Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Es oficial: Mauricio Rodas toma a los quiteños por imbéciles

en La Info por

El alcalde de Quito se demoró cinco meses en entregar información sobre el proyecto vial Guayasamín. Cuando por fin lo hizo (o supuestamente lo hizo, el jueves pasado ante el Concejo Metropolitano), esa información dejó de ser relevante. ¿Por qué? Porque al mismo tiempo modificó el proyecto. Tanto lo modificó que ahora es necesario hacerlo todo de nuevo. El presupuesto, los análisis financieros, las proyecciones de tráfico (si las hubo), los estudios de impacto ambiental (si alguno se hizo)… Todo eso hay que repetirlo. Y diseñar una serie de obras adicionales que requieren sus propios estudios y sus propios análisis financieros. En consecuencia, hay que renegociar el contrato con la China Road and Bridge Corporation, cuyo compromiso con la ciudad es para construir algo muy distinto de lo que ahora se pretende construir. ¿O no? Mauricio Rodas actúa como que no. Él quiere que la ciudad piense que todo sigue igual, solo que “optimizado”.

Esto es lo que el alcalde hizo ante el Concejo a través de sus asesores y sus secretarios municipales: primero presentó los estudios técnicos y financieros que debió presentar hace cinco meses cuando se aprobó el proyecto; a minuto seguido, presentó los cambios en el proyecto que vuelven obsoletos esos estudios. ¿No es una burla?

La buena noticia: el Municipio se echó para atrás en su ofensivo despropósito de construir en media ciudad un mega viaducto de concreto sin lugar para el transporte masivo, sin respeto por la gente y el espacio público, sin sombra de criterios urbanísticos y conceptos de ciudad contemporánea.

El nuevo proyecto vial Guayasamín elimina el paso elevado sobre la plaza Argentina y, según informó al Concejo el secretario de Movilidad, Darío Tapia, añade las obras siguientes: un corredor para transporte público entre las parroquias de El Quinche, Yaruquí, Pifo, Puembo, Tumbaco y Cumbayá; una terminal de transferencia en Cumbayá; un corredor para buses articulados o biarticulados entre Cumbayá y la plaza Argentina; una serie de paradas especiales para esos buses a lo largo del trayecto; una gran estación subterránea en el subsuelo de la Plaza Argentina, con dos bahías de estacionamiento de 180 metros de largo cada una, lo suficientemente grande como para abastecer los 40 mil viajes diarios que en la actualidad se hacen entre Quito y Tumbaco y aun para crecer, en el futuro, hasta 100 mil viajes diarios según Tapia; ascensores, rampas, escaleras eléctricas y servicios propios de una estación de tales dimensiones; conexiones con las estaciones de metro de La Carolina y, en la superficie, un gran espacio arbolado con circuitos peatonales, un parque de esculturas, una plaza elevada y una estación para bicicletas de uso público.

La mala noticia: de todo eso lo único que hay es una vistosa colección de renders, es decir, de representaciones digitales de lo que se hará, llegado el caso. Y esos renders sólo muestran lo bonita que va a quedar la plaza Argentina. En cuando al resto, nadie ha visto nada. Lo único que se sabe a ciencia cierta con respecto a todas esas maravillas es que ninguna consta en el contrato con los chinos. Lo demás sólo son preguntas sin respuesta. Por decenas.

¿Cómo será el terminal de transferencia de Cumbayá? ¿En qué terreno se construirá? ¿Será necesario hacer expropiaciones? ¿Se han estudiado los flujos de transporte, las frecuencias, los destinos? ¿Cuánto costará todo eso? ¿Lo pagará el Municipio o lo pagarán los chinos?

¿Cuántas unidades de buses articulados o biarticulados se adquirirán para la ruta Cumbayá-plaza Argentina? ¿Cuántas paradas se construirán? ¿En dónde? ¿Quién hará los estudios técnicos para determinarlo? ¿Cuánto costará todo eso? ¿Lo pagará el Municipio o lo pagarán los chinos?

¿Cómo serán las anunciadas conexiones para transporte público entre la plaza Argentina y las estaciones de metro? ¿Midieron ya el impacto en el tráfico que implica llevar buses interparroquiales hasta República y Eloy Alfaro? ¿Ya diseñaron la estación de transferencia que servirá para este propósito y que, obviamente, no estaba contemplada en el plano original de la estación del metro La Carolina? ¿Dónde la construirán? ¿Se seguirán comiendo el parque? ¿Cuánto costará todo eso? ¿Lo pagará el Municipio o lo pagarán los chinos?

¿Y qué ocurre con la tan cacareada interconectividad  entre el sistema de buses parroquiales y la Ecovia (esa colección de latas de sardina que echan humo negro y que habría que empezar a llamar de otra manera)? ¿Está el sistema de buses de la 6 de Diciembre preparado para absorber ese nuevo flujo de pasajeros o requiere una actualización? De requerirla ¿cuánto costará? ¿Lo pagará el Municipio o lo pagarán los chinos?

El hecho de reservar un carril exclusivo de la vía para buses, ¿en qué medida cambia las estimaciones del flujo vehicular proyectado? Si en el proyecto original la ruta se saturaría en cinco años según los propios estudios de prefactibilidad de los chinos, ¿cuánto durará si añadimos 40 mil viajes diarios de transporte público? ¿Cómo afectan estos cambios a la recaudación de peajes? La recaudación disminuirá, sin duda. Ese costo ¿lo pagará el Municipio o lo pagarán los chinos?

No hay respuestas para estas preguntas. Y no las hay por una simple razón: este segundo proyecto vial Guayasamín, lo mismo que el primero, carece de estudios técnicos que lo sustenten. Sus simulaciones están basadas sobre el tráfico actual, no se han hecho cálculos de proyección del tráfico para los próximos años. No se ha estudiado los flujos y frecuencias en el uso de transporte público para determinar, por ejemplo, el número y la ubicación de las paradas. No se han diseñado todavía las paradas, las estaciones de transferencia, los corredores exclusivos. Como nada de eso se ha hecho, no se ha podido calcular los costos de la nueva infraestructura. Sin embargo el contrato, se supone, está firmado y las obras en marcha.

Más aún: el alcalde Mauricio Rodas –y esto es irritante porque demuestra hasta qué punto llega su menosprecio por la inteligencia de los quiteños y su falta de respeto por la esfera pública– pretende hacernos creer que, tras esta radical reingeniería, el proyecto terminará costando… ¡lo mismo que antes! Y que los chinos se harán cargo de todo sin decir ni pío. Nomás hay que seguir construyendo y todo se resolverá en su momento.

¿Por qué hace todo esto el alcalde Rodas? Porque puede. Así de simple. Es lo más intolerable de esta historia: Mauricio Rodas se permite semejante nivel de irrespeto a la ciudad porque la correísta Ley de Empresas Públicas se lo permite. En eso consistió la primera parte de la presentación del jueves ante el Concejo Metropolitano: un asesor jurídico explicó sin sonrojarse la inapreciable ventaja que ofrece la ley vigente, a saber: permite pasarse por el forro los más elementales principios de ética pública. No lo dijo con esas palabras, por supuesto, pero ése fue el eje de su intervención: contratación a dedo; posibilidad de elegir un proyecto sin necesidad de analizar alternativas; posibilidad de poner la ciudad patas arriba sin que el Concejo tenga que enterarse siquiera; permiso para acometer megaobras sin contar con los estudios correspondientes; cláusula de confidencialidad para proteger a la contratista en perjuicio de la ciudad; posibilidad de hacer ajustes al diseño del proyecto (como los que se está haciendo) sin tener que dar explicaciones… En fin, ¿puede alguien imaginar una ley más generosa… con los chinos y sus asociados?

En medio del más sospechoso secretismo, el alcalde Mauricio Rodas y su gerente de Obras Públicas, Alejandro Larrea, que prefirió no dar la cara ante el Concejo, trataron de ejecutar un millonario proyecto, tan irresponsable con la ciudad que ningún urbanista con dos dedos de frente lo respaldó. Se sirvieron de las peores prácticas del correísmo: la contramanifestación pagada; la falsa “socialización”; la propaganda como estrategia de convencimiento; la descalificación de los críticos bajo la acusación de que boicotean el progreso; la división de las organizaciones barriales (como en el barrio Bolaños, cuyos habitantes siguen sin saber qué va a ocurrir con ellos); la populista sinrazón de la mayoría, con el argumento de que un proyecto es bueno porque las encuestas lo aprueban; la simplificación del debate público a su expresión más palurda: construir obras vs “quejarse de todo”. En fin: la miseria de la política.

Pero la ciudad los detuvo. Pequeños grupos de ciudadanos organizados, la opinión pública activa en las redes y en los debates abiertos, un puñado de expertos y profesionales con vocación por lo público consiguieron impedir el atropello que Rodas estaba dispuesto a perpetrar. Y lo obligaron a cambiar el proyecto. A retroceder. Sin embargo, en vez de pedir disculpas y asumir lecciones, el alcalde vuelve al mismo esquema del principio: la misma opacidad, la misma falta de estudios, el mismo desprecio por la ética pública, las mismas cláusulas lesivas a los intereses de la ciudad, como aquella que impide por 30 años construir nuevas soluciones de movilidad entre Quito y el valle so pena de tener que indemnizar a los chinos ¡por lucro cesante! En fin, el mismo irrespeto de los últimos cinco meses. Todo lo mismo pero con un empaque “optimizado”. Mauricio Rodas no aprendió nada. Ya no sorprende.

44 Comments

  1. Estimado Robeto
    Felicitaciones por el artículo, por favor investigen también del tema del proyecto Metro cables en El Condado. Es otro proyecto sin estudios serios ni socialización. Ustedes pueden ver en la Avenida Mariscal Sucre gente protestado de la Urbanización El Condado, San José del Condado, Pisulí, Rodós y otros barrios que están en desacuerdo con esta obra.
    Esta es otra obra que estará en manos de los chinos, adjudicada a dedo y sin estudios bien hechos.
    Lastimosamente muchos de los quiteños votaron por Mauricio Rodás, no por su capacidad, sino porque No era Barrera y me incluyo en esta votación porque había que votar de entre los dos por menos malo y dañido para Quito.

  2. Rodas, lo peor que le ha sucedido a Quito. El problema de su elección estuvo en que Quito no voto por Rodas, sino CONTRA Barrera y Correa y se aprovecho este señor ese sentimiento de odio hacia el oficialismo de los quiteños para filtrarse. De no, como Rodas JAMAS PERO JAMAS hubiese ganado.

  3. Estimo que el artículo busca demostrar la improvisación y la falta de transparencia de Rodas y su equipo en el caso de la Solución Guayasamín. Pero también deja ver el paralelismo d el comportamiento político del Alcalde y de Correa: prepotencia, manipulación mediática, opacidad en los procesos contractuales, falta de ética.
    Concuerdo con la necesidad de que 4P, respecto de este tema en particular, no se quede en la crítica, sino que abra, promueva, el espacio para debatir las soluciones. Con seguridad no habrá alternativa perfecta que contente a todo el mundo, pero la que se logre en base a consensos serios y legítimos, será la que sea aceptada por la ciudadanía.

    • Coincido, el Rafa y Mauricio son uña y mugre, pero caminan separaditos… nomás, eso sí, reciben apoyo de los mismos grupos económicos de Guayaquil, Ambato, Cuenca y claro, también Quito.

  4. Muy bien Melissa te felicito, asi se les habla a los ignorante envidiosos, y todos los inbeciles, que se consiguieron 45 mil firmas en un pueblo de 7 mil, parecen que alli estan las firmas de los Muertos vivientes del Ecuador…

  5. Estimado Roberto:

    Admiro la profunda crítica que haces de un proyecto sobre el que los capitalinos sabemos muy poco. Me has dejado muchas inquietudes y eso demuestra que tu artículo está muy bien informado. No es solamente una “diatriba de odio”.

  6. La verdad es que si bien Rodas es un tipico politiquero inutil, hay que reconocer que por lo menos escucho las criticas y acepto que se modifique el proyecto. Aca en Guayaquil el alcalde te manda a callar y se acabo, la obra va porque va.

  7. Sr. Aguilar ustedes como periodistas deben proporcionarmos la luces que no obtenemos de nuestros gobernantes no llenarnos de tanto pesimismo. Proponga mediante su buen trabajo de investigación alguna solución a estos graves problemas de tráfico que se tienen en Quito.

  8. El Alcalde que llegó atrasado y corriendo a las manifestaciones, el que un día se une a Nebot y Carrasco pero luego se hace el desentendido. El que propone una gran viabilidad (el metro heredado de Barrera) pero deja a las vendedoras de tripa mishqui en la Vicentina. El que cree en Quito viven solo quiteños y quiteñas, el que cree que tiene futuro político….

  9. Imbéciles ??? Imbéciles los que no se dan cuenta que las grandes obras toman tiempo, requiere de mucha planificación , presupuesto, y tiempo. Imbéciles los que se quejan por todo, por los que creen que el único respondable y a la vez culpable de los problemas de la ciudad es una sola persona, el alcalde, esos mismos imbéciles critican pero ahi se los ve contaminando la ciudad, botando la basura donde no es, orinando en las calles, comprando cosas robadas, irrespetando las leyes de tránsito, pero para criticar estan primeritos. Critiquen al delincuente dictador que nos gobierna que tiene al país endeudado , con un montón de impuestos y miles de personas desempleadas.

  10. La viveza al igual que la estupidez son contagiosas. Este alcaldecito al igual que el “iluminado”, creen que están ante un puño de estúpidos. ¡Cuán equivocados están estos dos “caballeritos”!

  11. Para francote. ” sambo de piel clara”? Quien carajo te crees. Acaso tienes sangre azul, racista ignorante. No hay espacio en este forum para individuos como tú.

  12. Pésimo artículo no rescata lo bueno del proyecto y la necesidad que tiene Quito de una solución en este sector tan congestionado. Otra cosas es vivir todos los días, la media hora de subida y de bajada que hay en el túnel guayasamin. Urgente debe hacerse lo que debe hacerse.

  13. Muestra de que con la misma plata los acomodados al poder,se defienden y ponen a su servicio un ejercito de descalifiacadores de quienes se dan la tarea de investigar y escudriñar solo una parte de un contrato poco feliz para la ciudadanía quiteña.Demostrar con hechos de que un contrato a dedo es beneficioso para el cabildo quiteño,yo no veo por ningún lado un argumento que lo soporte.Creer que por poner en vitrina una actitud despiadada con el bolsillo del habitante de Quito es acolitar al iluminado Correa y su gobierno,en mi opinión no es debatir,eso es desviar la atención de una cuestión muy seria,que compromete gran parte de los recursos y soluciones duraderas para la Ciudad.

  14. No estoy de acuerdo con este artículo y con el ese adjetivo utilizado para los quiteños, con este artículos estamos demostrando ser muy fuertes con los débiles y débiles con los fuertes, porque este tipo de comentarios no se escribe a un gobierno prepotente como el de Correa, y sí a un gobierno democrático y tolerante como el del Sr. Rodas, por eso es que nunca tendremos un presidente estadista, porque somos abusivos e intolerantes. Les aseguro que si Quito seguía con el Sr Barrera como alcalde, la ciudad ya hubiera estado sitiada por militares y con 100 impuestos más o no recuerdan eso, y nosotros agachados la cabeza sin poder protestar, porque somos mal llevados. Soy quiteño y no me considero imbécil “señores columnistas”

  15. No soy troll, solo un ciudadano, periodista y creador artístico. Solo debo decir que así como Rodas refleja en ciertas acciones lo peor del correísmo, Aguilar refleja lo peor del viejo periodismo, lanzar loco con ventilador, no mostrar ningún documento, y sobre todo tomarse el nombre de especialistas para expresar sus pensamientos y reflexiones como si fuera un experto sabio urbanista, hasta fiscalizador. Me recuerda Emilio Palacio,..ahora entiendo el apelativo de sicarios de tinta…..

    • Aquí está lo que han dicho unos pocos de los cientos de expertos que se han manifestado en contra del proyecto, en boca de ellos:

      “[La solución] tan solo traslada[rá] la congestión unas cuadras más allá.”
      Diego Hurtado, profesor de Diseño Arquitectónico y Urbano en la universidad Central y consultor de movilidad para el municipio de Quito
      http://www.facebook.com/notes/diego-hurtado-v%C3%A1zquez/razones-por-lo-que-la-soluci%C3%B3n-vial-guayasam%C3%ADn-no-es-adecuada-para-devolver-el-t/10153960164372931/

      Un sistema que ya está saturado como el de las calles de los alrededores de la plaza Argentina, necesita un ralentizador del tráfico que se le va incorporando, de lo contrario colapsa; ese ralentizador es hoy el túnel Guyasamín.
      César Arias, ingeniero civil con 40 años de experiencia en temas de movilidad en varias ciudades de Latinoamérica y mentalizador del segundo sistema de buses expresos del mundo, el de Quito.
      Foro de la Ciudad en el Colegio de Arquitectos, 28 de junio, citado de memoria

      “El ensanchamiento de vías y la construcción del puente más largo de la ciudad son solo una muestra de la apuesta de esta administración por políticas anacrónicas que siguen priorizando un modelo de transporte urbano basado en el auto particular. Existe evidencia de sobra que ejemplifica como la expansión vial como estrategia de movilidad, no solo que no resuelve el problema en el corto plazo, sino que también aumenta el tráfico en el largo plazo.”
      Vanessa Guerra, arquitecta urbanista con una maestría en planeamiento urbano y estudiante de doctorado en Planificación Urbana por la universidad Virginia Tech

      “Con estas obras ‘imprescindibles’ –complejos viales con pasos a desnivel– no se soluciona la congestión. En el mejor de los casos se la mitiga temporalmente mientras fomenta un mayor uso de los autos: el remedio resulta peor que la enfermedad.”
      Galo Cárdenas, máster en Transporte Sostenible y Movilidad por la universidad de Leeds
      http://gkillcity.com/articulos/el-mirador-politico/obras-imprescindibles

      “Esta obra de ingeniería de $131 millones de dólares, que duplica el volumen de autos que llegan a las ya congestionadas avenidas Almagro, 6 de diciembre y de los Shyris, desemboca junto al túnel y contempla un intercambiador con pasos elevados y deprimidos que llegaría hasta CIESPAL y al parque de La Carolina. (…) La evidencia demuestra que los pasos a desnivel ignoran la demanda inducida. Este factor constituye un incremento anómalo en la demanda de una vía provocado por la ampliación de su capacidad de carga y que la vuelve obsoleta mucho antes del plazo previsto. (…) En mi criterio, que recoge evidencias de proyectos alrededor del mundo, este tipo de “soluciones” no responden a la escala humana, destruyen las redes peatonales, degradan el tejido urbano y afectan negativamente el medio ambiente y la economía local.”
      Jaime Izurieta es arquitecto urbanista. Máster en Desarrollo Urbano por la universidad Erasmus; máster en Desarrollo Urbano por el Savannah College of Art and Design. Profesor de Diseño Arquitectónico en la UDLA y de Teoría Urbana en la USFQ. Amigo personal del alcalde y su asesor hasta unos meses atrás.
      http://4pelagatos.com/2016/04/15/solucion-vial-guayasamin-una-pelea-callejera/#comment-8680

  16. Con o sin razón 4P se ha caracterizado por glosar a Rodas sin darle oportunidad de comentar sobre el sin número de proyectos q se están llevando a cabo. Respaldo plenamente el proyecto de salida a los valles e ingresó a Quito. Cuanto más podríamos hacer sino se cerraran los técnicos a q todo paso sea deprimido x q cuesta 3 veces más y los elevados se construyen en la tercera parte del tiempo. En lo único q estoy de acuerdo es q debía llevarse un concurso con empresas chinas xq de ellos viene el financiamiento

  17. Yo no sé porque Rodas se complica tanto para hacer la vía Guayasamin y otras obras para Quito.

    Mejor debería de pedirle ayuda a Nebot para que el le enseñe como debe de organizar la alcaldía y llevar a buen puerto y de forma ética los proyectos que tiene para Quito.

    Para que inventar lo que ya está inventado…

  18. No les cuadra el presidente , ahora no les cuadra el alcalde . Parecen partidarios de Correa, su actitud de “opinión” solo favorece a este último .
    El artículo solo es crítica y fatalismo , no dan una sola opinión o idea de una solución .
    Qué pena ver que como sociedad nos comemos entre nosotros cual cánibales . Qué pena de verdad leer estos artículos que solo destilan odio , negativismo y que más allá de alarmar a la cuidad no cumplen ninguna otra Función

  19. Que pena que por todo lado se respire agresión e intolerancia, parece que el gobierno ha contagiado el despilfarro de odio hasta a sus opositores que tanto lo critican.
    Aplaudo que Rodas haya echado para atrás su proyecto inicial, pero aun así, lo mejor es darle caña: caña por la nueva propuesta, caña igualmente si proponía otra cosa, caña si es que no propone nada. Espero que, tome el tiempo que tome, se plasme un proyecto que funcione a largo plazo, que beneficie principalmente a los usuarios de transporte público, que no se merecen ser maltratados a diario, ir colgados de las puertas y aplastados. Que se escuche al barrio de Bolaños, son como 500 personas a las que se les quiere mover como una roca más del camino, sin tomar en cuenta sus intereses, ellos diariamente tienen que buscarse la vida para atravesar el túnel y dependen de la buena voluntad de la gente.

  20. Sí, bueno, en el reino de la improvisación, los verde flex se inventaron la reescritura de la constitución para ganar tiempo hasta ver qué hacían con el poder que les llegó de chiripa. Y ahí están las consecuencias. Rodas tampoco calculaba ganar la alcaldía, y ahí está el resultado. El peor negocio de Abdalá Bucaram fue ganar la presidencia, y con sus bailes y sus canciones (que era lo chévere para él) terminó defenestrado. ¿Culpa de los líderes o culpa de nosotros, manada de pendejos que seguimos creyendo que alguien nos va a dar pensando y nos va a dar haciendo lo que debemos pensar y hacer nosotros? Mientras sigamos buscando Mesías, seguirán los improvisados elegidos tratando de no ahogarse en el mar de un oficio para el que no estaban preparados. ¿Qué nos tratan como a imbéciles? Bueno, pero, ¿acaso no lo somos? Sólo basta ver a quienes se encuentran ahorita en el poder… ¡por decisión nuestra!

    • Y claro como siempre a buscar culpables..como siempre los verdeflex..al califa y a cuantos pero la gente ya estamos cansados de esto…conocemos mediante estos medios la realidad.

  21. Roberto Aguilar está mal. Rodas con sensibilidad escucha las objeciones documentadas al proyecto y más se molesta Aguilar.

    Es la historia de siempre: se opusieron a la autopista a San Rafael, criticaron los túneles de San Juan y San Roque, denostaron los pasos a desnivel. Felizmente los alcaldes que construyeron esas obras siguieron adelante con ellas.

    Bravo por Rodas, que va a dejar una herencia positiva de grandes obras imprescindibles.

  22. Estimado Sr Aguilar:

    Lo que usted menciona en su artículo es totalmente preocupante, porque según esa ley correísta de Empresas públicas pueden hacerse barbaridades sin informar . Está usted seguro de que esa ley habilita el cometimiento de semejantes barbaridades y nivel de opacidad total? Sería usted tan amable de publicar extractos de esa ley que ratifiquen lo que usted menciona?

    NO soy, y creo representar el sentir de muchos que escribimos aquí, experto en el tema de contratación pública, Si la acción de Rodas, de manera comprobada y documentada, es reñida con la ética y transparencia que la ciudad exige, deberíamos exigir el revocatorio de este alcalde. Sin embargo hay que dar el beneficio de la duda hasta comprobar fehacientemente los hechos mencionados.

  23. Realmente causa desasosiego conocer estas faltas eticas del gobierno capitalino. En el nombre del crecimiento humano; cuando no solo en Quito sino en el Ecuador tendremos una clase gobernante que se preocupe del crecimiento del pueblo. Ecuador y otros pueblos no han aprendido la leccion que ha sido transmitida por los fracasos de esta clase de gobernantes.

  24. Menos mal es un sambo de piel clara perteneciente a las altas esferas de esta ciudad caso contrario?..Deberíamos impedir tanto atropello,no es necesario tener un alcalde indolente con sus votantes.Declararnos en rebeldía tributaria sería uno de los caminos a seguir,movilizarnos para revocar su mandato,otro.Que fue lo que hicimos tan mal en el pasado para merecernos a un equipo de inoperantes e indolentes con los fondos de los capitalinos?..Esos asesores de donde provienen,que empresas relacionadas se están beneficiando de las iluminadas decisiones del INDOLENTE RODAS?..Estos asesores estuvieron en la empresa privada,tuvieron éxito o fracasaron que ahora tienen un monigote para que les ayude a hacer de las suyas,sin espacio a los cuestionamientos?.
    “!Hombres cobardes, nacidos para la servidumbre ¿de que tenéis miedo!?” Manuela Saenz.

  25. Roberto Aguilar, toma a sus lectores como imbéciles. Ya señor, una cosa es “la buena pluma”, y otra el odio, a cualquier cosa, el odio… porque su deber es “cuestionar el poder”, la eterna proclama del ego arrogante, que por cierto, nos pasa a todos también. No le digo imbécil, porque no lo es, a ver si es un poquito más feliz, vale la pena. A pesar de Rodas, de Correa, de la crisis… a pesar de nosotros mismos.

  26. Es una pena que la critica persistente a un alcalde que ha tenido que improvisar esta cada vez potenciando mas al partido verde AP. Tanto nos criticamos, tanto nos adjetivamos, que al final salen ganando los clentes de lla agencia de publicidaf Alvarado. Parece que los pelagatos estan perdiendo la vision y estan ayudando al correato. Nadie sabe para quien trabaja…

  27. Acostumbrados que en casi una década veamos a la mayoría de autoridades públicas a hacer lo que les vengan en gana y ejecutar proyectos aun cuando los estudios técnicos y la lógica digan lo contrario sin escuchar críticas, incluso mandando presa a la gente que opina lo contrario, es destacable que Rodas haya decidido oír las opiniones contrarias y cambiar el modelo del proyecto Guayasamin.

    Es absolutamente reprochable la demora en la presentación de los estudios técnicos pero de igual manera es destacable que demuestre sensatez al cambiar a tiempo un proyecto erróneo, demostrando que las autoridades públicas pueden receptar críticas y mejorar los proyectos porque estos no están escritos en piedra, aunque parece ser que los aciertos de Rodas les duele más de a uno.

  28. Sr. Aguilar cuando usted escribe sobre Rodas se nota que tiene algo contra él, eso hace que sus artículos pierdan calidad. Hasta el momento no he leído ninguna opinión moderada; para usted todo es en extremo malo, nada está bien ni en la más mínima expresión. .. repito eso quita calidad y credibilidad a sus artículos y lamentablemente puede salpicar a los demás articulistas.

  29. Qué pena, en tu artículo solo se respira odio, resentimiento. Qué pena que no seas capaz de ver las cosas buenas. Pareces salido de Huasipungo o de El Chulla Romero Flores. Otro artículo mediocre.

    • Lo escrito en este.artículo es.sólo una parte de lo que sucede en Quito, me sorprende el nivel de información de Roberto Aguilar pero aún así se queda corto, igual es Quito Cables, el intercambiador de la Granados, los biarticulados, las paradas destruidas por construir otras que miles calza a los nuevos buses con motores cuya vida útil terminará en menos del 59 por ciento de su tiempo de vida útil y así una larga.lista ‘

    • Lo que parece salido de Huasipungo es el trato que reciben los ciudadanos del barrio Bolaños. Y el manejo de los asuntos públicos, de Chinatown, la de Roman Polanski.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

No más salvaguardias

El atentado contra la dolarización está en el monumental gasto del gobierno,
Ir Arriba