Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

aniversario del la espol...

Topic da cuerpo al fantasma de su testamento

en La Info por

El testamento de Tomislav Topic era el fantasma que rondaba en el juicio de divorcio que mantiene con Tamar Verduga y que la semana pasada quedó radicado definitivamente en Miami. Se sabía que en cualquier momento asomaría sobre la mesa de evidencias y lo cambiaría todo. Ese documento echaría luces sobre los temas de interés que ella ha puesto sobre el tapete en este jucio: ¿a cuánto asciende la fortuna de Topic? ¿Cuál es su relación real con Ricardo Rivera, el tío de Jorge Glas? ¿Cuáles son esas protecciones políticas que según Tamar Verduga lo amparan? ¿A qué se refería ella cuando mencionó las palabras “lavado de dinero” en una corte de Miami?  Ese testamento no es un fantasma cualquiera.

El pasado 7 de diciembre Topic le dio cuerpo. Lo hizo aparecer no en Miami, sino en la Unidad Judicial Norte de Guayaquil, ante el juez Andrés García Escobar. El fantasma existe. Y a juzgar por la denuncia de cuatro páginas sobre su supuesto robo y falsificación, es digno de protagonizar una novela de conspiración y misterio.

captura-de-pantalla-2016-12-14-a-las-7-53-07-p-m

Topic sabe que en ese documento de Word que escribió el 12 de mayo de 2011 titulado “Testamento” se encuentran muchos secretos. Por eso lo cifró, lo entregó a dos amigos de su entera confianza, fraccionó la clave y la repartió entre  varias personas que, en caso de que algo le ocurriera, habrían de reunirse para juntar los pedazos y volver inteligible el texto cifrado. El plan era perfecto.

¿Por qué tantos códigos y claves para un simple testamento? Porque en él, a más de impartir rígidas instrucciones para su familia y sus empresas, Topic habla de sus participaciones empresariales y de sus socios. Lo primero incidirá en su divorcio. Lo segundo, en su imagen pública y la de sus amigos. Se entiende por qué ese testamento es de una alta sensibilidad para Topic y por qué decidió solicitar a un juez una medida cautelar para que su ex esposa se abstenga de difundirlo.

Topic se presenta como la víctima de esta historia. Según él, alguien entró en su estudio la madrugada del 30 agosto de 2011 mientras dormía; se dirigió a su computadora y abrió el documento de Word titulado “Testamento” que, oh gran descuido, no estaba cifrado; lo editó, alteró su contenido y lo envió desde su propia cuenta de correo a la dirección electrónica de Tamar Verduga, su esposa. ¿Qué cambios hizo? Según él, solamente información sobre activos que pueden beneficiar a la señora porque, asegura, pueden ser usados para extorsionarlo.

“Estoy en grave riesgo”, declara ante el juez García Escobar. Y dice que “el uso del documento denominado ‘Testamento’, con su contenido nocivo” puede conducir a la compañía Telconet “a un despeñadero comercial inevitable”. Y como los productos de conectividad que brinda Telconet son un servicio público, Topic se ampara en el derecho constitucional a la comunicación y pide al juez evitar “un daño a la colectividad integrada por los consumidores ecuatorianos”.

Estos argumentos convencieron al juez García en un abrir y cerrar de ojos. Tardó una hora con 25 minutos para conceder las medidas cautelares que impiden a Tamar Verduga o cualquier otro usar y difundir ese documento “o cualquier otro que guarde similitud” con él. Por cualquier vía: periódicos, revistas, redes sociales, radios, canales de televisión…

Desde Miami, donde reside actualmente, Tamar Verduga dirige una respuesta llena de desdén para el juez García y le exige revocar las medidas cautelares. Lo hace por simple formalidad. Porque, para empezar, ella no reconoce ni la jurisdicción ni la competencia del juez para decidir sobre este caso, ya que reside en Miami, “donde las decisiones suyas no surten ningún efecto legal”. Comparece, sin embargo, por tres razones:

a) Dejar constancia que, pese al apuro con que el juez actuó, llegó varios años tarde para impedir que el testamento de su esposo Tomislav Topic haya pasado a manos de muchísimas personas, como él mismo lo admite en su demanda.
b) Dejar constancia de que la resolución del juez pretende impedir que ella haga uso de su derecho de defensa en el proceso que, por divorcio, sigue contra su esposo, “a quien no le convienen muchísimas de las cosas que escribió en ese documento”.
c) Para demostrar la forma en que las “influencias políticas y económicas” de su esposo “reciben el favor ilegítimo de jueces como usted en Ecuador”. Le recuerda que no tuvo vergüenza de declarar al final del fallo la frase: “La presente resolución no será susceptible de recurso de apelación”.

Tamar Verduga encuentra irrisorio que su exmarido recurriera a la vía constitucional para proteger un documento que envió por correo. ¿Por qué lo hizo? Porque, según ella después de un episodio de disputa y reconciliación, le solicitó “total transparencia” sobre los bienes que formaban parte de la sociedad conyugal. Entonces, asegura, él escribió el testamento y se lo envió. En el mismo tono pregunta al juez: ¿acaso un ama de casa “tiene la capacidad de incluir bienes, negocios u obligaciones pendientes a un documento de instrucciones”? ¿Puede “alterar documentos dizque encriptados en la computadora” de su marido?

Por lo menos 14 personas conocen el testamento. Tamar Verduga los nombra. Y hace notar al juez que las medidas cautelares concedidas a su ex esposo son “de imposible cumplimiento”. ¿Por qué en lugar de concederlas el juez no remitió el asunto a la Fiscalía para que investigue este caso de robo y falsificación? Ella deslinda cualquier responsabilidad sobre ese asunto.

¿Que Telconet caerá en un “despeñadero comercial inevitable” si el testamento se difunde? Tamar Verduga se burla de esa posibilidad. “Esa empresa es mía, señor juez, en la misma proporción que lo es del señor Topic”: 50 por ciento. “No me interesa que mi empresa vaya al despeñadero ni me interesa el problema político que pueda causar dicho testamento”. Y termina con un desplante: aquí en Miami, dice, nadie le va a creer esa “ridícula novela” del robo y falsificación del testamento.

Nuevamente en este caso Topic se pone en evidencia. Su interés por mantener oculto, por vía judicial, un documento que ya mucha gente conoce, levanta demasiadas sospechas sobre su contenido. Y nuevamente Tamar Verduga trae sobre la mesa las palabras incómodas que confieren a este juicio de divorcio el interés público que lo vuelve interesante en Ecuador. Habla directamente del “problema político” que puede causar el testamento. Por qué dice al juez que en vez de devolver el documento al señor Topic debió enviarlo a la Fiscalía para que investigue? El caso es que el juicio se ventila no en Ecuador, donde están en vigencia las medidas cautelares que impiden divulgar el documento, sino en una corte de Miami, donde tales medidas no tienen valor alguno.
¿Qué secretos son esos que Topic hace lo posible por proteger? Por el momento están a salvo. Pero todo puede cambiar en el próximo capítulo de esta novela.

Foto: diario Expreso

5 Commentarios

  1. Vendrá el testamento y dígase lo que se diga con estos APs (Atracadores de país) nada va a pasar, basta que sean del corre-hato, nada. Pobre mi pais en manos del más cínico, mentiroso, enfermo dental (quedará sin dientes por parte de Andrés Páez) y mental.

Deja un comentario

Su email no será publicado

*

Las últimas de

Ir Arriba