Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Camarada Long, canciller de a perro

en La Info por

Lo del Estado ecuatoriano en Ginebra fue una vergüenza: un canciller de pocas luces que se permitió pontificar y dar lecciones ante un organismo de alto nivel del que tendría mucho que aprender; un equipo interministerial y multidisciplinario, incluyente y transversalizado en todos los aspectos como cabe esperar de la revolución ciudadana, que llegó para leer informes que podrían ser enviados por correo electrónico; un discurso que osciló entre los desvaríos teóricos y la jerigonza tecnocrática… El examen del Ecuador ante el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas puso las limitadas capacidades de los funcionarios correístas a competir con sus altísimas pretensiones. El resultado fue desalentador.

Una delegación de alto nivel

Como en cualquier examen, se trataba de contestar preguntas. Guillaume Long no sabe hacerlo, así que delegó esta responsabilidad a terceros. Las jóvenes funcionarias que llevó consigo en ostensible saludo a la bandera de la igualdad de género cumplieron la tarea de forma predecible: leyendo documentos. Páginas y páginas directamente extraídas de los informes de labores de los ministerios respectivos. Como si el examen ante el Comité fuera un acto de rendición de cuentas en el teatro de la Casa de la Cultura. Sólo faltaron los arreglos florales, el olor de las empanaditas y el tintineo de las copas.

Los comisionados barajaron casos, documentaron hechos comprobados, pusieron sobre la mesa preocupantes alegaciones sobre violaciones a derechos humanos con nombres y apellidos. Y las chicas de Guillaume Long despacharon textos de convenios interinstitucionales, declaraciones de políticas intersectoriales, citas de reglamentos y leyes orgánicas que en su febril imaginación servían para desmentir esos casos y esos hechos. ¿Influencia indebida del Ejecutivo sobre los jueces? No hay tal: la Constitución establece la independencia de funciones. ¿Requisas corporales en las cárceles? No puede ser: la ley las prohíbe terminantemente. ¿Abusos policiales en las manifestaciones? Imposible: los gendarmes han sido capacitados en derechos humanos.

¿Acaso tienen prohibido pensar los funcionarios correístas? Un comisionado preguntó si el defensor del pueblo hace visitas de inspección a las cárceles y si esas visitas son –esto es muy importante– anunciadas o sorpresivas. La viceministra de Justicia dijo que sí, que las hace; y que son anunciadas. No es que el defensor del pueblo necesite permiso o quiera prevenir a los administradores de las cárceles, qué va. Es un tema de coordinación. Con un candor y una simplicidad que pusieron en duda su idoneidad para el cargo (y, desde luego, para representar al país ante este foro) se dio vueltas y más vueltas la viceministra para explicar, en su tonillo frágil y núbil de colegial pescada en falta, la importancia de coordinar las visitas. Esto es lo que Long llama “una delegación de alto nivel”.

Un canciller de alto vuelo

No sería el canciller quien recogiera las preguntas que su equipo iba dejando sin contestar, él está por encima de esas contingencias. Viajó a Ginebra para explicar, nada menos, cómo se cambia la historia. Cómo se reformula el contrato social. En qué consiste la sociedad civil bajo el nuevo orden resultante. Qué puesto ocupan ahí los derechos humanos. Los comisionados, gente atrasada con ideas del siglo XX, no entienden las diferencias entre interculturalidad y multiculturalismo, ¡tan básicas! Desconocen el casi divino arte de transversalizar enfoques. Pierden de vista la visión holística integral de los derechos humanos. Son unos pobres pájaros.

“No estoy pidiendo relativismo en el tema de los derechos humanos, ya sé que son universales”, dejó caer Long, como un señuelo. “Pero hay que ubicarlos en un contexto histórico”. O sea: ya sé que los derechos humanos no son relativos pero relativicémoslos. O también: “Es fundamental tomar en cuenta que los derechos humanos se garantizan desde el Estado cuando existe un contrato social más consolidado, cuando existe una institucionalidad más robusta, y eso se consigue cuando se permite a los Estados construir el contrato social”. Los derechos humanos, pues, sólo podrán ser garantizados cuando el Estado haya derrotado a los poderes fácticos. El canciller no sólo los relativiza: se concede permiso para violarlos mientras cambia la historia.

Para defender esta sandez despreciable y peligrosa Guillaume Long ha elaborado una retórica de supuesta base científica y filosófica, tan simplona y esquemática como la Economía Política de Nikitin que constituye una de sus fuentes de pensamiento. De las teorías poscoloniales Long apenas si conserva las jergas y trata de suplir con ellas su proverbial falta de ideas. Habla de transversalidad y de interculturalidades, de institucionalidades robustas, sociedades vibrantes, realidades holísticas… Y no llega a decir básicamente nada medianamente inteligible.

En el Comité hasta se le burlaron: ayer, le dijo más o menos el comisionado Manuel Rodríguez Rescia, mientras escuchábamos su disertación y aprendíamos con toda humildad la diferencia entre interculturalidad y multiculturalismo que tuvo a bien explicarnos, se me ocurrió una pregunta bastante más terrenal, perdonará la simpleza: ¿es cierto que el gobierno ecuatoriano ha ido achicando el mapa de los territorios tagaeri y taromenani en función de sus proyectos de desarrollo? ¿Nos podría mostrar el mapa actual? Los desvaríos seudoteóricos de Long siempre son irreductibles ante los hechos, son paja, son aire, son nada.

…Pero la realidad existe

Por fortuna para el mundo, más allá de las fronteras nacionales la realidad existe. Y cuando la tropa de “alto nivel” que mandó la Cancillería desembarca en ella, sus integrantes e integrantas se encuentran con que hay ciertas cosas normales para ellos que en el mundo real resultan extrañísimas o son francamente intolerables. Otra cosa es que probablemente no se den ni cuenta.

En el mundo real es normal llamar presos a los PPL’s y negros a los afrodescendientes. No es normal, en cambio, actuar como si la oposición política del gobierno fuera el enemigo de la sociedad: en realidad es parte de ella. Cuando Guillaume Long advirtió al Comité sobre las organizaciones sociales que fueron a Ginebra y dijo que eran opositores haciéndose pasar por sociedad civil, es claro que los comisionados supieron a qué atenerse: estaban ante un fascista de mentalidad retorcida y peligrosa.

En el mundo real es intolerable que se utilicen leguleyadas para justificar atropellos flagrantes a ciudadanos indefensos. Una cosa es que sabandijas como Alexis Mera se especialicen en hallar “la figura legal” para cualquier cosa. Otra muy distinta es llevar esa majadería al seno de las Naciones Unidas. Tener la jeta para decir, por ejemplo, que Manuela Picq no fue deportada: nomás le retiramos el pasaporte; la que decidió irse fue ella.

En el mundo real resulta intolerable que un gobierno utilice las habitaciones de un hotel para detener de facto a los extranjeros en espera de deportación. O que promueva unas organizaciones sociales contra otras: que destine personal y recursos públicos para  crear una CUT con el fin de neutralizar al FUT. Que el presidente de la República espolee a la gente para hacer cargamontón sobre un ciudadano. Que los medios de comunicación sean sancionados por no difundir informaciones que el gobierno considera de interés público. Que sean obligados a publicar otras que lo favorecen. A los comisionados todo eso les preocupa mucho y quieren saber si es cierto. “Díganos que no es así”, rogó Rodríguez Rescia.

Pero no: así mismo es. Independientemente de las figuras que las sabandijas del derecho encuentren para justificarlas, esas cosas ocurren en el Ecuador y Guillaume Long lo sabe con la misma claridad con que sin duda resonaron en su cabeza las palabras “Hotel Carrión” cuando se mencionó el asunto de los cuartos de hotel. Lo sabe. ¿Le parece normal? ¿Le parece decente? ¿Le parece correcto?

Le parece inevitable. Le parece, también, necesario. Se conduce con la arrogante certeza de que la historia se dirige en una dirección que sólo él y los suyos conocen y anticipan. Y eso les otorga ciertas licencias. ¿Se acuerdan del Che Guevara en la sede de las Naciones Unidas en 1964? “Hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando”. Pues eso.

La propaganda correísta dirá –ya lo está diciendo– que la misión a Ginebra fue exitosísima y que hasta felicitaron al gobierno por sus logros. Es obvio: los diplomáticos siempre hacen eso. Empiezan por lo positivo: felicitamos a Ecuador porque sus jueces están privilegiando las medidas alternativas y aplicando la pena de prisión como último recurso. Pero ése es apenas el preámbulo, luego vienen los presos sin sentencia, la corrupción en las cárceles, las requisiciones corporales infamantes, el Hotel Carrión… De esas cosas no tuitean los funcionarios del gobierno.

La verdad es que el correísmo se desnudó en Ginebra. Se mostró como lo que es: una suerte de neofascismo conducido por ideólogos de cerebro cuadriculado y administrado por tecnócratas de pensamiento cero; un régimen que ha puesto los derechos humanos en suspenso. A Guillaume Long le habría gustado triunfar ante el Comité por su solvencia teórica y su discurso rupturista y de avanzada. No pasó de ser el extraviado presidente de una delegación mediocre, el cabezón mamerto reliquia de la guerra fría, el pequeño Kim Il Sung zopenco, el hombre sin atributos cuyo desvarío sobre refundar el contrato social es una rareza deleznable. Guillaume Long es sin duda el canciller más de a perro de la historia ecuatoriana.

Foto: El canciller y la delegación que presidió en los pasillos del Palacio Wilson de Ginebra, sede del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

42 Comments

  1. No creo que la labor de los Zuquilanda o los Pinoargote sea mejor que la actual, no vengan a decir que el trabajo diplomático con el discurso de soberanía de País ha tenido muchos éxitos.

  2. Paquito pacari, insulto sería si señalaran un defecto inexistente, las palabras usadas solo señalan una o más “virtualidades” del susodicho funcionario y su cohorte viajera de “alto nivel”

  3. AUNQUE SE VISTA DE HILO O SEDA Y VIAJE A PAÍSES DESARROLLADOS EL IGNORANTE, AL HABLAR DESPEJA LAS DUDAS SOBRE SU INCAPACIDAD Y ESTUPIDEZ.

  4. Excelente artículo perfecta descripción de estos mediocres microbios llenos de títulos y maestrías que jamás en su vida han creado y peor dirigido con éxito una empresa ni siquiera una tienda,por eso es que nuestro país está en esta situación tan crítica ,justamente por estos becados y Ph D en Ciencias Políticas llenos de maestrías que no conocen la realidad del Ecuador .Y los que le acompañan un grupo de ineptos muchachos sin capacidad de reflexion solo agachan la cabeza,dicen y hacen lo que el patrón manda.
    SON UNA VERGUENSA PARA ESTE PAIS TAN DIVERSO Y LLENO DE GENTE NOBLE Y SABIA

  5. Cuando se tiene cancilleres de carrera la diplomacia funciona.Pero el canciller anterior y el actual no son mas que cancilleres a la carrera sin un ápice de conocimiento de lo que nuestro país es signatario a nivel internacional y con oratorias caducas y retrógradas.Brillante la interpreatción de Roberto Aguilar

  6. En verdad nos encontramos en un país pequeño que merece que hombres probos y honestos sean los que lo gobiernen, sería mucho pedir acaso el que en las próximas elecciones el pueblo, mí pueblo piense y medite una y otra vez antes de dar su voto a un ente que no tenga la más mínima idea de lo que ahora gracias a tanta personalidad de bolsillo a convertido al Ecuador?.

  7. Sólo una observación: el perro es un animal noble, inteligente y generoso, por lo que se ofenderá la especie al compararla con éste microbio y las microbias que le hacen coro.
    Por lo demás excelente artículo.

  8. Excelente artículo. Sin embargo, me queda una inquietud respecto a la última frase (Long, “El canciller más de a perro de la historia”). Pienso que Patiño es dura competencia para Long para llevarse ese título. Qué opinan?

  9. Guillaume Long : tiene un Ph.D. del Institute for the Study of the Americas, de la Universidad de Londres, una Maestría en Ciencias Políticas de la misma institución y un Bachelor (Hons) en Historia por la Escuela de Estudios Orientales y Africanos (SOAS) de la Universidad de Londres, Reino Unido. Todos estos estudios y su alta gama de experiencias en diferentes cargos del estado; para decir asi de fácil que este señor es sin duda el canciller más de a perro de la historia ecuatoriana. Mmmm no me parece justo sr. Aguilar a parte de la prepotencia que le pone a su texto se denota la rabia siente y le pone a cada palabra.

    • Srta Esther.
      Por que se admira de que con todas esas credenciales el Sr. cansiller sea de a perro?
      El presidente Correa ostenta mayores credenciales y es tambien el presidente mas de a perro que hemos tenido los ecuatorianos.

      Como siempre el Roberto Aguilar brillante.

    • El señor Long NO tiene experiencia, trayectoria, ni práctica en relaciones internacionales ni en diplomacia. Entiendo que tiene pocos años viviendo en el país y que se hizo ecuatoriano hace unos 3 años. Es tan poco entendido en el verdadero papel de su función que una semana antes de ir a Ginebra estuvo de viaje en Londres disque para tratar de solucionar la situación de asilo de Assange…y según se sabe por diversas fuentes, siendo Canciller ingresó al país de Reino Unido con pasaporte inglés! Ese es el actual Ministro de Relaciones Exteriores del Ecuador: advenedizo, incondicional y funcional al régimen pero ni idea de los intereses del pueblo ecuatoriano ni de cómo representarlo.

  10. Que sabrá este señor extranjero de la calidad de cancilleres que ha tenido la república, en la foto solo faltan los serpaz de latin king ecuador financiados por este gobierno.

  11. Las apreciaciones de cada quien son relativas, por lo general en una reunión cada quien entiende lo que quiere entender a su conveniencia y propone ciertos comentarios sesgados como manifiestos, me parece que para generar un análisis productivo se deben adjuntar también los correspondientes informes para su análisis, todos tienen su propia verdad es real, pero no por esto significa que su verdad debe ser la verdad de todos.

  12. Chuta. Dicen que este fulano es el peor canciller que ha tenido Ecuador. Ya antes Patiño, rompió el molde, pero si este es peor, no quiero ni imaginar el estado en que están las relaciones internacionales en lo profundo. Ya sabemos que por fuera, somos el hazmereir mundial con tipos como este que creen dar cátedra, o un tal presidente que lleva comitivas propias para que haya alguien que escuche y aplauda las burradas que suelta en auditorios arrendados en Yale o Harvard.

    Es claro que la gente capaz y experimentada no se presta al ridículo con este gobierno, PORQUE TIENEN PENSAMIENTO PROPIO, y por eso no les queda más que reciclar a estos fulanos , y los resultados están a la vista.

    • El gran Canciller debería preocuparse de con un marcador tachar del mapa del mundo un montón de embajadas y otras pseudo representaciones que él sabe no tienen ninguna utilidad para nuestro pobre país. Mi preocupación se basa en un artículo de diario EL UNIVERSO publicado en el mes de julio del presente año, donde se informa del relevo de varios embajadores en países tan ajenos al Ecuador como Mauritania, Mozambique y Zimbabue, Nepal y peor aún ANDORRA (más chico que Machachi o El Triunfo). Embajadas que no deben ser de ningún interés nacional en lo político o comercial.
      El costo de tales embajadas podrán deducir ustedes debe ser muy elevado, cada embajada tiene su embajador con un sueldo según entiendo es de aproximadamente veinte mil dólares, mas alquiler de las oficinas, secretarios, asistentes, choferes, guardias, gastos de representación, etc. subirá mensualmente a cifras extraordinarias, que agotará cada mes al pobre erario nacional y que no queda en el Ecuador.
      Creo que el estudio debe incluir el costo que nos significa pertenecer a la OPEP y que se observa que no sirve para nada.

  13. Q clase de canciller tenemos. Q pena q tengamos esa de representantes. Lo q mas duele q en nuestro pais tenemos jente preparada. Solo x el capricho de este gobierno.

    • ¿Centralismo?, ¿funcionarios de la sierra?, ¡por favor!, qué mente estrecha, estar con estos regionalismos retrasados. Si es así, pues, el presidente y el vicepresidente son de la costa, ¡importa eso!, no entiendo cómo se puede opinar así ahora. Lo siento, no me puedo contener ante un pronunciamiento tan ridículo, propio de un ignorante, ignorante, porque ignora al parecer, lo que sucede en el país… la estupidez no reconoce fronteras, ni regiones, ni provincias.

    • Señor Briones, ¿sabe de dónde es la asambleísta Gina Godoy?, averigüe y después hable, ¿o será que estamos como estamos porque el presidente es de la costa?.

  14. Long y su grupo son una clara demostración del nivel de la burocracia que nos desgobierna . Este grupo de alto nivel daría vergüenza participando en una sabatina escolar sobre el tema que fueron a defender . En su evidente escasez de preparación e ideas pensaron que iban a una sabatina correista a repetir un discurso que hace agua por todo lado , que en las sabatinas correistas las farras preparadas festejan y aplauden , pero que en un foro mundial no hacen sino avergonzarnos a los ecuatorianos . Pobre mi país .

  15. Me parece horrendo lo que pasa a mi país somos dirigidos por estupidos que no se tomaron el tiempo de leer y empaparse del asunto
    El viaje a Ginebra pensaron que iban a donde? Quisas a un recinto de tantos que tienen en el pueblo. Si ubiera ido un señor de un mercado se ubiera explicado mejor con los problemas que tenemos que vamos en camino de ser una segunda Venezuela
    El canciller es un pelele más de esta robolucion dónde el que más quiere llenarse de dinero sin trabajar. quedo en claro que el canciller de mi pobre República del Ecuador no vale ni para hacer mandados yo he dicho varias veces que el no vale ni un centavo
    primero porque es Francés y no sabe nada del Ecuador
    Segundo el es pintor no es diplomático
    Tercero es compadre del presidente que podemos esperar de este
    Que tristeza me da que estamos dirigidos por personas que nos ignorantes es esto y lo peor que no se que pasa que nuestro país no se levanta y botan a todos estos aprendices de robolucion
    Quedamos como nunca en el comité de Ginebra y estos señores tienen toda la razón de pensar que estamos re mal si me ubiera mandado a mi quedaban mejor y eso que soy modista y se lo que pasa en mi país porque he estado en medio de todas las quejas porque soy la primera en quejarme lo caro que cada día se pone las cosas, tantos delincuentes, tanto drogadictos, y embusteros que hay por todas partes y no tenemos quien nos representen
    Abajo el gobierno de correa
    VIVA VIVA LA REPÚBLICA DEL ECUADOR

  16. Chuta, todo ese gentío viaja con lo que yo y mis clientes pagamos cada mes de impuestos. ¿Hasta cuándo tanto derroche sin vergüenza?

  17. En su apoyo a la universalisad de los derechos humanos, se le olvidó reclamar por el abuso a los Isaías de la transitoria de la asamblea que le impidió meter a la cárcel al que se atreviera a incautarles lo robado.

  18. Difícilmente podría agregar algo a este texto. Solo recordar la entrevista que Diego Oquendo realizó hace varios años a un recién llegado Long y simultáneamente a Jorge Ortiz. Paulatinamente he ido comprendiendo la repugnancia que Ortiz sentía por Long, al punto de casi perder la paciencia. Así es este gobierno, lleno de falconíes puigs, meras, polits, chiribogas, pacos velascos, rivadeneiras, ochoas, etc. La lista es tan grande y llena de desméritos…

  19. ¡Estupendo! Perfecta descripción de un convencido practicante del autoritarismo de Rousseau: cabezón mamerto reliquia de la guerra fría. Gran lucidez analítica.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba