Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Category archive

Las Cifras

El desempleo se dispara, salvo el de los burócratas

en La Info/Las Cifras por

Si las cifras oficiales revelan un aumento importantísimo de la tasa de desempleo en el mes de marzo, también traen un dato revelador: uno de los poquísimos sectores de la economía que no ha perdido participación, en el empleo en el plano nacional, es el sector público (ver cuadro 2).
Las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INEC, muestran que la tasa de desempleo nacional subió a 5,7% en marzo del 2016; casi dos puntos más que en marzo del año pasado (3.8%). El nivel de desempleo en el primer trimestre de este año es el más alto de los últimos tres años; es decir, desde que existen cifras trimestrales (ver cuadro 1). Los porcentajes son tan significativos que el INEC  los calisificó como “variación estadísticamente significativa”. Esto es lo menos llamativo porque si se mira toda la serie histórica se trata de la tasa más alta de desempleo desde junio del 2010.

Clic aquí para ampliar cuadro 1

Captura de pantalla 2016-05-10 a las 4.05.09 p.m.

En otras palabras, mientras el sector privado, sobre todo en construcción y manufactura, sufrieron un bajón considerable, quizá el más fuerte desde el 2010, el sector público más bien aumentó, al menos porcentualmente. Si en marzo del 2015 el porcentaje de los empleados públicos era del 3,9 % del total de empleados en el país, en marzo del 2016 subió al 4,2%. La cifra puede resultar muy apretada, pero si se compara con lo que ocurrió en otros sectores, resulta particular. Ejemplo: si los empleados en el sector de la construcción eran en marzo del 2015 el 7,1% del total en el país, en  marzo del 2016  representaban 6,3%.  El servicio doméstico pasó en marzo del 2015 de representar el 2,7% del total, al 2,5% en marzo del 2016. El sector manufacturero ha perdido casi uno por ciento. En marzo del 2015, incluyendo la refinación de petróleo, ese sector representaba 11,2% de la población empleada; un año después el 10,3%. Un sector cuya participación aumenta, aunque imperceptiblemente, es el del comercio: en marzo del 2015 era del 17,5 en marzo del 2016 era del 17,8.
En el cuadro inferior se puede ver cómo han evolucionado los sectores y se puede, asimismo, comparar al mes del marzo del 2015 con el del 2016. 

Clic para agrandar este cuadro 

Captura de pantalla 2016-05-10 a las 11.15.26 p.m.

Si el INEC muestra que el sector público ha ganado participación en el mercado laboral, ¿dónde está, entonces, el tan mentado apretón del sector público? La evidencia muestra que es el que menos está cargando sobre sus hombros el peso de la crisis económica. 

Clic para agrandar este cuadro

Captura de pantalla 2016-05-10 a las 10.40.47 p.m.

Estas cifras del INEC sirven para evidenciar, como se ve en este último cuadro, cómo la participación de la burocracia en el empleo asalariado a nivel nacional ha ido creciendo.  Si en diciembre del 2007 los burócratas representaban el 15,1% del empleo asalariado, en marzo del 2016 fue del 19,8. El sector privado, en cambio, ha tenido una tendencia inversa. Si en diciembre del 2007 fue del 84,9%, en marzo del 2016 sumó del 80,2%. En otros palabras, durante los últimos 9 años el Ecuador ha sufrido un marcado proceso burocratizador.

Ciudad Quinde, la mini serie anti monopolio que costó más de 700 mil dólares

en La Info/Las Cifras por

La Superintendencia de Poder de Mercado tiene como logo un quinde que en sus alas despliega los colores de la bandera ecuatoriana. Quizá es por esto que cuando decidió hacer una producción audiovisual, los máximos funcionarios de ese organismo la bautizaron como “Ciudad Quinde” .

“Ciudad Quinde” no fue una producción sencilla.  Filmada en la ciudad de Zaruma en el 2014, “Ciudad Quinde” es una producción ambiciosa de alta calidad técnica y con la participación de varios de los mejores actores ecuatorianos. Seguramente por eso no fue barata. Al erario nacional, es decir a los contribuyentes, le costó al menos 735 953 dólares, si se suma todo lo que la Superintendencia de Poder de Mercado registra en sus documentos de gastos de los años 2014 y 2015.

Si se compara con el costo de otras producción audiovisuales de referencia en el país se puede tener una idea sobre lo significativo que es esta cifra. “Pescador”, la película de Sebastián Cordero que probablemente es una de las mayores producciones cinematográficas de la historia del Ecuador, costó más o menos eso: 700 000 dólares, según datos de prensa. La película “Qué tan lejos” de Tania Hermida costó aproximadamente 200 000 dólares mientras que “Sin otoño no hay primavera alrededor de 600 000 dólares.

Para realizar “Ciudad Quinde” la Superintendencia contrató a la productora “Vértigo Films” cuya productora ejecutiva es Marcia Alvarado, hija de Vinicio Alvarado, actual ministro de la Producción y pilar de todo el sistema de comunicación y propaganda del gobierno de Rafael Correa. Vértigo Films fue asimismo la productora involucrada en el spot “All you need is Ecuador”, que se usó durante una de las últimas ediciones del Super Bowl para promocionar el turismo al Ecuador. Vertigo también produjo el documental “Instantes de campaña” donde se hace un relato con Rafael Correa, como protagonista, de la campaña del 2013 para la tercera reelección a la presidencia del Ecuador.

Guayaquileña de 28 años, Marcia Alvarado es productora ejecutiva de Vertigo y ha estudiado Publicidad en la Universidad Casa Grande de Guayaquil y en la San Francisco de Quito. Antes de trabajar para Vértigo Films era ejecutiva de cuentas, en Guayaquil y Quito, de la agencia Creacional, propiedad de su padre, según un reportaje de Fundación Mil Hojas

¿Cuál era la idea para que un organismo cuyo fin es regular las distorsiones del mercado se embarque en la producción de una miniserie? Según información de la Superintendencia “el reto de Ciudad Quinde es llegar a toda la sociedad para que exista la participación, el dialogo constante y la discusión de temas relacionados a la Ley Orgánica de Regulación y Control del Poder de Mercado”.

La mini serie, transmitida por varios canales de alcance provincial, TC Televisión que la programó para un domingo a las 10 de la mañana y Ecuador TV, estaba concebida para hacerla circular en redes sociales pues se supone que la audiencia podía votar para decidir ciertas partes del guión. Por eso está alojada en la página www.ciudadquinde.tv. La idea de la producción era acompañarla con debates que sobre el trabajo de la Superintendencia también están alojados en esa misma página.

“Ciudad Quinde” también fue utilizada para “capacitar” a miles de estudiantes de colegios en Guayaquil, según la propia página de la Superintendencia. “Son más de 4 mil estudiantes de segundo y tercero de bachillerato que han sido capacitados por parte de la SCPM. Ellos consideran que esta actividad ‘les ayuda a conocer sobre los abusos de poder de mercado que pudieran producirse en nuestra sociedad y a tener conciencia acerca de la necesidad de propender a un comercio justo y trasparente”, dice la información de la propia Superintendencia.

Con la contratación de Ciudad Quinde se pone sobre el tapete, una vez más, el tema de la cultura del gasto público en el Ecuador. ¿Era una inversión prioritaria? 700 000 mil dólares es una cifra importante y más aún para la producción de un producto con impacto relativo, pues resulta difícil probar que con esta producción haya cambiado la posición de la sociedad ecuatoriana ante las distorsiones del mercado. Según la propia Superintendencia, en su informe de rendición de cuentas, el “sitio web www.ciudadquinde.tv ha recibido 2 .610 visitas durante el 2015. Se han realizado 155 socializaciones de ésta fascinante historia”.

La verdad es que en Youtube los resultados no fueron muy halagadores. Hasta el sábado 19 de marzo del 2016 el primer episodio tuvo 1 829 visualizaciones, el segundo 1 202, el tercero 672, el cuarto 457 y el quinto 458. En los siguientes, el número de visitas decayó y ya para el episodio 11 se registraban 238 visualizaciones.

Ciudad Quinde representa de forma perfecta la forma en que se gastaron los recursos públicos durante todo el período de abundancia petrolera. Sin contrapesos y fiscalización, es fácil que organismos como la Superintendencia de Control del Poder de Mercado hagan inversiones que no solo pueden ser despilfarros sino que incluso podrían estar por fuera de sus competencias legales. ¿Un organismo como esta Superintendencia tiene facultades legales para hacer mini series?

Lo que queda al desnudo en este caso, como en aquel del alquiler de la sede de la Superintendencia, es una cultura del gasto público donde no hay cabida para la sensibilidad en el uso de los dineros de los contribuyentes.

Corrección: En este artículo se dice equivocadamente que Instantes de Campaña fue hecho por Vértigo Filmes.  Ese filme fue producido por Tomás Astudillo  cuya compañía productora se llama Ostinato. Marcia Alvarado trabajó como productora ejecutiva en esta producción. Mis disculpas por la imprecisión.

El sector petrolero público está en quiebra

en La Info/Las Cifras por

Ecuador ya no es un país exportador neto de petróleo: lo dice mirando las cifras el abogado y experto petrolero Fernando Santos Alvite. “De una producción de 530 000 barriles diarios, usamos las dos terceras partes para el consumo interno y apenas una tercera parte para la exportación”.

Pero, claro, el eje de las cifras que maneja pone más el acento en el costo extraordinario que causan gasolinas y derivados: “La refinería –dice– solo produce una tercera parte del consumo interno”.

FullSizeRender-10“Las dos terceras partes de gasolinas y derivados tenemos que importarlos”. Cuando baja el crudo, el margen de refinación, como porcentaje del precio del barril se incrementa y los términos de intercambio crudo/derivados se deterioran, como se observa en este cuadro.

FullSizeRender-13

El problema para Santos Alvite es que no se han mejorado las refinerías. “Ha subido el consumo interno sin mejorar las refinerías. Hemos gastado $2.400 millones en proyectos de refinación. $1.200 millones en la refinería del Pacífico, que se han malgastado, porque no hay refinería, es un potrero. En la de Esmeraldas, pese a haber gastado 1200 millones, no hemos incrementado su capacidad de refinación en un barril. Eso nos obliga a importar. Cada barril de gasolina nos cuesta literalmente dos barriles de petróleo. Ese es el mensaje”.

FullSizeRender-11

La situación es lapidaria: la balanza muestra que el sector petrolero público está en quiebra. Como no se hicieron refinerías, todo el esfuerzo de producción se va en comprar derivados. Esto y los acuerdos del gobierno, producen, según el abogado petrolero, un déficit reconocido oficialmente de $2400 millones en 2015 y, según sus cálculos, de 2600 millones para este 2016.

gráfico santos alvite 1Foto Presidencia de la República

¿Quién es el muuuudo que dice que aquí no hay crisis?

en Las Cifras por

¿Quién es el idiota que anda diciendo que no hay crisis en el Ecuador? En cualquier caso no deben ser los productores de leche porque estos días atraviesan, precisamente, una terrible crisis ocasionada por la dramática y sustancial baja en la demanda del producto.

¿Que cuál crisis? Pues precisamente la que se evidencia en que los ecuatorianos han disminuido su consumo de leche. Esa disminución se nota de varias formas. Tanto los grandes como los pequeños ganaderos se hallan en problemas para vender su producto y varias empresas que compran leche han anunciado que dejarán de hacerlo en algunas zonas. Nestlé, por ejemplo, ha anunciado que cesará de recibir la producción de algunos sectores el próximo 28 de febrero. Los productores afectados están ubicados en San José de Minas, Atahualpa, Puéllaro, Perucho, entre otras, dice una información en La Hora. Jorge Arias, un productor de la zona le dijo a ese diario que la empresa les explicó que tiene suficiente producto para abastecerse durante dos meses por lo que no requiere nuevas compras. Arias, sin mencionar más nombres, dijo que esto estaría pasando también en otras empresas procesadoras de productos lácteos.

4Pelagatos recibió información que la situación es similar en otras partes del país. La planta procesadora “Agropecuaria Lasa”, en Tarqui, provincia del Azuay, ha cerrado sus operaciones porque su principal cliente, Tony, ya no les compra leche.

La situación parece ser “complicadísima” según Rodrigo Gómez de la Torre, presidente de la Cámara de Agricultura de la zona 1. Según él esta reducción violenta de la demanda tiene varias razones. Una es la vigencia de los semáforos etiquetados en los productos lácteos que se venden en los supermercados. “Es obvio que un queso o un yogur van a ser altos en sodio o en azúcar” sostiene Gómez de la Torre. La venta de quesos bajó en un 30% y la de yogur en un 18% únicamente por los semáforos.

También influye, sostiene, la entrada de contrabando de leche por la frontera sur y la norte. Lo mismo ocurre con la carne. Pero para Gómez de la Torre la difícil situación del sector se debe a “que se acabó la plata”. Es en esas circunstancias cuando aparecen estos problemas y asegura que la baja significa alrededor de 120 mil litros diarios que se han dejado de consumir. Esto representa más o menos el 3% del total de la producción lechera del país.

La situación parece agravarse por lo caro que resulta producir leche en el Ecuador, lo que le resta competitividad al sector lácteo. Los agricultores, sostiene, tienen que pagar al menos tres impuestos relacionados con la tenencia de la tierra: el impuesto predial, el impuesto a la tierra y la patente municipal. “Así es muy difícil” y agrega que todos estos problemas estructurales que hacen tan caro producir leche no se sentían cuando había abundancia.

ganaderos gráfico

Gómez de la Torre coincide con otros consultados en que es muy difícil cuantificar en cuánto ha bajado la demanda. Pero se sabe -dice él- que Nestlé ha perdido el 20% de sus ventas. Hay otros problemas, sostiene. Por ejemplo, la dificultad de exportar la leche pues durante la abundancia al Gobierno no le interesó abrir nuevos mercados.

Juan Pablo Grijalba, presidente de la Asociación de Ganaderos de la Sierra y Oriente, coincide con Gómez de la Torre. La falta de demanda de leche tiene el sector en una difícil situación por una combinación de factores que tienen que ver con el contrabando, los semáforos y la pérdida de poder adquisitivo. “Si antes una familia compraba dos quesos maduros al mes, ahora compra a lo mucho uno”. Grijalba agrega un factor que agobia al sector: la deuda del Estado a muchas plantas procesadoras que vendían producto al Gobierno para programas como el desayuno escolar. Según Grijalba la deuda es de alrededor de los 18 millones de dólares. Y si bien los precios no han bajado sustancialmente, él cree que esto va a ocurrir muy pronto aunque actualmente hay un precio mínimo fijado por el Gobierno. “Va a bajar, no hay forma que se sostenga”.

4Pelagatos supo, además, que en zonas lecheras del Azuay muchos productores están tirando la leche a los ríos pues la demanda es muy baja. Muchos productores pequeños, se han dedicado a elaborar queso fresco o “quesillo”, como se le dice en el sur, lo que ha puesto al borde de la quiebra a los productores tradicionales de “quesillo”.

Con un panorama como esté, ¿quien se atreve a decir que no hay crisis en el Ecuador? Habrá que esperar que lo diga algún idiota, porque los lecheros seguramente no lo harán.

Los inquisidores cuestan 8 millones al año

en Las Cifras por

Desde junio del 2013 el Ecuador tiene una Ley de Comunicación que, entre otras cosas, establece un aparato burocrático encargado de regular y contralor a los medios de comunicación.  Este ejercicio de control y regulación tiene a dos organismos como su columna vertebral: la Superintendencia de la Información y Comunicación, Supercom, y el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación, Cordicom

Esos organismos, al ser concebidos como instituciones sin independencia del poder Ejecutivo han actuado, casi siempre, de acuerdo a la visión que el presidente Correa tiene de la prensa independiente. Eso explica que, desde que se aprobó la ley, el 96% de los procesos fue contra medios privados y apenas el 2% contra medios públicos; y el 2% restante contra una institución, según informe de Fundamedios.

Este aparato burocrático tiene un significativo costo para el Estado. Solo en salarios,  la Supercom y el Cordicom le cuestan a los contribuyentes 7 millones 985 mil 258 dólares anuales. A esta cifra se llega si se suma los 5 millones 888 mil 258 dólares que consta en reporte de gastos salariales de la Supercom de enero del 2016 y los 2 millones 100 mil que consta en el Cordicom del mismo mes y mismo año de ese organismo.

Casi 8 millones anuales en sueldos para dos organismos que antes del 2013 no existían y cuya exclusiva función ha sido estrechar los espacios de la libertad de expresión resulta grosero.  Pero en la realidad, los costos de estas dos instituciones debe ser mucho mayor. Los cerca de 8 millones se limita únicamente a la carga salarial en estos dos organismos.  Habría que añadir otros gastos que tienen. Por ejemplo, si se añade lo que han gastado en su funcionamiento o en publicidad la cifra aumenta. Únicamente en gastos para financiar lo que llaman “plataforma tecnológica de monitoreo de medios”,  la Supercom pagó 2 millones 233 mil dólares en el 2015, según se ve en el informe de Ejecución de Gastos  de ese organismo del año 2015, hecho por el Ministerio de Finanzas. En ese mismo documento aparece que los gastos operativos de ese organismo, incluyendo sueldos, llega a los 15 millones de dólares. Todo eso sin hablar de lo que estos organismos han gastado en publicidad.  Si se ve en un documento oficial resulta que en el 2014 la Supercom se gastó 1 millón 357 mil dólares en publicidad para promocionarse.

¿No es acaso mucho dinero de los contribuyentes?

La recaudación de impuestos bajará este año

en La Info/Las Cifras por

Uno de los riesgos más importantes para la economía es la posibilidad de que, este año, la recaudación de impuestos sea mucho menor a lo esperado. Eso significaría que el gobierno tendría que recortar el gasto aún más o, en su defecto, buscar nuevas opciones de financiamiento que, como se sabe,  escasean en este momento. ¿La razón? Las transacciones con Títulos del Banco Central, o TBC’s, que son papeles con los que el Estado puede pagar a sus acreedores.

Haga clic aquí para ver más grande la ilustración

Captura de pantalla 2016-02-15 a las 12.10.33 a.m.
Explicación gráfica de los TBC’s tomada de la página oficial Ecuador Posible.

Si las empresas, como parece que está sucediendo, aceptan del Gobierno TBC’s para pagar a sus proveedores y éstos, a sus vez, pagan sus deudas con el Servicio de Rentas Internas, la recaudación líquida; es decir en dinero contante y sonante, será menor. El economista y experto en finanzas, Santiago Mosquera de la Universidad San Francisco de Quito, estima que esta reducción podría ser este año de hasta 2 mil millones de dólares con respecto a la recaudación de 2015 que fue de 13 mil millones. Lo grave es que la recaudación tributaria es la única fuente segura de ingresos que tiene el Estado.

El Gobierno ha hecho dos emisiones de estos TBC’s. Uno de 50 millones de dólares en julio del 2014 y otro, reciente, de 200 millones durante la segunda quincena de enero. Se estima en el Presupuesto que las obligaciones que tiene pendientes el Estado con sus proveedores suma $2 000 millones, aunque varios expertos sostienen que es sustancialmente mayor.

La forma de funcionar de los TBC’s, según Mosquera es la siguiente: el Banco Central emite estos títulos que recibe el Ministerio de Finanzas. Este los entrega a sus acreedores que puede, con ellos, pagar sus impuestos vencidos al Sistema de Rentas Internas, SRI. No da liquidez a esas empresas pero alivia sus pasivos. El SRI devuelve los títulos al Ministerio de Finanzas que, en la primera emisión, de 50 millones, los hizo circular 10 veces. El Estado debió recibir $500 millones menos. Ese es su problema: menos liquidez al momento de recaudar impuestos.  “La idea del gobierno -dice Mosquera- era: yo hago esta emisión, tú me devuelves los títulos y con eso eliminamos la deuda”.

La más reciente emisión de 200 millones hecha en enero, tiene una diferencia fundamental con la anterior: éstos papeles sí son negociables. Es decir, la empresa que se haga cargo de ellos puede negociarlos en el mercado secundario ya sea a través de la bolsa o de forma privada. Según Mosquera aún no está clara cuántas veces pueden circular. Depende, entonces, de aquello para poder determinar cuánto menos recibirá el SRI en líquido.  “Si son 10 veces como en la emisión anterior estamos hablando de 2 mil millones de dólares, dice Mosquera. Estaríamos hablando de una recaudación en 2016 de 11 mil millones de dólares. El impacto en liquidez podría ser fuerte”.

Mosquera pone un ejemplo para ver cómo funcionan los TBC’s: el Estado debe a una farmacéutica a la que compró medicinas para el Ministerio de Salud. Como no puede pagar, le ofrece bonos. No es obligatorio que los reciba. Si acepta, recibe los papeles a la par; es decir, por un valor del ciento por ciento. Con ellos, la farmacéutica puede pagar impuestos al gobierno pero también puede pagar a sus acreedores, si ellos lo admiten.

Mosquera sostiene que en este punto el manejo por parte del Gobierno ha sido hasta ahora responsable. No se ha hecho una emisión muy grande, con lo que se evita que el valor de estos papeles se deteriore mucho y, además, no se ha abierto la posibilidad de que sean negociables libremente: no se pueden transar entre personas naturales como ocurrió en Argentina, a finales de los 90, con los llamados “patacones”. El experto no ve, al menos por el momento, que estas emisiones generen una moneda alternativa; lo que para algunos expertos pudiera convertirse en una amenaza para la dolarización.

Catástrofe: solo queda un taladro operando

en Las Cifras por

El sector petrolero ecuatoriano vive una catástrofe.  El bajón en los precios del petróleo ha quebrado a tal punto al sector estatal, que actualmente hay únicamente un taladro perforando, comparado con los 27 que había en agosto del 2014.

Esta es la conclusión a la que llega un informe hecho por un experto en el tema petrolero para la publicación digital especializada Oil Price.

Si bien la reducción en el número de taladros trabajando es generalizada en el mundo entero, “nada puede compararse con el colapso que está ocurriendo en el Ecuador. Cuando el barril de petróleo estaba a más de 100 dólares, el Ecuador tenía 27 taladros operando.  Ahora… tienen uno”, dice el reporte escrito por Steve St. Angelo para oilprice.com Es tan grave la situación, agrega, que en apenas 18 meses ha colapsado el 96 por ciento de la actividad petrolera estatal del país. “Insisto, la razón para este enorme declive en la industria de la exploración tiene relación con la economía: no puedes seguir produciendo algo a pérdida, especialmente si la pérdida es tan grande”.

Oil Price, además, dice que la situación ecuatoriana es particularmente desesperada. Al colapso de la industria se suma el hecho de que los derrames que se han producido han destruido importantes sectores de la selva amazónica.

Captura de pantalla 2016-02-13 a las 8.08.04 a.m.
Gráfico que acompaña el reporte en Oil Price

El experto ecuatoriano René Ortiz coincide con los datos de la publicación. “Estoy de acuerdo, lo que existe es una catástrofe”, dice Ortiz en declaraciones a 4Pelagatos. Según él, el trabajo de los taladros es particularmente costoso y el Estado ecuatoriano está prácticamente sin capacidad de inversión en el sector. Pero también es el resultado de una disminución en la producción: el Ecuador, dice, produce actualmente 35 mil barriles diarios menos que hace cinco años.

Según Ortiz, la razón por la cual esta situación es más grave que en las petroleras privadas, está en que Petroecuador ha sido manejada por el Gobierno con criterio político.  Ha sido un botín para dar empleo a simpatizantes y hacer alianzas políticas, sostiene Ortiz.

Esta situación genera un círculo vicioso: a menor producción los ingresos también disminuyen y la posibilidad de pagar la deuda a China se hace más difícil.

Precisamente por esta situación catastrófica, dice Ortiz, es que el Gobierno está entregando los campos a empresas privadas. Igual que ocurrió con el campo Auca que fue entregada en condiciones perjudiciales para el Ecuador a Shlumberger, se está pensando entregar otros campos en condiciones parecidas.  “Se sabe que se está negociando Sacha”, sostiene el experto.

De acuerdo con Oil Price, “los problemas petroleros del Ecuador son peores que los de otros países debido a la visión de corto plazo del gobierno”. El informe concluye de esta forma: “en este punto, parece que la situación puede ponerse mucho peor, antes de que empiece a mejorar”.

Las cifras del populismo

en Las Cifras por

4Pelagatos.com publica el informe sobre el estado de la economía ecuatoriana elaborado este 12 de enero por el economista Marco Flores.

Economía y populismo o el verdadero mensaje de las cifras

“…El líder populista arenga al pueblo contra el “no pueblo”, anuncia el amanecer de la historia, promete el cielo en la tierra. Cuando llega al poder, micrófono en mano decreta la verdad oficial, desquicia la economía, azuza el odio de clases, mantiene a las masas en continua movilización, desdeña los parlamentos, manipula las elecciones, acota las libertades… En América Latina, los demagogos llegan al poder, usurpan, desvirtúan, manipulan y compran la voluntad popular e instauran la tiranía.” Enrique Krauze

Sigue leyendo

¿Va el país hacia un ‘credit crunch’?

en Las Cifras por

Conseguir crédito en el Ecuador se ha convertido en tarea prácticamente imposible. Tan difícil que ya se habla de un “credit crunch” o de una parálisis del crédito.

Hay analistas que consideran que el país ya ha ingresado en ese temido escenario económico que ya sacudió a los EE.UU. y a otras economías en la crisis del 2008-2009. Otros, en cambio, aseguran que el país está a punto de ingresar esa circunstancia y que si no se hace algo urgentemente habrá consecuencias desoladoras en el sector productivo.

Sigue leyendo

Ir Arriba