Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Rosana Alvarado: la sumisa perseguidora de Polibio Córdova

en La Info por

Con Ángel Polibio Córdova hospitalizado por problemas al corazón, Rosana Alvarado debería estar sintiendo el enorme peso que significa haber iniciado en su contra una demanda concebida con perversidad, que se sustenta en pruebas obtenidas de forma ilegal y porque su actual cargo, de Ministra de Justicia, la inhabilita éticamente como acusadora por un evidente conflicto de interés.

Cuando Alvarado llegó hasta la Fiscalía para presentar su demanda, era Vicepresidenta de la Asamblea y lo hacía en calidad de fiscalizadora; función que, curiosamente, nunca ejerció en los tantos escándalos de corrupción que se denunciaron hace mucho y que recién ahora están siendo investigados. Si la Ministra tuviera algo de decoro y ética, debería haberse excusado de seguir en el caso para ya no ser parte procesal y, por último, dejar a la Fiscalía como parte acusadora. Una Ministra de Justicia no solo que puede ejercer presión política sino, además, administrativa sobre los jueces que deben resolver el caso de Cedatos, le dijeron a 4Pelagatos dos abogados penalistas. Aun cuando legalmente en los papeles una Ministra de Justicia no tiene facultad de intervenir en la administración de justicia, los jueces pueden sentirse intimidados ante la autoridad política que Alvarado tiene como representante del Ejecutivo. El tema del conflicto de interés se hace más grave incluso por el hecho de que algún momento tendrá que rendir declaraciones en la corte por ser la acusadora y lo hará en su calidad de Ministra. Alvarado, hace ya hace más de 100 días, debió haberse excusado del caso porque su doble calidad de denunciante y de Ministra de Justicia desnaturalizan el proceso. ¿No es acaso una ventaja para la acusadora ser ahora Ministra? 

El gobierno embosca a Cedatos

Pero el conflicto de intereses no es lo único que está en juego en este juicio en contra de Córdova y que compromete a la Ministra. Está también el tema de las pruebas que han sido presentadas en la acusación y ese es, sin duda, un tema muy gordo.

La acusación de Rosana Alvarado en contra de Cedatos y Ángel Polibio Córdova se sustenta en una serie de supuestas pruebas que fueron obtenidas de forma ilegal y sin validez porque se trata de documentos estadísticos que, en forma alguna, demuestran que Córdova  manipuló el resultado de las elecciones. En ellas, Lenín Moreno fue declarado triunfador por el Consejo Nacional Electoral luego de que la encuesta a boca de urna de Cedatos le dio el triunfo a Guillermo Lasso.

Las supuestas pruebas que Alvarado presentó son documentos hackeados de las computadoras de Cedatos. Entre esas pruebas se presentaron incluso facturas de empresas vinculadas a Guillermo Lasso, quien contrató a Cedatos para que haga encuestas, al igual que muchas veces lo hizo el propio Gobierno. Según la acusación, las supuestas pruebas fueron obtenidas de las computadoras que se incautaron durante el allanamiento del 7 de abril. Pero resulta que para esa fecha, las computadoras con la información de la empresa habían sido ya trasladadas, desde días antes de la segunda vuelta, es decir el 2 de abril, a una oficina ubicada en otro lugar porque ya había sufrido de hackeos. En el allanamiento, la Policía se llevó una serie de terminales bobas que no eran capaces siquiera de soportar correos electrónicos. ¿Cómo la acusación consiguió los documentos en los que se apoyan para decir que Cedatos falsificó ciertos resultados de las encuestas y facturas? Sencillo: fueron hackeados con anterioridad al allanamiento y eso, dicen los abogados y los técnicos de Cedatos, será probado durante el juicio.  Si eso llega a ocurrir Alvarado tendrá un problema de orden mayor sobre el que deberá dar explicaciones públicas y a las autoridades judiciales.

Hay otros dos problemas con la demanda de Rosana Alvarado: el testigo protegido y el peritaje hecho por pedido de la Fiscalía.  Ocurre que el testigo protegido, el señor Santiago Bueno, fue un empleado de Cedatos que sin autorización de la empresa sacó documentos y se los entregó al gobierno de Rafael Correa. Será imposible probar que el testimonio de Bueno es objetivo, pues se trata de una persona que, evidentemente, cometió un acto ilegal y que tiene un claro sesgo a favor de la demandante. La defensa de Córdova ha establecido, por otra parte, que el autor del peritaje es un entusiasta partidario de la revolución ciudadana; realidad que se ve en sus manifestaciones en redes sociales. Además, Cedatos ha pedido otros peritajes, entre ellos uno al Colegio de Economistas, que muestran que el que el peritaje de la Fiscalía está mal hecho.

Lo más grave de la acusación de Alvarado es conceptual. Enjuiciar a una encuestadora por los resultados de su sondeo no tiene precedentes judiciales ni históricos y es un absurdo mayúsculo. No existe forma objetiva de probar que una encuesta determina el resultado de una elección y, luego, los documentos que dicen que Cedatos falsificó son datos estadísticos tomados en determinadas circunstancias que tenían que ser sometidos a interpretaciones y procesos matemáticos. Es decir, son fotografías de una situación y no prueban absolutamente nada.

A Cedatos se le acusa, entre otras cosas, de haber dado un resultado falso en su encuesta a boca de urna durante la segunda vuelta con la supuesta intención de legitimar un fraude. Ese fue el argumento que la acusación formuló inspirado, evidentemente, en las declaraciones que hizo el entonces presidente Rafael Correa. ¿Por qué no se demanda entonces a la encuestadora de Santiago Pérez, contratada por el Gobierno, que erró pues dio el triunfo a Lenín Moreno en una sola vuelta?

Rosana Alvarado, cuando presentó la demanda, actuó como la correveidile que más méritos hizo para complacer a Rafael Correa que antes, durante y luego de las elecciones comandó un operativo político para endosar a la candidatura de Guillermo Lasso un fraude.

4Pelagatos sabe que luego del cambio de Gobierno, la enorme presión que existía sobre la Fiscalía para empujar el tema en contra de Cedatos prácticamente ha desaparecido. La acusación en contra de Córdova, especialmente ahora que el presidente Lenín Moreno ha enviado claros mensajes a la Judicatura en el sentido de que espera que los jueces actúen basándose en derecho y no ha presiones políticas, no tiene futuro y difícilmente habrá una condena en contra de Cedatos.

Se trata de un proceso del que es mucho más probable que salga como la gran perdedora la antes acusadora y ahora ministra Rosana Alvarado. ¿Qué pensará ahora que Córdova ha sido internado en el hospital?

En la Foto de la Presidencia, Alvarado junto al presidente Moreno durante la inauguración de un complejo judicial en el Tena.

17 Comments

  1. Todos sabemos porque esta mujer (que no merece ningun respeto a mas del de ser mujer) hace lo que hace, se sentia en el poder (con su esposo como miembro del cpccs) y con el mitomano de presidente, ahora, esta gozando del agradecimiento del gobierno por haber presentado ese escandaloso fraude a la fe publica y haber puesto en peligro la vida de una persona. Pero, a ellos eso no les importa, ya mataron mucha gente (el 30S, los neonatos, en el Oriente, por nombrar unos pocos solamente), lo unico que les interesa es mantener ese estatus economico que correa utilizo para comprarlos y barrer los pisos con estos robolucionarios. Vendran tiempos de justicia y todos estos parasitos LA PAGARAN!!!!!!!

  2. Esta locuaz serpiente, hizo mucho daño a un SEÑOR, Don Polivio Córdoba, esta lambizcona cínica, ahora esta en misa, esbirra desvergonzada y parte de esa banda de arpías inescrupulosas e hipócritas, ahora nada menos que jerarca de la justicia, que repugnante, ya la vida le dará su merecido a esta sinverguenza.

  3. No se olviden del tio Galo, puede que este haciendo malabares.
    Ojo, no lo dejen suelto, esta entrometido en lo de capaya,rivera y glas, no nos extrañemos que ya tenga informacion reservada…..

  4. hay gato encerrado, algo le tienen a Lenin Moreno, por lo menos tiene el apoyo popular y debe actuar rapido para deshacerse de todos (as) estos hipocritas……

  5. Hasta ahora no entiendo estoy como el alvarito.
    Como es que el presidente moreno tiene a esta misma gente gobernando con el o todo esto es un engaño o realmente que es lo que está pasando. Será que así nos van a tener hasta que esté señor termine su mandato y solo le están dando largas a estos problemas y no preocuparse de la real situación económica que vive este país.
    Así como vamos de tumbó en tumbó no soluciona nada este gobierno y la situación cada vez empeora más.

  6. Esta es una nueva prueba para la Justicia Ecuatoriana, si esta es real y transparente al final de este proceso la Sra. Alvarado deberá ser sancionada por la Justicia y por la ciudadanía por ser una fanática seguidora del corrupto de Correa R.

  7. Conociendo ya la mente retorcida de esta gente lo único seguro es que Lasso ganó la elección y para acabar con las pruebas persiguen a cedatos, claro como dos y dos son veinte y dos.

  8. Esperemos que haya una verdadera justicia en este caso y que la sumisa tenga que pedir disculpas públicas y , ojalá, sea enjuiciada por presentar denuncia “falsa y temeraria”.
    La referida sumisa es parte del lastre que le pasará factura al licenciado.

  9. Supuesta intención de fraguar un fraude? Por donde? Si todo el aparataje blindado por Atraca Pais en el CNE, desde el muñeco (por marioneta?) presidente Pozo hasta el perro, gato, borreguito está tomado por los robolucionarios, y encuestadoras alineadas y alienadas por porcentuar a su favor “la primera vuelta”. Todo éste mamotreto era, es desviar la carrera corrupta e inmoral, del correato, por las listas de supuestas bandas y cajeros, pretensiones de usufructuar impunidad. Otro descaro que hoy en día ya no pueden eludir, inmensa irresponsabilidad, latrocinios…desenfrenados del poder totalitario, y ni siquiera hacen Vitos de arrepentimiento, canallas miserables.

  10. Este juicio promovido por una ñusta resentida y aceptada a trámite por fiscalía de verdad es otra obra monumental de la estupidez correista tan preocupado de perseguir a gente honesta e inocente. Qué posibilidades tiene la fiscalía de acusar en base a los sueños de perros en que se fundamentó la denuncia de la ñusta impresentable que ahora por gracia del licenciado la tiene a su lado como ministra de justicia. Es quizá eso lo que el licenciado llama independencia de funciones pero con tira buzón. El país está patas arriba y el caso de Cedatos es un ejemplo de tantos que disten para demostrar la miserable metida de la mano correista en la justicia. Ya veremos quién tiene razon, si la torpeza de la actual ministra o la inocencia y honestidad de ciudadanos como Polibio Córdova que ha sido orientador de la opinión ciudadana.

  11. La necedad raya en lo repugnante. Ir por lana y regresar trasquilada e insistir en la estupidez es el tope del fanatismo. (serà que esta gente no es cuerda, o beberàn algùn enjurge “màgico”???)

  12. Valdría la pena en no más escribir e investigar sobre los parapléjico mentales correistas pero alli está el dilema del asunto: como nos reímos pues, con tanta estupidez ambulante?..nunca se ha visto tanta atrófia mental de personas con lavado cerebral…lema del correismo:” Pan para el pueblo, pero para mi el jamón. “

  13. Muchos encuestadores deberían estar en la cárcel según el criterio absurdo, abusivo y cruel de la Alvarado. Debe pensar que el mundo da la vuelta .

  14. Saludos Martín.
    Como siempre ud. tan acucioso e inteligentemente desbarata a la barata “roboluciòn ciudadana”, con el corre-hato encima y ahora con el Moreno-hato. No es de extrañarse nada de lo que hace esa mafia con el correone a la cabeza y que ahora tiene a Moreno “atado”. Porque el Moreno mismo nombrò a otra famosa innombrable. Ojalà la injusticia correìsta no destruya a Cedatos. Y las fantasìas infames de la Alvarado que de estadística seguro no sabe ni como se escribe ya termine y el economicista del correa ya vaya a la càrcel para visitarle. Aunque ya està viviendo en su propia càrcel en la casa de la belga.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba