Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿José Valencia podrá sacudirse de María Fernanda Espinosa?

en La Info por

Pocas veces el nombramiento de un canciller ha sido tan saludado y felicitado como el de José Valencia. No ha existido casi ningún sector de la opinión pública que no haya expresado elogios ante el más reciente nombramiento del gobierno de Lenín Moreno. Valencia reemplazará en la Cancillería a María Fernanda Espinosa, quien ha sido elegida como presidenta de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Quienes han trabajado con Valencia han resaltado sus cualidades profesionales y humanas. El diplomático Hernán Escudero, quien fue su jefe en la misión ante las Naciones Unidas en Ginebra, ha celebrado en Twitter su profesionalismo y su preparación. “Trabajó conmigo en Ginebra y es muy pero muy competente”, dijo Escudero a 4Pelagatos. Lo mismo hizo el ex canciller y actual embajador en Washington Francisco Carrión que también señaló, en Twitter, que se trata de un excelente nombramiento. Incluso la activista social Nelsa Curbelo contó en esa misma red social una anécdota que habla sobre su calidad humana: lo bien que trató a un grupo de chicos que fueron a Sudáfrica a participar en el mundial de fútbol callejero cuando Valencia era embajador en ese país. “Los trató como embajadores del país, los recibió en la embajada, brindó un almuerzo, llevó al zoológico. Acompañó todo el tiempo”.

Los elogios al nombramiento y al propio Valencia no sorprenden. Su carrera diplomática y su preparación académica parecen ser impecables. Además, su relativa juventud le inyecta al gabinete de una imagen más joven y renovadora. Se trata de la primera vez en 11 años que la política exterior ecuatoriana va a ser dirigida por un diplomático profesional y eso, también, provoca optimismo luego de tantos años de un servicio diplomático entregado a visiones ideológicas que dejaron de lado los intereses del país. Si se observan las reacciones en los medios y en redes sociales parecería ser que se trata del mejor y más celebrado nombramiento del gobierno de Lenín Moreno en su gabinete.

Sin embargo y a pesar de todos los enhorabuenas hay una interrogante con el nombramiento de Valencia: ¿Tendrá la independencia para rehacer un servicio diplomático que fue destruido al ser entregado a los intereses partidistas del gobierno de Rafael Correa? Si bien no existe duda que Valencia llegará con una visión distinta sobre política exterior, mucho menos ideologizada y partidista que la de sus antecesores, la pregunta apunta más bien a los cambios estructurales que se debe hacer dentro del servicio diplomático. Y de la fiscalización que se deba hacer a los manejos financieros y administrativos  arbitrarios que hubo, sobre todo mientras Patiño fue canciller.

No hay que olvidar que los cancilleres del correato, sobre todo Ricardo Patiño, convirtieron a la Cancillería en una vasta operación partidista y clientelar donde lo que más importaba eran los dogmas ideológicos y la entrega de cuotas a favor de los aliados del correato. Como 4Pelagatos consignó en una nota en marzo del 2016, Patiño recibió un servicio exterior con 700 empleados y lo entregó a su sucesor, Guillaume Long, con algo más de 2 000 funcionarios que, en su mayoría, eran operadores partidistas de Alianza País y no profesionales de la diplomacia. Los dos sucesores inmediatos de Patiño, Guillaume Long y María Fernanda Espinosa, ésta última ya en la administración de Moreno, no cambiaron esa estructura que dejó montada Patiño y si hicieron cambios, fueron mínimos.

¿Por qué la duda de que Valencia no marcará una ruptura radical con sus antecesores, en especial con la gestión de María Fernanda Espinosa? Básicamente por el hecho de que el nuevo canciller, a pesar de todos sus atributos personales y profesionales, fue relativamente cercano con los anteriores cancilleres y eso hace pensar que no estará dispuesto a emprender un quiebre profundo. En efecto, para ciertos sectores Valencia no aparece como una opción de ruptura radical como sí lo eran, por ejemplo, Francisco Carrión o Luis Gallegos que también sonaban como sucesores de Espinosa.

El analista y observador de la política nacional, Henry Raad, hizo explícita esta duda en un tuit en el que comentaba el nombramiento de Valencia. “Presiento que el nuevo canciller solo está cubriendo el año sabático de María Fernanda”. Valencia tuvo un cargo cercano a Patiño y luego trabajó en el despacho de Guillaume Long. Con María Fernanda Espinosa la relación fue buena: ella lo nombró embajador y lo envió  como representante del Ecuador ante la Organización de Naciones Americanas, OEA. Hay quienes piensan que la recomendación para su nombramiento provino de la misma Espinosa. “María Fernanda demostró su capacidad para moverse y dudo que ella no haya influido en este nombramiento”, agrega en otro tuit el agudo Henry Raad.

Si Francisco Carrión hubiera sido el elegido, como sonaba en círculos muy cercanos al presidente Moreno, la sucesión a Espinosa hubiera sido muy distinta. Conocidas son las tensas relaciones entre la ex canciller y el actual embajador en Washington, quien fue nombrado por decisión directa del presidente Moreno en contra de la voluntad de Espinosa. Si Carrión hubiera sido el elegido, pocas dudas hubieran habido de que iba a emprender una reingeniería radical al modelo que Espinosa dejó montado en la Cancillería.

Que José  Valencia haya sido cercano a María Fernanda Espinosa o haya sido ella quien hizo que él fuera escogido, tampoco significa forzosamente que no vaya a echar abajo todo el sistema correísta en el servicio exterior que Espinosa mantuvo. Valencia desde la Cancillería tiene toda la capacidad para hacerlo y el hecho de que sea un diplomático de carrera con profundos conocimientos sobre cómo debe conducirse el servicio exterior también hace pensar que la transformación durante su administración es perfectamente posible.

Entre los temas que Valencia deberá hacer para sanear la Cancillería y mostrar que es capaz de desbaratar el modelo impuesto por Patiño y mantenido por María Fernanda Espinosa está, por ejemplo, volver a profesionalizar el servicio exterior removiendo a los funcionarios que fueron colocados ahí como parte del intercambio de favores con Alianza País. Además, racionalizar el tamaño de un aparato burocrático que fue concebido bajo consideraciones partidistas. El caso de España es un ejemplo de los desafíos que tiene José Valencia. En ese país existe una estructura dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores cuyas proporciones únicamente se justifican cuando se piensa que fue diseñado para el trabajo de militancia política con los migrantes o como parte de una política clientelar. Si antes del gobierno de Correa había un total de 15 funcionarios ecuatorianos en España, ahora hay 73 de los cuales únicamente en el consultado de Madrid trabajan 29. Hay otros países donde hay estructuras burocráticas igualmente grandes: por ejemplo en el consultado de Milán y New Jersey trabajan 17 personas y en el de Nueva York 17.

Otra estructura de militancia partidista que depende del Ministerio de Relaciones Exteriores es la Secretaría Nacional del Migrante. Esa institución, que fue absorbida por la cancillería en junio del 2013 durante la gestión de Patiño, tiene una operación muy grande en territorio ecuatoriano. Únicamente en Tulcán trabajan 29 funcionarios, 17 en Tulcán, 30 en Manta y 44 en Azoguez.

Así fue como Patiño destruyó el servicio exterior ecuatoriano

Para ajustarse a las expectativas que ha generado su nombrameinto, el nuevo canciller deberá mostrar su independencia de las administraciones anteriores. Por ejemplo, frente al nombramiento de alrededor de 40 personas bajo una figura que no existe que es el de “nombramiento provisional de designación especial”, según la cual funcionarios que fueron nombrados en la época de Ricardo Patiño y que no pudieron ser legalizados bajo la Ley Orgánica del Servicio Exterior, LOSE, serán enviados a misiones en el exterior amparados por la Ley Orgánica de Servicio Público, LOSEP. Esos funcionarios, según los documentos que tiene en su poder 4Pelagatos, a su regreso al Ecuador volverán a trabajar en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Estos documentos fueron firmados por Luis Jácome Guerrero, en calidad de ministro de Relaciones Exteriores encargado.

José Valencia tiene un desafío que va más allá del giro en la visión de la política exterior del Ecuador. Si bien los cambios en la dirección de la política internacional en los temas de Venezuela, Unasur, la Alba o Nicaragua son parte fundamental del cambio que la sociedad exige del gobierno, también está la profesionalización servicio exterior. Valencia si quiere no defraudar a quienes celebraron su nombramiento tiene que demostrar su independencia, en especial de María Fernanda Espinosa.

Foto diario El Universo

26 Comments

  1. En el Consulado en Milán se atiende a 100 personas por día, además el consulado funge como centro de impresión de pasaportes para otros consulados en Europa. Los funcionarios y personal administrativo trabajan sin escatimar esfuerzos.

  2. Sin cuestionar los posible valores académicos del Señor Valencia, de su entrevista con la Señora Hinostroza en Teleamazonas pudimos captar algo que ya temíamos, una postura cautelosa, calculada, de no decir nada, huérfana de frontalidad, vigente esa actitud de servil respeto a los derechos humanos del aventurero Assange, quién sin disimulo ventilo su desprecio a nuestro país, conmovedora esa ‘solidaridad’, y respecto a Venezuela, esa misma postura de hipócrita preocupación de no inmiscuirse en los asuntos internos de esa dictadura, allí si, no les importa los derechos humanos de todo un pueblo. Será por ello que en el destino de las naciones mas relevante es un hombre VALEROSO y honesto que un mamotreto académico y pusilánime.

  3. Este señor puede tener los mejores antecedentes; ser funcionario de carrera, pero su tufo correista esta latente.,y para colmo ..faldero de la incompetente espinosa ,sueños de perro si realiza algùn cambio radical en la diplomacia ecuatoriana.

  4. El mero hecho de que el Canciller nombrado sea de carrera, ya es positivo, porque el ecuador durante mucho tiempo, lo preparó para que pueda desempeñarse como diplomático y es de esperarse que no se haya contagiado de la ideología correista, porque entonces sí pasará al grupo de los carentes de valores y tendremos un nuevo canciller como aquellos de la década pasada.
    Debemos tener mucha esperanza en esta nueva designación y su gestión interna e Internacional será observada por todos los que queremos un país limpio de corrupción en todos los organismos del gobierno ecuatoriano.
    Las apreciaciones del Sr. Pallares como siempre muy claras y muy acertadas, y lo que enumera debería hacer el nuevo canciller, no creo que requiera mucha investigación y la ejecución requiere acción inmediata.

  5. Presidente Moreno debe permitir a José Valencia introducir profundos cambios en la política exterior y en su institucionalidad. Es una exigencia de la opinión pública.Hay que recobrar la dignidad , privilegiar los intereses nacionales y hacer uso del pragmatismo.

  6. ¡Bien por la designación de José Valencia como nuevo Canciller! Notable y prestigioso diplomático,recto en su proceder y con experiencia.Confiemos que el Presidente Moreno le permita efectuar los profundos cambios en la política exterior y en la Cancillería que exige la opinión pública.

  7. VALENCIA TENDRÍA UNA BUENA GESTIÓN,SI SACARÍA CON LÁTIGO A TODOS LOS CORREISTAS QUE SE ENCUENTRAN ENQUISTADOS COMO GARRAPATAS EN EL MINISTERIO DE R.E. SON SÁTRAPAS QUE SI NO LES SACA,LE AMARGARÁN LA VIDA Y SU GESTIÓN Y SU PRESTIGIO CAERÁN AL SUELO.LO DE ESPINOSA, YA DIGO EL RARO QUE ES UNA PIEDRA EN EL ZAPATO,ADEMAS LE ADORA.DEBERÍA HABERLE PUESTO CONDICIONES,PORQUE DE LO CONTRARIO,PELEARSE CADA DÍA CON EL CORREATO REGADO POR TODO LADO MUY DIFÍCIL.

  8. Si en verdad el Canciller Valencia es un Diplomático de Carrera, tendrá la obligación de rescatar al Servicio Exterior colocando a VERDADEROS DIPLOMÁTICOS, no como los actuales que responden a cuotas políticas sino basta ver la Embajadora de El Salvador que es cuota política de la simplona de la Salgado, ademas esa señora no sabe nada de diplomacia sino vean sus entrevistas DA VERGÜENZA y así un sinnúmero de ¨DIPLOMÁTICOS¨ que solo engordan el aparato burocrático de la Cancillería

  9. 11 años despues se nombra un canciller de carrera, . después de haber pasado por esta carterba de ineptos, mediocre como narcovalija de Patiñoo, la impresentables mediocre expinozaa, desfalco de fondos publicos, nunca han representado al Ecuador, tiene sus crimenes de lesa humanidad, Traicion a la seguridad Nacional, Traicion a la Patria.

  10. POR FAVOR, hasta cuando los ecuatorianos tenemos que soportar la estatua del mafioso argentino en las puerta de la Unasur? esto es una vergüenza, devuelvan ese armastoste a la viuda para que se amarre al cuello y se tire al Mar de la Plata, no es suficiente ya, soportar ese graffiti tercermundista y ofensivo en la sala del Congreso? que fue bien cobrado al pueblo por su autor, quien supo sacar abundante jugo, a los rostros dolientes de nuestros indígenas plasmados en sus lienzos, ya basta de tanta hipocresía y tomadura de pelo.

  11. Estoy seguro que un hombre de valor no permita pueda dejarse aplastar por una persona tan cuestionada, ajena totalmente a toda formación profesional y moral.
    Una zaga repugnante ha destruido la diplomacia ecuatoriana: el corcho, patiño, espinosa, long desde Enero 2010.
    Al fin respiramos…. ufff

  12. Tendrá el país que esta atento a la actuación del nuevo Canciller , pues sería una verguenza que en lugar de priorizarla implementación de urgentes medidas para dar un giro de 180 grados en la institución y deshacerse de todo el lastre correista , se dedique a cuidar las espaldas de nefastos ex cancilleres como Patiño, Long y Espinosa , y toda la tragedia que esto significó para la Patria .

  13. No genera ninguna confianza la designación de este señor Valencia, es muy cercano a Correa y sus adláteres, otra muestra de que Moreno no decide, lo hacen Espinosa, Mangas y por ende Correa.

  14. Perfecto representante de un tibio y cobarde Moreno: me temo que no va a ser ni chicha ni limonada. Lo respalda un gran curriculum, pero ciertamente hay más dudas que certezas por sus antiguos vínculos con lo más nefasto y vergonzoso en pólitica internacional de la historia del país. Mientras los verde flex sigan en el poder, dudo que la cancillería dé un rumbo de 180° en política internacional y, entre otras cosas, revisen las relaciones internacionales con países conflictivos como Irán, Venezuela, Siria, Cuba, Nicaragua, etc. Los AP y/o Mana son el cáncer purulento que padece el país dentro de sus fronteras y fuera de ellas, y lamentablemente, los tendremos hasta el 2021.

  15. Es hora de que el Servicio Exterior se modernice, en tiempos de internet puede ser mínimo, por ejemplo Espinoza ya que ve a vivir en New York, debería ser además Consul en esta ciudad, el representante de Ecuador para la UNESCO que reside en Paris, debe ser también Embajador para Francia y la Unión Europea, no se se justifique un Consul en Hamburgo o un embajador en Sudáfrica; pero pedir esos cambios es pedir peras al olmo, el Servicio Exterior se ha transformado en un Sistema de Turismo para todos estos personajes, algunos de ellos que mas bién deberían estar en la carcel de Latacunga.

  16. El nuevo canciller por más laureado que sea, tanto como profesional y como persona, no garantizará los cambios inmediatos y profundos que requiere nuestra política exterior, por dos razones fundamentales: es colaborador del correato (ídem caso Moreno) y fue elegido directamente por la jefa del ilegítimo presidente del Ecuador; tal vez no se acuerden las palabras de Espinosa hace unos días: “he hecho algunas recomendaciones al presidente para la elección del nuevo canciller, pero obviamente él tiene la última palabra”.
    Estás “recomendaciones”, como todo lo actuado por está señora, es una orden al enclenque Moreno para que designe a Valencia como canciller y fin del cuento; en mi criterio no cambiará absolutamente nada, salvo uno que otro maquillaje en el servicio exterior y pare de contar. Por si alguien tiene alguna duda, no se olviden que Patricio Zambrano, el ex ministro comunista de defensa, que esperaba un juicio político por su ineptitud en el caso del secuestro y asesinato de los trabajadores del Comercio, María Fernanda Espinosa lo puso de embajador del Ecuador ante la UNESCO, le haya gustado o no al licenciado; en la nave no manda marinero sino el capitán y el capitán de Moreno fue, es y será Espinosa y solo el tiempo dirá si me equivoco o no.

  17. Con la hoja de vida del nuevo Canciller y siendo de carrera, hay esperanzas que se hagan cambios en esa institución histórica que fue destruida por Correa, como bien se señala en este magnifico articulo.

    • Ojala el nuevo canciller realice su labor dejando de la lado la ideologia………….veremos que hace con Assange por ejemplo…

  18. Al leer entre líneas, el hecho del nombramiento del nuevo canciller, se desprende que el entramado correísta está siendo y será, muy difícil de desenmarañar, hay muchos favores y lealtades de por medio, incluidos por supuesto, los del mismo Valencia, puestos en evidencia por el incisivo artículo del Sr. Pallares.

    Creo que se impone un re-ingeniería en la cancillería, para desbaratar el entramado partidista dejado por Correa en el servicio exterior, empezando por el supernumerario nombramiento de funcionarios y la calidad profesional de la mayoría ellos, como es el caso del embajador en Chile.

    Es muy temprano todavía para hacer una evaluación, pero todo parece a apuntar que este nombramiento ha sido cocinado por la nefasta ex-Canciller.

    Los hechos hablarán, por lo pronto, todas son dudas.

    ¿A qué se debe todo el poder que tiene la Ex-Canciller en este gobierno?

  19. En diplomacia como en todos los campos solo se manejan por intereses. Como los verde flex ya vendieron nuestra Patria a las potencias extractivistas y narcotrafico, …Hace rato ya nos dictan las políticas siempre en su beneficio. Poco o nada podrá hacer contra ese poder

  20. No tengo ni idea, como una buena parte de los comentaristas de quien es este señor Valencia. Sin embargo su artículo Sr Pallares (el tiempo y los hechos posteriores se han encargado de revalidar y reconfirmar la veracidad de los informes publicados por 4 pelagatos) me orienta adecuadamente a esbozar mi posicion personal respecto a este nombramiento que no se aleja de aquellos propios de la estrategia politica de AP.
    Se acuerdan de Jarrin el dizque flamante min de defensa? Esperabamos un giro inmediato de 180 grados pero no ha pasado nada y el impresentable de merizalde sigue de colaborador.
    ….Que José Valencia haya sido cercano a María Fernanda Espinosa o haya sido ella quien hizo que él fuera escogido, tampoco significa forzosamente que no vaya a echar abajo todo el sistema correísta en el servicio exterior que Espinosa mantuvo….
    Por el significado de la parte inical de esta estrofa, se necesita ser ingenuo para creer que van ha existir cambios de fondo en la politica exterior por más …que su carrera diplomática y su preparación académica parecen ser impecables… y que la Sra Curbelo nos haga llorar de la emoción con su anecdota.
    Si realmente se hace merecedor al cargo, el día de mañana Lunes debe iniciar y anunciar una limpieza extrema y urgente de las deleznables política internacionales de su mentora para este puesto (lease la torpe poetisa erotica ) como tambien del grupo humano de la Cancillería.
    Si embargo creo que mas cercana a la realidad es la acertada apreciación del Sr Raad como también la respuesta negativa a su acertada interrogacion que desarrolla este artículo.

  21. “Según el informe dado a conocer por la Contraloría General del Estado, el secretario general de la ONU designó al Enviado Especial para temas de Discapacidad, por el período del 1 de enero al 31 de diciembre de 2014, estableciendo su lugar de trabajo en Ginebra, y su remuneración por el monto de 1 dólar; casi cinco meses después Moreno solicitó al Ministerio de Relaciones Exteriores la asignación de recursos económicos para el financiamiento de esta designación.” (El Universo 2016/11/24).

    La inefable Maria Fernanda Espinosa apoyó la asignacion solicitada para el cargo estrictamente honorífico.

    El Embajador Valencia no es puesto por el señor Presidente. Es designado Canciller por Espinosa con precisos encargos y límites, entre esos, una adorable asignación en dólares para pasarla bomba en NY. El Embajador Valencia hizo méritos de fidelidad suficientes como representante ante la OEA, donde a nombre de Ecuador consignó los votos tal cual Espinosa le ordenó. Acaso ya se han olvidado de como votó Ecuador en la OEA? Hace pocos días se abstuvo de votar contra Venezuela, ratificando su fidelidad y méritos para el cargo.

    Que suelte amarras es muy posible. El señor Presidente ya ha dado la pauta y señalado como hacerlo. El lo hizo cuando declaró que la mesa nunca estuvo servida.

    Ahora bien, Mangas, Patiño y Espinosa, que as se han guardado, para que eso no pase?.

  22. Pienso que 100 días son suficientes para observar la “hoja de ruta” del nuevo Canciller.
    Se espera la profesionalización del servicio exterior, una política de estado en cuanto a las relaciones internacionales incluidos los tratados de comercio, total transparencia de la gestión y, fiscalización de las administraciones anteriores.

  23. Habrá que poner mucha atención en lo que haga el nuevo canciller.
    Más bien le valdría salir por los fueros de la dignidad y no ser un un pusilánime transeúnte del servicio exterior.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba