software-557603_960_720

Código de ingenios: 15 000 empleos menos

en La Info por

Cualquier propuesta de ley proveniente de la Senplades, más aún, del escritorio del propio René Ramírez, no podía sino ser un ejemplo de progresismo, altivez y soberanía para el mundo. Es el caso del Código Orgánico de la Economía Social del Conocimiento y la Innovación, que se discute en la Comisión de Educación de la Asamblea. Tan anticapitalista es esta ley, conocida simplemente como Código de Ingenios, que amenaza con quebrar a la industria ecuatoriana del software; tan soberanista, que impedirá la entrada en el Ecuador de empresas como Google o Facebook, que ya se encuentran en los países vecinos y son fuentes de transferencia tecnológica. Hoy los empresarios de programación informática, reunidos en la Asociación Ecuatoriana de Software, lanzaron una voz de alerta. A través de un tuitcam y bajo la etiqueta #15000EmpleosMenos (que es el número aproximado de puestos de trabajo que genera la industria) debatieron el tema y lanzaron sus propuestas.

El Código de Ingenios asume, desde una perspectiva ideológica y soberanista, el viejo debate del software libre vs el software de pago. Una discusión de la década pasada que hoy, al encontrarse ambos tipos de software entrelazados en el mercado, carece de sentido, según Mathew Carpenter, ex gerente de Google y Twitter. La ley establece el uso de softwares libres y estándares abiertos en todas las instituciones del Estado y en el sistema educativo, incluyendo las universidades. Significa que los estudiantes de diseño en las universidades públicas se mantendrán alejados del Photoshop; los de arquitectura no aprenderán a manejar el AutoCAD; los de administración tendrán que buscar sucedáneos para el Excel. Más aún: significa que los hospitales públicos no podrán acceder a una serie de soluciones tecnológicas que dependen, en todo o en parte, de software pagado. Los ejemplos se pueden multiplicar al infinito e incluyen semaforización inteligente, sistemas de monitoreo de derrames petroleros y un largo etcétera.

Uno de los artículos del Código de Ingenios que más preocupa a los empresarios ecuatorianos del software es el 111. Prescribe que el 10 por ciento de los beneficios derivados de la explotación de una obra (en este caso, un programa informático) pertenece a su autor a perpetuidad y de forma irrenunciable. Pero ¿quién es el autor? El Código, que pretende sustituir a la Ley de Propiedad Intelectual, no lo dice. Se sobreentiende que el autor de un programa es el equipo (integrado por desarrolladores, diseñadores, programadores, etc.) que intervino en su creación, proceso que puede durar años y emplear (en forma temporal muchas veces) a decenas o cientos de personas. Parece muy justo, muy progresista. Pero cuando una empresa X que encargó el diseño de un software para sus necesidades específicas descubra que, aparte de lo que pagó por él, tendrá que entregar una regalía eterna a un montón de gente, lo más probable es que prefiera contratar en otro lado. Colombia, por ejemplo.

“Si el Ecuador fuera una burbuja sería perfecto”, ironiza el presidente de la Asociación Ecuatoriana de Software, Andrés Burbano de Lara. Según él, el artículo 111 del Código de Ingenios hará simplemente imposible la exportación de productos ecuatorianos en un mercado tan competitivo como el del software. Él considera que el 10 por ciento de beneficios previsto por el Código son un impuesto real a una industria cuyo margen de ganancia es de entre el 8 y el 12 por ciento. Con esta disposición, además, es imposible que grandes empresas internacionales de software se instalen en el Ecuador, con lo cual se limitan, dice, las posibilidades de transferencia tecnológica que es la única manera de desarrollar esta industria, como se puede ver en los ejemplos de Brasil, Israel, India, Irlanda del Norte…

En cuanto a la obligación del Estado de proveerse exclusivamente de software libre, prevista en el artículo 136 del Código, es también una amenaza a la industria nacional. Según Burbano, el 35 por ciento de las ventas de esta industria está destinado al Estado que, como en otros ámbitos y gracias al modelo económico imperante, ha sido el único gran comprador de los últimos años. Sólo el 4 por ciento de esa producción es software libre. “El efecto –dice– sería devastador”. ¿Por qué, entonces, la industria ecuatoriana no migra al software libre? Paola Pullas, empresaria del sector, explica que no es tan fácil. Hacerlo requeriría mudar de estrategia empresarial y capacitar al personal durante al menos un año durante el cual se dejaría de producir. ¿Qué empresa puede costearse ese paso?

En lugar de obligar al uso de software libre, los programadores proponen establecer una lista de prioridades: primero, software ecuatoriano; después, software libre. En lugar de distribuir el 10 por ciento de las regalías entre los empleados, proponen entregar a las empresas la titularidad de los derechos de propiedad y convertir a los empleados en accionistas. Repiten una y otra vez las palabras mágicas del vicepresidente Jorge Glas: “cambio de la matriz productiva”. ¿Cómo pretende hacerlo si atentan contra la industria de conocimiento? “La Asamblea nos ha recibido, hemos presentado nuestras propuestas y ninguna ha sido acogida”, cuenta Burbano. Dice que hay muchos activistas del software libre, muchos de ellos asesores del gobierno (de hecho el IAEN teorizó mucho a este respecto) que tienen todo el tiempo del mundo para pasársela en la Asamblea haciendo lobby. Una vez más, se han salido con la suya.

26 Commentarios

  1. Esta es una respuesta al texto firmado por Roberto Aguilar, en la página 4pelagatos.

    El pasado 15 de junio, 4pelagatos publicó un texto que acoge todas las críticas que han expresado los dirigentes de la Asociación Ecuatoriana de Software.

    1. La falacia del pozo envenenado

    El texto parte de presumir la crítica al proyecto de ley, basada en descalificar a su promotor (en este caso, René Ramírez). La primera crítica al proyecto es, precisamente, que viene del escritorio de Ramírez. El texto incurre en una falacia de envenenar al pozo: especie de ad hominem que parte de asumir que todo lo que promueve Ramírez fuere errado (retóricamente lo denomina “un ejemplo de progresismo, altivez y soberanía para el mundo”) y, por tanto, el Código también lo es.

    2. El primer hombre de paja: no vendrán multinacionales

    Afirma a continuación que el Código impedirá la entrada de empresas como Google o Facebook. No explica esta afirmación, pero cabe preguntarse si tiene sentido que cualquiera de ellas se instale en Ecuador, cuando ambas ya tienen oficinas en Colombia. Facebook, de hecho, se ha aliado con el gobierno colombiano para dotar de un método de captura de audiencia erradamente promocionado como internet.org, estrategia duramente criticada por defensores de derechos humanos y del principio de neutralidad de la red. En un mundo globalizado, las actividades económicas de las multinacionales pueden gestionarse a través de oficinas regionales que cubren a varios países. Ni Perú, con el tamaño de su PIB y su apertura económica, tiene oficina propia de ambas multinacionales. La verdad es que es indiferente que haya o no Código de Ingenios: igual las multinacionales gestionan sus operaciones internacionales con oficinas regionales.

    3. El periodismo no puede volverse publi-reportaje

    Aguilar publicó su texto a propósito de un llamado “debate” (en realidad, se llama debate cuando hay opiniones contrarias argumentando, no cuando hasta el moderador está de acuerdo) promovido por algunos empresarios del software (no todos) que tuvo lugar en la página de Facebook de Diario El Comercio en días pasados. El nivel de profesionalismo actual de Diario El Comercio ha sido retratado en la propia 4pelagatos. Esperamos una cobertura más equilibrada de un medio como 4pelagatos.

    4. El “viejo” debate Software Libre vs. Software privativo: más actual que nunca

    Reporta Andrade que Mathew Carpenter encuentra viejo o carente de sentido el debatir entre software libre y software privativo (aquel generalmente sujeto al pago de regalías y que siempre impide acceder al código fuente). Es de nuestra opinión que el debate sobre la forma de compartir conocimiento, seguirá siendo de actualidad mientras haya licencias o permisos limitados, y otras licencias más abiertas. Si bien en el mercado pueden haber programas, aplicaciones o soluciones que compartan licencias de una u otra naturaleza, al final el producto termina siendo libre sólo si las licencias lo permiten. Y debatir sobre si el gobierno debe, con recursos públicos, comprar bienes de acceso público, o comprar productos licenciados, sigue siendo actual. De hecho, países que han establecido leyes que promueven usar el software libre han debatido este tema tan reciente como 2013 en Uruguay, 2014 en Italia y 2016 en Bulgaria.

    5. Falacia de la pendiente

    Si bien el proyecto establece el uso de software libre y estándares abiertos en universidades, también contiene una excepción: no están sujetas a esta obligación en aquellos casos en que no pudiere ser reemplazado por software libre:

    Quedará excluida de la autorización prevista en los incisos anteriores, la contratación de actualizaciones de software adquirido previamente a la entrada en vigencia de este Código; y, los sistemas que por razones técnicas o comerciales no puedan ser reemplazados por software libre. Estas adquisiciones serán debidamente motivadas por parte de la autoridad contratante e informado a la entidad rectora del sistema de contratación pública, para su control ex post.

    La Universidad debiera formar en función de principios y conceptos, las herramientas que usen son algo secundario. Pero, en todo caso, los estudiantes no deben temer una posible imposibilidad de contratar aquello que fuere necesario para su formación.

    Como tampoco debieran temer los doctores que los tomógrafos no puedan usar su software privativo, ni los petroleros, que sus taladros no puedan usar sus programas de fábrica. Tampoco debe haber problemas con la semaforización o con cualquier actividad gubernamental que por razones técnicas o comerciales no puedan ser reemplazados por software libre.

    6. Sobre el porcentaje fijo de beneficios para obras

    AESOFT ha criticado, por otro lado, el artículo 111, que prescribe una distribución obligatoria del 10% de los beneficios económicos derivados de una obra. No hemos encontrado un país con regla semejante, para poder evaluar sus impactos. En el modelo de negocio que usa software libre, no existe regalías, por lo que esta Asociación no ha tomado una posición. Sí sabemos, como ha sido público, que el secretario de Educación Superior ha descartado esa redacción en el texto final.

    AESOFT ha luchado por retirar esta norma del texto final. No sabemos si lo logren, pero la misma norma, por la globalización, puede disuadir la realización de otras industrias, como la cinematográfica. No sería comprensible que el legislador fije un porcentaje fijo para ciertas obras, pero no para otras.

    7. Usar software libre en el gobierno es mirar por el bien común

    Finalmente Andrade transcribe las críticas que los proveedores del Estado hacen al artículo 136. Este artículo dispone el uso de software libre en el sector público. Como hemos visto, hay excepciones permitidas por la ley. Además, esto no obligará al sector privado a adquirir el software que desee.

    En ninguno de los países, ciudades o regiones que han decidido que su gobierno use software libre, ha quebrado su industria local. Es más, inclusive ha crecido. Es verdad que algunos proveedores del Estado deberán migrar de modelo de negocio, pero hay que considerar que, con o sin Código, no es una estrategia empresarial plausible, el dedicarse a vender primordial o exclusivamente al Estado: ya no hay presupuesto estatal para los grandes contratos que, tanto en obra, como en servicios como en software (privativo o libre) se ha visto en el pasado.

    8. El miedo de los #15.000empleos menos: falta de datos + falacia del otro hombre de paja

    Pero la afirmación que menos sustento tiene, es la que da título a la nota: 15.000 empleos menos, afirma Aguilar, basado en la etiqueta que inventó AESOFT.

    En el informe sobre el estado del arte, en el sector software, realizado por CEPAL para la Vicepresidencia de la República, se menciona que, a 2013, habría 7.000 empleos aproximadamente. No es creíble aceptar que, de 2014 a 2016, el número de empleos se haya más que duplicado, especialmente por ser años de contracción económica en casi todos los sectores.

    Al ser preguntado sobre esta cifra, el Presidente de AESOFT afirmó que su cifra sale de sumar el empleo de las compañías registradas bajo el CIIU (un código de actividad económica establecido por Naciones Unidas) en la información presentada a la Superintendencia de Compañías, Bancos y Seguros. ¿Cuáles códigos CIIU? AESOFT se negó a contestar.

    En la clasificación CIIU, las actividades de desarrollo de software podrían encontrarse en varios códigos, que a su vez engloban a otras industrias del sector, como los proveedores de internet o las operadoras telefónicas, por lo que es difícil determinar cifras exactas sólo con información meta estadística.

    Pero hay una falacia encerrada en ese título: estimar que, con el Código, el 100% de empleos vayan a perderse, que no se vayan a generar nuevos empleos en otras áreas (por ejemplo, si los usuarios migran hacia software libre, habrá profesionales que migren también su modelo de negocios) y presume que los empresarios no tendrán visión empresarial suficiente para vender servicios (de uno u otro tipo) a nuevos mercados o de nuevas formas. A este tipo de falacias, las denominamos crear un hombre de paja.

    9. Un pedido

    Como es de público conocimiento, el brazo de la Ley de Comunicación no llega a los medios digitales. Por fortuna, sí llega el ánimo del periodista profesional de llevar a sus lectores, información completa, para que cada uno se forme su criterio. A ese ánimo queremos apelar, para plantear que 4pelagatos reproduzca esta carta abierta.

    Asociación de Software Libre del Ecuador

  2. Sería bueno conocer que entienden por soberanía estos improvisados que están a cargo de estos entes inútiles, creados supuestamente para favorecer el desarrollo pero que sus resultados demuestran exactamente todo lo contrario. Senplades y el mamotreto ese que dirige Ramírez.

    Si este individuo tuviese algo de criterio, sabría que la tecnología no se improvisa y es resultado de un largo proceso, y no es cuestión de promocionar ideas vacías como ” cambio de matriz productiva” o elefantes blancos como Yachay. Según su criterio, podemos ser desarrollados por decreto y por construir edificios. Y dice que es académico!!. Nada raro en un gobierno dirigido por alguien que dice que es economista pero que ha destruído a la débil economía ecuatoriana, dependiente de los precios de las materias primas, que para suerte de ellos, ocasionó el “milagro ecuatoriano” como llaman estos improvisados a su mala gestión. La idea de diversificar los ingresos es buena, pero cuando quienes la proponen solo lo hacen por fines políticos y sin ningún criterio, se desvirtúa totalmente.

  3. Los defensores de software libre son “la izquierda del software”. Buscan que el gobierno les ampare con una ley para que sea obligatorio utilizarlo, y ellos puedan vender más sus servicios de mala calidad.

    Una muestra más del retroceso en LA DECADA PERDIDA.

  4. En general me encanta 4 Pelagatos y me encanta tener una voz crítica hacia el gobierno. Roberto suele hacer análisis muy buenos sobre la propaganda que comulga este gobierno. Sin embargo, en este artículo hay varias cuestiones que dejan mucho que desear.

    El software libre funciona muy bien en un modelo capitalista. Existen grandes empresas que cotizan en la bolsa y los mismos Google y Twitter no existirían sino fuera por el software libre.

    Por lo que me atrevo a hacer algunas precisiones:

    El proyecto no lo hice Senplades, lo hizo Senescyt y se lo discutió por más de 2 años en Internet a través de:
    http://coesc.educacionsuperior.gob.ec/

    Sería bueno leer las discusiones sobre software libre que se generaron ahí con las visiones de los 2 lados. Si bien Edgar Sánchez, actual miembro del directorio de AESOFT, estuvo debatiendo desde el año 2014 en el wiki. Recién a pocas semanas a parece el tema de los 15 000 empleos. ¿Por qué no se planteó esto mucho antes? ¿Será que quieren meter miedo, incertidumbre y duda para evitar un cambio?

    En la primera versión del artículo se decía que Carpenter es programador (https://archive.is/lpXkH), ahora se dice que fue gerente de Google y Twitter. Sería buena que se sepa de qué, porque gerente general no creo que haya sido. En todo caso tema de forma, aunque muestra que el artículo se lo hizo al apuro.

    Sobre el tema de las universidades. En las universidades se deben enseñar conceptos, no herramientas. Uno aprende matemáticas, no a utilizar la calculadora. Luego con la calculadora, sin importar la marca uno puede aplicar esos conceptos. Es preferible que usen software libre en la universidad porque a más de poder usarlo libremente sin verse obligados a copiar ilegalmente el software (cuando estudian o cuando se gradúan), se puede saber como esta hecho. De esta manera la industria nacional del software puede aprender de lo que ya esta hecho.

    El tema del software libre no es un hecho que se debatió la decada pasada y ahora no. El mismo Snowden dice que software propietario no se puede confiar ya que puede venir con puertas traseras y no se puede estudiar.

    El código ingenios obliga el uso en el Estado, no a las empresas. Las empresas pueden usar el software que les de la gana. El Estado no, debe optimizar el gasto y lo debe hacer pensando en que le conviene al Estado no a sus proveedores. En un mundo conectado, donde servicios de software o productos se los puede vender a nivel global, la contratación de software de un país debería estar enfocada en pensar que le conviene al Estado no a sus proveedores.

    Si la industria de software depende 100% del Estado, entonces tenemos una industria subsidiada.

    El software libre que contrate el Estado, será libre para que este pueda ser auditado y otras empresas se puedan beneficiar del gasto público hecho por el Estado. Si el Estado gasta 1 millón de dólares en un sistema y este le puede beneficiar a todos los Ecuatorianos, vs solo beneficiar a la empresa que hizo el software. ¿Qué debe hacer? ¿Ayudar a conservar el monopolio?

    Sobre la prioridad de contratación de software se podría poner:
    1) Software libre que beneficie a todos los ecuatorianos
    2) Software nacional
    3) Software extranjero

    Por último me gustaría destacar que este portal usa WordPress y mucho otro software libre. Eso hizo que 3 periodistas desempleados puedan levantar un portal tan bueno en tan poco tiempo. Si bien el software es gratis, hacer que esto funcione no lo es. Para eso supongo contrataron alguien que sepa de WordPress, mejore el software para las necesidades de 4 pelagatos.

    Gracias al software libre, al talento de programadores y diseñadores nacionales, pero sobre todo del periodismo ahora tenemos 4 pelagatos. Espero, la próxima Roberto haga un poco mejor los deberes y se informe sobre el software libre.

    • “…Sobre el tema de las universidades. En las universidades se deben enseñar conceptos, no herramientas. Uno aprende matemáticas, no a utilizar la calculadora. Luego con la calculadora, sin importar la marca uno puede aplicar esos conceptos. Es preferible que usen software libre en la universidad porque a más de poder usarlo libremente sin verse obligados a copiar ilegalmente el software (cuando estudian o cuando se gradúan), se puede saber como esta hecho. De esta manera la industria nacional del software puede aprender de lo que ya esta hecho….”

      “…En las universidades se deben enseñar conceptos, no herramientas…” De toda la letanía, este espacio me corresponde debatir.
      Ecuador, país sudamericano, con Universidades que tienen la carrera de Arquitectura y Urbanismo, la privada se ubica entre los 100 primeros lugares a nivel de latino-américa y a nivel nacional #1, a nivel mundial ni siquiera figura. Situación que se indica por que ahí se enseñan programas de dibujo asistido por computador y mas programas de diseño informático, legales, con profesional capacitado..etc, que forman al estudiante de Arquitectura y ayudan a representar todo el universo de su aprendizaje plasmado en un proyecto. Del otro lado la universidad pública, carente de herramientas tecnológicas en su pensum de estudios y por ende hoy por hoy menos competitiva.
      De acuerdo con que primero “aprendamos” a pensar con criterio, conozcamos la teoría, los conceptos, lo que falta es QUE VAYAMOS DE LO ANALÓGICO A LO DIGITAL. Proceso!
      Ecuador no es una isla, la formación de los profesionales de Arquitectura es para entender el mundo y es ahí donde está la competencia. Para muestra un botón: Si nos encontramos con un Arquitecto que domina un sistema como en Chile, Brasil, España, Inglaterra, EEUU…; que permite controlar automáticamente cantidades de obra en base a un modelo virtual que se construye previo a su ejecución física, y que sea dicho de paso garantiza la correcta ejecución de una obra, mas claro anula la corrupción y agiliza el descubrirla, VERSUS el Arquitecto ecuatoriano de la universidad pública autodidacta de la tecnología; el ejemplo se muestra por si solo, sabemos quien está en desventaja.

      El código ingenios no anima, ni incentiva el uso del software libre, gracias a una empresa gigante por ahora las licencias para estudiar y enseñar dibujo asistido por computador son gratuitas. Mientras se “reinventa” algo que ya está hecho.

  5. Para construir la matriz del conocimiento y la innovacion el Gobierno endeudo en $400 millones usd. más con China, donde esta ese billete? según sus declaraciones tal fondo se invertiria para convertir al pais en exportador de conocimiento e innovacion tecnológica y salir de la matriz exportadora de materias primas…en principio parece buena la idea…pero el empleo de miles de trabajadores y familias se verían afectadas, sin trabajo. Lo sensato y prudente sería agregar inversión en la creación de empresas e industrias agroexportadoras,ganaderas, dar agregado productivo, disminuir el déficit de empleo…pero como los alias “robolucionarios” elucubran con el discursillo de “destruir a las empresas y patrimonios” de que vamos a ganarnos la vida y/o esperar que Papa Noel se acuerde de nuestro estómago y los más necesitados…

  6. Como siempre toda ley tiene un trasfondo de corrupción, donde el que mas paga consigue que se aprueben este tipo de leyes.
    Porque no preguntan que paso con el sistema de Judicial 2.0 que iban a implementar y cuando se dieron cuenta que iba a poner en descubierto la corrupción en las cortes, lo desecharon y botaron 25 millones de dolares a la basura.

  7. Es una forma de ir restando iniciativas creativas ecuatorianas y que no se dan cuenta –¿por qué será?– que nuestro país está en mínimos de invención e innovación aún frente a la región no se diga en el ámbito mundial.
    El software libre es una creación o innovación de avanzada porque recibe el reconocimiento no solo de autoría sino económico y es más específico.
    Otro detalle importantísimo es que la invención e innovación florece y se multiplica en libertad, en democracia. No olviden que es lo más distintivo del ser humano: su creación intelectual que lo engrandece en beneficioso de los demás.
    Así mismo, no hay que olvidar que nuestro país es miembro-parte de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual OMPI y ha firmado más de veinte tratados internacionales y en cuanto a creatividad en internet existen dos tratados que nuestro país ha aceptado y firmado. Dios quiera que gente improvisada y sin conocimiento no traten de dañar con leyes inhóspitas a la creatividad. De ser así poco le falta a este gobierno para, de ser necesario, dejarlas sin efecto.

  8. Cada que rebuznan los verdes da miedo por las consecuencias para el pais. Lo más triste es que su poder depende del apoyo de las masas ignorantes, las que no saben ni de software, ni de leyes ni de economía, pero les apoyan en los que sea. Es decir, ignorantes tontos apoyando y empoderando a ignorantes vivísimos, en todos los campos.

  9. Esta ley es una perfecta basura. Crea como siempre una maraña de “derechos” entre morales,patrimoniales; entre autores y directores; entre interpretes y autores.
    En serio dejenos en paz progresar solos. Los artículos de parágrafo tercero constituyen un atentado contra la propiedad intelectual que dicen defender, y sobre todo seran el puñal con el cuan empleados infidentes tomaran propiedad intelectual de las compañias y bajo el supuesto apoyo a los usuarios, montaran una empresa paralela de la noche a la mañana, usurpando el esfuerzo de años de trabajo.
    Peor aun, sera la obligatoriedad de permitir la publicación de los códigos fuentes de cualquier software que se venda a una Institución del estado. Vayanse a la…….., si creen que una empresa va a permitir esto. La mayoría cerraran antes que ver como otros lucran con su esfuerzo de años y otras no le venderemos nada y que vayan a comprar en el exterior para que paguen mucho mas y haber si les venden primero.

    Que Dios nos ampare de estos ignorantes.

  10. Una vez más los teóricos de la revolución ciudadana quieren aparentar soberanía y justicia y terminan afectando la libre iniciativa y finalmente el empleo.

  11. Tarea de asambleistas ignorantes, hoy por hoy el software libre no tiene toda la gama del software pagado ni su calidad, si bien en algunos casos es útil, pues no tiene ni brinda las soluciones corporativas (empresas) del software pagado ni de lejos, realmente son una tarea de burros y va a cometer un suicidio tecnológico en el país, no tengo idea de cual será el imbécil que les asesora a estos burros pero es un imbécil de primera.

    Da iras que gente ignorante nos dicte las leyes a los profesionales, creo que sería mejor si los profesionales ponemos las leyes y ni dejar que burros gobiernen

    Por otro lado esta ley es como decir que el dueño de la constructora tendrá que dar regalias de por vida por cada casa construida al arquitecto, al ingeniero y a los albañiles…. osea simple y llanamente nadie va a querer desarrollar tecnología en el Ecuador y se irá a Colombia o Perú…

    Me parece que lo hacen de adrede para hacernos mas ignorantes como nación al igual que lo hicieron en Venezuela

  12. El ingenio tanto como el petroleo, cayo en su cotización. El gobierno de Correa enfatizó en el uso de software libre, pero el software no se crea por si solo, alguien tiene que hacerlo y cobrar por ello. Lo que ha ocurrido es que se ha generado demanda por medio del estado, y la oferta existe sobre esa base. Las empresas o emprendedores de software se han preocupado por satisfacer la necesidad del estado, pero han dejado de lado el ingenio y la capacidad de oferta para cubrir necesidades existentes en el mercado que no han sido detectadas y explotadas.

    Es una lástima que gente creativa se limite para producir. Un amigo dice por ahí: hay mucha gente que sabe como hacer pero no saben que hacer.

    • Pues los proyectos de software libre, se los realiza con un grupo de gente que aporta de buena voluntad y no cobra, capaz abra casos que si, pero de los proyectos que he visto, hay aportantes de todo el mundo metiendo mano en el software, luego van sacando sus versiones hasta que se cansan y queda abandonado el proyecto, en una versión medio estable, ahora si el estado o alguien paga por una aplicación pues ya no es software libre, es un software pagado comprado por un dueño y hecho a la medida.

      • No es así. Existen miles de proyectos de software libre que son productos comerciales.

        Libre no quiere gratis, quiere decir que te da la libertad de ejecutarlo, compilarlo, modificarlo y redistribuirlo como quieras y donde quieras.

        Redhat hace mucho dinero mediante software libre, vende servicios de soporte por ejemplo. Canonical hace lo mismo con ubuntu.

        Tu puedes tomar Linux y construir un producto comercial sobre el, sólo Tienes que respetar los términos de la licencia.

  13. Mathew Carpenter ha sido pro-revolución en muchos aspectos, y ahora aparece hablando de la década pasada? imagino que se refiere a la que se perdió con el megalómano.

  14. Todo este champús y tejido de leyes sobre propiedad intelectual está dirigido a que Ecuador no pueda entrar al tratado con la Unión Europea y quien impulsa es René Ramírez

  15. Estoy a favor del software libre, de hecho si nos enfocaramos de lleno, las nuevas generaciones podrían conocer un mundo más allá de las “Ventanas”, pero atentar al crecimiento profesional y empresarial dentro del desarrollo de software estarian limitando su mercado ademas de afectar de manera indirecta a empleos relacionados con la tecnologia, no es la opción adecuada.

  16. Una vez más se trata de matar al enfermo para matar la supuesta enfermedad. El efecto será el contrario al que supuestamente proponen los revolucionarios: Obligan a las empresas a comprar software que no sea ecuatoriano, y justamente aquellas empresas que creen, apoya y confían en el talento nacional serán las más perjudicadas.

    Por eso decimos, mejor NO NOS “AYUDEN”

  17. Excelente artículo, gracias por hacer eco de esta creciente preocupación que tenemos quienes trabajamos en esta industria. No es difícil suponer que si la ley se aprueba tal y como está nos pondrá en gran desventaja con las empresas de desarrollo de software del resto de países.

  18. Hay que reconocerle al ingenioso Ramírez, conocido entre otras cosas por sus altisonantes y fofos discursos, haber actuado en este caso con sindéresis constitucional. Porque en el mamotreto de Montecristi, la soberanía nacional es asumida como valor supremo de la república (una antigualla en tiempos de globalización). En mérito de ninguna investigación, mas si de los tópicos izquierdistas del tipo “el consumo de pollo causa homosexualidad”, los asambleístas prohibieron el cultivo de transgénicos, pues en el fondo yace la tecnología del imperio y sus oscuros afanes expansivos. ¡Ahora viene la prohibición del software comercial! Los maoístas les aplaudirían.

  19. Es que esta manada de mediocres no sabe qué es arriesgar en un negocio; éstos siempre han vivido como parásitos, nunca han creado ni generado nada; son la expresión vívida del Estado parasitario que vive a expensas del trabajo de los emprendedores. Pero además muestra una vez más la faceta de resentidos sociales que tienen y de la que hacen gala cada vez que tienen oportunidad…lo que finalmente sucede es que terminan jodiendo al país…Será tarea inmediata del próximo gobierno echar abajo todos estos mamotretos legales si no queremos postrar al país más de lo que ya está.

Deja un comentario

Su email no será publicado

*