Los dueños del país andan sin placas y con los vidrios oscuros

en La Info por

María Fernanda Pacheco, la esposa del alcalde Mauricio Rodas, se mueve por las calles de Quito como Claire Underwood por las calles de Washington. Claire Underwood es la manipuladora primera dama de Estados Unidos en la serie televisiva de culto House of Cards. Viaja a bordo de un vehículo todoterreno de 120 mil dólares con los cristales polarizados y la sigue, con su personal de seguridad, otro vehículo todoterreno de 80 mil dólares con los cristales polarizados. Así mismo María Fernanda Pacheco. Igualita. La única diferencia es que los todoterreno de la señora Underwood sí tienen placas. Los de la señora Pacheco, en cambio, se benefician de una creencia que está muy arraigada en el Ecuador y que diez años de correísmo han convertido en una ley no escrita: la idea de que las autoridades (y, por lo visto, sus familiares) están facultadas para quebrar la ley. En este caso, el Reglamento a la Ley de Transporte terrestre, Tránsito y Seguridad Vial que impone como obligatorio el uso de dos placas para todos los carros que circulan en el país. Dos placas. Los de la comitiva de María Fernanda Pacheco no tienen ninguna.

carro sin placas pacheco
El lujoso todoterreno de María Fernanda Pacheco abandona el Centro Comercial La Esquina, en Cumbayá, donde seguramente la esposa del alcalde cumplía obligaciones oficiales. Foto: 4P

¿Cuántos carros sin placas ruedan por las ciudades ecuatorianas? ¡Ni siquiera sabemos cuántos autos oficiales hay en el país al servicio de los funcionarios del Estado! El programa Visión 360 trató de averiguarlo y encontró que nadie en la administración pública tenía siquiera una idea aproximada. Decenas de miles. Pues bien: un alto porcentaje de esos autos oficiales, así como los autos particulares de numerosos funcionarios, tienen vidrios polarizados y circulan sin placas. La mayoría de esos autos son de lujo. Carros carísimos. Así que la primera dama de la ciudad, en esto, no hace sino seguir la corriente. Quizás ni se ha detenido a pensarlo. Por lo demás, tiene el mal ejemplo en casa: Mauricio Rodas también se desplaza en vehículos todoterreno sin placas y con los vidrios polarizados. Se lo ha fotografiado incluso sobre una vereda.

carro sin placas rodas 2 a

carro sin placas rodas 2 b

Resulta muy ilustrativo hacer una búsqueda en Twitter con las palabras “sin placas” (así, entre comillas). En la pantalla se despliegan centenares de mensajes (la mayoría con foto) procedentes de toda la tuitosfera de habla hispana. Sobre el origen de esos mensajes se puede decir, grosso modo, lo siguiente: 1. Ninguno es de España; 2. Algo más de la mitad proviene de México; 3. Un cinco por ciento se origina en varios países latinoamericanos, especialmente Venezuela; y 4. El resto (digamos, un 40 por ciento o poco menos) procede de Ecuador. Cualquiera puede comprobarlo. Entre los tuits mexicanos y los ecuatorianos, que dominan aplastantemente la muestra, hay una diferencia que salta a la vista: los mexicanos exhiben, casi siempre, autos destartalados y ruinosos o, por lo menos, baratos. Por ejemplo este:

Los tuits ecuatorianos, en cambio, muestran magníficos todoterreno recién salidos de la fábrica, máquinas híbridas del año casi siempre con los vidrios polarizados. Como este:

Se puede recorrer todas las fotografías de la búsqueda “sin placas” en el Twitter y adivinar la procedencia de los tuits sin necesidad de leer los textos y con un bajísimo margen de error: si el auto es descachalandrado, viene de México; si es de lujo, viene de Ecuador. ¿Qué significa esta diferencia? Pues algo muy simple. Significa que en México la informalidad, en lo que tiene que ver con este asunto, corresponde al pueblo llano, mientras que en Ecuador la informalidad es del Estado. O de quienes viven del Estado, que bajo el correísmo son los que pueden comprar semejantes cacharros.

¿Qué hace un guardia de tránsito si se cruza en una calle de Quito con un todoterreno de 120 mil dólares, sin placas y con los vidrios polarizados? Nada. ¿Qué va a hacer? Se supone que debería detenerlo –eso dice la ley–  y conducirlo a un patio de la Policía donde permanezca el auto hasta que su propietario se presente con las dos placas para instalárselas. Pero no, eso no ocurre nunca. Cualquier guardia de tránsito con dos dedos de frente sabe que si detiene a un carro de esas características puede meterse en problemas. O por lo menos encontrarse con alguien que le haga pasar un mal momento. Alguien que le diga, por ejemplo: “¿No sabe quién soy yooo? ¡Soy Claire Underwood! Usted, deme su nombre”. El correísmo ha enseñado a los ecuatoranos que una persona capaz de costearse un auto de 120 mil dólares no puede ser detenida. Y, por supuesto, no necesita placas. Así que lo mejor es dejarlo seguir su camino. Y si se pasa un semáforo en rojo, lo mejor es dejarlo seguir su camino. Y si invade vía o va con exceso de velocidad, lo mejor es dejarlo seguir su camino. Y si se trepa a la vereda, irrespeta el paso cebra, choca, atropella, invade el carril exclusivo del trole y siembra el caos… Lo mejor es dejarlo seguir su camino. Un auto sin placas indica que la persona que va adentro dispone de un fuero. Y un fuero confiere impunidad.

Por la mañana se los ve en la ruta Guayasamín, subiendo de Cumbayá hacia Quito y cruzando a toda madre el control sin pagar peaje. Alguno tendrá lector para cobro electrónico, sin duda, pero en realidad, ¿para qué lo necesitan? Se supone que un mecanismo automático fotografía a quienes pasan el control sin pagar para luego clavarles la multa respectiva. Pero si el carro no tiene placas, ¿a quién multan? Así que los altos funcionarios no pagan peaje.

Y hasta pueden hacer cosas peores. No hace mucho, un sencillo mesero del restaurante Pavarotti (uno de esos sitios caros para la mayoría, donde almuerzan los funcionarios correístas) fue agredido por el ocupante de un vehículo sin placas (un Nissan, claro), porque tuvo el atrevimiento de pedirle que no estacionara donde no debía. ¿Cómo identificar al agresor? No hay manera.

Así que de las mil razones por las cuales el uso de placas en los carros es y debe ser obligatorio hay una elemental: seguridad pública. Pero los funcionarios del Estado que deben garantizar esa seguridad y exigir el cumplimiento de esa obligación son los primeros que la incumplen. No sólo la incumplen: han impuesto ese incumplimiento como una conducta normal. Y no lo es en absoluto. Al contrario: es una conducta peligrosa. Al menos de un alcalde se espera, por la naturaleza de su cargo, que tenga un mínimo de sensibilidad frente a estos problemas relacionados con la vida cotidiana de la ciudad. El hecho de que el propio Mauricio Rodas y su esposa tomen como normal esta conducta habla de su incapacidad para reflexionar sobre lo público empezando por sus aspectos más básicos. A una persona que desdeña el interés público cuando se mueve por la calle, ¿le vamos a creer que sí lo considera cuando firma un megacontrato con una empresa china?

Si la calle es el espacio público por excelencia, los autos sin placas son un símbolo de este período. Representan algunas de las peores características del correísmo, ese correísmo que el alcalde Rodas, presunto opositor, ha integrado con total naturalidad a su manera de hacer política. Los autos sin placas representan la desinstitucionalización y la informalidad aupadas por el Estado; la arbitrariedad y los privilegios del círculo que rodea al poder; la concepción del servicio público como una manera de procurarse un fuero… Los autos sin placas son un atropello a los derechos colectivos. Son un símbolo de impunidad. Son un abuso de poder. El hecho de que su masiva presencia en las calles sea tomada como algo normal por la mayoría revela el grado de retroceso que ha experimentado la cultura democrática de los ecuatorianos.

Foto de apertura: vehículo en el que Mauricio Rodas, según reportó un tuitero, llegó a la inauguración del parque Navarro en La Floresta.

34 Comments

  1. El ciudadano da el voto en las urnas y escoge a un alcalde y a sus concejales ese es un voto de confianza es por eso que la ley debe ser para todos no solo por ser Alcaldes, Prefectos, Asambleístas, etc… no se rija una ley en contra de ellos, el abuso de poder de autoridades es algo muy común en el país, hasta podría decirse que la gente está acostumbrada a estas acciones a que la gente con poder y dinero estén por encima de las leyes y peor aún que las autoridades correspondientes no hagan nada cuando comenten algún error o infracción que pueden ser: automóviles sin placas, se estacionan donde ellos desean e incluso pasan por encima de los ciudadanos. Y si un ciudadano cualquiera reclama o se queja son sancionados con todo el peso de la ley; debemos ser justos los unos con los otros esa es la justicia que todos queremos y debemos tener.

  2. Ocurre que estamos frente a funcionarios y personas con una visión demasiado holliwoodense y pueblerina del ejercicio público.
    Ellos se sienten un “Barack Obama” o un “Julio César” y para estar a tono con su personaje hay que aparentar importancia hasta en lo mínimo.
    Por ende, incumplir la ley es para ellos una forma más de presumir su “autoridad”.

  3. Los abusos de poder tienen que ser evidenciados. Es muy frecuente encontrarnos con caravanas de vehículos todo terreno, con vidrios polarizados, que se desplazan a toda velocidad por calles o carreteras del país, y muchos de ellos sin placas. ¿Acaso por ser autoridades municipales o gubernamentales no tienen la obligación de cumplir con las normas de tránsito?. Está muy bien que se denuncien esos abusos. Concuerdo con el señor Roberto Aguilar: ¿Y qué pasa si atropellan a alguien, chocan o conducen con exceso de velocidad; cómo los identifican?. ¿Cómo exigir al ciudadano común que cumpla la ley, si desde las más altas esferas del poder cunde el mal ejemplo?.

  4. Gracias por este artículo, mismo que pone en evidencia -de manera contundente- la fijación que ha venido exhibiendo su autor en contra del Alcalde de Quito.

    Me pregunto cómo podría alguien equilibrado, abordar este tema presentando sólo esos dos ejemplos, y olvidándose por completo de los cientos de casos de esos, que ocurren todos los días, con funcionarios del Gobierno Central? La respuesta es obvia.

    Gracias también porque ya sé que todos los futuros artículos de este autor, que sean relacionados con el Alcalde de Quito, carecerán de objetividad. Y para colmo, de esa forma le hace el juego a favor del Gobierno.

  5. Si alguna vez hubo un dueño del país, JAMÁS lo hizo con todos los tres poderes del Estado que hoy ostenta AP logrado a base de fraude electoral (Asamblea 108) y con una consulta con muy similares características y engaños (Justicia). Así concebido este probatorio artículo no llegará más allá. ¿Puede aclarar esto, Señor Alcalde de la ciudad de Quito?

  6. Según el anuario estadístico del transporte 2014 publicado por el INEN, en ese año se matricularon en el Ecuador 1.752.712 vehículos, distribuidos así: 94,5% particulares; 3,7% de alquiler; 1,4% del estado; 0,3% municipales; y, 0,04% de gobiernos seccionales. Si sumamos los del estado, municipales y de gobiernos seccionales, en números redondos: 30 mil vehículos.
    Este anuario estadístico se publica regularmente desde hace más de 50 años.
    Felicitaciones por su artículo Sr. Aguilar.

  7. EN CUALQUIER PAÍS DEL MUNDO LOS VEHÍCULOS OFICIALES PORTAN PLACAS IDENTIFICATORIAS CON UNA LEYENDA INDICANDO LA “EXEPCION” DE PAGO DE TASAS NO ENTIENDO PORQUÉ NO SE SIGUE ESTA NORMA INTERNACIONAL EN ECUADOR

  8. Me parece que los autos oficiales sin placas y con vidrios negros eran generalizados mucho antes del correísmo. De hecho, al principio del gobierno algunos funcionarios ponían esta práctica como ejemplo de los abusos que se iban a terminar, y algunas medidas se tomaron. Como sabemos, igual que muchas otras cosas, no solo que no se terminó, sino que pronto ganó más fuerza, convirtiéndose en emblema de su poder desmadrado.

    Acordarse de esto es importante para entender que es un fenómeno más profundo, “cultural”, podríamos decir, del que el correísmo es solo un producto consumado: la ostentación del incumplimiento impune de la ley como señal de distinción.

    Una puntualización relacionada: estoy casi seguro de que la foto de Rodas sobre la vereda es anterior a su posesión como alcalde, y de que el auto, es un auto particular (en todo caso, durante la campaña circuló una foto similar). Lo que la hace aún más decidora: las figuras públicas que aspiran a autoridades ya muestran el abuso impune como un atributo que las marca como “elegibles” (esto es todavía más evidente en la costa, de lo que he podido ver).

    Y una anécdota: el secretario de Movilidad de la anterior alcaldía contaba que algunos concejales (notablemente María Sol Corral, pero otros también), quitaban las placas de los autos oficiales que el municipio les entrega para que no les afecte el pico y placa. La única forma fue remacharles las placas para que no las puedan sacar. También he sabido que es práctica entre algunos funcionarios municipales disponer de otro carro cuando el que les asignaron está afectado por el pico y placa. Esas son nuestras auto-ridades.

  9. En particular me encantaría encontrarme de frente con alguno de estos abusivos, Correa o Rodas incluídos y sus esbirros , y darles una lección de uso correcto de bienes públicos, por las buenas o por las malas. Esta gente es cobarde por naturaleza y cuando alguien se les planta , de frente, bajo su propio estilo de machitos, no saben como reaccionar. Lo hecho al pobre mesero del restaurante es cobarde, porque reaccionan con alguien que no responde, pero veamos si actúan así con otra persona. Correa, Rodas, atraca país, la misma porquería

  10. Mal muy mal, el Alcalde de Quito y su esposa deben dar ejemplo de sencillez, de respeto a las leyes, de ser “servidores públicos”. La borregada, de esa sí, no se puede esperar nada bueno, solo malo…

  11. Buen contenido del artículo y de acuerdo con todo excepto el título sensacionalista y que se use a Rodas y a su esposa como ejemplos del titular “Los dueños del país…”. Tomando en cuenta que Rodas y su esposa por lo menos no son agresivos al manejar ni tienen caravanas de prepotentes guardaespaldas, motos, etc y además tienen 0 poder si los comparamos con decenas de APs, si concuerdo con otros lectores en que el articulista tiene algún tipo de resentimiento contra el Alcalde y su familia. Leyendo las respuestas del Sr. Aguilar se ve las típicas contestaciones de periodista pasional que cree que por serlo puede publicar lo que le venga en gana.

  12. No solo es indignante ver los cientos de autos oficiales que circulan por el país sin placas y sin que ninguna autoridad haga algo al respecto sino también ver otros tantos miles de vehículos particulares (nuevos y viejos) que circulan con un pequeño papel borroso en el parabrisas en lugar de placa, lo que se hace a propósito principalmente para evitar el pago de peajes y ser fotografiados por las fotomultas. ¡Es que somos sapos!

  13. Mi modesta opinión es que no solamente hay que exponer a la opinión pública el conocimiento de esta infracción; como buen ciudadano, debe hacer la denuncia respectiva en la AMT, más aún con las fotos de la prueba en su poder, caso contrario este asunto sólo queda como una noticia sensacionalista.

    • ¿Pero cúal es el punto de llevar a la AMT una foto de un vehículo sin placas si los policias no van a poder hacer nada en contra de esta gente? La única manera de sancionar a estas personas es con la opinión pública.

  14. Porque sera que cuando la gente logra llegar a tener poder mediante un cargo publico, de a poco pero mas rapido que breve se transforman en contraventores e intocables?

    Sera que nuestra hegemonia es asi de radical y que las malas costumbres se pegan tan fuerte que a la larga nos producen placer?

    Llamado de atencion para cualquiera que aspire a tener cargos publicos a futuro, no se dejen contaminar de ese veneno politiquero que tienen todos aquellos que consiguieron su objetivo y se salieron por la tangente adoptando todo lo que contradecian y atacaban.

  15. Que cumplimiento de la ley y peor sanción podemos esperar, si ahora hasta los encargados de velar por las leyes de transito les “pertenece”

  16. Todo correcto excepto el tufillo a sesgo en contra de Rodas (como ya es clásico). Diez años de asalto al país por una pandilla de robolucionarios que hacen lo mismo, y se toma como referencia al alcalde y su esposa. De acuerdo, sea quien sea es reprochable, pero?…y los nombres de los otros?. de los “importantes” por lo menos. Todos los días se ven caravanas de vehículos 4*4, vidrios oscuros, sin placas y con una jauría de perros, perdón guardias de seguridad, abriendo paso, circulando con exceso de velocidad por la Ruta Viva y Simón Bolivar, funcionarios de medio pelo hacia arriba abusando de su posición, y el ejemplo es Rodas…

  17. Cómo es que todos somos iguales ante la ley?
    Las autoridades tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir la ley, y qué mejor hacerlo con el ejemplo.

  18. Supongamos que Rodas y señora lo corrije. Quedaría cientos o miles más sin hacerlo porque nadie ni los nombra, o no se atreve a verlos.
    Por otra parte, no se preocupen de que Rodas pueda o no llegar a la presidencia. Eso es imposible por la simple razon de que los verdeflex no se irán NUNCA por las buenas. ¿Han visto alguna vez a un dictador entregar el poder por las buenas a alguien de fuera de su mafia?

  19. Más que un problema de sensibilidad y un detalle que le falta al artículo, pero que es importantísimo, es que el Municipio de Quito tiene a su cargo el control del tránsito y justamente la posibilidad de sancionar estas infracciones a través de los vigilantes o policías de la AMT. Así que cualquiera que viola la ley, sea autoridad o no, lo hace a vista y paciencia de funcionarios Municipales, que a su vez dependen del Alcalde Rodas.

  20. Señor Roberto Aguilar y quienes leen esta página, antes de emitir un comentario o de compartir esta información como siempre hago una invitación a cuestionarse si la información es real (ese carro no pertenece a la esposa del alcalde). No colaboremos a la difusión de estos artículos, ¿por qué la obsesión de esta página con la familia Rodas?, ¿quienes financian estos artículos?

    • No le puedo decir si ese carro pertenece a la señora Pacheco o al Municipio de Quito (lo cual sería peor). Lo que sí le aseguro es que la señora Pacheco va dentro. La vi abordar ese vehículo segundos antes de sacarle la foto.

      • ¿Qué hacía usted en ese centro comercial pelucón?, ja ja… es una broma. No entiendo por qué a la señora le dicen “la primera dama de la ciudad”, ¡por favor! Ciertamente, ella y su esposo han dado muchas muestras de ser bastante abusivos.

        • Tiene usted razón, hay una altísima probabilidad de que el todoterreno de 120 mil dólares, sin placas y con los vidrios polarizados sea, en realidad, una unidad de transporte público. La próxima vez que lo vea por la calle le hago parar y le cuento.

          • Muy madura respuesta Sr. Aguilar, 0 pasional, muy profesional. Usted es el típico periodista resentido que en vez de contestar la pregunta que le hicieron, se sale con sarcasmo puro. Si fuera buen profesional, hubiera investigado a quién mismo pertenece dicho vehículo ya que esta información es pública (aun sin placas toda entidad pública tiene registros!)

  21. No sólo el Alcalde y señora deben ser sancionados por la ley de tránsito por no portar placas , sino las decenas de carros con vidrios polarizados y sin placas pero con ? y/o policías de “servicio” q pasan exiguiendo desaforados que te hagas a un lado porque se atrasan a no se dónde.
    ¿Su tiempo es mas valioso que el nuestro?
    Al menos yo ¡ jamás les cedo el paso!… (hasta q me atraviesan las motos y me dicen en quiteño cerrado , retiresé, retiresé)

  22. Hechos como este justifica que sigamos en el tercer mundo. Si nuestras autoridades rompen las leyes, con que cara nos van a pedir que las acatemos?.

  23. Antes era un orgullo portar en el vehículo las placas que decían “Alcalde” “Alcaldía” o “Alcalde de …”. Si se han cometido ex abruptos, sirva este artículo para una aclaración pública, justificación o corregir estos comportamientos que molestan a la colectividad; mis respetos para la Dama aludida por su labor social ejemplar.
    Los carros del Estado, no tienen componte y es peligroso opinar sobre éllos; son seres de otros continente o mundo, prevalidos de desprecio y prepotencia a quienes se les atreven a mirarlos de forma inquisitiva y peor reconvenirles.
    Punto y aparte; alguien puede explicarme porqué muchos vehículos particulares, de cualquier naturaleza y modelo, circulan muy campantes sin placas, con una placa (anterior), con placas ilegibles, placas escondidas o con papelitos en sus vidrios que dicen tener un número de placa?

  24. No hay mal que por bien no venga. La ventaja de conocer los pormenores de la actuación de Rodas y su esposa, es que cada vez reunimos más y mejores razones para que nunca lleguen a Carondelet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*