Marcela Aguiñaga, la más pobre entre los pobres revolucionarios, también tiene sueños tan sapos como inconfesables. Chamorro fue el confidente de uno de ellos. Justo aquel en que aparece su Príncipe azul…

Captura de pantalla 2017-03-10 a las 6.00.23 p.m.

17 Commentarios

  1. Eso no es princesa ni bruja; estas pelean porque son bonitas, pero aquella, está más fea que el hambre, por eso capaya se esfumó: si por más que se ponga atuendos, igual de fea queda.

  2. DONCELLA:MUCHACHA VIRGEN,INOCUA,DE MEDIANOS ENCANTOS Y SUPERIORES HONESTIDADES.MUJER O CRIADA QUE A CAMBIO DE UNA REMUNERACIÓN DESCONOCIDA REALIZA TRABAJOS DOMÉSTICOS Y ALGO MAS.DONCELLA DE MANZANA VERDE,DE ALGO MAS ARDIENTE,Y DE MANOS SUPER LIMPIAS.SUEÑA CON UN GRAN SUPER SAPO DE LA GRECIA.SE CONOCIERON Y LA ATRACCIÓN FUE ESPECTACULIAR.EL CUENTO NO SE VA A ACABAR,NO SE SABE SI EL SAPASO DUEÑO AMO Y SEÑOR DE LA CHARCA,SE LA COMIÓ,SE LA COMERÁ,O SOLO LA BESARA, Y ELLA SUMISA,PEDIRÁ CONVERTIRSE,EN SAPITA Y COQUETEARLE,MANDARLE ESOS BESOS BRUJOS Y EL SERÁ EL AMO Y SEÑOR DE TODAS LAS SAPITAS DE LA GRAN CHARCA

  3. Jajajaj jajajajaja… si que me reído!!!…. solo faltó que la princesa también se convierta en el “plato” que les gusta comer a los ricos….

  4. Ayyyyyy princesita de medio pelo, revolucionaria de cuarto de hora, desengañadita de alto perfil.
    No regreses al igual que tu amo el “enfermo”.

Deja un comentario

Su email no será publicado

*