Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

La honra del Presidente debe valer un dólar

en La Info por

Un juez sentenció a pagar 141 mil dólares para indemnizar a Rafael Correa: es la reparación económica que debe recibir por las declaraciones que profirieron Fernando Villavicencio, Cléver Jiménez y Carlos Figueroa sobre el papel que él jugó el 30-S. Cada uno pagará un tercio de esa multa.

¿Es ético que un Presidente, desde los privilegios que tiene su cargo, pida dinero a sus demandados? ¿Es ético que Rafael Correa, que pidió y obtuvo permiso para meter las manos en la Justicia, exija plata a adversarios que enfrentan un aparato convertido en instrumento para zanjar, a su favor, diferendos políticos? ¿Es moral que la administración de justicia, calculadora en mano, valore cuánto vale la dignidad u honra del Presidente, supuestamente lastimada por aquellos que lo critican o le endosan culpas en su gestión?

El correísmo debe creer que esta práctica es ética y es moral. Y sus funcionarios deben pensar que tienen derecho a usar a los jueces y a la salida de cada juicio –porque los ganan todos– engrosar sus cuentas bancarias y las de sus abogados. Se superó con creces el uso de la Justicia por parte de lo que se llamó la partidocracia: ahora los políticos poderosos pueden, si así lo deciden, extorsionar económicamente a sus contradictores. ¡Qué escuela!

Cualquiera, oyendo a Rafael Correa, dirá que es normal obtener reparación económica en las cortes. Pues no. Hay otras escuelas donde presidentes –sin importar su inclinación ideológica– se abstienen de ir ante los jueces por asuntos en los que, por ejemplo, Correa se ha vuelto adicto. François Mitterrand, socialista, y Jacques Chirac, gaullista, coincidieron en ese punto cuando gobernaron, cada uno durante dos períodos a Francia. Nicolás Sarkozy, también presidente de Francia de 2007 a 2012, demandó a un compañía aérea por haber usado una fotografía en la que aparecía con su esposa, Carla Bruni, en una publicidad. Pero lo hizo en el mejor estilo de los políticos decentes: pidió un euro de reparación. Un euro simbólico porque de lo que se trata, cuando realmente el honor está en juego, es demostrar ante jueces probos e independientes, quién miente: no en usar la justicia para volverse rico y obligar, como en el caso de Villavicencio, Jiménez y Figueroa, a deshacerse hasta de sus muebles y los de los hijos, para llenar las arcas de un Presidente insensible y todopoderoso.

La honra de un funcionario decente debe valer eso: un dólar. Y es penoso para la democracia y altísimamente inquietante para la convivencia, que un bloque mayoritario como Alianza País, vea como un hecho natural que sus jerarcas y aliados usen la justicia y salgan un poco más ricos de las cortes. Es evidente que el Presidente es el protagonista principal y autor de los casos más importantes: el juicio contra Juan Carlos Calderón y Christian Zurita por el libro sobre los contratos de su hermano con el Estado. Los dos periodistas fueron condenados a pagar dos millones de dólares a Correa quien, según el juez, se vio perjudicado “en su honra, dignidad, buen nombre, prestigio profesional dentro del país y fuera de él”. Ese “daño moral”, como lo llamó Correa, fue evaluado en principio en diez millones de dólares.

El médico Miguel Palacios, presidente de una organización cívica de Guayaquil, también fue condenado a pagar 40 mil dólares en un caso singular. De demandante, por las injurias que profirió contra él el mandatario, pasó a ser demandado. Pedir 80 millones de dólares de indemnización a diario El Universo y cárcel para Emilio Palacio por supuestas injurias, hará parte sin duda de la historia nefasta del correísmo. El Presidente podrá decir que perdonó en muchos casos a los demandados, pero implantó y promocionó una escuela funesta: usar la justicia para perseguir, dirimir controversias políticas y también aupar apetitos económicos en su gobierno. Vieja historia que trae a la memoria el caso de Carolina Chang demandando por tres millones de dólares en 2009 a Leonardo Viteri por las denuncias que él hizo sobre irregularidades que, según él, ella cometió a la cabeza del Ministerio de Salud. Historia que pone en escena a José Bolívar Castillo persiguiendo adversarios en Loja. Pidiendo cárcel y plata. Historia que sigue con el vicealcalde de Quito, Eduardo del Pozo, condenado por desacreditar “la honra y el buen nombre del presidente”, a una pena de 15 días de prisión.

La honra y dignidad del Presidente, a las cuales tiene derecho, deben valer un dólar. Dólar simbólico siempre y cuando quisiera probar, ante jueces independientes y probos, que lo asiste la razón. Pero es denigrante la imagen que produce un Presidente al exigir plata a los demandados que, además de tener asegurada la cárcel, se ven condenados a engrosar su cuenta bancaria.

Foto: Agencia Andes

25 Comments

  1. Tomando en cuenta por primera mano que ser opositor al gobierno, no le da el derecho a DIFAMAR Y MENTIR sobre las acciones de una persona, cualquier persona, y mas si es un Presidente de la Republica que les guste o no merece el respeto y consideracion que el cargo le otorga. Si las mentiras de quienes se dicen opositores son desmentidas con pruebas, es justo que se restituya con lo que el afectado considere necesario en este caso dinero, tiene todo el derecho.

  2. Estoy de acuerdo. Pero tampoco es justo tener procedimientos penales para la reparación de la honra. Luego, cualquier reparación económica de las autoridades debe estar prohibida o al menos debe ser excepcional, pues cuando lo son renuncian a su vida privada y deben estar sometidos a la fiscalización pública y hasta el derecho de burlarse de ellos y del poder… Esa es una democracia de alta intensidad…

  3. Y la honra del presidente cuando se descubrió lo de chuky seven, en ese momento tenía que renunciar a la presidencia o meter preso a su propio abogado estafador.

  4. parece la epoca medieval cuando los Reyes se iban en contra de todo aquel que consideraban enemigo, a los contrarios les quitaban todas las propiedades, desterraban, mataban o encarcelaba. ESta es una forma moderna que se lo hace a travez de juicios…. aunque ed antemano la sentencia se promulga en enlaces ciudadanos o cadenas. Si un juez tiene la osadia de hacer lo contrario en el siguiente enlace se hace incapie de como debio haber sido dictaminado el juicio……. asi estan las cosas en mi pequeño país … donde los gobernantes son mercantilistas con su honra…. tienen precio al parecer… esto es un ejemplo mas que quienes llegan al poder se embriagan del poder… y pierden el norte …..cosa que pasa con los izquierdistas o llamados socialistas……

  5. Estoy de acuerdo, la honra del Presidente debe valer un dólar simbólico, para que cada declaración de la oposición no sea una excusa para un juicio y enriquecer los bolsillos de los mandatarios que están en el poder.
    Un dólar simbólico no dejaría en tela de duda la honestidad de los juicios y daría una lección a los supuestos manipuladores de la verdad, sin embargo al parecer este no es el objetivo, sino sacar una buena tajada del bolsillo de los opositores.

  6. ¿un dólar? en Rafael Correa eso no vale ni un centavo partido por la mitad, para empezar ¿cuál honra? sin no he conocido en vida a alguien más ruin, miserable y enajenado que el “tesorito” de la “revolución ciudadana”

  7. A mi parecer no es correcto que el presidente sea parte y juez en estos juicios, y al pedir exageradas cantidades de dinero no puede venir otra idea a nuestra mente que el interés de enriquecer sus bolsillos.
    Los opositores del gobierno ahora no pueden expresarse, porque sin importa si es verdad o mentira sus declaraciones, serán condenados a desembolsar fuertes sumas de dinero y muy probablemente a prisión.
    No estoy de acuerdo con que las personalidades públicas puedan deshonrar a cualquier individuo, pero estoy mucho más en desacuerdo con que no se hagan juicios justos y la verdad quede oculta.

  8. la ventaja es que ya se vany si quieren perpetuarse en el poder tenemos que barrerlos con barredoras de basura si es posible no debemos descuidar esta situación porque parece que planean quedarse con llevin a la cabeza eduardo

  9. que vergüenza de presidente,como ciudadano da escalofrío leer esta triste noticia, de cuándo acá vale solo la honra del presidente y el ciudadano común de a pie no importa nada, por qué el si puede cada semana o más bien cualquier día en cualquier medio, insultar, mofarse. poner apodos y denigrar a quien no piensa cómo el quiere, él si puede romper periódicos, con tarimas y medios televisivos pagados por el pueblo ecuatoriano. Pero claro es el presidente y solo el tienen honra y buen nombre, los demás no importa a la cárcel a pagar multas exorbitantes, con jueces a sus órdenes. No le da vergüenza presidente enriquecerse a costa de quitarle la comida al prójimo, ya tenga un poco de vergüenza y déjese de cosas!

  10. Oportuno y aleccionador artículo señor Hernández, tan claro como el agua.

    Esta #DécadaPerdida no debe de olvidarse, y quedar registrada para la posteridad: el cómo un movimiento político pudo hacer tanto daño en tan poco tiempo, con resultados tan nefastos y lo peor incuantificables. Pasarán algunos gobiernos para poder arreglar todo este descalabro, siempre y cuando no les demos la oportunidad a los AP que ganen elecciones y formen otro gobierno.

    Vendrán otros nombres nuevos y algunos de este gobierno, ya no se llamará Revolución Ciudadana, será Nuevos Vientos Revolucionarios, Rafael Vive Carajo, o Partido Progresista del Buen Vivir, o como $%&/( se quieran llamar a querer salvarnos de la derecha y de la prensa “corrugggta”. Ojalá no suceda y seamos sensatos e inteligentes para no dejarnos engañar. Olvidémonos de conceptos como socialismo, capitalismo, neoliberalismo, marxismo, etc. El concepto es Educación (alto nivel en todas las fases para todos) Trabajo (producción), y No Joder al otro (cero corrupción).

  11. Tiene absoluta razón José Hernandez, la honra de Correa debería , en caso de que Justicia proba e independiente, comprobará que fue afectada, valer un dólar simbólico , o sea que el resto podría considerarse enriquecimiento ilícito, dado que la Justicia en Ecuador no es independiente como sería en Democracia .

  12. Realmente es el artículo más lúcido que he leído sobre el tema: Quien “metió las manos en la justicia” para diz que preocuparse por la seguridad de los candidos electores, se beneficia de ella litigando por la honra familiar y poniéndole precio a la misma. Por supuesto gano miles de miles de dólares y no pago impuestos porque otro de los entes autónomos conveniente mente dictaminó que no es renta gravada. Es la tragicomedia a la que asistimos gracias a los votos de nuestro inteligente pueblo y a la ineptitud política y económica de la derecha criolla, históricamente incompetente, que habiendo detentado por siglos el poder económico, político, religioso , nunca tuvo intencion ni capacidad para constrain los cimientos fundacional es de progreso para el país.

  13. Tiene que salir a luz del día toda las irregularidades y deben devolver al pais dineros mal ávidos y darles un buen escarmiento con una justicia independiente sin persecuciones .Aplaudo la valentía de los que investigan sincera temor a represalias

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba