Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

carla delgado en instrucción militar 2

Historia del picnic que terminó a patadas

en La Info por

Todo quedó aclarado: era un picnic. Una mañana deportiva con taller de oratoria incluido. Rodrigo Collahuazo y Carla Delgado, dirigentes correístas de base, no hicieron nada malo. Nomás coincidieron en el bosque con unos señores que se visten como militares, hablan como militares, enseñan cosas que sólo saben los militares pero “no sabemos a ciencia cierta –son palabras de Delgado– si son militares”. Ocurre que esos señores con uniforme de camuflaje verdeoliva se pusieron a enseñar a la gente cómo formar “fuerzas de choque” y aporrear personas; cómo recoger bombas lacrimógenas del suelo y lanzárselas a otros; como zafarse de la Policía y dejar fuera de combate a los manifestantes del lado contrario; cómo identificar los puntos vulnerables del cuerpo de los enemigos, golpearlos y desaparecer de la escena sin ser reconocidos… Todas esas cosas que se ven con claridad en los videos que circulan en las redes sociales. En fin, actividades tradicionales y típicas de cualquier picnic. Defensa personal, llaves que podrían provocar la muerte de las víctimas y esas cosas de boy scouts. Fruslerías.

Un día vemos a Carla Delgado y Rodrigo Collahuazo convocando una rueda de prensa y expresando, a nombre de la Coordinadora de Movimientos Sociales correístas, su firme voluntad de defender al gobierno de Rafael Correa en las calles. ¿Defenderlo de qué? De las protestas sociales que en ese momento arrecian. Luego los vemos en una serie de videos en los que, bajo su atenta mirada (al menos la de Carla Delgado; Collahuazo tiene coartada), aparecen varios soldados enseñando a un grupo de personas cómo afrontar, contener y reprimir protestas sociales en las calles; más exactamente en la Plaza Grande, como dice de forma específica uno de los instructores. Es decir, justo lo que Collahuazo y Delgado ofrecieron hacer. Y resulta que es un picnic. Un picnic al que Carla llegó tarde, apenas si alcanzó a comer y no se enteró de nada más. No supo, por ejemplo, de dónde salieron esos soldados, si es que eran soldados.

¿Quién los contactó? ¿Quién los autorizó a estar ahí? Que investigue la Fiscalía, se desentiende Collahuazo.

¿Qué dice de todo esto el Ministerio de la Política? La Coordinadora de Movimientos Sociales correístas, de la que Carla Delgado es copresidenta y Rodrigo Collahuazo dirigente estrella, lleva años recibiendo fondos de esa cartera del Estado. Como parte del proyecto “Fortalecimiento de las organizaciones sociales para el cambio”, sólo en 2011 la Coordinadora recibió casi un millón de dólares ($973.832,79, para ser exactos) con el visto bueno de la Senplades y el consentimiento del presidente de la República. Una cifra que, junto a otras similares del mismo presupuesto, es tan alta que ojalá la Contraloría  General del Estado no se meta en el asunto, pues echaría a perder una investigación seria sobre el caso que bien podría realizarse cuando esto haya terminado.

El caso es que el Ministerio Coordinador de la Política no ha dicho una palabra con respecto a las actividades que sus pupilos pagan con el dinero que les proporciona: esos picnics misteriosos en el bosque con invitados verdeoliva. Como si no fuera con él. Y se equivoca: es con él.

¿Qué dice de todo esto el ministro de Defensa, Ricardo Patiño? ¿Él también apoya la teoría del picnic? Él, a quien Rafael Correa –luego de su exitoso performance callejero del 30 de septiembre, cuando llevó a cinco ciudadanos indefensos a la muerte– encargó el diseño de la estrategia para “tener diez mil personas en dos horas en la Plaza Grande para defender la democracia” “en caso de problemas”. Él, a quien se atribuye la teoría del “Estado preventivo represivo con participación organizada ciudadana” esbozada en un documento oficial cuya autenticidad no ha sido nunca desmentida. También él dice ahora (lo dice su ministerio, en un comunicado oficial) que no sabe nada del asunto. A mí que me rebusquen. Y que la “alarma innecesaria” que están causando los videos de marras es culpa de los medios. ¿De quién más? No quiere el ministro que los videos circulen por ahí “sin la adecuada investigación periodística” pues su difusión –la difusión de los videos y no las actividades ilegales recogidas en ellos– provoca malestar en la población. El problema no es que haya militares que se prestan para dar lecciones de represión y civiles que se prestan para recibirlas bajo la coordinación de amigos del presidente pagados con plata pública. No. El problema es que los filmen y se sepa.

¿Y los militares? ¿Qué dicen de todo esto los militares? Ya ha transcurrido una semana desde que el jefe del Ejército, Luis Castro, ordenó a todas las unidades bajo su mando que le ayuden a identificar a los soldados que aparecen en los videos. A estas alturas –en las redes sociales circulan varios nombres– ya debe saber quiénes son. ¿Ya los interrogó? Ocho días después de su orden perentoria ¿cuánto ha logrado averiguar Luis Castro? ¿Y? ¿No piensa decir nada? El Ecuador asiste al espectáculo de un picnic en medio del bosque donde los militares enseñan a los civiles a aporrear civiles. Y aporrear policías, también. Para mantener a raya las protestas. Y el jefe del Ejército se calla lo que sabe. Si alguien se estuviera metiendo con los fondos de su seguridad social, con su presupuesto, con sus terrenos, con sus privilegios… Si de pronto les dijeran que ya no les van a comprar juguetes nuevos, ¡saltarían como un brazo de mar los militares! Llenarían las redes y los medios de mensajes políticos encendidísimos, publicarían documentos, se enfrentarían con el ministro, pedirían el apoyo de la sociedad… Pero esto se trata de aporrear civiles nomás, no tiene nada que ver con ellos. Demasiado a menudo da la impresión de que eso que los militares llaman valores supremos de la patria empieza y termina en sus propios intereses.

En resumen: con Carla Delgado y Rodrigo Collahuazo el gobierno está actuando de la misma manera como los jefes mafiosos actúan con los matones de poca monta de los que se sirven: los mima, los cuida, los financia, los utiliza para sus actividades ilegales… Pero si los pescan, se desentiende de ellos. No responde. No les conoce. No-sabe-no-contesta.

Mientras tanto, en el Ecuador de Rafael Correa se vuelve normal que las manifestaciones de protesta sean reprimidas por fuerzas de choque de civiles entrenados, como ocurrió la semana pasada en Galápagos. Se vuelve normal que los empleados del gobierno vayan por la ciudad en amenazadores vehículos todoterreno de vidrios oscuros y sin placas (vehículos que ningún policía de tránsito se atrevería a detener), intimidando, pegando, violando la  ley, haciendo valer sus fueros de burócratas de cuarta. Se vuelve normal que funcionarios de la presidencia de la República, gente con la que el propio Rafael Correa tiene contacto directo y permanente, como el director de sus sabatinas, Alejandro Álvarez (un troglodita, un delincuente digital como tantos otros que arropa el presidente), se crean autorizados (y de hecho lo estén) a amenazar con el uso de la violencia física, a través de las redes sociales, a quienes critican al gobierno. Se vuelve normal, en fin, la violencia de Estado.

Y se vuelve normal que una mocosa imberbe como la tal Carla Delgado, aupada a las alturas por la fatuidad y la ignorancia de personajes sin escrúpulos (entre ellos Gabriela Rivadeneira), se permita semejante burla para con el país, semejante cinismo a la hora de tratar un tema cuya gravedad es incapaz de comprender porque su educación política procede del propio correísmo y de democracia, en consecuencia, no entiende nada. ¡Un picnic! Finalmente el correísmo lo logró: la esfera pública está podrida.

Foto: en esta escena tomada de uno de los videos se ve a Carla Delgadoen un picnic, preguntándose a qué hora reparten los sánduches.

24 Commentarios

  1. No interesa quienes fueron los militares que estan en el video, sino quien autorizó a los militares ir al picnic de patadas…..Las fuerzas Armadas estan tomando muy a lo deportivo este tema, la verdad es que estan dejando mucho que decir las FFAA, convirtiendolos en complice y encubridores de los planes de oratoria de AP….

  2. Afirma el ministro de. Defensa que ya conocen quienes son los militares que asoman en los videos. Como los militares no pueden hablar es obligación del funcionario informar nombres, grados, unidad a la que pertenecen y sobre todo de donde provino la orden. Si no lo hace el ministro, el comandante del ejército está conminado a intervenir a fin de aclarar la participación de los uniformados. Ningún militar actúa por voluntad propia en actos que le son vedados.

  3. “Tener 10.000 personas en dos horas en la Plaza Grande” y 10.000 fusiles AK47 donados por China. Como dirían en Guayaquil, “coincidencias en Pascuales.

  4. El Sr. Correa juro con la mano en la Constitución de la Republica del Ecuador gobernar con respeto al marco legal vigente cuando tomo posesión de su cargo, en ningún lugar de la Constitución o del marco legal vigente dentro de sus funciones tiene la autoridad para entrenar grupos irregulares con fondos del Estado Ecuatoriano, esto es un amenaza para el Estado Ecuatoriano y sus ciudadanos, el Sr. Correa y toda la AP deben justificar estos hechos.

  5. Creo que las palabras como recurso para defendernos de tanta estulticia ya están por demás, en otro tiempo, otro pueblo ya habría enviado al exilio a este gobierno fallido, pero ahora se hacen análisis sesudos, se usan las frases como pedradas y nada, los dueños del país ni se inmutan. Quiero regresar a un mundo en el cual las palabras tengan el poder para hacer la revolución que nos hace falta.

  6. Coincido. Nos creen imbéciles. Ya van casi diez años haciendo apología de la violencia verbal y física. ¿Acaso hemos olvidado los insultos en las sabatinas y cadenas nacionales, o la “sugerencia” del mandamás a unos estudiantes de una Universidad en Guayaquil para que agredan a otros estudiantes, o “los comités revolucionarios” de Patiño, o las bravatas del Jefe de todos los Jefes desafiando a golpes a sus opositores?…etc, etc. ¡Cuánta violencia han sembrado!. ¡Cuánto daño le han hecho a la sociedad!. Y todo con dineros públicos. Tendrán que rendir cuentas.

  7. Yo daré un comentario cuando tengamos Justicia y termine esta dictadura.
    Esto se cumplirá en las próximas elecciones cuando salgan todos estos picaros y termine el eslogan Prohibido olvidar que podemos olvidar de tanta patraña

  8. Aunque no este el rey de al cantera, en este pais”todo se cuenta, todo.se sapea, todo se chamulla” y mas temprano que tarde saldran a la luz todos los actos de corupcion que se han cometido en este tiempo.

  9. Todo esta podrido en este país, como el tango cambalache; y pensar que respaldamos a los militares, ajo!! Alguien cree que el alto mando no sabia que algunos “instructores” militares estaban a la orden de las fuerzas de choque del Gobierno? Hoy en Ecuavisa balbuceo insultos el inefable fiscal de la nación en contra del asambleista denunciante, prometiendo tibiamente iniciar las investigaciones.
    Al final saldrán con el cuento de que en verdad era un “picnic” aunque sea a patadas como Ud bien lo indica; la corrupción campea a sus anchas y ya estan listos los 10.000 fusiles AK47 para su uso
    En verdad ya da vergüenza vivir aqui

  10. Excelente artículo. Recoge varios aspectos sobre los cuales exigimos información y rendición de cuentas.
    Me sorprende que todavía no hayan sido identificados los “instructores”, que si son realmente militares, Patiño debe conocer y lo más probable es que lo haya autorizado o mejor dicho, ordenado.

  11. En Correalandia se vive en un clima de paz, de respeto a las leyes, de justicia social, de total libertad de expresión. Las instituciones que velan por los derechos humanos, por las razones antedichas, casi no tienen trabajo que hacer, que muchos piensan que nada se perdería si llegaran a cerrar. Todos tienen garantizados sus derechos(hasta las muertos) que no es una exageración afirmar que en el Ecuador impera la paz de los sepulcros.
    Nada de este paradisiaco estilo de vida(que es la envidia de los sufridores de la comunidad internacional, en especial de los que se jactan de tener el “American way of life”) hubiera podido obtenerse sin la presencia del más grande iluminado, que Dios !qué gran misericordia! determinó descienda a este país de enorme oscuridad para civilizarlo,modernizarlo y alumbrarlo- algo parecido a la suerte de quien se gana la lotería y se vuelve millonario de la noche a la mañana, o en palabras del “sutil”y sabio candidato de AP, Lenín Moreno, a Carondelet llegó un tipo de hombre que sólo nace cada cien años-,-gracias a Dios que sea de esta forma, dirían los sufridores y las sufridoras(que éstas sufren y se despepitan por no poder abrazarlo para tomarse una selfie que las inmortalice ) que cual redivivo Moisés, hizo posible el nacimiento de la más grande y perfecta Constitución(los sufridores y las otras dicen que es tan grande que puede ser registrada en el libro Guinness de los récords, pero por larga y retórica, puro papel mojado ), que es la envidia de los nacidos en la “Ciudad de la Luz, desde la cual ha comenzado a destellar una de las hijas del celebrado economista que nos gobierna,que como precoz columnista se ha ganado el derecho a publicar sus notas en el imparcial y pluralista Diario El Telégrafo(los sufridores y las otras dicen que lo más correcto sería llamarlo El Correazo
    La sabatina es el epicentro de la vida del bucólico país que apacienta el esclarecido economista. Cual amoroso pastor, cada semana imparte magistrales lecciones de vida.Para colmar de absoluta felicidad al rebaño, no ha escatimado esfuerzos en concentrar todo el poder, dirigirlo todo, y hasta meter la mano en todo y en todos. Casi se ha hecho innecesario usar la Constitución, peor seguir o cumplir con sus normas.Su voz orienta la vida nacional. Sus consejos y admoniciones nos previenen del peligro de leer la prensa mediocre. Su palabra opera cual catarsis que nos libera de la carga existencial.Sus lazos inamovibles con el círculo bolivariano nos ponen a buen recaudo del imperialismo perverso. Su catarata de conocimientos le han hecho acreedor a varios doctorados honoris causa.¿Qué otro país puede competir con el nuestro-sería mejor decir con el de él- en este campo? Tiene tanto saber enciclopédico que se le puede llamar Mr. Wikipedia.Tiene asesores tan sabios como Patiño y Ochoa, que le dan muchas luces, aunque no los necesita.
    El entrenamiento militar que están recibiendo algunos buenos vecinos de la Carita de Dios, no es otra cosa que asegurar la forma cómo se debe saludar a los 4pelagatos, en especial al Pallares, dándole un cálido e inolvidable abrazo quiebra costillas, por atreverse a contar cosas que no coinciden con el relato oficial de Correalandia. Una forma directa de hacer visible que el proyecto nadie lo va a desmontar,menos los que no se someten a contar la historia de un país que vive en un eterno picnic.

  12. Quienes gobiernan este maravilloso país , están convencidos que somos idiotas , NO señores, las próximas elecciones son la oportunidad histórica para demostrar que en el Ecuador todavía existen personas con valores éticos y morales .

  13. El par de asambleístas metidos en el asunto de los videos Carla Delgado y Rodrigo Collahuazo, repiten y repiten que este caso lo debe investigar la Fiscalía, si precisamente la Fiscalía es el ente gubernamental que los sacará del problema en el que están; ya no encuentran argumentos que logren convencer a la sociedad que esta reunión fue un pic-nic, por esa razón fingen “ajustarse a las reglas” y piden la intervención de la Fiscalía, que dirá:
    -No existe tales videos.
    -La oposición al versa perdida para las próximas elecciones, se inventa cada cosa.
    -Lo que se dio fue una reunión de familias pobres que están agradecidas con el “buen vivir” que les ha traído la revolución ciudadana”.
    -Que los asambleístas acudieron a la reunión para repartirles recursos que el Gobierno tenía preparado: afiliaciones, servicios gratuitos, regalarles cocinas de inducción, etc.
    -Fue una reunión en donde se repartió la mejor comida que “sólo la revolución ciudadana tenía preparado para sus compatriotas, es decir un pic-nic de calidad, para que “no sólo los ricos disfruten de la felicidad, sino los pobre también”.
    En fin, fue una “reunión de verdaderos patriotas amantes de su país”, así que CASO CERRADO.
    Ja, se les creerá TODITO.

  14. Es inconcebible e inaudito que la ignorancia de este par de borregos “cultores de oratoria” y “devotos del picnic” piensen que el verdadero pueblo Ecuatoriano somos de su misma ralea y que nos tragamos las estupideces que pregonan respecto a un video tan claro y obvio que ya solo faltaria que digan que hubo montaje, que no son ellos los que estan ahi y que corresponde a las acciones logradas en algun pais aliado al imperio que busca desequilibrar la muy fuerte y muy noble democracia socialista-moderna.

    Y como todo lo que pasa mientras sigan los APs en el poder, esto se llevara a las bovedas del olvido y de la ignominia, el Fiscal General no hara nada e ignorara todo por supuesto, si se lleva esto a instancias “legales” por ahi algun juez puesto a dedo tipo “de-tin-marín-de-do-pingüé” hara caso omiso a las denuncias y antes de que siquiera cante el gallo de la catedral archivara el video y ordenara la destruccion de toda prueba ofensiva contra los que sabemos y su circulo vicioso, en otras palabras pues “aqui no ha pasado nada, todo fue un dulce sueño”.

  15. A estas alturas todo puede suceder, el cinismo ha llegado al CLÍMAX de la SINVERGÜENCERÍA, llegar a decir que “El tema de corrupción ni siquiera es uno de los temas que está en la preocupación de la ciudadanía” (Paola Pavón)…….es tocar fondo.

  16. Señor Aguilar, sus palabras recogen nuestros sentimientos e indignación, nuestra impotencia ante tanto abuso y prepotencia, ante tanto atropello que queda siempre en la impunidad. Usted, señor Aguilar, y 4pelagatos son nuestra voz, la voz del pueblo harto y cansado de tanta corrupción.

  17. “Demasiado a menudo da la impresión de que eso que los militares llaman valores supremos de la patria empieza y termina en sus propios intereses”

    Que espantosa y normal es esta situación. Ello no ocurre solamente con los militares, ocurre con la mayoría de ciudadanos o gremios a los que si no se les topa la funda de los bolsillos, nunca dirán nada absolutamente nada respecto a la pestilencia que frente a sus narices produce esta clase de quebrantamientos a la ley o la moral. TODOS SE HACEN LOS PENDEJOS para así, mantener el ritmo de vida cómodo que les permite el silencio.

    Dios bendiga a estos pocos Montalvos o Espejos que aún tenemos…

  18. Lo que faltó decir en el artículo es que los jóvenes de luluncoto fueron perseguidos por algo menos por el correismo. Y si este caso hubiera sido de la opisición, ya estuvieran en la cárcel la otra Carla Delgado y el otro Collaguazo.

  19. Excelente su articulo, le felicito.
    La pregunta que ahora cabe es si en febrero los ciudadanos vamos a permitir que sigan en el poder estos personajes que lo unico que dan con su prepotencia es pena ajena.

    Creo que los politicos serios (lamentablemente en el pais se cuentan con una mano) tienen la tarea de llegar a acuerdos para sacar el pais adelante, sin estos acuerdos lo unico que pasará es que estos ineptos que nos gobiernan se enquisten el en poder y el pais caiga a un hueco que nadie lo saque.

    ¡¡¡Animo!!!, todavia esta en nosotros cambiar este desastre de politiqueros acomplejados.

  20. Si el gobierno atravez de su ministerio de defensa no sabe nada del asunto entonces tambien el resto de ciudadanía podremos prepararnos en picnics de alguna manera podríamos buscar corazones ardientes que financien nuestra causa de libertad,podríamos ser los mejores estrategas……ya esto del desentendimiento del gobierno que no va ha hacer nada por decir al pueblo la verdad pienso nos esta indignando claro y esto que seguro leerán los del gobierno seguro su inteligencia investigará porque pone en riesgo la seguridad nacional, como el caso de los 10 de Luloncoto

  21. Gracias señor Aguilar por este estupendo análisis en el que expone con profundidad todas las aristas de estos gravísimos sucesos:

    – El cinismo de sus organizadores y protagonistas Carla Delgado y Rodrigo Collahuazo, dignos esbirros de Correa, sabiéndose encubiertos y protegidos por todas las instancias del Estado secuestrado por Alianza País.

    – Los cientos de miles de dólares de los ecuatorianos con los que se remunera a estos aprendices de gorilas.

    – El silencio cómplice y encubridor del fiscal Chiriboga, del contralor Pólit, del ministro Patiño, del ministro Serrano y de la ministra Zúñiga, entre otros ciegos, sordos y mudos. Ha pasado más de una semana, ¡y no ha pasado nada!

    – Capítulo aparte es el del general Luis Castro. Hay que ser muy estúpido para creer que lo ocurrido, con la participación activa y entusiasta de soldados uniformados, no lo hayan sabido los altos jefes. Y, si en verdad se hizo esto a sus espaldas, ¿porqué no hay resultados de su “investigación”? Ya saldrán con unos pocos chivos expiatorios.

    – La cereza en el pastel seguramente la pondrá mañana sábado el cínico mayor, Rafael Correa Delgado.

Deja un comentario

Su email no será publicado

*

Las últimas de

Ir Arriba