) emitió un informe técnico que no se anda por las ramas: prescribe que los trabajados ejecutados a inicios de año deben deshacerse y hacerse de nuevo. El drenaje de la pista debe ser mejorado y la capa rejuvenecedora de asfalto debe ser sustituida en su totalidad. O en palabras de Fernando Arteaga, director de la Corporación Aeroportuaria de Cuenca (Corpac): “Que se realice el recapeo de toda la pista previo a la colocación de una base asfáltica y la corrección de la pendiente longitudinal y transversal de la pista”.

Pilotos que pidieron mantener su identidad en reserva aseguran que el rejuvenecimiento, por el que la Corpac pagó 480 mil dólares al Consorcio Asociación Aeroportuaria de Cuenca, conformado por las compañías ST Drive y Argos & Hijos, estaba completamente mal hecho. Dicen que no se usó asfalto de alta fricción, como mandan las normas técnicas, sino “asfalto tipo espejo”; que no se practicaron estudios técnicos de labrado ni se tomaron medidas para evitar la acumulación de agua en días lluviosos. El informe de la DAC, con su apremiante recomendación de ejecutar un reasfaltado completo, parece darles la razón: el material empleado no tiene los niveles de fricción apropiados. Varias preguntas quedan flotando en el aire: ¿por qué se permitió el uso de materiales inadecuados? ¿Quién fiscalizó la obra? ¿Quién permitió que la pista opere en esas circunstancias?

Es curioso que, aun después de emitido el informe de la DAC y a pesar de haberse visto obligado a restringir el acceso de vuelos en días lluviosos, Fernando Arteaga de la Corpac continúe defendiendo el rejuvenecimiento de la pista a partir del cual se suscitaron todos los problemas. En declaraciones al diario cuencano El Tiempo dijo que esos trabajos cumplieron “su objetivo de reconstituir los elementos asfálticos que hay en la pista y evitar su dispersión”. Y añadió: “la decisión que se tomó era la mejor para las circunstancias y condiciones” de la pista. Desde la semana pasada 4pelagatos ha hecho varios intentos de comunicarse con este funcionario pero siempre está en alguna reunión urgente.

En una rueda de prensa en la que dio a conocer el contenido del informe de la DAC, Arteaga atribuyó todos los problemas a la edad de la pista: “Tiene más de 30 años de capeos y recapeos –dijo– y se ha ido acumulando agua en esas capas. Esa es la razón”. Sin embargo, explicó que la única capa que debe ser sustituida es la última. También dijo que los trabajos que la DAC recomienda ejecutar en su informe son un “complemento a los trabajos que ya se realizaron y que permanentemente obedecen a trabajos de mantenimiento”. ¿Un complemento? ¿Está hablando en serio? ¿A la tarea de deshacer lo hecho para hacerlo de nuevo él llama “trabajo de complemento”?

El hecho que omite Arteaga es que la obra ejecutada a principios de año ha demostrado ser inservible. ¿Quién responde por el casi medio millón de dólares que le costó a la ciudad? De eso no dice nada. Pero la obra no sólo es inservible, peor aún, es peligrosa. Y mientras Arteaga ejecuta los más barrocos y retorcidos rodeos retóricos para eludir responsabilidades y hasta se indigna con quienes lo critican, cómo no, y los acusa de politizar el todo el asunto, el Municipio de la Ciudad (entidad de la que depende la Corpac) no dice esta boca es mía. ¿De verdad se puede poner en riesgo la vida de centenares de pasajeros y pasar así de agache? ¿El Alcalde y los funcionarios municipales de la seguridad no tienen nada que decir?

Se calcula que los trabajos recomendados por la DAC tendrán un costo de 2,4 millones de dólares: (600 mil para solucionar los problemas de drenaje y 1,8 millones para el recapeo asfáltico). Se suman las pérdidas que registrará el aeropuerto de Cuenca durante los al menos 30 días de paralización total a los que tendrá que someterse mientras se ejecuten las obras. Por no hablar de los vuelos suspendidos y los que se seguirán suspendiéndose hasta solucionar el problema. La Corpac –según el propio Arteaga– dispone apenas de 900 mil dólares en su fondo de contingencia y, a juzgar por sus declaraciones, no parece haber una idea clara de cómo financiar el resto. Confianza, pide el funcionario. Después de meses de decisiones administrativas poco claras y opacidad en el manejo de la información, propone un acto de fe: “Ténganse la plena seguridad de que la intervención va a ser en el menor tiempo posible, con la absoluta garantía técnica y la responsabilidad. Vamos a estar vigilantes”. Menos mal. Todavía no hay fecha para el inicio de los trabajos.

Arriba, así quedó el avión de Tame que se salió de la pista el 28 de abril pasado. Foto: diario Expreso

 

8 Comments

  1. Es una vergüenza que la tercera ciudad más importante no tenga un aeropuerto decente. No todo es culpa del gobierno. El Alcalde de Cuenca debería hacer algo al respecto, pero está muy ocupado con lo del tranvía, que es otro desastre en Cuenca: Calles abiertas por todo lado y sin trabajadores avanzando en la obra.

    Lamentablemente no es de sorprenderse: Recuerden que en Quito se inauguró el aeropuerto sin carreteras, y el viaje demoraba casi dos horas. Otro ejemplo de ineptitud.

    Por todas estas y muchas, muchas otras barbaridades yo me sigo preguntando ¿Debemos sentirnos orgullosos de ser ecuatorianos? ¿Por qué? ¿Qué hemos logrado como país? ¿Estamos avanzando? Por Dios … que no me vengan a decir que por la sierra, costa, oriente, galápagos…. eso nos lo regaló la naturaleza. No faltará alguno que diga “por la selección”.

  2. Es increíble que en éste siglo con toda la tecnología y conocimiento permitan un aeropuerto caduco peligroso donde los aviones aterrizan en el centro de la ciudad realizando verdaderas proezas. Hasta cuando tomarán medidas? Esperan que se de un desastre de grandes dimensiones para tomar medidas?

  3. El mismo día del accidente en la plataforma del Mariscal Sucre estaban dos aeronaves que si aterrizaron sin contratiempos con el mismo clima.
    Alguien puede explicar esto?

  4. Todo este gobierno es un monumento a la corrupción y a la desfachatez. A la falta de sentido común y a la falta de control en la administración publica y dispendio de la cosa publica. La falta de institucionalidad, fiscalización y justicia proba hace que este gobierno este dentro de los peores de la historia y sea -creo sin equivoco- el peor de la reciente vida democrática del estado. Fuera correa fuera.

    • ¿Pero de qué hablas? si esto es un problema ligado al Municipio de Cuenca, incluso el artículo lo reconoce. La DAC, ente nacional, es la que emite el informe determinando las fallas de los trabajos en la pista del aeropuerto de Cuenca. Lee de nuevo e infórmate bien. Apunta tus dardos a los responsables, en vez de hacer esloganerismo.

  5. La ciudad no necesita reparar o dar mantenimiento a este aeropuerto que ya es inservible y me molesta sobre todo que siendo Cuenca la tercera ciudad más importante del país no tenga un aeropuerto que vaya de acuerdo a esta importancia…….la pregunta es….¿por qué no construir un aeropuerto internacional nuevo? Intereses de quién o quienes se oponen a que cuenca lo tenga

  6. Viernes 03 de junio se suspende el último vuelo a Cuenca (TAME) la razón: llueve en Cuenca. Viernes 10 de junio vuelo de las 12.45 (TAME) ya con el tren de aterrizaje fuera, el avión se vuelve a elevar, nos dicen que hay vientos cruzados y nos llevan a Guayaquil. Hasta aquí: me sorprende que no se informe sobre los vientos cruzados, que seguro no se presentaron minutos antes de la llegada. Lo cual me lleva a preguntar ¿las condiciones ténicas de todo el sistema de navegación aérea de ese aeropuerto, son óptimas? Regreso del sábado 11 (TAME) vuelo con más de una hora de retraso.
    Si a la calamitosa situación de la pista (por las razones expuestas por el Sr. Aguilar) sumamos la ineficiente acción de la Aviación Civil correista (su máximo personero inauguraba una espléndida casa recientemente), sumamos la desastrosa gestión de TAME, el resultado final es que “tenemos patria, tenemos al Nazhimpático”…y los usuarios y todos los costos e incomodidades que les significan: que se aguanten.

  7. Saludos
    Sr.Arteaga los cuencanos no nos arriesgaremos a seguir utilizando este aeropuerto hasta que sea seguro
    Y por favor haga una rueda de prensa para explicarnos porque estuvimos en peligro todo este tiempo

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba