Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Category archive

La Info - page 2

Almagro señala con nombres a los asesinos del chavismo

en La Info por

Luis Almagro, el secretario de la OEA, no se va por las ramas. En este mensaje es claro y contundente sobre la situación en Venezuela. No solo se refiere a la ruptura del orden constitucional: recuerda que la comunidad internacional ha exigido a la dictadura venezolana el cese de la represión, la liberación de los prisioneros políticos, las elecciones generales anticipadas, la apertura de un canal humanitario. La crisis institucional, dice Almagro, se resuelve con respuestas que devuelvan la democracia y los derechos políticos a los ciudadanos. En en vez de esto, lo que ha habido es violación grave del orden constitucional. El poder judicial ha roto el principio fundamental que asegura la Justicia -la independencia- y se ha transformado en una pieza más de la corrupción institucional instalada.

 

Almagro recuerda que detrás de cada torturado, herido y asesinado hay un responsable institucional. Cita al ministro de Relaciones Interiores, Néstor Reverol, y al comandante general de la Guardia Nacional Bolivariana, Benavides Torres, y les dice que son responsables de cada tiro, de cada muerto. Los comandantes de zona tienen la responsabilidad directa de la represión. Ellos encubren incluso a los grupos paramilitares que actúan contra los manifestantes. El ministro de Defensa apartó -dice- a los militares de sus compromisos fundamentales y ha convertido su institución en un elemento fundamental de la ruptura del orden constitucional en Venezuela. “Él es penalmente responsable de adherir a la conducta criminal de asesinar a decenas de manifestantes pacíficos. Es plenamente responsable de aplicar la justicia militar a civiles que se manifiestan pacíficamente. Todo eso bajo la falaz lealtad al régimen que quebrantó las instituciones. El ministro Vladimir Padrino dijo en una entrevista que los militares rechazan los golpes de Estado. Él dio un  golpe de Estado y él es la piedra angular del uso de la fuerza para sostener un golpe de Estado. Las Fuerzas Armadas no pueden seguir matando y torturando impunemente. El asesinato y la tortura por motivos políticos, por pensar diferente, es crimen de lesa humanidad. Delito internacional“. Este mensaje de Almagro no puede ser más directo y claro: a esos asesinos les espera la Corte Internacional de Justicia.

El Secretario General de la OEA piensa que es urgente restaurar el orden democrático en Venezuela. Recuerda de nuevo que la solución es venezolana y que los venezolanos deben resolver su destino en elecciones generales anticipadas. Pero que la comunidad internacional ni puede ser impasible ni puede negociar la democracia. Almagro dice que esto es urgente porque el tiempo “se nos va de las manos” y puede haber centenares de muertos.

Esta intervención, que aparece en la parte superior de la página web de la OEA, muestra la importancia que tiene en la agenda de Almagro la narcodictadura de Nicolás Maduro y Deosdado Cabello. Quizá eso pone de nuevo en perspectiva su posición -polémica por cierto- con respecto al gobierno de Rafael Correa. Y explica por qué Ecuador no asistió a la sesión de la OEA en que se produjo la resolución sobre Venezuela que llevó a Maduro a anunciar el retiro de Venezuela de la Organización de Estados Americanos. El canje fue una realidad porque, con tanta hambre y tantos muertos, el correísmo ya no puede sostener a los asesinos de Venezuela.

Ah, a los chinos Correa ni pide cuentas ni pasa la factura

en La Info por

Algo más de 24 horas han pasado desde que la Plataforma Financiera sufrió una espectacular inundación y las únicas explicaciones oficiales sobre el caso son unas pintorescas dadas por el presidente Correa y un boletín de prensa del Servicio de Contratación de Obras, Secob. En ambas versiones se dice que los colectores de agua lluvia del fueron los culpables, aunque Correa lanza una tesis muy curiosa, sobre todo si se toma en cuenta que el costo de la obra bordea 240 millones de dólares: descubrió que cuando llueve con mucho viento puede entrar agua por ciertas partes que se van a cubrir. Las declaraciones las hizo en Tababela, poco antes de tomar su avión para ir hasta Argentina donde recibirá otro Doctorado Honoris Causa, esta vez en la Universidad de Quilmes.

Correa, además, anunció que para evitar otro colapso como el ocurrido el lunes 15 de mayo en la tarde, se construirá un nuevo colector de agua lluvia que costará 800 mil dólares. Es decir que a los 238 y pico de millones que costó el edificio habrá que aumentar esa cifra para construir un recurso que no se tomó en cuenta durante la construcción. El Presidente también sostuvo que en la terraza del flamante edificio hay unos jardines y que por ahí se filtró agua. La versión de Correa, a pesar de lo trivial y poco responsable tomando en cuenta la envergadura de la obra y su costo para el fisco, tiene al menos una virtud: trata de explicar el origen de las cascadas de agua que caían del techo porque de lo que dijo el Secob ese fenómeno no tenía explicación posible.

Las declaraciones de Correa y el boletín del Secob tratan, en todo caso, de exculpar a la responsable de la construcción: la empresaChina Camc Engineering Co. Ltda.  Ni Correa ni el Sercob han dicho que pedirán explicaciones a la firma constructora ni a la empresa que hizo la fiscalización de la obra. Para Correa todo se soluciona con pagar algo más por el colector y la impermeabilización del techo, mientras que para el Sercob el que tiene que responder es el Municipio de Quito.

“Después de la visita técnica a esta edificación, el Servicio de Contratación de Obras, Secob, desmiente información replicada en redes sociales, en las que se sostiene que estas afectaciones se debieron a problemas con la infraestructura, ya que el problema o situación extraordinaria se dio, sin lugar a dudas, por el colapso de los colectores externos existentes en las calles Villalengua y Ayora”, dice el boletín que el Sercob distribuyó pasado el mediodía del martes 16 de mayo. El Secob responsabiliza del tema de los colectores al Municipio de Quito que, por su lado, dijo en un boletín que lo que ocurrió con los colectores es que se taponaron con material de construcción generado en la misma obra de la empresa china.

Según el Municipio la empresa china hizo un desvío del colector, que aún no es entregado oficialmente a la ciudad, estaba taponado con escombros y materiales de construcción que se encontraban en la zona donde está la Plataforma Financiera.

La Secob, con su boletín, pretende dar por cerrado el caso atribuyendo la responsabilidad de lo ocurrido al Municipio y a la naturaleza. Resulta, sin embargo, insólito que en un tema que implica la construcción del edificio público más grande y probablemente más caro del país no haya salido un solo funcionario de alto nivel o contratista a responder preguntas que son obvias y a entregar información que los contribuyentes, que tarde o temprano pagarán lo invertido en el edificio, se merecen. ¿Cómo es que el agua entraba  por los techos si la culpa es de los colectores? ¿Cómo es que otras edificaciones de la ciudad no sufrieron una estragos similares si fue, como sostienen, la lluvia más fuerte de los últimos 42 años?  ¿Cómo pueden explicar la construcción de edificio que si no fue capaz de tolerar ese aguacero tampoco lo hará si el próximo aguacero resulta ser el más grave de los últimos 52 o 62 años?

La evidencia apunta a que lo que sucedió se debe a una pésima e improvisada construcción del edificio. 4Pelagatos conversó con tres ingenieros expertos en construcciones civiles que conocen de cerca el caso de la Plataforma. Todos coinciden en que hubo deficiencias arquitectónicas y de ingeniería en la construcción. Problemas que se deben a que la empresa China Camc Engineering Co. Ltda. al parecer pagó a otras similares del Ecuador -que subcontrató- montos muy inferiores a los que ellos cobraron al gobierno.  “Al menos ganaron entre 60 y 70 millones ahorrándose en la construcción, sin contar con los intereses del préstamo”, dijo a 4Pelagatos un importante constructor ecuatoriano que conoce de cerca el proceso con la Plataforma.

El viernes inmediatamente anterior al lunes de la inundación, ya hubo problemas con agua empozada en la plazoleta que queda a la entrada del edificio. A pesar de que ese día hubo lluvia tenue, el agua se acumuló y mucha gente tuvo problemas para salir y entrar cómodamente al edificio. La plazoleta no tiene caída o es tan mínima que no funciona cuando hay lluvias fuertes. Uno de los constructores contempla la posibilidad del problema causado por los colectores de agua. Para construir el edificio se cerró una vía de acceso que iba de Este a Oeste, por donde pasaba un tubería de alcantarillado. La empresa china debió haber construido un nuevo sistema de evacuación de agua lluvia por debajo del edificio o alrededor del mismo y haber aumentado la dimensión de dichas tuberías por el  aporte del agua producida al haber cubierto la zona con materiales impermeables. ¿Por debajo del edificio pasaba un colector al cual se le hizo desvío o bypass en forma de C? ¿Ahora debe sortear el agua tres codos de 90 grados hasta volver al colector original? Esas versiones corrieron por las redes. ¿Y qué dice la Secob? “El Servicio de Contratación de Obras -dice en su boletín- presentará al Municipio el diseño para el sistema de alcantarillado pluvial del sector para garantizar que tanto la Plataforma de Gestión Gubernamental Financiera y las otras instituciones bancarias y comerciales de su entorno no se vean perjudicadas por este tipo de eventos”. No da fechas ni mayores detalles.

Este problema deja intacto otro: la existencia de cascadas que caían del techo y corrían escaleras abajo como se observa en los cientos de videos de circularon en redes. ¿Qué culpa tienen los colectores del agua que caía por el techo?

Los constructores consultados afirman que esas cascadas están relacionados con la construcción de la estructura y del techo mismo. Por ahorrarse dinero, la empresa china colocó en la cubierta una estructura de cerchas (barras rectas unidas entre sí en sus extremos) que se usan en los galpones pero que no logran tapar herméticamente al edificio. Era obvio que el agua se iba a colar por los costados, sostiene uno de los expertos consultados. Otro problema que podría explicar la cantidad de agua que ingresó al edificio, es el que ingenieros y arquitectos llaman las tapajuntas: al parecer las juntas fueron tan mal colocadas que quedaron espacios sin cubrir. Uno de los constructores sostiene que, desde hace meses, se había detectado, además, problemas con unas aperturas horizontales que eran parte del diseño arquitectónico y que impedían que se instalen bien los cielos rasos y las instalaciones eléctricas.

Aquí entra la curiosa explicación de Correa: el agua ingresó al edificio por la terraza donde, según dijo, hay jardines. Esto y el viento son los causantes, a sus ojos, de que la lluvia se filtre. Dos problemas que para él tienen solución. El primero, con una impermeabilización y, el segundo, con la extensión de la cubierta. Lo que no dijo es si esos costos, como debe ser obvio, correrán por cuenta de la contratista china. Tampoco habló de sanción o multa al constructor por no haber hecho dos cosas que, aparentemente, son tan obvias para evitar las inundaciones.

Para los expertos consultados, no hubo una adecuada planificación en la construcción de la Plataforma Financiera. Ejemplo: el edificio se diseñó para más de tres mil empleados y apenas hay 500 estacionamientos. Amén de los problemas en la ingeniería del edificio, está la falta de transparencia e información sobre la empresa china que hizo la construcción.  La China Camc Engineering Co. Ltda. es una empresa que fue vetada por el Banco Mundial para hacer trabajos por las acusaciones de corrupción que se han hecho en su contra. Entre esos escándalos está el que saltó en Bolivia donde una novia del presidente Evo Morales aparecía como representante de la empresa. La BBC de Londres publicó además un reportaje sobre el oscuro trayecto de la empresa en América Latina. Diario El Universo publicó reveló en 2016 que en dos hospitales en Guayaquil esa empresa cobró mucho más dinero que el pactado originalmente con el gobierno a través de la figura de “contratos complementarios”.

Para Correa y el Sercob lo ocurrido fue simplemente una circunstancia que puede ser solucionada pagando algo más dinero.  Ni para el uno ni para el otro hay responsables que tienen que dar explicaciones o pagar por las fallas. Esa impunidad consentida la terminan pagando los contribuyentes.

Este caudillo ya estuvo en una novela

en Columnistas/La Info/Las Ideas por

Ningún personaje masculino ha sido más popular en la literatura latinoamericana, que el caudillo. Los caudillos no han sido invención de los escritores. Han sido inspirados en los personajes que han definido la vida de la región en varios momentos históricos, desde el Porfirio Díaz que inspiró al Tirano Banderas de Valle–Inclán, hasta el Leonidas Trujillo de La fiesta del Chivo de Vargas Llosa. Lo interesante de los caudillos es la historia novelada de América Latina, las representaciones —a veces ingenuas— del ‘pueblo’, la de los militares, y la de los siniestros gringos ‘consultores privados’ del tirano. No lo es la pobre y repetitiva representación de las mujeres, personajes sin relieves, retratados en la escena del burdel en la que el caudillo muestra a los hombres que lo acompañan esa masculinidad cifrada en su sexualidad. Pero indiscutiblemente, el caudillo es un hombre, y la novela gira alrededor de una estética de una masculinidad incuestionada e incuestionable.

Todo parecido a la realidad en lo que se describe a continuación, obedece a ese fenómeno que Borges detecta que sucede cuando la realidad imita a la ficción.

Casi todos los caudillos, decía, son hombres que tienen vínculos estrechísimos con su madre y una relación complicada con el padre, cuando lo conocen. Son homofóbicos, misóginos, chauvinistas, y megalómanos. Los insultos que usan hablan más de su propio carácter, que el de sus adversarios y compiten con estos, “Gordita horrorosa, sicario de tinta, amanerado, mujer falsa, seudoecologista, manipuladora, alcalde de veinte cuadras, actúa con urticaria, consejeros sexuales siendo vírgenes, caretuco, muñequita de pastel, neuróticas de siempre, malcriada, que hable de maquillaje, no de economía.”

El Patriarca de García Márquez vende el Mar Caribe a los gringos, en ese último intento de permanecer en el poder al infinito y sabiendo que, para lograrlo, necesita alimentar la insaciable ansia extractiva del imperio. Quién hubiera dicho que la imaginación inagotable del colombiano encontraría una versión sui generis en la parcelación de la Amazonía ecuatoriana vendida a los chinos. Desesperado por lo que pueda pasar después de su muerte, el Patriarca concede que después de él, serán otros los que robarán a costa de los pobres.

El Supremo de Roa Bastos busca a los autores de un pasquín que anuncia su muerte y persigue a sus detractores. Al no encontrarlos, decide escribir él mismo la historia de sus hazañas. En una versión menos sofisticada, en los últimos diez años se ha perseguido a periodistas que describieron los abusos de la Revolución Ciudadana y de su líder. Empedernido en contar su versión, el líder salió puntual todos los sábados a declarar en largos monólogos los avatares de sus hazañas. El “Enlace ciudadano” —como la Circular Perpetua del Supremo— es la historia del Mashi. Tupá es la palabra en guaraní para el Supremo, que hace una larga reflexión sobre la necesidad de cambiar el curso y el sentido de las palabras para crear una realidad distinta. Roa Bastos hubiera encontrado un arsenal para su novela en frases como estas, “Desde que se inventó la imprenta, la libertad de prensa es la voluntad del dueño de la imprenta“, “El milagro ecuatoriano”, “Esto no es corrupción es arreglo entre privados.” Quizá la que mejor describe al Supremo ecuatoriano sea, “El Presidente de la República no es sólo jefe del Poder Ejecutivo, es jefe de todo el Estado ecuatoriano, y el Estado ecuatoriano es Poder Ejecutivo, Poder Legislativo, Poder Judicial, Poder Electoral, Poder de Transparencia y Control Social, Superintendencias, Procuraduría, Contraloría, todo eso es el Estado ecuatoriano”. Lo más llamativo de la novela de Roa Bastos, es que el apellido de la mano derecha de El Supremo es Patiño. ¡Vaya coincidencia!

La novela boliviana Jonás y la ballena rosada de Wolfano Montes, cuenta la historia de un hombre de provincia. Patroclo, un caudillo de pueblo teme su muerte y gasta millones para construir un panteón enorme, simulando la estructura del Partenón. Visto en fotos, el edificio de la Plataforma Financiera, parece los nichos de un cementerio colosal. La construcción (de la novela), falla por una lluvia torrencial que la inunda, llevándose calles, autos y árboles. El miedo de Patroclo queda lúdicamente sumergido en ese diluvio que marca su irremediable fin. La metáfora con la que concluye (la novela) es que el edificio que buscaba marcar la perpetuidad, es el signo evidente de la decadencia de su poder. Cualquier parecido a la realidad, critíquese a Borges.

Gabriela Polit Dueñas es académica de la Universidad de Texas.

Fiscal: por aquí hay corruptos y no son los tuiteros

en La Info por

Para Ecuador es un orgullo tener una Fiscalía General de la Nación tan eficiente: así lo deben pensar sus responsables que ahora investigan lo que escriben los ciudadanos o lo periodistas en sus cuentas personales en las redes sociales. Ejemplo: el tuit de Luis Eduardo Vivanco en el cual la Fiscalía ya tiene un expediente de 140 páginas. ¡Qué fecunda!

4Pelagatos, en atención a la falta de trabajo que hay, al parecer, en esa dependencia, se permite publicar una lista (reducida y apenas representativa) de los escándalos que Galo Chiriboga y Washington Pesantez no resolvieron. De algunos ni siquiera debe haber expediente en la Fiscalía. Esta colaboración es desinteresada y en ella solo hace referencia escuetamente a los casos (así se evitan confusiones como aquella, ya tradicional, de no investigar las denuncias y perseguir a los mensajeros.)

Esta lista (extraída de las redes, periódicos e investigaciones pelagatas), muestra que Carlos Baca Mancheno, nuevo Fiscal, tiene un trabajo monumental por delante. Centenares de casos en los cuales el Estado y el país han perdido miles de millones de dólares. Esto quizá lo incite a meterse con los corruptos y a pedir a sus fiscales que dejen en paz a los tuiteros. Bajo esta premisa, 4Pelagatos invita a los ciudadanos a sugerir casos para que la Fiscalía investigue. Se trata de dar trabajo a estos ardientes funcionarios que, por culpa de malas jefaturas, están persiguiendo tuiteros en vez de perseguir corruptos. Nadie duda de que en ese ejercicio pueden surgir grandes escritores (¡140 páginas por 45 caracteres es una proeza!), pero la Fiscalía no es un taller de escritura. A menos de que le cambien de nombre.

Estas son sugerencias para investigar que la Fiscalía, faltaba más, puede naturalmente tamizar.

Pativideos, narcovalija, El Gran hermano, El Comecheques, Sobreprecios en el Ministerio de Deportes, Caso de las ambulancias y la ministra Chang, Palo Azul, Chevron, Petrochina, EQ2, Los helicópteros Dhruv, Los armeros de Chimbo, El Aromo, Invermun, Cuarto Puente en Babahoyo, Rodrigo Aucay, Venta de granola por Nutrival en el MIESS, Manejo de Gamavisión y los otros canales, Visas para extranjeros (hermano de Marcela Aguinaga), Avionetas mexicanas en Ecuador, Médicos cubanos, Medicinas expiradas, Senaim y sus millones para espiar a los ciudadanos, Manejo y quiebra de las empresas incautadas a los Isaías, Dayuma, Cocinas de Inducción, Avanza, partido armado en el IESS, Títulos de Glas, Cofiec, Pedro Delgado, El CNE y las firmas falsas,  Venta del Pacific National Bank, Marcas públicas registradas por funcionarios AP, Cosurca, Chauvin, Casos chalecos y Ricardo Antón, Venta La Clementina y droga incautada, Chuky Seven, Caso Roberto Cuero, Asalto a la revista Vanguardia, Radares chinos, Tecnistamp y los informes policíacos, Acuerdos con Pdvsa, Ares Rights, Cheque cervecero, Vialmesa, Mcsquared, Coca Codo, Caso Daisy Espinel, Caso Marún (carreteras millonarias), Eica, Senagua, Visados chinos, Pistolas Glock, Vielmesa, Camilo Samán y la CFN, Irina Cabezas, Paco Velasco, Estudiantes Colegio Mejía, Los 10 de Luluncoto, Allanamiento a la casa de Fernando Villavicencio, violación a la oficina de Clever Jiménez, Monte Sinai, La Trinitaria, Coronel Carrión, Francisco Endara, Galo Lara, mayor Fidel Araujo, Fernando Balda, Persecución a la Comisión de la Verdad, Guadalupe Llori, Emilio Palacio, caso Froilán Jiménez, Jorge Gabela, José Tendetza, Bosco Wisuma, Edificio Unasur, Tráfico de influencias en el Sercop, Aeropuerto de Tena, Instituto Nacional de Investigaciones Gerontológicas en Vilcabamba, Pases policiales, Multipropósitos Baba, Parque los Samanes, Refinería del Pacífico, Peculado en el Miduvi, Aeropuerto de Santa Rosa, Pago por frecuencias, Manejo del Biess, Yachay, Lenín Moreno en Ginebra, Manejo de la deuda con China, Uso del avión presidencial, Manejo del Banco Central, Repotenciación de la refinería de Esmeraldas, Contratos con la China, Los nuevos ricos del Ecuador… Ah, y el caso Odebrecht.
Hay muchos más casos de posible corrupción que deben ser investigados. Pero, bueno, el fiscal Baca Mancheno acaba de llegar y no cabe exagerar.

Foto: El Telégrafo 

De centro burocrático a centro acuático

en La Info por

Literalmente fue un baldazo de agua fría.  Cuando aún estaban frescas y tibias las emociones entre el burocratismo verdeflex capitalino por la inauguración anunciada de la gigantesca Plataforma Financiera, un fuerte aguacero se encargó de arruinarlo todo. Pasadas las 14:00, las instalaciones y los alrededores del enorme edificio empezaron a inundarse. En los accesos occidentales, además, varios carros quedaron paralizados por la cantidad de agua.

Las fotos y los videos se regaron por las redes sociales, amén de los chistes y comentarios cargados de ironía.  En esta zona antes no pasaba esto, decía algún usuario de Twitter mientras otros colocaban fotos y videos que daban cuenta del fenómeno. “Son tus impuestos nadando por tí”, acotaba otro.

La Plataforma Financiera debe ser la edificación más grande del país y fue diseñada para albergar a varias instituciones del Estado con un total de 3 800 empleados públicos. Ahí estarán, de lo que se ha anunciado, varios organismos como el Ministerio Coordinador de la Política Económica y el de Finanzas; el Banco Central del Ecuador, el Banco del Estado (Bede), BanEcuador (ex Nacional de Fomento), Banco del Iess (BIESS); Servicio de Rentas Internas, SRI; Corporación de Finanzas Populares y Solidarias y  Corporación de Seguros y Depósitos, Cosede. Todo un símbolo de el aparato burocrático más grande que haya conocido la historia del país y que fue construida precisamente cuando la bonanza petrolera ya había concluido. Todo un monumento a la concepción burocratacentrista y reguladora de los 10 años de gobierno correísta.

La edificación, además, costó cerca de 200 millones de dólares. Según la información oficial fueron 197 millones 975 mil dólares, una cantidad que deberá pagar el país en los próximos años porque todo se hizo con deuda china en condiciones que nadie conoce pues todo se ha manejado con enorme hermetismo.

La inundación ocurre, además, cuando más se discutía sobre la improvisación que supuso construir ese edificio ahí, pues se dijo que para que todo ese mundo de burócratas llegue a su lugar de trabajo se construiría una estación del metro, cosa que luce, en el escenario más optimista, posible únicamente en dos años más. Eso, si se llega a construir el metro.

La inundación dispara varias interrogantes, además. ¿Qué se hizo mal para que se acumule toda esa cantidad de agua? ¿Cómo fue diseñada esa construcción para que el agua se cuele en el interior como se ve en los videos? Es verdad que el aguacero fue fuerte, pero resulta que desde hace cientos, miles de años han habido aguaceros torrenciales en Quito.

La Plataforma Financiera fue construida a pasos forzados durante los últimos meses pues era voluntad de Correa que estuviera lista para cuando él dejara el poder. Pues ha dejado una muralla china, como ya fue bautizada, con piscina incluida…

Como era de esperarse, organismos del Gobierno iban a salir a decir que se trata de la lluvia más intensa desde hace mucho tiempo. En efecto, el Inamhi salió cerca de las 17:40 a decir por Twitter que se trató de la lluvia más intensa en los últimos 42 años.

El plan es asustar, dándole un susto a Luis Eduardo Vivanco

en La Info por

El más reciente mensaje del poder a las redes sociales ha sido enviado y es claro: o sus usuarios se portan bien y no atentan contra su imagen o tendrán problemas con la ley.   El autor de la advertencia es la Fiscalía, que aparentemente ha acogido una queja del Ministerio del Interior para que se inicie un proceso en contra de Luis Eduardo Vivanco, periodista de diario La Hora, productor del programa “Castigo divino” y activo usuario de redes sociales.

Vivanco se enteró de que estaba siendo procesado una tarde cuando al regresar a su casa de su trabajo  se encontró con un agente de la Fiscalía que lo esperaba, pacientemente, para entregarle una citación. Cuando su abogada fue a la Fiscalía a ver de qué se trataba el asunto, se encontró con que el proceso estaba curso y tenía ya 140 páginas. ¿El delito que se imputa? Vivanco aún no lo sabe con precisión, pero aparentemente se trata de algo relacionado con mensaje que colocó en su cuenta de Twitter  el 14 de abril en el que incluía una fotografía de la pila de billetes que se encontró bajo el piso de la casa de un oficial de Policía. Vivanco colocó junto a la foto una frase que decía: “Sobre estos colchones descansa la revolución”.   El tuit se viralizó con gran velocidad esos días y su autor recibió una serie de mensajes insultantes, sobre todo desde cuentas anónimas que generalmente se las identifica con el llamado troll center del Gobierno. Ese tuit, además,  volvió a hacerse popular cuando el propio Vivanco informó, a través de su cuenta de Twitter, del proceso que le habían iniciado.

Poco después de que Vivanco compartió la noticia de que estaba siendo procesado por ese tuit, la reacción en esa plataforma fue diametralmente opuesta a la que hubiera querido el Ministerio del Interior. Decenas de tuiteros empezaron a compartir el mensaje de Vivanco, asumiéndolo como propio bajo la etiqueta de #HagoMioEsteTuit o incluso escribiendo otra vez exactamente lo mismo que Vivanco.  El tema se convirtió así, durante al menos un día, en un abierto desafío al Ministerio del Interior o quien quiera que haya pedido que se procese al periodista por su mensaje.

“No está claro el tipo de delito. No sé de qué me acusan. Sólo sé que es ese tuit”, le dijo Vivanco a 4Pelagatos, quien además anunció que no va a asistir a la audiencia que le ha fijado la Fiscalía porque “tengo cosas más importantes que hacer”. La otra cosa que conoce el acusado es que la denuncia fue puesta por el Ministerio del Interior aunque no conoce si es por injuria o calumnia.  Si es así, el afectado debería ser “la revolución” o quien quiera que se haya sentido aludido, reflexiona Vivanco.

La velocidad de la Fiscalía ha sido sorprendente. En pocos días llegó a completar 140 hojas de proceso aunque no se entiende bien las razones por las interviene ya que, en el caso de que el Ministerio del Interior se sienta afectado, éste debió haber hecho una acusación particular para que sea procesada por un juez. La Fiscalía, se sabe, sigue únicamente casos que son pesquisables de oficio, pero no calumnias o injurias a particulares.

Pero si la velocidad es sorprendente, lo más insólito de la orden es que se haya dado una orden judicial para que se intervenga el teléfono y las cuentas de redes sociales del periodista. “Esto que estamos hablando ahora deben estar escuchando estos señores”, le dijo a 4Pelagatos Vivanco mientras compartía los detalles del proceso por el que está atravesando.

 ¿Intervenir teléfono y redes sociales por una supuesta calumnia? La simple posibilidad de que la autoridad ordene que se intervenga en las comunicaciones de un periodista o de un usuario de redes sociales, por un caso como éste, constituye una amenaza escalofriante para quien se expresa en internet. El proceso contra Vivanco, con este siniestro añadido, hace que la advertencia sea doblemente amenazante para los sectores de la sociedad que utilizan las redes sociales como escaparate para expresar su opinión sobre asuntos de interés público.

Lo del proceso de la Fiscalía a Vivanco claramente es un gesto de pedagogía social desde el poder:  si alguien siembra dudas sobre las actuaciones de las instituciones o de sus funcionarios tendrán que asumir las consecuencias. Y claro, las consecuencias son procesos judiciales que, en el caso de Vivanco, podría significarle varios meses en prisión. ¿Quién va estar dispuesto a arriesgar su libertad por comentarios en redes sociales? Es evidente que con este gesto de la Fiscalía, la sociedad se la pensará dos veces antes de hacer comentarios, expresar opiniones o hacer bromas en redes sociales. 

Es conocido que el Gobierno correísta ha intentado regular el uso de las redes sociales y las publicaciones en internet, pues toda información y opinión que sale a través de los medios tradicionales ya está bajo control a través de la Ley de Comunicación.  Precisamente el gobierno no pudo incluir en esa ley a los medios digitales por la avalancha de críticas que, en redes sociales, despertó la idea.

Estos intentos de control no han acabado y varios funcionarios insisten en la necesidad de que haya una ley que regule lo que se dice en redes. En marzo del 2017 el vicepresidente Jorge Glas dijo lo siguiente: “Ese es un debate para después de las elecciones pero lo planteo, yo soy ingeniero en tecnología de la información y la comunicación y creo que el Ecuador, como siempre ha hecho, puede proponer regulaciones de avanzada en algo que será titánico, quijotesco, porque tratarán de unirlo con libertad de expresión que no es tal, es sencillamente que no exista anonimato en redes sociales”.

El que la ley no incluya a las redes sociales no ha impedido, sin embargo, que se hayan encontrado otras fórmulas para limitar la libre expresión en esas plataformas. La forma más eficiente o más usada es la que se está aplicando a Vivanco, es decir la vía penal. Ya funcionó en el caso de la concejala lojana Jeannine Cruz, quien cumplió con una condena de 30 días de presión por por haber proferido expresiones en descrédito o deshonra del alcalde de Loja, Bolívar Castillo. La figura está en el artículo 396 del COIP. Las figuras de calumnias, difamación e injurias se utilizan para amedrentar, escudándose en el derecho a la honra de las autoridades, artículo 182 del COIP. El motivo es evitar las denuncias y las críticas, recortando los derechos a la libertad de expresión.

Lo mismo sucedió con Sebastián Cevallos, tuitero y dirigente de Unidad Popular, quien en el 2016 fue sentenciado a 15 días de prisión por sus tuits en contra del exministro Carlos Carrasco.

El proceso en contra de Vivanco prueba que el miedo sigue siendo el recurso del poder para evitar que se hable mal de él. Lo que se le escapa a ese poder, sin embargo, es que para la sociedad, instituciones como la Fiscalía carecen de la más importante y potente fuente de legitimidad: la independencia.

Es electrónico, pero no es dinero

en Columnistas/La Info/Las Ideas por

Recurriendo a añejos conceptos de soberanía y rentistas conceptos de competitividad por devaluación de los salarios, Correa públicó en 2004 un texto en el que propone salir de la dolarización creando una moneda paralela. Piensa que es factible saltar de un medio de pago a otro sin producir traumas severos en la economía. Basta revisar el empobrecimiento y quiebra social que se produjo en Argentina que mantuvo en circulación su moneda, dejó de usar el dólar y, al abandonar la convertibilidad, el peso que se mantenía a la par se devaluó, de la noche a la mañana, a la cuarta parte.

Dicen los economistas que el valor de la moneda es igual a la confianza. En 2000, Mahuad tuvo que dolarizar la economía porque todas las transacciones y precios ya se fijaban en dólares por la total desconfianza en el Sucre. El gobierno de entonces reconoció una realidad económica, fijó una cotización de cambio y el uso del dólar fluyó casi con normalidad en todo tipo de transacciones. Inicialmente se produjeron problemas por el redondeo. Pero luego de 17 años, el balance es más del lado positivo.

Algunos exportadores añoran –así como los teóricos de la izquierda que defienden el control monetario del Estado– más por chauvinismo, tener moneda propia y lograr competitividad con el mercado exterior abaratando mano de obra y devaluando la riqueza. Cierto es que las economías de otros países tienen productos más baratos por devaluación de sus monedas nacionales, pero es también cierto que son circunstancias temporales. En el Ecuador se trabaja poco en conceptos como productividad para reducir costos unitarios, o en eliminar sobrecostos por impuestos, burocracias, tramitología y rigidez laboral para mejorar competitividad. Correa se convirtió en defensor del viejo discurso oligárquico, en el sentido que las exportaciones se fomentan con devaluaciones.

Poco dialéctico como se ha mostrado, incluso las realidades de la economía no han afectado los prejuicios y dogmas de Correa muy poco académicos. En estos tediosos 10 años ha insistido en culpar al dólar y no a sus errores, por los daños causados a la producción, al consumo y a los precios. No es una arbitrariedad entonces, presumir que el proyecto de dinero electrónico sea el camino de crear la moneda paralela.

A pesar de la propaganda, los estímulos tributarios, la persistencia e incluso su obligatoriedad para algunos, es mínimo el tamaño de transacciones electrónicas con esa no-moneda. No hace falta sino alguna percepción para concluir que eso que dicen dinero, no existe. Para emitirlo, el Banco Central lo respalda, dice la ley, en “activos líquidos”, o sea, no en dinero (cash) sino en inversiones que pueden transformase rápidamente en caja. ¿Cuáles son esos activos líquidos? Bonos del gobierno, que no son líquidos por los plazos y por la sequedad de la caja fiscal. Según aparecen las cuentas, eso que dicen dinero, es tal por el nombre, porque no tiene respaldo uno a uno.

Pero supongamos que el gobierno de Moreno insiste en pagar obligaciones con ese no-dinero. ¿Lo recibirán los burócratas? Y si lo reciben, ¿qué deudas podrán pagar con ese no-dinero? Concebido como un medio de pago alternativo al dólar, pues no se respalda en los depósitos en cuentas privadas, no tiene denominación y no tendría el tenedor la certeza de su valor. Es decir, si una unidad de ese que dicen dinero, cargado en teléfono celular, equivale a una unidad de dólar.

Pero supongamos que el Licenciado logra lo que el economista no pudo, y los ciudadanos masivamente reciben y hacen pagos con eso que dicen dinero, que está cargado en un celular. Y llega el momento en que por falta de dólares el gobierno no tiene moneda para liberar sus obligaciones. Así como sucedió en Argentina, el valor de ese dinero alternativo al dólar se derrumbará y provocaría, como sucedió allá, un empobrecimiento incontenible.

Es paradójico que el irresponsable y corrupto gasto estatal y despilfarro, haya conducido a colocar a la economía en un estado tan delicado de vulnerabilidad y fragilidad al punto del quiebre, cuando el precio del petróleo es de cerca del doble del precio promedio entre los años 2000 y 2006. Y es intolerable que pese a la evidencia del fracaso del modelo gastador que provocó tasas negativas de crecimiento y aumento de desempleo y subempleo, se persista en crear condiciones para, encima de ese daño, salir de un sistema monetario que ha sido un gran defensor de los ingresos. Sin dolarización viviríamos con altas tasas de inflación y devaluación que agudizarían los efectos negativos del experimento correísta.

Evitar ese empobrecimiento y caos, que sería el escenario si se abandona la dolarización, por fuerza o engaño, es posible. Él Licenciado debe reconocer los indicadores, denunciar los yerros de su predecesor, reducir gastos y no seguir absorbiendo la liquidez incluso la que representan en encaje los depósitos en cuentas corrientes y de ahorros. Basta de endeudamiento y de falsear la realidad con propaganda. No por defender una moneda extranjera sino por defender la economía de las personas. No en vano se confía tanto en el dólar.

Digo Ordóñez es abogado y político 

Correa es el perfecto mamerto latinoamericano

en La Info por

Rafael Correa siente que el tiempo con poder, ese tiempo de boato monárquico e impunidad total, se escurre irremediablemente entre sus dedos. Le quedan 11 días y es inocultable que macera, como diría Borges, la nostalgia del presente: suspira, se le va la mirada, brega con él, pecho adentro, para evitar que le quiebre la voz cuando evoca que hizo el último gabinete itinerante, el 122, y que esta sabatina, en Jaramijó, es la penúltima, la 522.

Correa sabe que el 24 de Mayo es el fin del reinado. Un anomalía sin duda para él que ha venido trabajando, en forma incansable y sistemática, su entrada en la historia. Con H. No hay sábado que no sume conscientemente páginas, discursos, canciones, videos, viajes, proezas, encuentros, estadísticas, anécdotas a la biografía de ese ser épico –él– del cual habla en tercera persona.
Es dramático ver cómo, sin recato alguno, se pone en escena en videos en los cuales gente sencilla y beneficiada con alguna obra hecha con dinero de los contribuyentes, le agradecen, le dicen cuánto lo admiran, lo ponen en un altar. Es aparatoso ver cada sábado funcionarios del Estado –tipo Gabriela Rivadeneira y Guillaume Long– disfrazados de cheerleaders sumisos y vasallos del jefe. No hay duda: Correa se ama y convirtió el poder en empresa de narcisismo patológico. Ahora se ha hecho un museo y, con grandilocuencia artificiosa, se dice el líder de una leyenda.

Nada ha dejado al azar. Lo hizo entender este sábado al explicar por qué hizo el último viaje, como Presidente, a Cuba. Era la mejor forma –dijo– de terminar estos diez años. Y, claro, si se tratara de un curso de maternal sería hermoso poder creer las maravillas que cuenta sobre Cuba. Dice que Raúl Castro, jefe de la represión interna cuando su hermano reinaba como emperador absoluto, es un ser afable, cariñoso, solidario. Habla de los revolucionarios que lucharon contra Batista, pero nada dice de la dictadura que hay en Cuba desde 1959. Visita la cárcel donde estuvieron los revolucionarios, pero nada dice de los fusilados por los castristas y de sus cárceles.  Y a medida que habla, Correa se pinta solo como el perfecto mamerto latinoamericano. Un caudillo autoritario que no es comunista, pero a quien le resulta cómodo decirse de izquierda y enemigo del imperio: así se otorga un diploma para pasar por demócrata, concentrar todos los poderes, declarar superado a Montesquieu, convertir la salud y la educación en coartada para poder violar los derechos civiles y políticos de aquellos que no piensan como el partido y eternizarse en el poder.

Si ese modelo no hubiera hecho su tiempo, si esas dictaduras no hubieran sido económicamente un fracaso y políticamente una aberración, Correa podría seguir contando a los niños del Ecuador la fábula del buen Fidel y la ternura infinita del Che Guevara. Pero si Correa va a Cuba no es solo para decir que ese es el modelo político de su predilección. Es para decir que él se apoyó –como lo dijo hoy en la sabatina– en los hombros de lo gigantes. ¿De quiénes? Los nombró: Bolívar, Alfaro, José Marti, el Che Guevara, los corruptos Kitchner y Chávez y, por supuesto, Fidel Castro. Y apoyarse en ellos significa hacer parte del club. Es su forma de decirse prócer, gigante de los Andes… un héroe épico y fuera de serie.

Y mientras está en eso, escribiendo con los ojos abiertos su propia biografía en las grandes páginas de la historia, cuenta que en Cuba lo aman. Lo aman tanto que después de ir a almorzar en el Centro Histórico de la Habana, se regó el cuento de que él, Rafael Correa, estaba por ahí y espontáneamente miles de personas salieron a aclamarlo. Como si en la Cuba de Castro esos gestos políticos pudieran ser espontáneos. Como si ese régimen no tuviera todo calculado: incluso que Raúl Castro lo despida en el aeropuerto.

Pero eso es Correa: un narciso que se da cuerda. Que tiene ahí, al lado, a Guillaume Long para decirle que sí, que la dictadura cubana le ama, porque él ha defendido a esa dictadura que convirtió esa isla en cárcel desde hace 58 años. Una dictadura que le otorga un honoris causa, el 14 en la lista, por los servicios prestados a la lucha antiimperialista. Y Correa juega a creer que no es por eso que le dieron ese diploma que recibió con una charla magistral que, según el video que proyectó, fue una sabatina más.

04:10 duró ese penúltimo enlace dedicado a hablar de él y a derramar odio, porque Correa no sabe hacer política de otra forma. 04:10 en las cuales se entendió que su modelo político –el cubano– tuvo una talanquera enorme: la prensa. Correa aún hoy no entiende por qué su verdad no es la verdad de todo el mundo. ¡Eso seguramente hubiera facilitado –y tanto– su biografía! Tener propagandistas como los de los medios oficiales –que ahora convirtió en héroes– es su sueño no cumplido. Por eso cuando dice “gente informada” se entiende “gente adoctrinada”. Por eso dice que la prensa no-dependiente-de-él es el mayor peligro que hay para la democracia como él la entiende.

Correa tiene la razón: hoy, sábado 13 de Mayo, quedó claro que él es el perfecto mamerto latinoamericano.  Tiene razón de decir que, ante esa nostalgia evidente que lo embarga por las dictaduras integrales, él no pudo, en estos diez años, imponer su verdad como única. Tiene razón de odiar a los medios que no pudo controlar y que para él son los causantes de que la mitad del Ecuador no votara por su candidato. Se entiende que entrar así a la historia, que lo obsesiona, al lado de caudillos y dictadores, es menos glamuroso de lo que pensó.

Foto: Presidencia de la República. 

Almagro alaba a Correa porque va tras Maduro

en La Info por

El secretario General de la OEA se explayó en elogios a Rafael Correa. El 3 de abril, en una actitud inusual el mismo Almagro felicitó a Lenín Moreno como nuevo Presidente. Y cuando le preguntaron por los reclamos de Guillermo Lasso, se escudó tras el informe de los observadores de la OEA que, como se sabe, no observan nada.

¿Qué pasó? ¿Acaso Almagro ignora la línea que unía Caracas, Cuba y todos los países del Alba que, con matices o sin ellos, se identificaron con el Socialismo del Siglo XXI? En absoluto. Ocurre que Almagro está jugando un partido más importante en el plano de la geopolítica regional y que, en su tablero, Ecuador está lejos de ser su prioridad. Correa se gana unos elogios a cambio de no pesar con su voto a favor de Maduro y de no hacer ruido en las plenarias de la OEA. Como sí ocurrió con Bolivia, por ejemplo, el 3 de abril pasado cuando la OEA aprobó por mayoría una declaración en la cual se lee que en Venezuela “hay una “grave alteración inconstitucional del orden democrático” y exige a Nicolás Maduro que restaure “la plena autoridad” de la Asamblea Nacional en la cual la oposición es mayoría. En esa votación se abstuvieron República Dominicana, Bahamas, Belice y El Salvador. Bolivia, Venezuela y Nicaragua abandonaron la sesión.

Esa es la declaración más dura que ha tenido la OEA contra la dictadura venezolana. Con ella se evidenció su aislamiento irreversible en la región y tomó fuerza la posibilidad de ser expulsada de la OEA. Esa posibilidad creció el 27 de abril al ser convocada, con la total oposición de Venezuela, una reunión de cancilleres para debatir sobre la crisis Venezolana. El gobierno de Maduro se adelantó y anunció, en una evidente jugada de victimización, el retiro de su país del organismo regional.

Es evidente que si Maduro llegó a este punto es porque la OEA, y Almagro en particular, se convirtieron en su pesadilla. Almagro no solo se expuso a las críticas de países y observadores que lo acusaron de haberse extralimitado al empujar, con una dedicación personal inocultable, el caso de Venezuela en la OEA. El Secretario General usó los mecanismos institucionales para aplicar la Carta Democrática, abrió su agenda a los opositores venezolanos, se dedicó hasta en sus cuentas sociales a denunciar la dictadura de Maduro, sus violaciones flagrantes a la propia constitución bolivariana, sus triquiñuelas para desconocer la Asamblea Nacional opositora, su maltrato a los prisioneros políticos, el desconocimiento de las agendas electorales… Almagro se convirtió en el peor enemigo de la dictadura chavista.

Esa es la agenda de Almagro. Esa es su prioridad y, se entiende, la de muchos países que hoy saben que Nicolás Maduro y Deosdado Cabello no son políticos adefesiosos y equivocados: son la cara visible de lo que Miguel Henrique Otero, director en el exilio del diario El Nacional, llama una narcodictadura. Mafias armadas que no respetan Constitución ni ley y que, amparándose en la soberanía y el derecho de los pueblos a disponer de sí mismos, se ponen al margen de las reglas, las convenciones de Derechos humanos y los mecanismos de convivencia internacional. Son grupos armados, corruptos y asesinos incrustados en el poder.

Venezuela es un caso que no está previsto en los acuerdos internacionales. Las urgencias que suscita (alimentaria, sanitaria, de seguridad, de amenaza internacional… ) son de tal magnitud que eso explica la actitud de Almagro: construir un frente, lo más amplio, lo más heterogéneo para aislar esa narcodictadura y neutralizarla. Hay adelantos visibles. Tres en especial: Maduro perdió la aureola ideológica: la miseria en Venezuela acabó el mito del Socialismo del Siglo XXI. Dos, el chavismo perdió a sus aliados: la alternancia de poder en Argentina y el cambio de equipos de gobierno en Brasil, pusieron fin, en los hechos, a esos organismos creados por el chavismo para competir con instituciones regionales. Tres, la crisis puso fin a la chequera usada por Chávez para extender su influencia geopolítica: la crisis económica, la corrupción y el pésimo manejo de la economía convirtieron un modelo en un cadáver ideológico, en un caso más judicial que político y en un problema de difícil manejo para la comunidad internacional.

Para lambisquear a Correa, Almagro archiva sus principios

Eso explica los elogios a Correa. Almagro los hace mirando el gran tablero regional. Y Correa, oportunista y en retirada, prefiere el diploma de gran demócrata que le otorga la OEA a cambio de su discreción, silencio o abstención en la OEA sobre ese antiguo aliado, hoy mundialmente impresentable. Basta comparar los comunicados de la Cancillería de ahora y las declaraciones de antaño y la actitud de la delegación ecuatoriana en la OEA para percatarse de que el correísmo negoció ese canje. Almagro se echa encima a muchos demócratas en Ecuador, Nicaragua y otros países, pero apuesta a la derrota definitiva de Maduro y de sus mafias. Ese juego geopolítico es de mayor envergadura y premura e incluye la situación en Cuba.

Correa sacará pecho por esa declaración de Almagro: nunca reconocerá que se la ganó porque, en los hechos, está contribuyendo a sacar del mapa la peor bazofia que parió la bonanza en este continente: el chavismo. Él ayuda a quemar lo que adoró porque, seguramente, ya fantasea con ocupar ese sitio.

Para lambisquear a Correa, Almagro archiva sus principios

en La Info por

Luis Almagro ha empeñado la verdad histórica y los principios democráticos y humanistas con los que se ha valido para condenar al gobierno de Nicolás Maduro para lanzar una sonora lisonja a Rafael Correa en el marco de la Asamblea Permanente de la Organización de Estados Americanos, OEA, de la cual es su secretario general.

Tan almibarada y falaz fue la lisonja de Almagro que se hace imposible no sospechar que tras de ella hubo algún canje o guiño político.

Almagro, en un discurso en el que parecía enumerar la lista de las cosas que más gustan a Correa que digan sobre él, traicionó todas las evidencias que hay sobre los atropellos a la democracia y a las libertades en el Ecuador que la propia OEA ha registrado durante los diez años que Correa ha estado en el poder.

Almagro, en su loa, ha dicho que Correa es un “demócrata cabal”, lo cual es una gran mentira de la que la propia relatoría especial de libertad de Prensa de la OEA tiene evidencias. Un presidente que ha atropellado la libertad de expresión, como pocos lo han hecho en la historia de América Latina, y que, además, ha coartado y criminalizado el activismo social y la disidencia no puede ser calificado, como lo hizo Almagro, como un demócrata cabal. Una alabanza así pudo haber sido incluso más creíble si Almagro hubiera introducido por ahí, al menos, algún bemol sobre la conducta política de Correa quien tiene, en su lista de infamias anti democráticas, haber alineado a su país con regímenes siniestros como los de Siria o incluso Corea del Norte en foros internacionales como la ONU.

El secretario de la OEA parece que tan pronto como entró a la sesión olvidó todas sus convicciones y principios democráticos. Correa es un político extraordinario y ha establecido la solidez institucional y la estabilidad política, dijo Almagro como si tuviera nada de información de todos los informes hechos por los organismos de derechos humanos más respetados del mundo, que señalan cómo la estabilidad política en el Ecuador se consiguió concentrando el poder que destruyendo la institucionalidad democrática.

Almagro, en su casi extasiada intervención, no parecía estar muy dispuesto a recordar tampoco que Correa había sido, hasta hace muy poco, un abierto detractor de la OEA, organismo que le ha resultado particularmente antipática porque mantiene fuera de su seno a la dictadura de los Castro en Cuba y sí incluye, en cambio, entre sus miembros al imperio yanqui. ¿Acaso no recuerda Almagro que Correa había dicho que era necesario acabar con la OEA para reemplazarla con la Celac? ¿No recuerda que alguna vez dijo que “necesitamos un organismo capaz de defender los intereses soberanos de sus miembros y no la OEA que nos alejó de eso cuando expulsó a Cuba en 1962”? Almagro incluso no parece que reparó siquiera en que Correa hace un poco menos de un año lo tildó de “desubicado“, por su posición firme frente al caso venezolano. El gobierno ecuatoriano, alguna vez, condenó la política de Almagro sobre Venezuela y su cancillería publicó un manifiesto en el que decía que había usado “términos impropios y un tono alejado de la ecuanimidad y mesura que exige la representación de un organismo que agrupa a 34 Estados del hemisferio”.

En su lírica exaltación, Almagro dijo además que “siempre fue muy refrescante y muy informativo escuchar sus presentaciones y discursos en diferentes cumbres y eventos en los que hemos coincidido”, como si alguien que conoce mucho a Correa le hubiera contado sobre el especialísimo interés que tiene el Presidente ecuatoriano en dar discursos en universidades y foros internacionales. Discursos a los hace repetir hasta el cansancio en cadenas de radio y TV o en sus shows de los sábados en los que, además, no se ahorra insultos y descalificativos para los que no piensan como él.

Almagro alaba a Correa porque va tras Maduro

Almagro, con su breve pero panegírico discurso, desconoció de tajo las desventuras de todos los que han sufrido los abusos de Correa: los indígenas que han sido reprimidos por su lucha contra las mineras, los periodistas que han sido demandados por millones de dólares por hacer su trabajo, los activistas como Martha Roldós a quien se le robaron su correspondencia privada para publicarla en un diario de Gobierno o las personas que han sido condenados a prisión por participar en veedurías ciudadanas, entre otros. “Su calidad personal es indudable”, agregó muy ligerito Almagro olvidando que Correa fue capaz de enviar a la cárcel por más de seis meses a personas como César Carrión o Fidel Araujo, a quienes acusó, prevalido únicamente de su paranoia, sin una sola prueba de haberlo querido matar durante el alzamiento policial del 30 de septiembre del 2010.

Si el discurso de Almagro fue parte de una estrategia de política regional, también fue una enorme decepción para mucha gente que se expresó en redes sociales. Martha Roldós fue una de ellas. En una serie de tuits dijo a Almagro que un dirigente que no tolera el disenso no puede ser calificado de demócrata, entre otras cosas.

¿Qué tan espontánea y sincera fue la intervención de Almagro? Difícil saberlo pero no deja de ser llamativo que el Secretario General haya llegado a la sesión con un texto al que leyó cuidadosamente luego de la intervención del embajador ecuatoriano Marco Albuja, quien habló sobre el fin del período presidencial de Rafael Correa. La reacción de los medios administrados por el Gobierno ecuatoriano fue inmediata y todos se dedicaron a compartir el discurso y la noticia.

¿Fue la alabanza de Almagro parte de un plan entre la representación ecuatoriana y la oficina del Secretario General? En política todo es posible. Incluso que los demonios sean santificados en público, lo que ocurre normalmente cuando hay un objetivo y una estrategia por delante.

Ir Arriba