Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Captura de pantalla 2017-04-19 a las 9.41.49 a.m.

Pozo cuenta votos frente a su espejo

en La Info por

El Consejo Nacional Electoral (CNE) se mira y actúa ante un espejo. Eso hizo ayer en el Coliseo Ruminahui donde sus funcionarios contaron votos ante ellos mismos… y los delegados oficialistas. Juan Pablo Pozo, vanidoso y servil juez del correísmo, nunca se planteó realmente su responsabilidad de entregar al país un presidente que gozara de plena legitimidad.  Le basta con que Correa le aplauda y Alianza País le agradezca. Por eso declaró irreversible el resultado cuando el conteo de votos había alcanzado 94%. Por eso legitimó a Lenín Moreno sin tener en cuenta que el proceso electoral, del cual él es supuestamente el máximo garante, por ser el presidente del CNE, incluye la posibilidad de impugnar por parte de los contendores.

Fausto Camacho y Solanda Goyes, entre otros, han mostrado sistemáticamente, en sus cuentas sociales, el volumen de irregularidades que cometió el CNE desde bien antes de que comience este proceso electoral. Ha habido foros sobre el fraude. Ana Mercedes Díaz también lo denunció. Es abrumador ver hasta qué punto Pozo y los miembros de su consejo adecuaron todos los mecanismos para ser funcionales a la voluntad del partido que los puso en esos cargos. Es impresionante ver cómo se condujo con los observadores internacionales. Sacó del escenario a la Unión Europea pues la invitó en la modalidad conducida cuando sabe que no envía misiones de observación en ese modo. Los europeos sí analizan concienzudamente los factores de la elección y no como los de Unasur que nada ven o los de la OEA que hacen turismo diplomático. Pozo hizo, además, un programa costosísimo con muchos de esos observadores en la Mitad del Mundo: video mapping, carpas, luces, estaciones de comida y bebida, música… Un espectáculo privado y familiar que muestra la independencia que tienen ciertas misiones de observación con respecto al organismo que vienen a observar…

Que haya habido apagón informático, que la tendencia y los resultados hayan cambiado cuando volvió el sistema, que haya habido un conteo rápido chimbo y mentiroso, que Pozo haya violado principios básicos de la ley para anunciar los resultados, que haya prevaricado, que se haya instalado en un hotel quiteño con técnicos suyos y salas privadas donde solo él y un puñado podían entrar, que haya entregado la comunicación de la segunda vuelta al gobierno, que el CNE haya contrato ex funcionarios de esa institución para hablar bien del CNE y negar el fraude… muestra que este organismo correísta no se preocupa en lo más mínimo por cumplir la ley.

Pozo es un tan todopoderoso como obsecuente en el CNE. Fanático de los actos sociales, ama ser maestro de ceremonias en mesas bien servidas, con mantel largo y, todas las veces que puede, sobrepoblación de cámaras. Habitado por una ambición desmesurada, tiene los ojos más grandes que el estómago: es un vanidoso impenitente. Un ser convencido de que tiene un futuro político radioso que encarará tras un tiempo pasado en el exterior, en algún organismo internacional. Para eso ha trabajado su imagen con una obstinación que conjuga impecablemente con el verbo parecer. Por algo se hizo amigo de algunos de los gurúes del mercadeo político que vinieron a Quito, el año pasado, a la Cumbre Mundial de Comunicación Política.

Con Pozo el correísmo juntó el hambre con las ganas de comer. Por razones parecidas, aparentan ser transparentes y cumplir con la ley. En ese contexto, se explica el reconteo de 3 865 paquetes de votos en el Coliseo Ruminahui. Podían ser más o menos, nada de esto se hizo con el acuerdo de la oposición. A Pozo no le interesa que el presidente que salga de la elección del 2 de abril sea realmente legítimo. Su interlocutor no es Guillermo Lasso y medio país de electores que votó por él: Pozo actúa ante él mismo y ante su patrón, Rafael Correa. Prisionero del croquis de narciso irremediable que se fabricó, Pozo es funcional a un gobierno que no dialoga con la realidad: monta ficciones para autojustificarse. Por eso es capaz de movilizar cien militares, 700 funcionarios alrededor de 250 mesas en un rito que solo sirve para que Correa crea –y diga a sus fanáticos– que ya hubo reconteo de votos. Y que si CREO no estuvo, pues eso prueba que ellos tenían la razón.

El hecho cierto es que ayer Pozo no resolvió ningún problema: Lasso y sus electores siguen creyendo que la elección fue fraudulenta. Moreno sigue padeciendo de ilegitimidad. Pozo se mira en un espejo. Y Correa gira en el círculo vicioso de siempre.

11 Commentarios

  1. Excelente artículo querido compatriota.
    Es de esperar que la generación que está creciendo en estos momentos, lleve en su mente lo acontecido y no que los “historiadores” que patean sólo con la izquierda como muchísimos de los actuales, nos cuenten o mejor les cuenten a nuestros hijos y nietos que estos acontecimientos fueron de verdad lo mejor que podía pasarle a nuestra patria (y no digo país por que de esa palabra se adueñaron esta sarta de corruptos que nos gobiernan y ahora van por más).
    Es nuestro deber de ciudadanos honorables, hacer entender a nuestros jóvenes la verdad de lo ocurrido para que después no se santifique a los pillos y criminales y algún día no vayan a ser condecorados como ocurre con esos criminales terroristas de izquierda llamados AVC.
    La historia de estos hechos debemos contarla directamente nosotros , el pueblo ofendido y ultrajado para que cuando se vea a uno de estos individuos en la calle, se los señale con firmeza y se los enrrostre su actitud desleal para con su patria y el pueblo.
    Será que a Eloy Alfaro lo quemaron y lo arrastraron por bueno? No será que nuestros historiadores no nos contaron lo completo? No habrá cometido excesos como el arbitrario dictadorzuelo que ya se va? Son preguntas que quizá nadie las conteste pero que mucha gente ya se hace para sí misma.
    Es de esperar que al nuevo gobernante le frene su propia conciencia y pueda reconciliarse con él mismo, con la Patria y con Dios y se aparte y permita que los corruptos sean sancionados, entonces algún día podrá morir con un poco de paz

  2. Qué exacta comparación la de el espejo. Pero algo que nadie analiza es el costo de esta gran estafa sobre los 100 millones nomas.

  3. Muy bien, el telón ha caído y el circo apagó las luces; los payasos, tramoyistas, magos, prestidigitadores, ilusionistas y equlibristas han hecho su trabajo: declarar ganador de las elecciones a un señor que jamás tendrá legitimidad; su caminar por Carondelet estará sembrado de dudas y rechazo permanentes; su gobierno sufrirá las consecuencias de la división del pais, entre buenos y malos; correistas y demócratas; honestos y pillos.
    El Sr Moreno tenía que ser presidente a las buenas o a las malas, y todo el pais sabe porque: la esperanza que teníamos los demócratas de que por fin se destape la olla de grillos putrefacta de la corrupción, quedará en las sombras tenebrosas de las películas de terror; los corruptos estarán más que felices porque les espera 4 años más (cuando no 8) de feliz oportunidad para enriquecerse; los que no fueron parte del botín, se frotaran las manos porque ahora les toca a ellos y no dejaran pasar esta gran oportunidad.
    A la patria le espera todavía una larguísima noche revolucionaria y cuando nos demos cuenta, estaremos hablando como cubanos, que tal chico?

  4. Transparentar las elecciones no es sólo contar o recontar los votos, es cumplir y hacer cumplir todas las reglas del juego establecidas para todo el proceso electoral, y actuar como un juez imparcial.

  5. Pobre tipo este individuo. Veamos si tiene cara de aparecer públicamente sin estar rodeado de guardespaldas. Otro corrupto,. Ya llegara la justicia y la verdad. Seguramente será premiado con un alto cargo o fuera del pais por sus servicios a la robolución al igual que fue premiado Omar Simon, que luego del CNE termino de Secretario de Correa

  6. Nunca mas podra salir a la calle ni este perro ni su familia sin que el pueblo no le escupa en la cara y le diga todo lo que se merece por haber sido el vende patria que permitio el mayor fraude electoral en la historia de nuestro pais. Cuando termine la dictadura tendra que salir huyendo por que dudo que habra algun rincon donde pueda esconderse. Prohibido olvidar.

  7. el mundo es tan pequeño que a la vuelta de la esquina uno de encontrara con cualquiera de estos personajes, que pasaran en la historia sin pena ni gloria ,y uno los vera con la frente alta mientras ellos trataran que no los reconozcan nadie porque asi terminan estos mamarrachos de corbata .ellos creen que tocaron el cielo con las manos y solo se han engañado a ellos mismos ,que ejemplo para el prójimo no ser como ellos ya que eso no e lleva a nada

  8. Felicito a usted, señor Hernández, por su nota que no puede ser más clara y elocuente.
    EL MARTES 18 DE ABRIL DE 2017 JUAN POZO PERDIÓ LA ÚLTIMA OPORTUNIDAD DE SU VIDA PARA ASOMARSE EN LA VITRINA DE LA OPINIÓN PÚBLICA DEL ECUADOR COMO UN HOMBRE CABAL, ÍNTEGRO, HONRADO, INCORRUPTO, SERIO, PROFESIONAL, INDEPENDIENTE DE LAS PRESIONES EXTERNAS AL C.N.E.; Y SE MOSTRÓ TAL CUAL HA VENIDO HACIENDO SU FUNCIÓN; PARCIALIZADO, PORQUE JAMÁS OBSERVÓ INCUMPLIMIENTOS FLAGRANTES DE LA LEY POR USO INDEBIDO Y EXCESIVO DE RECURSOS PÚBLICOS A FAVOR DE UNO DE LOS CANDIDATOS; POR HABER COMETIDO PREVARICATO AL DECIR QUE LOS RESULTADOS ERAN “IRREVERSIBLES”, CUANDO EL ESCRUTINIO IBA POR EL 94%…Y UN LARGO ETCÉTERA.
    DIFÍCILMENTE LOS ECUATORIANOS VAMOS A OLVIDAR A ESTE PERSONAJE QUE LE DIO UN TIRO EN LA NUCA A LA DEMOCRACIA Y PERMITIÓ QUE LA BURLA, EL ENGAÑO Y LA MENTIRA PREVALECIERAN SOBRE LA DECENCIA.

  9. El futuro político que entiendo sueña Pozo algún día tener se sepultó con la declaración filial del recuento parcial e ilegítimo de las papeletas sospechosamente intactas y sin presentar señales de uso o si quiera revisión previa en el Coliseo Rumiñahui.
    Sus palabras de que si aumentaba o disminuía un voto a alguien el mismo se entregaba a la Fiscalía quedaron como otro sainete más porque convenientemente para alguien sumaban votos para su candidato y restaban a Lasso mientras Pozo shablaba tan campante de transparencia y legitimidad después de esta demostración de fraude descarado.
    Imagino que ahora la mayor preocupación de este títere de la Dictadura ya no será su futuro político sino el no poder andar ni vivir tranquilo por el Ecuador sin que todos los honestos y decentes del país lo señalemos como corresponsable, cómplice y encubridor del mayor fraude electoral de la historia del Ecuador.

Deja un comentario

Su email no será publicado

*

Las últimas de

Ir Arriba