Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

daniela salazar, foto liviana

La batalla es aquí, señor Alcalde

en Columnistas/Las Ideas por

Un triste espectáculo acaba de dar el Alcalde de Quito, Mauricio Rodas, durante su reciente gira por Washington, D.C.  Repasemos lo que Rodas denomina una “exitosa agenda internacional”. En primer lugar, Rodas entregó en el Departamento de Estado un documento señalando su interés porque se divulgue información completa sobre el caso Odebrecht. El Departamento de Estado de EEUU es el equivalente a nuestra Cancillería y su competencia se refiere a temas de política exterior. El depositario de los documentos que se han producido en el marco de la investigación del caso Odebrecht no es el Departamento de Estado sino el Departamento de Justicia. Si bien la investigación ha tenido un impacto internacional, pedirle al Departamento de Estado que interfiera en la justicia para que se divulgue información relativa a dicha investigación no parece la posición más respetuosa de la separación de poderes. Lo mismo puede decirse de la reunión entre Rodas y el encargado para América Latina del Comité de Relaciones Internacionales del Senado estadounidense. Pretender que el Senado incida en una investigación de la justicia, resulta, por decir lo menos, antidemocrático.

En su siguiente parada, Rodas entregó un documento para el Departamento de Justicia, nuevamente insistiendo en que se difunda la información completa sobre la investigación del caso Odebrecht. Más allá de lo cuestionable que resulta un viaje del Alcalde para entregar personalmente una carta, es necesario recordar que los documentos que se han publicado son parte de un plea agreement, es decir, un acuerdo en que el acusado admite su culpabilidad a cambio de una concesión fiscal: Odebrecht ha reconocido su responsabilidad y se encuentra cooperando con la justicia estadounidense en el marco de una investigación en curso.  Como parte del acuerdo, 77 ejecutivos de Odebrecht están colaborando con la justicia estadounidense para divulgar, entre otros, la identidad de los funcionarios sobornados. Los documentos que se han revelado son los que se pueden revelar hasta el momento sin comprometer esa investigación en marcha. La carta de un Alcalde, aunque haya sido entregada en persona, difícilmente va a modificar los plazos que maneja el Departamento de Justicia dentro de esta enorme investigación que involucra a funcionarios de una docena de gobiernos.

Posteriormente, el Alcalde se dirigió a la OEA. No pidió la reunión por medio de la Misión del Ecuador ante la OEA. No fue recibido por el Secretario General Almagro sino por su jefe de gabinete. Ninguna de las funciones que la Carta de la OEA en su capítulo XVI le atribuye a la Secretaría General tiene relación alguna con la investigación que sobre el caso Odebrecht realizan la Fiscalía de Ecuador o el Departamento de Justicia de EEUU. Así, la denuncia de Rodas sobre persecución política en época electoral en Ecuador bien pudo realizarse ante la Misión de Observación Electoral de la OEA, que por cierto ya se encuentra en Ecuador, lo que le ahorraba el viaje a Washington, D.C.

Lo más reprochable de su gira por Estados Unidos fue su parada final, en la sede de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, donde denunció que están siendo víctimas de persecución política. La Comisión Interamericana tiene a su cargo la promoción de la observancia y la defensa de los derechos humanos en los Estados de la OEA. Realiza sus funciones a través de distintos procedimientos, todos ellos son formales y ninguno requiere que la supuesta víctima viaje en persona a Washington D.C. Si el Alcalde o su equipo se consideran víctimas de violaciones a sus derechos humanos, pueden presentar una denuncia a través de un formulario en línea, después de haber agotado los recursos de la jurisdicción interna. Pretender saltarse los procedimientos tanto internos como internacionales para ser recibido por la Comisión, que tiene más de 9600 denuncias de violaciones de derechos humanos pendientes de estudio inicial, demuestra una absoluta falta de respeto frente a las víctimas de derechos humanos que desde hace años esperan que este organismo tan colapsado pueda tramitar sus casos.

No dudo que en Ecuador se esté utilizando a la justicia con fines persecutorios. Pero este no es el primer caso. ¿Por qué el Alcalde no ha alzado su voz ante otros perseguidos políticos? El silencio cómplice del Alcalde ante los casos de persecución sólo se rompió cuando le tocaron a su mano derecha. Intriga que ahora el Alcalde señale que el gobierno de Rafael Correa está usando este caso para perseguir a la oposición,  cuando él nunca se ha identificado a sí mismo como oposición. Llama la atención que justo en época de elecciones pretenda distanciarse del gobierno, cuando durante su administración no ha hecho más que reproducir algunas de las peores prácticas del correísmo, como la falta de transparencia en la contratación pública y el uso de cuentas institucionales como repetidoras de la propaganda oficial.

Si el Alcalde quiere luchar contra la corrupción, debe alzar su voz en todos los casos, no sólo en aquellos que podrían comprometer al Municipio. Si el Alcalde busca que todos podamos conocer la verdad tras el caso Odebrecht, debe dejar de dirigir todos sus esfuerzos a politizar el caso. Si el Alcalde todavía se considera democrático, debe dejar de pretender que organismos ajenos a la justicia presionen a los encargados de una investigación en curso. Si el Alcalde tiene elementos para demostrar que se está utilizando la justicia como herramienta de persecución política, debe dar la batalla en Ecuador, no correr a lamentarse en Washington.

17 Commentarios

  1. Así como grito “yo no me ahuevo,”hoy se va a “de.uu”gritando yo no fui…Excelente el análisis del viaje en vano del alcalde

  2. El alcalde está dejándonos a los Quiteños con ese amargo sabor de percibir que algo está muy mal por ahí, la verdad no logro comprender como hay un personaje como el señor Mauro T. que es tan altruista trabaja at honorem, me llama la atención con la vehemencia que ratifica su ¨transparencia y honradez¨, ésta actitud me recuerda al expresidente Mahuad que aseveró que nunca habría un ¨feriado bancario y amanecimos con el feriado bancario.

  3. Srta Salazar: Maravilloso que exista en nuestra juventud tan valiosos conocimientos. Coloca de manera punzante e inteligente diversos jaque-mates a una reacción que el alcalde Rodas, posiblemente contrariado tomara una decisión poco acertada de viajar , especialmente, para los objetivos manifiestos. Cuando conocí de su movilización manifesté en algunas reuniones que se trataba de un error que puede traerle consecuencias negativas.
    Al margen de todo lo dicho, lo importante es y confío que el señor Alcalde no tenga nada que ver con Odebrecht y su corrupción por el bien del País. Que salga a la luz los nombres de quienes involucradas deban pagar hasta que se pudran en la cárcel. Los cientos y cientos de millones de dólares que se han evaporado significan coartar los requerimientos y nuestro desarrollo. Jamás en nuestra historia se han malversado y despilfarrado recursos tan difíciles de dimensionar y peor cuantificar porque todo existe, menos la divulgada transparencia. Los contratos sobre los contratos y cesiones de contratos parecen un simple juego en el tablero económico alejados de la conciencia, no se diga de los controles legales.

  4. Muy buen análisis. Rodas es un mal político, y dudo que ODEBRECHT no haya “aceitado” a gente del entorno de Rodas. Políticamente es un ambiguo, sin definición, otro error de los quiteños du elección, que fue un voto contra Correa antes que favorecer a Rodas…

  5. Muy bien dicho, el Sr. Rodas, saltó del absoluto silencio a la tarima gritando ” yo no fuí ” por consiguiente, mostró una vez más su imágen de camaleón (cambia de colores de acuerdo a la ocasión)

  6. que buen articulo suyo ,su analisis es excelente , me parecio una payasada la gira de Rodas entrando como por la puerta trasera de todos los organismos en Washinton

  7. Que brillante esta señorita Daniela salazar, un análisis jurídico, lógico, inteligente y minucioso sobre el viaje del señor alcalde de Quito. Me deleito cuando leo estos comentarios. Estoy de acuerdo con su razonamiento y me da pena por el alcalde que no sabe responder a la fe y esperanza del pueblo quiteño que lo eligio.

Deja un comentario

Su email no será publicado

*

Las últimas de

diego-ordonez-ok

El fraude son ellos

Share this on WhatsApp No es solamente adulterar los votos para ajustar
Ir Arriba