Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

lenin moreno proclamación de candidatura

Correa quiere manejar a Moreno con rienda corta

en La Info por

Rafael Correa se resiste a perder el control. La ceremonia de proclamación de Lenin Moreno como candidato a la presidencia de la República, este sábado primero de octubre en el estadio del Aucas, fue lo más parecido a un acto de sucesión estalinista que se pueda encontrar en este siglo. El politburó impuso a su elegido, con férreo brazo le señaló el camino y le advirtió sobre posibles desviaciones. Todo en medio de una farsa democrática y participativa que alcanzó ribetes humorísticos hacia el final del encuentro, con una multitud levantando tarjetitas para dizque aprobar con su voto lo ya decidido y amarrado de antemano.

Cuatro canales de televisión financiados con dinero público (Tele Ciudadana, Ecuador TV, TC y Gama) transmitieron en directo este acto partidista de tres horas de duración (ventaja de la que no goza ningún otro). El primero de ellos encubrió su cobertura bajo el título de “Actividades del presidente de la República”, a pesar de que el propio Rafael Correa reconoció estar ahí como “un militante más” de su movimiento político. Carpas del Ministerio de Salud y otras instituciones del Estado participaron en una feria gubernamental afuera del estadio. Así, Lenín Moreno arrancó su campaña electoral disponiendo a sus anchas de los recursos públicos. ¿Un adelanto de lo que vendrá?

Moreno volvió esta semana de Ginebra (donde también vivió a costa de los recursos públicos) con la intención de marcar distancias con Correa. En el discurso que pronunció en su acto de bienvenida, el miércoles en la Tribuna del Sur, se había complacido derribando algunas de las ilusiones que el gobierno venía construyendo. Si la propaganda oficial dice que Ecuador es una potencia turística, Moreno preguntó cómo es que no está desarrollado el turismo en el país. Si la propaganda vende un Ecuador sin desempleo, Moreno preguntó cómo es que hay gente sin trabajo. Si la propaganda celebra la ampliación de las fronteras comerciales, Moreno preguntó cómo es que el Ecuador no vende sus productos. Fue más lejos: predicó valores que Correa ha deslegitimado. La política de consensos, por ejemplo, contra la cual teorizó el presidente en uno de sus informes ante el Congreso. Y la tolerancia, en la que el jefe de Estado no cree y no practica. Hasta se mostró dispuesto Lenín Moreno a pasar la página e iniciar una “nueva etapa”. A tender la mano. A sumar en lugar de dividir.

Este sábado le bajaron por un tubo. El discurso de Correa en el estadio del Aucas fue un llamado al orden que no admitía réplica. “No vamos a permitir –dijo– que por supuestas estrategias de campaña nuestros candidatos se aparten de Alianza País o del gobierno, que tomen distancia, como dicen algunos que pretenden ser estrategas. Esto no sólo sería desleal, sería torpe”. Porque “la gente”, añadió como si fuera el único que posee la clave para interpretarla, “quiere que la revolución ciudadana siga en la misma dirección”. Y la misma dirección implica, cualquiera lo sabe, no tender la mano a nadie. El correísmo lleva diez años siendo excluyente pero Correa piensa que todavía falta gente por excluir. Lo dijo literalmente: recordó el grito de “Fuera todos” que alentó las movilizaciones ciudadanas de abril de 2005 y reconoció, como quien se lamenta por un trabajo inconcluso, que “todavía no están afuera todos”. O sea que “nueva etapa” mis polainas.

Todo lo contrario: “hay que poner un alto al discurso de que hay que superar los grandes errores”, porque “con ello sólo se da de comer a la derecha y a la prensa corrupta”. O sea que los errores hay que reivindicarlos, no corregirlos sino obstinarse en ellos.

Y para que Lenín Moreno sintiera el peso de su poder, hasta le deslegitimó las bases: esa “supuesta coalición de organizaciones sociales, vaya nombrecito, que quiere apropiarse de nuestros candidatos y luego del gobierno”. Antes de venir a Quito, el ex vicepresidente había conferenciado con los integrantes de esa coalición desde Ginebra por Skype. El miércoles lo acompañaron desde Tababela hasta la Tribuna del Sur, emprendieron una “cruzada nacional” en apoyo a su candidatura y se declararon en vigilia la víspera de la proclamación. Pues bien: Correa no los puede ver ni en pintura. No los quiere cerca. Son ellos los que andan diciendo que hay que corregir errores (¡corregirlos, a quién se le ocurre!). Ellos, que no representan a nadie porque no han ganado una elección. ¿Sumar? Sí, pero “no a cualquier costo, no a la gente que atenta contra Alianza País”.

A Lenín Moreno le dibujaron la cancha y pretenden manejarlo con rienda corta. La propia ceremonia de proclamación de su candidatura estuvo específicamente diseñada para enviar un mensaje contundente en ese sentido. De hecho, no fue una ceremonia de proclamación de candidaturas propiamente dicha sino una convención correísta (la V Convención Nacional de Alianza País) en la cual la proclamación de candidaturas ocupó sólo el último punto del orden del día. ¿Qué venía antes? Pues el informe de la “década ganada”, que consistió apenas en una homilía autocelebratoria a cargo del mismo Correa, y la aprobación del Plan del Gobierno para el período 2017-2021, presentado por Fánder Falconí y elaborado supuestamente por la militancia. O sea que al candidato a presidente no sólo le dicen cómo debe comportarse, qué tiene que decir, qué tiene que callar, con quién se debe juntar y qué compañías tiene que evitar, sino que además le imponen cómo tendrá que gobernar en caso de que llegue a ganar las elecciones.

El director de la convención, Nino Serrano, toma votación de forma expeditiva: “Sírvanse levantar su tarjeta quienes están de acuerdo en el plan de gobierno elaborado por ustedes. Aprobado señor presidente”.

Moreno les deja hacer. Sonríe casi imperceptiblemente y apechuga. Se abstiene de criticar y de señalar errores, se olvida de la política de los consensos, desiste de tomar distancia con respecto al presidente. Y aprueba sus advertencias como si no fueran con él: “Duras e implacables sentencias de Rafael para aquellos que crean que la deslealtad puede ser un camino”, empieza diciendo. Él, por supuesto, no es de esos. Es más: es un firme convencido de que la voluntad individual debe someterse a la disciplina partidista. Ya antes había dicho Fánder Falconí: “No hay mayor orgullo para el ser humano que la militancia”. Ahora Lenín Moreno abunda en la misma línea: “Nada de eso de que hay que ser autorregulados”.

Dicho lo cual ya puede dedicarse a contar chistes, que para eso le pagan: “Ya quisiéramos los maridos ser autorregulados”. Chistes descafeinados de señoras mandonas y esposos mandarinas. Humor desprovisto de profundidad y subversión simbólica, de negación y mensaje. Chascarrillos que intercala aquí y allá a lo largo de su discurso político y que tienen el efecto de neutralizar cualquier debate y cualquier intento por complejizar lo público. La mitad de sus chistes empiezan por ya-quisiéramos-los-maridos.

El gran buenoide vino afiladísimo. Arranca citando los versos de Machado que el correísta promedio atribuye a Serrat: “Caminante, no hay camino”. Se lleva la mano al corazón y se conmueve. Se dirige con estudiada ternura a su padre, sentado en las primeras filas, y lo utiliza con el mismo desparpajo con que utiliza a los niños down para promocionarse, para exhibir sus nobles sentimientos. El video que han preparado con su semblanza y que echan a rodar tres veces a falta de una refuerza ese mensaje con una serie de frases célebres del candidato, frases que Paulo Coelho encontraría quizá demasiado sensibleras, demasiado vacuas: “Lo que más importa es lo que sientes”; “Alguien hizo un círculo para dejarme afuera, yo hice uno más grande para incluirlos a todos”.

En todo este despliegue de populismo sensiblero, entre gritos de “Lenin presidente” y “Una sola vuelta”, el candidato se convierte, por aclamación, en protagonista de la ceremonia y Rafael Correa pasa, por primera vez, a segundo plano. Nunca se lo había visto así: a la sombra de alguien. Se lo ve incómodo. Sin embargo, se ha reservado el control. Cedió el escenario a su ex vicepresidente pero permanece tras bastidores, atento ante la posibilidad de cualquier desliz. En los hechos, lo demostró con su discurso, Correa se niega a entregar la posta. Menos a gusto aparece Jorge Glas, con el ceño fruncido, las mejillas tensas, la mirada ausente.

Así será de ahora en adelante. Este sábado primero de octubre, el correísmo tal como lo conocíamos cambió irremediablemente.

Foto: El Ciudadano

23 Commentarios

  1. A pesar de creer en el Proyecto de A.P, no en las personas que lo manejan, tengo la costumbre de leer a 4pelagatos por sus grandes artículos, este evidentemente es de los peores que existe, triste y vulgar. Pueden mejorar o retirar a este editorialista Aguilar.

    • Seguro este ha de ser un asalario del gobierno que no sabe hacer su trabajo o peor no sabe por que le viene la plata a diferencia de la mayoría de ecuatorianos que nos ganamos un plat de sopa con mucho esfuerzo de estos hay que cuidarse

  2. Estaba el filósofo Diógenes el cínico cenando lentejas cuando le vio el filósofo Aristipo, que vivía confortablemente a base de adular al rey, y le dijo a Diógenes: si aprendieras a ser sumiso al rey, no tendrías que cenar esa basura de lentejas, a lo que este replicó: si hubieras tu aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey.
    Si Moreno no tuviera temor al caudillo; si tuviera sus propios planes de gobierno y en estos constara que fiscalizaría los actos de su antecesor, todo el país le respaldaría y le apoyaría para que no le tiemble la mano cuando tenga que enviar a algunos de sus panas a la cárcel, pero eso es imposible; Moreno no ha aprendido a comer lentejas, sino los banquetes en su estadía dorada de Ginebra.
    Para muchas personas, el correato envió a Moreno a Ginebra para que “no se contamine” y poder lanzarlo limpiamente a la candidatura presidencial del 2017, yo creo que fue lo contrario: aprovechó la designación de las Naciones Unidas (si no la promovió el mismo Correa) para tenerlo lo mas lejos posible, porque lo consideraba una amenaza si Moreno se acercaba a otro parido político, ahora habrá que discernir que le ofreció el caudillo para que acepte la candidatura.
    Correa es un ser muy inteligente en cuestiones políticas (si asi fuera en lo demás….) y trazó un plan que haría palidecer de envidia al mismísimo Maquiavelo: cuando su popularidad bajo ostensiblemente hace 2 años, hizo reformar la constitución para no poder reelegirse a la presidencia, porque si el se lanzaba perdía irremediablemente; luego le dio a Moreno lo que este le pedía, con la condición de que sea su delfín en las próximas elecciones y claro, con toda la autoridad de ese arreglo, Moreno tenía que sujetarse a sus designios, caso contrario……y se lo hizo saber de manera directa en la proclamación.
    Pero eso no bastaba; tenia que dividir aun mas a la oposición y encontró el burropie perfecto en Moncayo, al cual elogio en público sin pudor alguno, ahora sabemos porque algunos “disidentes” de alianza país fueron a engrosar las filas de la ID.
    Ahora el camino esta libre para Moreno /o Correa, porque este jamas dejara de gobernar, sea quien sea su delfín y la oposición le ayuda a marchas forzadas; primero se pelearon Lasso y Nebot; luego este ultimo se salio con la suya de candidatizar a Cynhtia Viteri, dejando con la bata alzada a Carrasco y compañía. Todos los candidatos opositores manifiestan que estarán en la segunda vuelta frente a Moreno; porque todos piensan que necesariamente tendrán como rival a Moreno? fácil: alianza país es el único partido que no se ha fragmentado, mas bien ha restado mas votos a la oposición con su segundo delfín Moncayo.
    Ahora si estoy plenamente seguro de que alianza país seguirá en el poder 4 años mas por ahora y a lo mejor gana Moreno en una sola vuelta, (de paso nos ahorraríamos mucha plata)

  3. Que Correa sea el director de campaña, garantiza el último lugar al reemplazo. Estoy seguro que va a presentarse a si mismo como el candidato salvador de su fracaso, Barrera lo sabe.

  4. La misma expresión de zonzo, recurriendo a la compasión por defecto físico, seudosonrisa, cómico de quinta, bufón de feria pero con el alma retorcida de odios, complejos y ambiciones
    iguales o superiores a las del monstruo mayor.
    Burropie ( crupier ) de las fechorías cometidas, cómplice directo de los delitos de éste gobierno, vividor asalariado y mentiroso contumaz.
    Tengo miedo a los imbéciles que hasta te pueden elegir presidente.

  5. Y nosotros..los votantes, esperando que los otros…los “unidos”..los “banqueros” los “ID” y fanesca incluida tengan la gentileza de conversar, ponerse de acuerdo, plantear soluciones.
    Grave esta la cosa cuando lo único que los une a todos es ir …en contra de “Correa, asamblea, Lenin etc etc” y no a favor del país…
    Y seguiremos esperando!!

  6. Lo único que busca el corréismo es la impunidad a los robos realizados en el sector petrolero, eléctrico y en general del gobierno de 9 años de opacidad y falta de transparencia y fiscalización del uso de dineros públicos. La fórmula está trazada Lenin Moreno llega a la presidencia con fraude, renuncia en pocos meses por motivos de salud y sube el ladrón de Jorge Glas, a la Presidencia. Ahora veamos cómo manejarán el gobierno los robolucionarios en época de crisis, lo previsto: se volverán socialistas neoliberales

    • Totalmente de acuerdo con este planteamiento. Correa no confía en Moreno y éste es solo un burropié para que suba el farsante de Glas, que debe rendir cuentas de su paso por el ministerio de energía y minas. Cuidado a Moreno le sucede lo que al general Gabela.

  7. Las palabras de Correa le descabezó a Moreno. Quisiera saber si Correa pensó bien en los efectos de sus palabras sobre la candidatura de Lenin M. Le puede estar costando y mucho.
    La gente está cansada de n gobierno tiránico, despilfarrador y corrupto y si se avizoraba una posibilidad de cambio, con esto, se acabó.

  8. “Alguien hizo un círculo para dejarme afuera, yo hice uno más grande para incluirlos a todos”. Es una frase que dijo el televangelista argentino Dante Gebel, aunque realmente se la adjudican a un nativo americano.

  9. En todos los actos masivos debe estar la Cruz roja o doctores a mi me dio insolación, me desmaye y gracias a estos humanos ministerios me ayudaron, además cuidaron mis cosas, Dios bendiga que cuando hay tanta gente ahora este un Estado listo para cuidar al ciudadano de apie, yo soy ama de casa y estoy feliz por los cambios que veo, eso es para el futuro de mis hijos y no país.Gracias Correa el futuro del Ecuador ahora está en Moreno y hay que unirnos para apoyarle.

  10. Por el bien del país, ojalá terminen matándose entre ellos. Me alegra saber que empezaron mal y espero que fracasen en su intento de radicalizar esa farsa llamada “revolución” que en realidad es una robolución, de la esperanza, del desarrollo, del futuro.

    Sin pudor alguno, utilizando los bienes y medios del estado para promocionar esa candidatura, y que con seguridad lo seguirán haciendo , demuestran lo que en realidad son: pobres de espíritu ( porque ni entre ellos son solidarios), pobres de mente ( quedaron en evidencia ante el país ) y pobres de corazón ( pues niegan una realidad lacerante de un país que se cae a pedazos y pretenden radicalizar aún más la tragedia!!!).

Deja un comentario

Su email no será publicado

*

Las últimas de

Ir Arriba