Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Xavier Lasso, el adulador que prefiere citar al Lenín soviético

en La Info por

En su charla de despedida a Rafael Correa, el militante Xavier Lasso demostró de forma soberbia y contundente cómo el gobierno de la llamada revolución ciudadana llevó a cabo el más profundo proceso privatizador de la historia moderna del Ecuador.

Lasso mostró, con su guión escrito a la medida del invitado, cómo el gobierno de Correa convirtió a buena parte de los bienes públicos en instrumentos para beneficio de una o de un grupo de personas. Algo que, en el sentido más estricto de la palabra, es una privatización. Porque privatizar es convertir un bien público, como se supone que es Ecuador TV, en una plataforma mediática para uso y beneficio de una persona.   Así como el avión presidencial se utilizó como si fuera el vehículo privado de un magnate, así como las empresas públicas fueron administradas sin fiscalización ni auténtica rendición de cuentas como ocurrió con la Refinería de Esmeraldas o así como los carros del Estado circulan sin placas para llevar a los hijos de los funcionarios al colegio, así fue cómo el canal del Estado estuvo, durante algo más de una hora y media, al servicio absoluto del ex presidente.

Desde el inicio mismo de la entrevista, el entrevistador dejó en claro que estaba ahí para cuidar al entrevistado, hacerlo sentir lo más cómodo posible y si hubo en algún momento en que le quiso comunicar una discrepancia lo hizo casi casi como disculpándose.  No había entrevistador sino maestro de ceremonias, una suerte de relacionista público atento y dispuesto a que su jefe pudiera lucirse.  “¿De qué sirve la corbata?” le preguntó muy al comienzo del encuentro luego de decirle que se la había puesto por primera vez, luego de siete años, y que lo había hecho por tan importante acontecimiento.

Lasso parecía que estaba más interesado en que su entrevistado lo tenga en su lista de partidarios incondicionales:  “Tengo la sensación de que se va abatido y creo que Rafael Correa debe salir por la puerta grande”, le dijo en el algún momento en el que parecía que iba a cuestionar las recientes críticas de Correa al presidente Lenín Moreno. “Se puede desvanecer la revolución ciudadana”, dijo, como suplicándole que deje de lanzar dardos al nuevo gobierno porque “no debemos hacer públicas nuestras diferencias”. Nuestras: lo dijo como político, esta vez bien disfrazado de periodista.

Lasso no tuvo empacho en declarar su adhesión y militancia a favor de la revolución ciudadana. Durante un buen tramo de la entrevista habló de lo importante que son, para las sociedades subdesarrolladas como la ecuatoriana, los líderes como Correa. Parecía incluso suplicarle que vuelva: “los buenos líderes pueden suplir la deficiencia social y cultural… Mientras menos cohesionado, menos cultura de diálogo de consenso, de organización se tiene más necesario es un líder”. Lo dijo, todo adulón, y luego precisó como para no dejar dudas: “no hay que temer a los líderes”.

La entrevista se convirtió en algo así como un monólogo en el que el actor principal usó el apuntador para no extraviarse, para que le sople la línea susceptible de retomar el guión. Lasso no se preguntó nada sobre los casos de corrupción o sobre aquellos temas que, como la Refinería del Pacífico, son emblemas de los cuestionamientos a la década de Correa. ¿Odebrecht? Por supuesto que no apareció. Y cuando se habló sobre la deuda externa se refirió a aquella que se auditó al principio del gobierno. Ni por asomo preguntó sobre la deuda contraído por Correa con los chinos o por la deuda que contrajo en plenas elecciones para que el país no colapse.
Se habló de la economía, claro, pero de cómo el gobierno de Correa se vio afectado por los bajos precios de  las materias primas. Nunca sobre la falta de competitividad del aparato productivo ecuatoriano.  ¿Y Venezuela? Cuando Correa aseguró que el problema es la violencia de la oposición, a Lasso no se le ocurrió, ni por asomo, cuestionar tamaña desvergüenza. ¿Alguna pregunta sobre los insultos lanzados con fondos públicos desde las sabatinas durante 10 años? No, a Lasso no se le ocurren esas cosas o simplemente no le da las ganas de preguntarle porque, claro, eso sería contrariar a su líder. “La historia lo absolverá”, llegó  decirle. Lasso hizo el papel de comodín. Lo hizo desde el comienzo de la entrevista y sostuvo, para dar viada a la ficción de Correa, que antes de la llegada de la revolución ciudadana en Ecuador no había Estado. Antes de Correa lo único que había eran las tinieblas absolutas. La historia comienza y termina con él, dijo en suma Lasso a sus televidentes.

La entrevista con Correa no solo desnuda el uso funcional de Ecuador TV y la forma en que se privatizó casi todo el Estado a favor de una camarilla correísta. Dejó planteado el problema que, para el gobierno de Moreno, significa tener a alguien como Lasso al mando de los llamados medios públicos. En efecto, en en su guión de adulos y cumplidos no quiso jugarse por la política de diálogo del actual presidente Lenín Moreno y  prefirió ofrecer a Correa un trampolín para que defienda su críticas y desdén por la iniciativa de los diálogos con la oposición.

Fue precisamente en ese contexto, el de las críticas de Correa al diálogo, que Lasso protagonizó el punto más lamentable de la entrevista. Lo hizo cuando trató de auxiliar a Correa con una cita de Lenín, pero del Lenin  “ruso, del soviético”, precisó:  “A veces hemos tenido que dialogar con aquellos que fueron nuestros enemigos y si dialogamos es simplemente porque no los hemos podido abatir”. Xavier Lasso citó a Vladímir Ilich Uliánov sin que el contenido siniestro de la frase lo incomodara en absoluto. Y Correa replicó a la velocidad del rayo con dos “¡pero es obvio!” consecutivos, como si para él y Lasso abatir a los contrarios fuera algo tan normal como pelar un plátano.

La entrevista de Lasso a Correa demostró como operó el proceso privatizador de la revolución ciudadana: los bienes públicos al servicio de una persona o del partido en el Gobierno. Una privatización en la cual el Estado ni siquiera recibe un centavo a cambio de la enajenación de sus bienes. Una privatización, además, en la que el que usa el bien público no tiene que pagar un centavo de su bolsillo y, peor aún, impuestos por su su usufructo. La privatización perfecta, sin duda.

Pero la entrevista también dejó pendiente la discusión que tiene que haber sobre los medios públicos y el papel de los periodistas que son pagados por el Estado. Lasso, en este caso, no parecía ser un funcionario cuyo sueldo sale del bolsillo de todos los ecuatorianos sino de los fondos de Alianza País.

30 Comments

  1. Que rastrero este periodista cain, indigna serpiente que sin ningún recato, coquetea con un canalla, pero admitamos que la Prensa si tiene mucha culpa, con su actitud novelera y simplona ha dado cuerda a estos acomplejados aventureros de la política, dándoles espacios y protagonismo.Por favor IGNORENLOS, arrójenlos al tacho del olvido, ya que la justicia corrompida no los ha puesto en la cárcel donde deben estar, son alimañas venenosas que han hecho mucho daño.

  2. Fue una entrevista muy ilustrativa que refleja toda la obra maravillosa que hizo en este período para todos los ecuatorianos especialmente para los más pobres, arriesgando hasta su propia vida ya que tocó a las élites que eran los dueños del país Gracias mil veces gracias.

  3. Que pobreza de hombre, pobreza de periodista, que se puede esperar de estos, que ni a su propio hermano lo respeta y se humilla ante el tirano que durante 10 años permitió el saqueo del pais a cuenta de la mal llamada revolución ciudadana.
    Con a la fábrica de leyes absurdas que lo único que hace es limitar el trabajo y progreso de los ecuatorianos.
    Esperemos que Moreno pueda enderezar el país y devolvernos la paz y trabajo que todos necesitamos.

  4. ¡Qué pobreza de espíritu de este señor Javier Lasso!, No respeta a su Familia ni a sí mismo. En mi seno familiar me enseñaron que por ningún concepto debo ofender con mis actos a mis Padres y Hermanos, pero este Señor Javier Lasso no ha tenido recato alguno para ponerse a los pies del más grande calumniador de su Hermano Guillermo Lasso, sin importarle la unidad y el amor a la dignidad familiar.
    Cristo tuvo 12 discípulos a quienes los llamó de todo corazón HERMANOS, pero entre ellos asomó un Judas que lo traicionó, entregándole de la manera más canallezca a las autoridades romanas; esta figura calza muy bien para el Señor Javier Lasso.

  5. Qué increíble oirle explicitar su pensamiento sobre el desarrollo y su relación con la cultura. Es un pensamiento absolutamente colonizado, es el dogma del desarrollismo de Rostow y, viniendo más acá, no difiere de la visión alienada de Oswaldo Hurtado expresada más crudamente en “Las costumbres de los ecuatorianos”. Cómo un tipo tan opaco puede a la vez ser tan transparente.

  6. Qué vergonzoso que un periodista empiece una entrevista diciendo que se ha puesto corbata por primera vez en siete años para recibir a quien es ya un ciudadano común. Que manera de arrastrarse sin importar ni las apariencias.

  7. La credibilidad y legitimidad de Moreno puesta en evidencia. Como permite que los medios de comunicación del Estado continuen a disposición absoluta del Narciso que no se cansa de repetir sus códigos de mentiras y engaños ensayados en sus sabatinas. En esta materia, Cuál es la política del licenciado respecto de los medios incautados para promover el linchamiento mediático de quienes no comparten el pensamiento político del partido de gobierno. Está claro que no hay demostración de coherencia con lo que se publicita. Habla de austeridad y sin embargo continúan los mismos periodistas domesticados para hacer el bulling politiquero que con seguridad engrosan descaradamente los presupuestos burocráticos. Por qué no dice al país cuanto gana el remedo de periodista X Lasso verdadero comodín del correismo que lo utilizo como funcionario de alto rango en el servicio exterior y en el ministerio de relaciones exteriores. No vi la entrevista de lo cual me felicito. Sabía que la entrevista era el monumento a la lambonetia y adulo a un sujeto que hasta ya en su condición de paria se recreó haciendo lo que más sabe, hablar y hablar de todo sin ningún significado. El gatopardo ecuatoriano más detestable.

  8. Lo que primero me viene a la mente, añoraba el “firulais” Lasso recostarse por última vez en las faldas del señor traficante de coimas. Ese es el periodismo lamebotas que añoraba el excapataz miserable de Correa. Ahora saltará a las faldas del sucesor L. Moreno, a babear y lambiscar???

  9. Como es posible que los directivos, o administradores del canal, que es del estado, permitan la entrevista, sin ningún tipo de interrupción, a un personaje que ya no representa nada a la nación, entrevistado por un “periodista” que por poco no le declaro “amor eterno” a el y todos sus corruptos actos. Hora y media de “entrevista”, utilizando bienes del estado para beneficio personal, increíble pero cierto ¿como es posible que permitan esto a una persona que solo utilizo su posición para realizar actos de: ultra corrupción, totalmente evidentes, dividió y separo, inculcando el odio, al pueblo ecuatoriano, también engaño, utilizo la demagogia, la falacia,…. ademas de realizar innumerable actos que atentaron contra todos los derechos que tenemos los ecuatorianos? Bueno es de Ripley, o también complicidad del gobierno actual. Si no es así, presidente Lenin Moreno, reorganice íntegramente a toda la dirección administrativa, y personal del canal del estado, especialmente al “personal de periodistas” que su presencia en el mismo es una grotesca burla para el pueblo
    ecuatoriano.

  10. El pais ha vivido un proceso de desvalijamiento de la economía, fondos, recursos de sostenimiento de la seguridad social, recursos, bienes feriados, repartidos entre facinerosos politiqueros que alcanzaron el poder, en parte favorecido por la bonanza petrolera, pero tambien sirvio de pantalla para maniobras y fechorias delincuenciales tras el poder y el engaño ideológico al pueblo mediante el propagandismo recalcitrante para influir, manipular la opinión ciudadana, quieren mantener ese proceso? Lenín M. esta pisando en arenas movedizas sin respaldo económico legado, furibunda critica enfermiza y oposición interna en AP, pero están agarrados en la ubre-Brecht, y no la soltarán, huele a “tongo” los diálogos tanto del excapataz abusivo Correa como del Llevin Moreno, taparon todo hasta pasar las elecciones. El pueblo ya abrió los ojos.

  11. Muy buen análisis.
    Ojalá que de aquí en adelante el innombrable sólo sea referido en caso de que tenga que rendir cuentas ante la justicia. No le demos más micrófono ni tinta.
    Moreno, entre diálogo y diálogo, debe tomar decisiones frente a los medios públicos e incautados e informar al país su situación, al igual que de las empresas incautadas.

  12. esa clase de periodista es la que necesita correa que lo adulen que lo haga sentir que antes de correa no exitia en el ecuador educación, carreteras sino un país subdesarrollado analfabeto y puros borregos , los reyes de la corrupción, el invento las deudas con los chinos porque para el no existe, asi como la refinería del pacifico,también los aeropuertos en la amazonia y depósitos de gas en la península y de las hidroeléctricas las escuelas del milenio los contratos en salud eso si dejo un país enfermo, , con odio dividido eso si construyo

  13. Jamás, desde los tiempos del hitlerismo, había presenciado una lambisconeria rayana en el servilismo total de un periodista hacia un político.
    No soy periodista, pero si lo fuera mi estómago arrojaria toda la alimentación que me serví el día de esta sui generis “entrevista” al ver como el señor Lasso se desnudó como lo que realmente es: una alfombra humana del padrino; en los 10 años de la revolucion, jamás vi, escuché o presencié de colaborador alguno del padrino tanta devoción, tal culto a la personalidad como la expuesta por este “caballero” hacia Correa. En algún momento de la entrevista parecía que el señor Lasso se lanzaría a los pies de Correa para besarle el anillo y con lágrimas en los ojos, sollozara para que el amado líder desista de su viaje.
    Bueno, hay periodistas y “periodistas” y todos deben comer, la diferencia está en cómo se ganan esa comida unos y otros.

  14. Por favor, dejen de entrevistar a esos mafiosos, ya que estan fuera de la politica actual, al contrario pónganle una orden judicial para que no pueda salir del país hasta que responda por todas sus fechorías y las de todos sus amiguis, e inviten a los de la comisión anticurrupción para que nos cuenten toda las porquerías que van encontrando en todos los contratos que firmaron estos mafiosos incluso los pagos de mi amigo Llevin Moreno.

  15. Ese tipo de periodistas, como lasso, en entrevistas como la ultima al “economista”, mentalmente me hacen escenificar un escenario: un inodoro, Ecuador TV, un papel higiénico, lasso y un defecador, correa. Ojalá algún día podamos tirar la cadena y salir de esta basofia, esperemos que un futuro sea mejor que este obscuro y fétido presente.

  16. Este monumento al esbirro llamado Xavier Lasso es hermano de Guillermo Lasso, tan odiado, insultado y perseguido por Rafael Correa. Cosas de nuestro país…

  17. Hace poco se posesionó cierta autoridad y me pareció increíble el ver como los subalternos se desvivían publicando y compartiendo en redes sociales cada cosa, gesto o acción de la nueva autoridad, podría parecer un caso aislado pero este mismo escenario se repite a todo nivel e instancia. En qué momento pasamos de botar al piso nuestra autoestima y pensar en la adulación como medio para llegar al fin? Será esta la razón por la cual en las mismas redes sociales se observa gente insultando a opositores a diestra y siniestra? Será acaso que alguien les vendió la idea del “sueño ecuatoriano” a través de la fábula del hombrecito sencillo que luego de defender a su lider en redes sociales, logra captar la atención de este y este evento le cambia la vida a tal punto que ahora busca devolver el favor…?No lo sé, no tengo respuesta para ello, pero la adulación se está insertando como una forma de vida…

  18. Esta entrevista me recuerda las palabras de Salvador Allende q dijo algo cómo ” el deber de un periodista de izquierda NO es servir a la verdad sino a la revolución ”
    Xavier Lasso encaja a la perfección.

    • Lo que es el ser humano de complejo no debe sorprendernos. Xavier Lasso no parece haber sido criado por don Enrique y doña Nora. ¿Por donde se le pegó el izquierdismo enfermizo?.
      Debe ser fuerte, para propiciar una entrevista con el tifón que pòr 10 años se posó en el Ecuador, desolandolo!!!!

  19. Antes de la “revolución” tenía otro concepto de este señor Lasso, “periodista”. Pero desde que lo vi en la revolución, lo vi tal cual es. Como dice un adagio popular. “Quien nació para maceta no pasará del corredor”. Es un adorno, un servil, un lambón, alfombra de Correa, se lo ve tan diminuto. Tal cual es, con su sumisión al tirano. Qué verguenza. Qué lástima. No por él. Sino por.lo que supuestamente representaba. Por ahí hay “otritos” igual a él.

  20. Sin duda, este articulo planteado por Martin Pallares, desnuda la realidad de nuestra democracia, y sus secuelas, por el sesgo de la opinión, que algunos periodistas y con el agravante de los funcionarios publicos(empleados), lo que desde ya mancha la verdad a medias, por lo tanto mentira a media; es lo que tenemos, me pregunto es lo que merecemos; en todo caso, que es bueno para el debate y sobre todo, para estar enterados; y que cada uno saque sus conclusiones, y sobre todo, con la esperanza de sumar.-

  21. CON TAL QUE HAYA UN LÍDER AUNQUE NO EXISTA PARTICIPACIÓN SOCIAL NI CULTURA DE DIÁLOGO. ESTA DROGADO?…!CUÁNTOS ADULADORES! CON PLATA DEL PUEBLO.

  22. EL “PERIODISTA” XAVIER LASSO, CON SUS ADULOS A CORREA. ESTÁ PALANQUEÁNDOSE IR A OCUPAR UN PUESTO EN EL GOBIERNO DE LENIN.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba