Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Dahik quiere esculpir en piedra a Nebot

en La Info por

Ojalá Jaime Nebot no dé curso a una idea recurrente de Alberto Dahik. El alcalde de Guayaquil dijo ayer que estudiará con sinceridad la propuesta de hacer una consulta en su ciudad para blindar el modelo de desarrollo que, según dijo en la última elección, los guayaquileños han refrendado en las urnas seis veces.

La idea de Dahik es que Nebot haga la consulta antes de dejar la alcaldía en 2019. Los guayaquileños, escribió el ex vicepresidente en su columna de El Universo, tienen derecho a que ese modelo se blinde para que próximas administraciones, “vengan de la estirpe política que sea”, no puedan “alterar lo que creemos es el mejor modelo de gestión de la ciudad”. Esa sugerencia ya la había hecho en el Salón de la Ciudad en noviembre de 2015.

Salvo algún alzheimer en marcha, no se conoce un precedente en esta materia. Porque lo que pasa por un modelo es, en realidad, la gestión de un partido que gobierna Guayaquil desde 1992: el socialcristianismo. De ahí las dificultades que experimenta el propio Dahik en su columna para perfilar la consulta que propone. Fijar el límite de gasto corriente, se antoja un ejemplo concreto. Pero ¿cómo se pueden fijar, como propone, reglas inamoviables que deben quedar grabadas en piedra? ¿Acaso se puede visualizar para el futuro “el máximo posible de crecimiento del personal de la Municipalidad”, o “fijar cuáles servicios deben continuar bajo el modelo de la autonomía, como el aeropuerto?”

El modelo que Dahik quiere grabar en piedra, como los mandamientos, es la gestión de un político que puede tener muchas lecturas. Y algunas seriamente críticas. Porque, para empezar, habría que ver hasta dónde Nebot ha plasmado en instituciones su administración. Nadie puede negar que Nebot es popular. Pero que lo sea, no significa que su visión y su gestión tengan que volverse catecismo para Guayaquil. Y que su administración tenga aceptación tampoco significa que no pueda y deba ser mejorada. Ese es un programa evidente para cualquier demócrata ya sea en el ámbito local o en el nacional.

La propuesta de Dahik es aplicable a cualquier modelo y puede volverse la tentación de cualquier político. Populista o autoritario. Es sencillo imaginar, por ejemplo, a Rafael Correa con una propuesta similar en 2013 –antes también– para fijar en piedra su modelo. Hubiera ganado largamente porque también él era popular y su modelo era abiertamente aplaudido por la mayoría de ecuatorianos. Pues bien: cuando se fue Correa y se pudo escudriñar realmente en sus costuras, la realidad no fue lo que él pretendió. Y para seguir con el mismo ejemplo, no hay que pensar en una consulta: basta con revisar la Constitución de 2009. Correa grabó su modelo en Montecristi. Y ahora, nueve años después, ese mismo país ha tenido que inventarse una consulta, sacarse de la manga un Consejo de Participación Ciudadana Transitorio para tratar de deshacer el brodio que resultó de aquello que se imprimió, no en piedra sino en papel. Y en millones de ejemplares.

Dahik quisiera que la democracia fuera predecible. Y no, no lo es. Tras Barak Obama vino este ser incalificable de Donald Trump. Guayaquil tuvo administraciones nefastas antes de los socialcristianos. Pero puede tenerlas mucho mejores que las de Febres Cordero y Nebot. Ese es el trabajo al que debe aspirar un demócrata como Dahik: no hacer homenajes disfrazados a Nebot pretendiendo amarrar una ciudad a un modelo que debe ser analizado y, por supuesto, mejorado. Incluso por sucesores del propio partido de Nebot.

Los socialcristianos no son los únicos políticos en el mundo que han tenido el poder durante tantos años en una ciudad. Se pueden ver ejemplos en Francia, en Marsella o en Lille, con alcaldes como Gaston Deferre o Pierre Mauroy. Deferre estuvo 33 años en el cargo y Mauroy 28 años, por su supuesta buena gestión. A nadie, en el Partido Socialista francés,  se le ocurrió grabar en piedra nada. Dahik no apuesta a los ciudadanos, no los trata como gente adulta. Porque solo a los seguidores de los mesías se les ocurre grabar en piedra sus mandamientos o sus acciones y (pretender) parar la dinámica, volátil por cierto, de la democracia.

Ojalá Nebot, que ya está pensando en la Presidencia, piense con sinceridad -como dijo- esa propuesta ocurrida y la descarte. La democracia necesita ciudadanos maduros y críticos; no mandamientos grabados en piedra. Con la Constitución basta.

Foto: Diario El Universo

32 Comments

  1. Alberto, el arquitecto del desastre financiero del año 99, Jaime quien sepultó la economía con el famoso impuesto a la circulación de capitales. esperando la renovación de l clase politica. ni los diez años pasados ni los 10 anteriores a estos por favor

  2. Guayaquil venia de una descomposición social y sobre todo política…después de semejante época hacer obras tan básicas que para otras ciudades al nivel de Guayaquil se daban por descontadas como es agua potable, alcantarillado, recolección de basura o pavimentar una calle era cosa de DIOS. El modelo exitoso es un modelo donde las obras no son vistas por los habitantes de Guayaquil como una obligación del alcalde de hacerlas sino como un acto de beneficencia, un acto piadoso, un acto de infinito desprendimiento de la autoridad, donde nada de socializa, solo se impone, donde gran parte de la obra se lo hace a través de fundaciones y se hace imposible ejercer actos fiscalizadores, donde no hay instituciones sino capataces que con gritos ejercen sus funciones…Guayaquil a progresado pero no es el modelo de ciudad deseado, solo construcción y cemento no es hacer ciudad…si a Correa lo tachamos de autoritario mi pana Nebot no se queda atrás…

    • Sr. Santiago Fernando, con todo el respeto que ud. se merece, le digo que:
      Los verdaderos Guayaquileños tienen suficiente capacidad para pensar y analizar, cuando se realiza una obra para el bien la Ciudad.
      No es un acto de beneficiencia, piadoso, etc. porque el dinero es de la Ciudad, no del Alcalde.
      Tengo entendido, que toda obra hecha por el municipio, fundaciones o instituciones, es fiscalizada en forma cruzada por organismos independientes.
      Dirigir una Ciudad compleja como Guayaquil, requiere fuerza de voluntad y energía.
      El progreso de una Ciudad nunca se detiene, por eso con la ayuda de sus ciudadanos, Deben buscar nuevas formas de progresar. nunca retroceder, es lo que desean todos los Guayaquileños.

  3. Realmente una tonteria la propuesta del Sr Dahick , que mas suena a alabanza innecesaria . Los ciudadanos somos los que tenemos que elegir bien a nuestras autoridades y luego velar que se haga un trabajo honesto y responsable , eso es todo . Lo demas pura y llana demagogia.

  4. Toda ciudad Grande tiene muchos problemas, y mucho más si es un Puerto importante. Estamos de acuerdo que este modelo de gestión administrativa, es un éxito en Guayaquil y los Ecuatorianos de Buena fe lo apoyamos. El dinero Público es y debe ser sagrado, solamente debe ser utilizado en obras que beneficien a la Ciudad. No gastos en empleados innecesarios, debe ser la regla. El Pueblo, como dueño de su destino, tiene derecho a expresarse.

  5. No se trata de esculpir en piedra. Se trata de preservar un trabajo muy bien realizado en Guayaquil y prevenir cualquier horda de políticos regresen o vengan a politizar y destruir.

  6. El futuro de Guayaquil es demasiado valioso como para tomar riesgos : ” podría venir alguien más capacitado …”
    Comparar la popularidad de Nebot, ganada con una gran gestión con resultados visibles y palpables, con la popularidad inicial de Correa, fruto de tremendos ingresos petroleros, pese a la advertencia de economistas muy calificados de que la bonanza del precio del petróleo no sería eterna. Su respuesta fue ” yo soy economista, los demás son CONTADORES ” el resultado es UN PAIS EN QUIEBRA.
    No creo que debamos confiar en que el pueblo no volverá a equivocarse.
    Una gran masa electora gusta del espectáculo tarimero, en cuanto se deleiten con cantos y movimientos tipo gay, se olvidarán que el futuro de su ciudad, o del país está en sus manos.
    Estoy seguro que no vamos a ver a Nebot cantando y bailando con gestos raros.
    Pero si veo ya algunos pre candidatos a la alcaldía que son Rositas, o están ” rozando”.

    .

  7. De acuerdo, no a la consulta, innecesaria, peligrosa. Pero hay que admitirlo; cómo ha cambiado para bien Guayaquil en los últimos 20 años. Falta un mundo por hacer, es cierto. Pero hay que reconocer el buen trabajo, verdad?

  8. Las verdades sobre una gestión se las conoce cuando hay alternancia y el sucesor transparenta la situación, mientras tanto prevalece el “estado de propaganda” de cada GAD. Ya tuvimos la amarga experiencia con el correato.

  9. Creo que es uno de los más ilustrados comentarios del Sr. Hernández, que he leído en algún tiempo.

    No nos podemos anclar a un modelo que frente a la corrupción de los Bucaram, a todas luces demostró funcionar. Pero no todo ha sido color de rosa en las casi tres décadas de la administración SC.

    26 años es mucho tiempo, y el problema del tránsito ha sido a medias resuelto con la metrovía, falta lo principal: La fluidez del tránsito liviano, llevan ellos décadas estudiando el tema de la sincronización de los semáforos, y hasta hoy, solo en las Avdas. Quito y Machala se ha logrado, pero: ¿Y el resto?.

    Produce estrés manejar en Guayaquil, en que a cada cuadra, la marcha la detiene la luz roja, para no hablar de los embotellamientos, como los que se producen en la Avda. Menéndez Gilbert, o el de la ruta hacia el centro de la ciudad después de pasar el Hospital Territorial, que, de 6 carriles, la vía se estrangula a 3, hecho que se agrava por la parada de los buses, en ese tramo, lo cual podría haberse resuelto, expropiando los inmuebles de ese sector frente al cementerio, para mantener los 6 carriles, en que uno de ellos serviría como carril de servicio para los buses y el otro para los carros livianos que se dirigen a la Avda. de las Américas. No pueden decir que no hay fondos para pagar el precio justo de esas propiedades.

    En cuanto al Sr. Dahik, no crea que TODOS nos hemos olvidado del affaire de los gastos reservados, no venga aquí a darnos clases de cómo se maneja el país, para eso, se necesitaría no tener rabo de paja.

  10. Al Sr. Dahik nunca le escuché que explique por que tenía plata del Estado en su cta. Personal y en ctas. De sus secretarios, lo que siempre sostuvo es que no se siguió el debido proceso. No creo en su transparencia, ni en nada de lo que propone

  11. dahik deberia dedicarse a su catedra y nada mas, no nos hemos olvidado de su paso por la vicepresidencia, su triste paso por ella, y su huida cobarde a Panama huyendo de la justicia, igual que el otro cobarde de Abdala Bucaram.

  12. El modelo de Guayaquil ha tenido éxito indiscutiblemente, Quito debe volver a aprender lo que se le ha olvidado, los ciudadanos debemos pedir a los partidos políticos en las listas de concejales y consejeros, sobretodo profesionales con formación técnica (no licenciados en filosofía, en astronomía, actores y presentadores de televisión, cantantes, futbolistas, etc.) y para alcaldes y prefectos gente probada en administración de recursos económicos, humanos, NO PILLOS VIVIDORES ; Quito da pena, miles de burócratas, concejales ladrones e inoperantes, sucia, vendedores ambulantes que se han tomado las calles y aceras por miles, falta de amor a la ciudad, obras con acabados mediocres, calles llena de huecos, et,etc, etc.

  13. Perfectamente podemos expresar nuestro desacuerdo con un criterio, sin necesidad de vilipendiar a aquél que lo expone. Ya es hora de abandonar la infame práctica de debatir ideas atacando a la persona que las plantea. Con diez años de esa detestable estrategia ya tenemos bastante para seguir soportándola. Alberto tiene toda la autoridad moral como guayaquileño para destacar lo que él considera válido para su ciudad, y al proponerlo, no hace sino ser leal con su forma de pensar. Otra cosa es que se lo acepte o no. Yo, particularmente, creo que su iniciativa no es adecuada, sin más adjetivos.

  14. No se necesita de una consulta para que los ciudadanos guayaquileños decidan sobre el desarrollo de la ciudad. Nadie puede negar la excelente gestión de los SOCIAL CRISTIANOS en los últimos 26 años en la administración de la ALCALDIA DE GUAYAQUIL con León Febres Cordero y Jaime nebot a la cabeza. Recuerden que en la administración de los BUCARAM ( Abdalá y Elsa ) la ciudad de Guayaquil se convirtió en un basurero, en la alcaldía existía piponazgo y corrupción, concidero que los guayaquleños sabrán escoger a una persona honesta para que administre la ciudad independientemente a que partido pertenezca y si es un Social Cristriano sería mucho mejor por la expreriencia que tienen en el manejo de la ciudad, el pueblo guayaquileño no se va a dejar sorprender por cualquier político oportunista que quiera llegar a ocupar el sillón de Olmedo.

  15. El modelo Guayaquil ya está institucionalizado. Es parte del sentir y pensar, solo puede mejorarse. Retroceder significará el cese de quien pretenda. Las movilizaciones en defensa del modelo Guayaquil ya han sido demostradas.

  16. Estimado Ivan, lo que Usted expone solo se puede ver en una ínsula de realismo mágico, la madre Teresa de la corrupción, de tribuno anticorrupción, Dios ilumine y proteja al SEÑOR Trujillo, que Ecuador se libere de la peste negra que le desbastó.

  17. Solo a gente tan dogmática como Dahik se le puede ocurrir el atornillar un modelo administrativo como el aplicado por Nebot. Esta propuesta es antidemocratica e irrespetuosa del derecho que tiene cualquier futuro alcalde a aplicar su propio modelo de gestion. Dahik deberia guardarse sus opiniones para no provocar la reaccion de quienes no han olvidado su vergonzoso paso por la vicepresidencia t su pos

  18. Innegable que el ex Vicepresidente Dahik, es un hombre inteligente y de pensamiento liberal, es la antípoda de esa izquierda trasnochada y escabrosa que nada bueno ha traído a esa Latino américa de las “venas abiertas”, atropellada por el populismo y la corrupción, pero su propuesta, como lo manifiesta en forma brillante el Señor Hernandez resulta desubicada y además simplona, si bien es cierto que la gestión del Señor Nebot ha sido fructífera y bastante atinada, resulta pueril consagrarle como pieza de El Coran, via consulta, por favor ! esto casi podría categorizarse como una pueril chabacanería política.

  19. Bueno estimado José, Dahik sólo llegó a vicepresidente, no le suba de categoría, jejeje; no le conocíamos la cualidad de “cepillo” de este libanés, y no merece mayor comentario sus sueños de perro

  20. Absurda desde todo punto de vista la propuesta de Dahik. Ojalá Nebot no cometa la tontería de llevarla a consulta popular porque de aprobarse traería malas consecuencias para Guayaquil y de seguro se convertiría en mal ejemplo a seguir por algunos -que como el tipo del ático- se creen iluminados.
    Pasando a otro ámbito, qué comentan ustedes sobre la presencia de Zavala como abogado de Pólit y por otro lado miembro de la Comisión Anticorrupción?.

  21. Que buen análisis! Solo un ojo clínico podría haberlo diseccionado tan claro. Huele a muerto el trato rancio entre Nebot y Dahik. Es hilarante ver cómo creen que Guayaquil es un país independiente y que pueden hacer sus leyes sobre la constitución para perpetuar a los socialcristianos en el poder. Parece que no solo imitan al equipo de fútbol, sino también a las intenciones de la ciudad española de Barcelona. No obstante de la ridícula idea, todo esto tiene que encender TODAS las alarmas en el país: es claro que Nebot va a actuar como Correa si llega al poder.

  22. Penosamente, uno de los peores males de nuestro pueblo es la amnesia, Dahik tiene un pasado negro de su aventura en la Vicepresidencia, lo que le llevó a refugiarse en Costa Rica largos años para evadir la justicia que le reclamaba por corrupción. Qué clase de consejos puede ofrecer un tipo como este? Pero, no es extraño que haya gente que los escuche y políticos como Nebot, que los quiera poner en práctica!!!

  23. Un disparate la propuesta de Dahik, mas efectivo sería que vaya y ayude a los socialcristianos en la campaña para que ganen la alcaldía de Guayaquil con algún sucesor o sucesora, a la final el pueblo sabrá por quien vota.

  24. Ya que de ha poco se va perdiendo la neblina de odio que dejó el correismo durante la última década en donde la mayor atención y críticas se centraron en su gobierno prepotente, autoritario y corrupto; es hora de empezar a fijarnos en los personajes políticos más locales y ser críticos con sus actitudes, posturas y planteamientos. Claro está que Nebot no es un santo y su visión basada en los preceptos social cristianos (fundados por el nefasto Febres Cordero) están lejos de ser una alternativa de desarrollo para el país. Otro personaje sombrío es Dahik.
    Está propuesta no es más que una iniciativa que busca perpetuar a Nebot en el poder, no en persona pero si en espíritu, aspiración similar a las que tuvo Correa al final de su período.

    • Francisco Burbano, solo para aclarar las cosas en su comentario, los preceptos social cristianos no fueron fundados por el nefasto Febres Cordero. Febres Cordero se enroló en dicho partido para terciar en las elecciones. El partido referenciado fue fundado por Camilo Ponce. A la final Febres Cordero terminó apoderándose del partido. Ese es otro tema, pero no distorsionemos la historia. Aclaro que no soy social cristiano ni cosa que se le parezca.

  25. Es muy común en Guayaquil generar idolatrías hacia figuras políticas,Bucaram,LeónFC.Correa ahora Nebot,llegando a sobredimensionar su acciona,esto seguirá sucediendo mientras los guayaquileños no asuman una actitud más crítica con sus autoridades y dejar de lado el conformismo y la adulación.

    • no es conformiso, es que en Guayaquil se ha vendido la idea de que estar a favor de Nebot significa tener status, si votas por el PSC es como decir que compras la ropa en Boutique, por tanto el guayaquileno ya no analiza si Nebot es o no un gran alcalde, simplemente espera la opiniòn del periodismo,, y la acepta tal como es, sin analizar si el periodismo no tiene sus propios intereses al adular a Matraca, y pues como el PSC representa en Guayaquil en teorìa el status( a pesar de la evidente vulgaridad de los socialcristianos), entonces por status se vota por el PSC

  26. Cuando escuché en la radio me pareció que tenía sentido la propuesta, luego de esta opinión estoy totalmente de acuerdo que pueden venir mejores administraciones que la actual; muy sesuda opinión.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba