Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Castro justificó en Guayaquil el asesinato político

en La Info por

Justificar la muerte de un ser humano en nombre de una causa superior a la vida de una persona es algo común a muchos revolucionarios. Alcanzar la revolución o defenderla siempre fue motivo suficiente para ajusticiar a una persona. Así pensaron Lenin, Stalin, Mao Zedong, Fidel Castro, el Che Guevara o Pol Pot.

Han habido también quienes han formulado exactamente la misma justificación bajo el supuesto de salvar a las sociedades de ciertas amenazas ideológicas. En ese caso están Franco, Hitler, Pinochet, Videla…  Todos han creído por igual que la vida de un ser humano vale menos que sus causas, promocionadas como superiores, y por eso su paso por el poder terminó en genocidios.

Lo que llama la atención es que uno de estos personajes haya hecho la apología del asesinato revolucionario en el Ecuador y que lo haya hecho públicamente durante un discurso. Ocurrió en 1971 en Guayaquil y el personaje fue Fidel Castro, el gigante del siglo XX como lo llamó el presidente Rafael Correa o el hombre que enseñó lo que es la libertad y la soberanía, como dijo Ernesto Samper, secretario de Unasur.

Castro se hallaba de paso en el Ecuador invitado por el entonces presidente José María Velasco Ibarra y de regreso de Santiago, donde Salvador Allende había sido elegido presidente de Chile. Luego de su encuentro con Velasco Ibarra, Castro pronunció un discurso en el que trazó las líneas ideológicas según las cuales se justifica asesinar a una persona. De la lectura del discurso y de las crónicas que se han escrito sobre el encuentro, se colige que Velasco Ibarra pidió a Castro que explique los fusilamientos ocurridos en Cuba desde 1959, año en que triunfó la revolución cubana. Según Castro no se sacrificó la vida de un solo ser humano que valiera la pena. No fusiló a pobres ni a gente honrada. Se fusiló a asesinos y “no nos arrepentimos de nada”, dijo entonces Castro.

Aquí reproducimos la parte del discurso en el que Castro habló de los fusilamientos en Cuba:

“No tenemos ni la más remota intención de negar que en nuestro país los tribunales revolucionarios han fusilado. No tenemos la menor intención siquiera de expresar el menor arrepentimiento, ni rehuir el menor átomo de responsabilidad por lo que nuestro pueblo, en defensa de su soberanía y de su vida, se vio en la necesidad de hacer.

“Se contó la historia de los hombres que fueron pasados por las armas. Pero no eran humildes obreros, no eran campesinos sin tierras, no eran limosneros, no eran santos, no eran sacerdotes, no eran hombres honrados. Eran sencillamente asesinos y asesinos además de la peor especie, que en determinado momento de lucha, durante siete años de combate contra la tiranía batistiana, cometieron las más incalificables fechorías; asesinatos en ocasiones masivos, de 60 y 70 personas; asesinatos de hombres, de mujeres, de niños, de madres; que quemaron decenas y decenas de miles de casas y, en ocasiones, las quemaron con sus moradores dentro de ellas.

“Y no solo eso, no solo fue necesario ajustar cuentas que demandaba el pueblo, porque nosotros dijimos siempre al pueblo:  no queremos venganza, no queremos hombres arrastrados por las calles, no queremos desórdenes, porque los culpables de los desórdenes, los culpables de las vindictas populares son los que preconizan el asesinato y el crimen.  Y nosotros le decíamos al pueblo:  Habrá justicia, por eso no queremos venganza. Y le pedimos al pueblo: cuando la Revolución triunfe, no queremos una casa saqueada, no queremos un hombre ajusticiado por la mano popular, sin juicio, sin pruebas.

“Y desde la guerra ya se establecieron las leyes revolucionarias en virtud de las cuales serían sancionados los asesinos.

“Pero se fusiló no solo a los esbirros de aquella guerra. Nuestro país siguió en guerra durante muchos años. Nuestro país todavía está virtualmente en guerra. Cuando triunfa la Revolución, comenzó entonces otra forma de guerra —experiencias que ha vivido Cuba—:  cientos de infiltraciones de armas y de agentes y espías organizados, entrenados y armados por la CIA; cientos de lanzamientos de armas en paracaídas; organización de bandas armadas contrarrevolucionarias en todas las provincias del país; organización, entrenamiento y planeamiento de ataques exteriores desde bases en Centroamérica, Guatemala, Nicaragua; ataque a nuestra patria con aviones disfrazados con las insignias cubanas, B-26 cargados de bombas que llevaban la bandera cubana pintada en sus alas y en su cola”.

Para ahondar en sus justificativos, Castro entonces recurrió a la historia y puso de ejemplo a Simón Bolívar. Como seguramente Velasco Ibarra habló durante el encuentro del Libertador, Castro dijo: “El Presidente recordaba algunos antecedentes de las luchas por la independencia. Recordaba las luchas de Bolívar. Mientras él hablaba, nosotros recordábamos aquel famoso decreto de guerra a muerte, de guerra total, que llegaba tan lejos como para decir: ‘Españoles, contad con la muerte. Venezolanos, contad con la vida aunque seáis culpable.’ En aquella lucha dura, a muerte, por la independencia, los próceres llegaron mucho más lejos: llegaron prácticamente a sancionar la nacionalidad; era una lucha a muerte”.

Más adelante, Castro empezó a hablar de lo que él consideraba las perversidades del capitalismo, como torturar a una persona que no puede comprar algo con publicidad de determinados productos o alimentar a los niños que mueren de hambre. Para él, esos son los verdaderos crímenes y no los que se cometen en nombre de la revolución cuando se mata a alguien.

“Y eso sí es crimen. De eso es de lo que hay que hablar y no de la justicia revolucionaria que pretende castigar a los que, por defender eso, asesinan y matan sin piedad.  Asesinos despiadados son los responsables de las muertes de ese millón de niños en nuestros pueblos.  Asesinos despiadados son los responsables de las pérdidas de tantas vidas humanas.  Asesinos despiadados son los que reducen la vida del hombre a la mitad:  porque cuando se compara el promedio de vida del país desarrollado, es de 60, 70, y en los otros, 30, 35, 40.  Esos sí son sanguinarios.  Esos sí son asesinos. Esos sí son desalmados”.

Según Cuba Archive, desde el triunfo de Castro 5 600 personas han sido ejecutadas en paredones castristas de fusilamiento y unas 1 200 han sido asesinadas extrajudicialmente. Asesinar a una persona, en nombre de una ideología, no es proteger una causa superior: es asesinar una persona. Lo dijo Castellio a Calvino en el siglo XVI y sigue siendo de una dramática actualidad.

Foto archivo del diario El Universo

17 Comments

  1. Increíble… Toda esta gente admira a Bolívar y está obsesionada con él al nivel de la adoración, parece que no han leído historia y no saben el tipo de gobernante que fue, que intento por todos los medios perennizarse en el poder, que abusó de su poder y ayudo a algunos pueblos a salir del yugo español únicamente por su deseo personal de que caigan en el yugo de Bolívar.

    Por favor lean más ecuatorianos, no crean todas las historias y leyendas que cuentan los interesados en perrenizar estos falsos valores históricos.

  2. El punto medular del asunto es la justificación del asesinato por la razón que sea: el estado o la revolución da igual. Se acepta que se ha mandado a matar y se continuó con esa práctica. Y en esencia da lo mismo uno que mil. No es un problema del número sino de la relativización del ser humano a quien supuestamente deben servir el estado o la revolución.

    Y si alguien asesina al lado de mi casa, eso no justifica el que yo lo haga.

    Castro evidentemente fue un asesino, y ya está. Sus devotos deben asumirlo y no pretender justificarlo o minimizar esta verdad.

    Tienen un desdoblamiento de la personalidad y de la moral/ética/principios/valores; es revolucionario fusilar a un contrarevolucionario y es un asesinato fusilar a un revolucionario. En fín…van a volverse esquizofrénicos.

  3. El próximo gobierno debería mandar a fusilar a los máximos esbirros y ladrones de la robolución. Estoy desempleado, Estoy harto del despilfarro, impunidad, saqueo, corrupción, asesinato, encarcelamiento etc. de estos malditos (porque no hay otra palabra) quién sea q venga como presidente: paguenles con la misma moneda.

  4. Ninguna pena de muerte es justificable. Pero eso no significa que muchos países “democráticos” no la contemplen dentro de sus normas, empezando por los Estados Unidos. Desde 1977 ha ejecutado a 1200 personas, según Amnistía Internacional. Así mismo existen al 2011 más de 20 países que conducen ejecuciones.

    Por otro lado, no existe en la historia contemporánea ningún proceso revolucionario, especialmente tras una guerra civil, en que no haya aparecido un tipo de justicia revolucionaria. De hecho, fue en la liberal Revolución Francesa, hoy alabada como el momento de surgimiento de los derechos del hombre, donde aparecieron los primeros Tribunales Revolucionarios.

    Finalmente la objetividad de las cifras del sitio “Cuba Archive” utilizadas como fuente, no son demasiado creíbles si se considera que Carlos Alberto Montaner -político opositor de la Unión Liberal Cubana y recalcitrante crítico del régimen-, así como Otto J. Reich, funcionario para América Latina de los gobiernos de Reagan, y Bush y famosamente vinculado al escándalo Irán-Contras, son parte de la junta consultiva.

    Sería como que El Telégrafo tome como fuente fidedigna a El Ciudadano. Puesto así, se necesitaría contrastar con otras fuentes. De otra forma, lo que debería ser opinión sustentada se transforma en simple rabieta.

    • Su principal argumento es una falacia, se reduce a “mal de muchos…”. Es por eso que todas las revoluciones han fracasado, porque la violencia conduce a la violencia y por tanto el caso de Robespierre y la Revolución Francesa que finalmente condujeron al imperio de Napoleón y la Revolución Rusa que finalmente condujo al gobierno genocida de Stalin no justifican a Fidel y sus fusilamientos.

    • Sr. Mateo, al comparar la Pena de muerte en países democráticos en los que esta se impone luego de largos juicios, los cuales generalmente duran lustros, en los que el acusado dispone del debido proceso (que de ninguna manera esta exento de errores), versus las ejecuciones realizadas por un criminal serial (el che, así con minúscula), con el afán de apropiarse de los bienes, mujeres, dignidad, de hombres desarmados, usted escribe uno de los mas grandes absurdos que he leído. Pero que podemos esperar si alrededor de este criminal se ha construido una absurda religión, en la que sobretodo existen grandes y beneficiados sumo-sacerdotes, y a la que usted se suma en calidad de teologo escolastico.

  5. bien gracias por el articulo, hacer critica intelectual filosofica y politica es una forma de contubuir , la refexion es que izquierda y derecha nos tienen jodidos , pregunto si hay una salida a estas dos unicas alternativas, no quiero ni un líder ni ideología , porque es tan dificil solo designar un buen administrador de la cosa llamada estado.

  6. Falta de capacidad de remordimiento, control de impulsos y vergüenza, tendencia a los vicios ,
    unas de las características del criminal nato lombrosiano.
    Este semoviente y sus semejantes fueron y son criminales natos y ningún detergente legal, moral o religioso o el fuego del infierno podrán borrar sus atrocidades

  7. Los socialistas e izquierdosos no acaban de entender que el comunismo y el marxismo fueron creados por la banca internacional.
    En política no existe algo como derecha e izquierda. Hay los de arriba y los de abajo. Y los de arriba han trabajado desde siempre para extraer y acumular toda la riqueza posible. Esa es la clave de su juego de usura y pseudo-dinero.
    Fidel Castro y el comunismo castrista cripto-judio son criaturas controladas por el Departamento de Estado desde 1946.

  8. Aquellos que se creen los iluminados, dueños de la verdad, salvadores del pueblo, etc., pretenden imponer a la fuerza su ideología.
    Eso ha sucedido en Cuba y en los países con dictadores “socialistas”. Un modelo utópico que ha fracasado, reconocido por el mismo Fidel, pero que por orgullo y vergüenza por acá no lo quieren aceptar.
    Los de la cúpula socialista, por lo general, viven y disfrutan como pelucones capitalistas; aseguran el “buen vivir” para varias generaciones de sus descendientes.

  9. El señor Presidente Ec. Rafael Correa, reconoce al D. Fidel Castro como el personaje del siglo, en su comentario dice que fue un asesino. En nuestro pais no hay la pena de muerte, En reconocimiento al lider de america, el señor Presidente deberia mandar a la carcel a todos los corruptos de su gobierno, que no son amigos ni compañeros ni camaradas del gobierno sino aprovechadores de la amistad , son quienes se han llevado el dinero de los niños, de los ancianos de la gente del pueblo , si hace en homenaje y ejemplo de Fidel el economista Correa sera reconocido y ser ajemplo en la historia de nuestra patria. Es mi humilde criterio

  10. Yo quisiera saber que es para los tales socialistas modernos la palabra “Revolucion”, pero con señalamientos que realmente tengan el fundamento exacto de demostrar que tal dicho haya logrado un efecto duradero, de cambio, de avance, de bienestar, de igualdad, de progreso, de felicidad, de tantas cosas que a la mente llegan y se escuchan lindas al imaginarselas pero que a la final deberian tener un sinonimo preciso y claro de LIBERTAD y de que si existe de verdad dicha revolucion comprobada y asegurada.

    Porque me van a perdonar, pero desde que tengo uso de razon y hasta la fecha solo he visto que la famosa “Revolucion” a nivel general es sinonimo de idealismo politico y de engaño miserable para quienes son verdadero pueblo, pero eso si, funciona a la perfeccion para quienes estan en el poder, para sus allegados, amigos y todos quienes se enriquecen maravillosamente a base de empobrecer a todos los subalternos manteniendolos contentos con pura fanfarrea y bulla pero nada de resultados reales, sumiendo a los incautos en la pobreza y en el retraso social-economico.

  11. Pero peor aún !!!…. Asesino a esa gente, para el vivir como millonario capitalista teniéndolo todo con solo pedirlo y sin haberlo trabajado, y lo logró esclavizando a todos los cubanos que les metió el cuento que los estaba liberando de ……. El diablo sabrá de que!!!

  12. Que harán ahora los socilistas del siglo XXI?, Cuanto tiempo llorarán la muerte de este señor?
    FCastro a mas de dictador violador de Derechos Humanos era un traidor x que traicionó (tenia su propia agenda negociar bajo la mesa) a su amiguito de campaña el Che.
    El hecho de haber sido un tipo rudo y caudillo autoritario les ha permitido y permite estar en el poder. Esto ha hecho que algunos lo vean como ejemplo, que no se arodilló y sucumbió ante nadie (pero a que precio, repartiendo pobreza a todos en su pais, y los unicos ricos son los Castros y colaboradores cercanos). Han pasado los años y los socialistas del siglo XXI lo usan como bandera…. Que adefesiosos estos saqueadores, tienen que copiar a otro caudillo para poder hacerse notar….. ……

  13. Sin sangre en las venas, reconoce su frialdad sanguinaria en sus actuaciones, su manera de embaucar a las masas para justificarse, convencer, manipular conciencias para alimentar sus megalomanias y vanidades de poder dictatorial, sus atroces menesteres, torturar al pueblo con hambre y la miseria que sometió, pregonaba que luchaba a esa injusticia, sólo emuló a sus víctimas supuestamente despiadadas. Su slogan “patria o muerte”, dicen mucho su carácter demencial y fanatismo por el asesinato a mansalva, no me ha convencido sus ejecutorias, mas ser libertarias fueron carcelarias, mejor si gritaba ” patria vive libre”.Miles y miles de cubanos abandonaron su terruño expulsados por el garrote, cárcel, bala y ron…y cumplieron su sueño en otros países democráticos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba