Lenín Moreno y los placebos

en Columnistas/Las Ideas por

Correa enfermó la economía, la política, la moral. Moreno creó la expectativa de que las curaría. Es abundante la leyenda sobre una supuesta divergencia esencial entre el patológico modelo de gasto desbordado y derroche; de restricciones a las libertades y de una corrupción en los hechos y en la percepción sin precedente en la historia, y una supuesta nueva propuesta económica, política y ética que, supuestamente, impulsa Moreno y sus correístas, supuestamente críticos del insustituible.

Sin duda hay cambios. De postura ante la prensa. De recoger los pasos en el manejo de las relaciones con universidades. De otras caras en puestos que estuvieron ocupados por impresentables socialistas por sueldo. Y de algunos golpes de efecto para mostrar que lo que no pasó con Correa, pasa con Moreno: se atrapan algunos corruptos de mayor nivel dentro de la burocracia.

Como digo, golpes de efecto que aumentan el capital político de Moreno. Pero que se parecen a los placebos que parecen medicina pero no son. Paliativos para crear la imagen de que la corrupción que se percibe, se ha purgado. Chinescos, para que el ruidito melodioso distraiga al bebé. Se hacen operativos para atrapar nada menos que al tío del Vicepresidente. Para mostrar que el Contralor migró anticipadamente y que él –contrario a la tesis correísta– ha sido el que pidió plata (concusión). Y otros también caen, ejecutivos de las empresas que han corrompido a un funcionario público. O empresas que han pagado para que sea un funcionario público el que autorice el contrato, sobreprecio y coima incluídos. Pero los que conocían de la forma descomunal en la que crecieron los gastos en relación con los presupuestos; los que autorizaron los contratos, los que autorizaron los egresos, no aparecen. Es decir, si al tío de Glas le encanan por “asociación ilícita” ¿por qué no aparece el socio de la asociación? Si el chanchullo fue entre privados, o sea entre el tío y Odebrecht, Correa tenía razón, eso es chanchullo pero no delito. Pero si el dinero que cogía el tío, era para el bolsillo de un funcionario del gobierno que, además, debe ser del nivel necesario para tener control de la contratación, para autorizar la emergencia (para contratar a dedo), para que el sobreprecio fluya, eso es delito. Y delinquen el tío y el que recibió lo que le entregaban al tío.

Moreno, la Asamblea y los voceros de Alianza País, y el mismo Glas, hacen verónicas y pases de pecho y torean llevar la investigación y el encarcelamiento a otro nivel. Sostienen que la que debe ser sancionada es la empresa corruptora. Nunca más esa empresa volverá a tener un contrato dice Glas, en tono de ofendido, mientras relata que ya hace algunos años expulsó a Odebrecht del país, que igual que al dueño de esa constructora lo sacó casi a patadas de su oficina. Pero obvia recordar que inmediatamente pusieron alfombra roja para que retorne con millonarios nuevos contratos. Y mientras conducen el estiércol contra la compañía constructora, con los placebos de los operativos policiales para meter presos a los particulares y con eso ratificar que Moreno sí persigue la corrupción, los que la propiciaron, la permitieron o la ignoraron, siguen sentados en sus altos puestos dando cátedra de moral.

Si no hay responsabilidad penal o de ese orden, por lo menos Glas es responsable político y administrativo de lo que se denuncia. Pero eso, que es un sentido de ética básica, les resbala. Moreno debe pedir a Glas que renuncie, no inculpándole infracción si no la hay, pero inculpándole, por lo menos, de omisión en controlar que los precios de las obras no se quintupliquen; omisión en denunciar las rondas del tío de cuya presencia ya se habló hace años. Por lo menos, por eso.

Tampoco se avizora que Moreno tenga propuesta o intención de desmontar las causas estructurales de la corrupción que fueron creadas durante el gobierno de Correa. La Ley de Comunicación, que ha servido para coaccionar a la prensa, enervó la investigación periodística y la denuncia de la corrupción. Las declaratorias de emergencia, discrecionalidad permitida en la Ley de Contratación Pública, permitieron legalizar las contrataciones a dedo. La fiscalización en manos de obsecuentes cuya tarea era propiciar la impunidad, se repite en esta Asamblea. La designación controlada y dependiente de funcionarios de control, sine qua non para evitar que los revolucionarios sean auditados e investigados con independencia. El control político de los jueces vía control del Consejo de la Judicatura. Todas esas piezas de la estructura legal, política y administrativa fueron armadas para hacer obras sin controles, sin rendición de cuentas. Abrieron el arca y los pícaros, que no son justos, se dirigieron como moscas a la miel a llenarse los bolsillos. Infamia consumada con la anuencia de los que debieron defender que el dinero que maneja el gobierno, no sea privatizado por corrupción.

Para completar el placebo y el sonido del sonajas, Moreno conforma un “frente” integrado por correístas de cepa y filocorreístas para que tampoco investiguen la corrupción, sino que la sigan, nomás. Así confirma que los cambios de maquillaje, siendo pequeños, se magnifican porque, en comparación con lo que sucedió durante el gobierno de Correa, parecen inmensos.

Diego Ordóñez es abogado y político 

7 Comments

  1. Y ahora Glas sale hecho el digno, que el tío era el que cojía la plata… que no le veía sino en fin de año, que tal? que cada quien es responsable de sus actos, algo como “si te he visto no me acuerdo”, si hasta a Cristo le negaron tres veces! hasta cuando tanto cinismo y sinverguenzería.

  2. Llevo década escuchando todo tipo d denuncias, muchas con suficientes pruebas, sin q denunciantes y opositores armen 1 real estrategia, para perseguir y lograr q se ajusticie a los corruptos, x lo q creo q los actuales son decorativos juegos artificiales

  3. glas es el responsable de todo lo sucedido con odebrecht ya que era el encargado de los sectores estratégicos . no como aquel verde que dijo mano limpias pero los bolsillos y asi como los asambleitas que destituyeron para fraguar su robolucion así mismo hoy los asambleísta niegan la comparecencia al congreso de su coideario para que no sea enjuiciado por haber permitido que cometieran esos atracos al país

  4. Todos son cómplices e incubridores..los de este pseudo gobierno y el anterior. ..ellos harán lo imposible en cubrirse las espaldas y así todos seguirán disfrutando de los dineros malhabidos y sin importarles que esos dineros han sido y son pertenecientes a todos los ciudadanos.

  5. Perfecta lectura del festín de odebrecht, petrolero y otros; para asegurarse de que los peces gordos (todos sabemos muy bien quienes son) jamás sean descubiertos, se aseguraron el aporte de Pablo Pozo.
    En verdad Pozo es el verdadero artífice para esta impunidad, tanto así que el padrino en persona le condecoro con tamaña presea.
    Pero lo que causa verdadera repugnancia es el descaro de Glas que en una radio capitalina aseguró sin sonrojarse que aunque su nombre aparezca en la lista de los sobornados, él no renunciará; claro que este reyezuelo demuestra tener agallas por la protección que le dieron los asambleístas de la vergüenza, asi como el silencio cómplice del licenciado.
    Como país hemos tocado fondo,pero como ecuatorianos, debemos aprender la lección para nunca jamás demos un cheque en blanco a un iluminado, pseudo revolucionario y corrupto por donde se lo mire.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*