Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Category archive

La Info - page 95

Y tú cómo vas a colaborar con la revolución?

en La Info por

Chamorro entrevistó a todos aquellos que piensan ayudar a la revolución ante la ola dramática de desempleo… He aquí sus respuestas!

Sigue leyendo

Correa con nube de guardaespaldas en un recinto militar

en La Info por

Demasiado inseguro parece sentirse Rafael Correa entre los militares. La víspera fue a sacar su nueva cédula de identidad en el Registro Civil de Naciones Unidas y Amazonas y llevó menos guardaespaldas que este viernes 26 a la Escuela Militar de Parcayacu. Tal cual. Iban seis a la carrera, tres a cada lado del Tiuna (esa especie de Hummer venezolano que usa para sus entradas triunfales), dos a bordo con él, de pie, a sus espaldas, y otro sentado adelante junto al chófer. Con el auricular en la oreja, el traje oscuro, la camisa blanca, la corbata roja, alguno con la manta blindada propia de las ocasiones peligrosas, se desplazaron todo el tiempo junto al presidente, rodeándolo y mirando ostensiblemente a todos lados, la mano próxima al interior de la chaqueta como si la amenaza fuera inminente, listos para defenderlo de… ¿los militares?

La ceremonia de cambio de mando de las Fuerzas Armadas estuvo plagada de mensajes políticos verbales y simbólicos. La transmisión de El Ciudadano TV, ese órgano de propaganda correísta que pagan los contribuyentes, fue bastante selectiva. No mostró, por ejemplo, a los militares en servicio pasivo cuando permanecieron sentados (sólo ellos) en el momento en que el presidente arribaba a la gran tribuna. La cámara se mantuvo instalada de tal manera que los funcionarios del gobierno (ministros, subsecretarios, asambleístas, procurador, contralor, fiscal, miembros del Consejo de Participación Ciudadana, de la Judicatura y un largo etcétera) ocuparan la mayor parte del tiempo toda la pantalla, aplaudiendo al presidente.

En el inmenso Campo de Marte formaban los bizarros cadetes con sus sables y sus uniformes de parada: penachos, botones, charreteras, palas, trencillas, cordones dorados… Todo tan elegantemente marcial y tan inquietantemente prusiano. A un costado de la gran superficie de cemento, justo frente a la tribuna, la consigna “Por tu valor la Patria existe”, escrita con grandes letras de bulto, parece haber sido colocada para recordar a las autoridades civiles el altísimo concepto que los dueños de casa tienen de sí mismos.

Mensaje político para buenos entendedores: entrega de un pergamino de reconocimiento al soldado Carlos Alfredo Bastidas, ex combatiente de Palupali, una batalla de la guerra del 41. Mire usted, señor presidente, que en esta institución cuajada de héroes ya dábamos la vida por la patria cuando su madre no pensaba ni en parirlo. Entra el anciano trabajosamente, asistido por dos acompañantes que lo sujetan de los brazos, y Correa le soba las mejillas con ambas manos como si estuviera de visita en un asilo en tiempo de campaña electoral. Resplandor de flashes fotográficos. Clic, clic.

Las cámaras de El Ciudadano TV, especialistas en acosar a las personas, se engolosinan enfocando al coronel Mario Pazmiño, el jefe de inteligencia militar en los días del ataque de Angostura, como para recalcar a su audiencia la perversidad del lado oscuro de la fuerza. Ya vendrá el presidente a llamarlo traidor a la patria. Por lo demás, la ceremonia se desarrolla con la formal solemnidad que manda el protocolo. Se anuncia a las unidades élite de 2015, altos oficiales las condecoran, una aflautada maestra de ceremonias lee el Decreto Ejecutivo que designa al nuevo Alto Mando de las Fuerzas Armadas, oficiales entrantes y salientes se cuadran por parejas, tocan su diana las cornetas, sobrevuelan los aviones supersónicos, izan los nuevos gallardetes en las astas de las tres ramas, en fin, lo de siempre. Lo importante vendrá luego, una vez cumplido el traspaso del mando y dado el parte respectivo al presidente, cuanto llegue el momento de los discursos.

Habla Luis Garzón, jefe saliente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. Dice “ataques injustificados”. Dice “intentos de desprestigiar a la institución”. Dice “brotes de politiquería e intereses personales”. A cada una de estas frases siguieron sonoras ovaciones, vivas y gritos de aliento. También entre aplausos se queja por el rancho, de apenas tres dólares al día para desayuno, almuerzo y merienda. Opina que lo más importante para un militar es el reconocimiento de sus subalternos. Y se manda, sobre todo, dos molonazos dirigidos a la tribuna de autoridades civiles. Uno: “Juramos defender a la Patria en el pueblo, pues la Patria es el pueblo y nada debe estar sobre su decisión democrática y soberana”. Dos: “Las Fuerzas Armadas han sido y serán siempre la columna vertebral de la nación. Trascienden circunstanciales liderazgos, veleidades políticas o personalismos. Representan la historia y constituyen el futuro del Ecuador”.

correa caretuco 2
Sin esfuerzo aparente, Rafael Correa compone el más simpático de sus gestos.

Habla Oswaldo Zambrano, el nuevo jefe del Comando Conjunto y dice, básicamente y con un tris más de diplomacia, lo mismo. Que la obligación principal de las Fuerzas Armadas (entiéndalo quien quiera) es proteger los derechos, libertades y garantías de los ciudadanos. Que le preocupan “las voces que desconocen la historia y tratan de socavar la unidad y atentar contra el prestigio de la institución”. Que las Fuerzas Armadas, “más allá de intereses y comentarios”, son “el bastión inexpugnable de la Patria”. Y que “es imprescindible que recobremos el espíritu de respeto. Exigimos respeto”. Ovación, vivas, gritos de aliento. Se viene abajo la tribuna.

No pudo evitar El Ciudadano TV que los aplausos dirigidos a Rafael Correa, quien habló a continuación, sonaran lánguidos y tímidos en comparación con lo que acababa de escucharse. Y tampoco pudo evitar que el presidente contara lo que tanto se esforzaron sus camarógrafos en ocultar: que alguna gente protestó (“los de luto”, dijo Correa) y que varios generales del servicio pasivo (“malcriaditos”) se levantaron y abandonaron el lugar cuando el presidente se preparaba para iniciar su discurso. Si el presidente fuera periodista de El Ciudadano ya lo habrían echado.

Rodeado de guardias de seguridad que lo protegían celosamente, como si avanzara entre filas enemigas y no en medio de oficiales de sus propias Fuerzas Armadas, el presidente llegó hasta el podio de los oradores y habló poco más de treinta minutos. Su discurso fue una montaña rusa emocional en cuyo trayecto se desgañitó, desorbitó los ojos, se volvió a atribuir el inexistente cargo de “comandante en jefe”, e hizo toda clase de aspavientos. Pero sin telepronter Correa no es Correa. No está cómodo.

Todo lo que dijo puede ser entendido como un esfuerzo por poner a los militares en su sitio. Habló con la profunda indignación que le producen todas aquellas cosas de las Fuerzas Armadas que ha socapado por nueve años: las diferencias injustas con la sociedad civil, los privilegios, las inequidades, el rancho miserable del que dijo no haber tenido noticia hasta la fecha, la desproporción de algunas jubilaciones, tantas y tantas miserias que va a empezar a cambiar por decreto, desde las desorbitantes cesantías subsidiadas por el Estado hasta la calidad de las vajillas en que comen los altos oficiales. Se acaba de enterar de tantas cosas el Presidente, en éste, su último año de gobierno, que apenas si le queda tiempo para ejecutar la revolución que las Fuerzas Armadas necesitan. Lastimita.

A la ceremonia en el Campo de Marte siguió un coctel bajo techo que no fue transmitido por los medios correístas pero es posible imaginarlo lleno de tensiones, caras de palo, gestos diplomáticos y probables indirectas. La frialdad con que los oficiales estrecharon la mano (es un decir) del ministro de Defensa Fernando Cordero, por ejemplo, debe haberse multiplicado al infinito después del discurso pronunciado por Correa. Un discurso que sus fanáticos ya califican de “histórico”, como tuiteó el ministro de Cultura Guillaume Long, irredento groupie del comandante en jefe. Histórico, en efecto. A estas alturas semejante título no debe significar mucho. Desde que Correa está a cargo, la historia es cualquier cosa.

La batalla sospechosa de Correa contra los militares

en La Info por

Dos visiones: Rafael Correa resumió así las contradicciones que tiene con las Fuerzas Armadas. Por supuesto, no lo dijo de esa manera. Endosó las diferencias a Luis Garzón Narváez, antiguo jefe del Comando Conjunto. Lo nombró por el apellido. Explayó esas diferencias y hasta se comprometió a emitir decretos para paliar lo que son, a sus ojos, privilegios de los oficiales. Sus salarios, sus cesantías, sus clubes, su vajilla… Pero también sus concepciones. Por ejemplo, creerse la columna vertebral de la nación.

Captura de pantalla 2016-02-26 a las 2.31.55 p.m.
Rafael Correa ayer durante la ceremonia de Parcayacu. Fotos de la Presidencia de la República.

Correa nombró al antiguo jefe del Comando Conjunto. Pero es obvio que su discurso arropa la doctrina, las concepciones y las prácticas de la institución militar. Basta cruzar los discursos del comandante saliente y del entrante, Oswaldo Zambrano Cueva, para comprobarlo. Un poco más explícito el primero; más diplomático el segundo, pero en el fondo lo mismo. Los dos mostraron que las Fuerzas Armadas vienen históricamente de lejos y trascienden los liderazgos políticos pasajeros. Los dos hablaron de los mismos valores y principios. Los dos señalaron a aquellos que, en sus palabras, buscan socavar la unidad militar, atacan la institución en forma injustificada y atentan contra su prestigio. Los dos insistieron en que las Fuerzas Armadas vienen del pueblo, defienden al pueblo y se deben a él. Los dos repitieron que la institución defiende, como dice la Constitución, los derechos, las libertades y las garantías de los ciudadanos… Los dos dijeron, en fin, que la institución militar es, entre las instituciones, la que goza de mayor popularidad y credibilidad en el país.

El Presidente habló de dos visiones. E incluso relacionó aquella que critica con lo que llama “viejo país”. Es evidente que aquello que dice (él lo atribuye a un hipotético “nuevo país”) no choca con lo que piensa el antiguo jefe del Comando Conjunto: choca con las Fuerzas Armadas. Y esto reaviva un debate político que el Presidente emprende solo y a deshoras con una institución militar que hace oficio de convidada de piedra. De víctima propiciatoria.

La institución militar, como la sociedad en su conjunto, requiere transformaciones. Ese debate se inició, en ciertos sectores académicos, políticos, periodísticos y militares, hace 15 años. Debate incipiente pero que buscaba abrir la sociedad militar a la sociedad civil. Debate en el cual se habló de modernización de la institución militar, de sus eventuales privilegios, de sus empresas, de la necesidad por parte de los civiles de conocer lo que ocurría puertas adentro en los cuarteles y elevar la política de defensa al nivel político que debe tener. El correísmo no avanzó un ápice en esta dirección y, por el contrario, ignoró los trabajos que se hicieron entonces.

Nueve años de gobierno después, Correa parece descubrir la sociedad militar. Nueve años en los cuales ni siquiera sabía que el presupuesto para el rancho de los soldados es de tres dólares diarios. Eso vuelve sospechosa la vía que escoge para supuestamente cambiar la institución militar. Es evidente que hay cambios que hacer en Fuerzas Armadas. Es evidente que su gobierno no los ha hecho. Por ejemplo, él mismo ya reconoció que hay empresas militares que en vez de haber sido privatizadas fueron entregadas al Issfa. La política de homologación salarial, de la cual ahora se queja, fue aceptada y ejecutada por su gobierno; incluso adelantada un año.

Lo reprochable no es que el Presidente señale la necesidad de hacer ajustes en Fuerzas Armadas. El primer problema es la forma como los quiere hacer: planteando a la patada un mano a mano político a los militares en el cual tiene todas las de ganar. Y el segundo es la motivación: sacar partido proselitista usando su esquema (que requiere un ring y un contendor) en un momento particularmente álgido para él. Usar a las Fuerzas Armadas para salvar los muebles electorales de Alianza País es la mejor prueba de que Correa no corre tras una reforma institucional para las Fuerzas Armadas. Eso es lo que dice. Pero igual dijo cuando atacó al periodismo bajo el supuesto falaz de modernizarlo y profesionalizarlo: lo destruyó casi por entero.

El gesto de Correa, que sus fans saludan como una actitud histórica, se puede anunciar como una guerra perdida que hace con una institución que es de doble filo, en el campo político, para el poder. Correa ya no tiene el tiempo político para desmontar el imaginario que ancla la relación de la sociedad con los militares. No por nada esa institución sigue siendo la mejor valorada por la opinión que, en momentos de crisis, la ha visto más como una aliada de sus derechos e intereses que como un enemigo. Querer granjearse el apoyo de los soldados contra los oficiales se antoja una empresa compleja en una institución que tiene, como característica mayor, la jerarquización. Y, por último, entre otras cosas, la operación del Presidente luce más como un gesto político desesperado que como una decisión sosegada y madura para introducir cambios en una institución que, precisamente, huye de la improvisación y el caos.

La batalla que dice querer dar esta vez se antoja sospechosa y a deshoras.

La tensión gobierno-militares no baja

en La Info por

Las expectativas de algunos (que los militares intervengan) y los fantasmas de sectores del gobierno (que los militares intervengan) han construido un clima de tensión que ahora marca el relevo de mando militar previsto para mañana en Parcayacu. Las señales de nerviosismo e inquietud fueron evidentes hoy. A tal punto que el secretario de Comunicación, Patricio Barriga, salió en la mañana a negar lo que afirmaba un documento que circulaba en redes. En él se lee que el presidente Rafael Correa no asistirá a las ceremonia de relevo del alto mando militar. El documento está firmado por Oswaldo Zambrano, jefe del Comando Conjunto y estaba dirigido al Comandante General de la Fuerza Terrestre.

Documento que circulaba ayer en redes sociales.
Documento que circuló ayer en redes sociales.

La aclaración de Barriga se realizó en una declaración hecha al diario El Comercio. Es evidente que salió a contrarrestar los comentarios que se desataron sobre todo en redes sociales y en ciertos círculos de militares activos y pasivos por la eventual ausencia del jefe de Estado. El Presidente destituyó la anterior cúpula por haberse hecho eco del descontento que se creó en el estamento militar por el descuento de 41 millones de dólares de las cuentas del Issfa.

No fue únicamente el documento que circuló lo que avivó las conversaciones en las redes sociales. Oficiales en servicio pasivo mostraron su molestia ante la noticia que les llegó -no oficial- de que a la entrada de Parcayacu solo se dejará ingresar a personas con invitación. No lo entienden, pues consideran que por tradición cualquier militar en servicio pasivo puede entrar al recinto. “Esa es nuestra casa y no necesitamos invitaciones”, le dijo a 4Pelagatos un coronel en servicio pasivo. El oficial dijo que se había enterado de que el Ministerio de Defensa había pedido alrededor de 200 invitaciones para que asistan partidarios del gobiernista Alianza País. Este dato no pudo ser confirmado oficialmente.

Fuentes cercanas al Ministerio de Defensa dijeron  que ciertos oficiales en servicio activo han manifestado su temor de que el Presidente hable en malos términos de las FF.AA. durante su discurso.  Eso sería considerado una afrenta “en su casa”. Existe la sensación de que el gobierno quiere seguir manejando políticamente la relación con Fuerzas Armadas. Una prueba que se da es la intervención de Fernando Cordero, ministro de Defensa, quien a la salida del Tedeum por los 187 años de la Batalla de Tarqui y Día del Ejército Nacional,  dijo que los militares no están preparados para “cuidar a las personas e incluso al presidente de la República”. Cordero hizo referencia a la creación de un organismo de seguridad por fuera de las FF.AA. y de la Policía. Este tema, que crea roncha entre los militares, no es nuevo. El mismo presidente Rafael Correa lo había lanzado en un enlace sabatino en octubre del 2013. En ese entonces, Correa dijo que quería, con la nueva Ley de Seguridad, ‘hacer un cuerpo especializado de seguridad de altas autoridades del Estado’, destinado a la protección.

Correa destacó entonces el trabajo de los militares pero indicó que tienen otra formación ‘porque acostumbran a enfrentar al enemigo, mientras que la seguridad presidencial tiene que estar en contacto con los ciudadanos’. En ese año también había respondido las críticas, hecha tanto en sectores militares como en la sociedad, de que quería era crear una guardia pretoriana. Por qué Cordero resucitó ese tema justamente en este momento? La pregunta volvió en los círculos de ex militares que miran con malos ojos la politización a la que recurre el régimen en estos casos. De la misma manera, hablan de la forma poco institucional en que, a sus ojos, el Ejecutivo ve las ceremonias militares. “No va a estos actos -dijo un ex general- pero sí tiene tiempo para almuerzos trascendentales… Por ejemplo con Emelec o cenas con Miguel Bosé”.

La ceremonia en Parcayacu estará marcada por esta tensión alimentada, últimamente, por el problema de la venta de unos terrenos del Issfa al Ministerio del Medio Ambiente. Ayer, 24 de febrero, hubo precisamente por ese motivo un plantón de militares en retiro en Riobamba.

Un grupo de militares retirados hicieron un plantón en Riobamba para reclamar por el tema del Issfa.
Militares retirados hicieron un plantón en Riobamba para reclamar por el tema del Issfa.

El Estado movió todo su aparato para tumbarlo

en La Info por
César Montaño ganó de forma aplastante a Raúl Vallejo el rectorado de la Universidad Andina Simón Bolivar. Sólo ejerció el cargo tres semanas porque el gobierno le hizo la vida imposible. Esta es su historia, tal como la contó a 4pelagatos.

Sigue leyendo

El virus mutante que ataca al gobierno

en Caricaturas/El Humor/La Info por

El síndrome de Benjamin Button golpea al gobierno. Ese fenómeno, muy propio del poder, fue aprehendido por Chamorro al vuelo…

Sigue leyendo

MCSquared y su campaña de 6,4 millones de dólares no satisfacían al gran jefe

en La Info por

A la hora de gastar en la campaña publicitaria “La mano negro de Chevron”, a Rafael Correa no parecía preocuparle las cifras. Si había que traer a las más importantes y rutilantes estrellas del mundo del espectáculo para que participen en la campaña, metiendo sus manos en los derrames petroleros, no había que escatimar esfuerzos.

Esto según la reciente publicación digital del American Media Institute, AMI, de los EE.UU., que asegura haber tenido acceso a correos electrónicos que el presidente Rafael Correa intercambió con algunos funcionarios suyos  involucrados en la articulación de la campaña. En esos supuestos correos, colgados en la web por washingtonium, aparece un Rafael Correa impaciente por los pobres resultados de la campaña.

Para desarrollar la campaña “La mano negra de Chevron”, el gobierno ecuatoriano contrató a MCSquared una empresa de relaciones públicas basada en Brooklyn, Nueva York, de propiedad de María Garay quien, según se desprende del contenido de los correos atribuidos a Correa, fue su amiga de la infancia. “Tenemos una lucha enorme ante esta empresa corrupta y corruptora de Chevron“, dijo Correa en agosto del 2014 cuando confirmó la noticia aparecida en varios medios estadounidenses sobre la contratación de MCSquared. El gobierno ecuatoriano entregó 6,4 millones de dólares a Mcsquared con el fin de que invierta en la campaña. Esa empresa contrató, a través de representantes, a varios artistas como Dany Glover, Mia Farrow y Darryl Hanna para que viajen al Ecuador a participar en la campaña.

Según estos correos (que AMI atribuye a Correa y a sus funcionarios, entre ellos Fernando Alvarado, entonces secretario de Comunicación y Nathalie Cely, entonces embajadora en Washington) Correa tenía mayores expectativas de la campaña. El quería que viajen estrellas de la talla de Bianca Jagger o de la cantante Cher. Además que las visitas de las celebridades sean cada semana.

Del texto de estos correos atribuidos por AMI a Correa y a sus funcionarios, se desprende que la campaña publicitaria era coordinada por Cely, Fernando Alvarado y su hermano Vinicio, entonces secretario de la Administración. En uno de esos textos se ve que Fernando Alvarado le dice a Correa que el líder de toda la campaña era su hermano Vinicio. “Solo quería recordar que quien está liderando la estrategia es Vinicio. Casi todo lo que usted ha visto y su equipo -Instituto- (la semana pasada presentaron algo mucho más estructurado)”, dice uno de los correos atribuidos por AMI a Fernando Alvarado.

De los correos publicados por AMI se colige que Correa se hallaba urgido por mejorar la campaña y se queja de que las estrellas no vengan semanalmente. También se ve que en su afán por satisfacer al Presidente, tanto Cely como Fernando Alvarado le anuncian que la contratación de la cantante Cher y Bianca Jagger están casi listas. Si bien ninguna de las dos llegó al Ecuador como se pretendía, sí hicieron pronunciamientos públicos en contra de la petrolera.

AMI afirma haber examinado “cientos” de mails que, dice, intercambiaron Alvarado, Cely y Correa. También afirma que el gobierno del Ecuador depositaba 534 mil dólares mensuales en la cuenta que MCSquared mantenía en el City Bank. Documentos entregado al Departamento de Justicia de los EE.UU. muestra que MCSquared pagó a la empresa Greater Talent Network 188 mil dólares y al American Program Bureau 33 mil a finales del 2013 e inicios del 2014 para encontrar celebridades que participen en la campaña mediática contraria a la Chevron. “Los resultados de la campaña decepcionaron a Correa de acuerdo a los documentos”, sostiene la publicación.

“Debemos traer a Bianca para la campaña La Mano Sucia. Nos ha faltado mucha contundencia y se está perdiendo momentum. No ha habido ninguna personalidad relevante que haya venido”, dice Rafael Correa en uno de los correos que AMI le atribuye a él. Otra curiosidad de los correos atribuidos a Correa es la forma en la que él, supuestamente, habla de María del Carmen Garay, propietaria de la MCSquared. En los textos le dice a Fernando Alvarado que debe estar consciente de que Garay no está a la altura de la iniciativa y que eso lo sabe porque la conoce desde hace mucho. “Fernando: esto a María del Carmen Garay, amiga mía desde la infancia, le queda recontra grande. Ya hemos hablado al respecto”.

La Contraloría ecuatoriana examinó los gastos realizados con MCSquared y determinó que no había nada irregular.

Fernando Alvarado, en uno de los correos que AMI le atribuyen contesta y le dice “presidente, estoy de acuerdo en lo de Ma. Del Carmen, siempre he estado consciente de eso. Sólo quería recordar que quien está liderando la estrategia es Vinicio”.

La publicación de AMI aportan nuevos datos sobre la  contratación a MCSquared. La contratación ha sido muy criticada pues se ha visto que los accionistas de esa empresa tienen vínculos cercanos a funcionarios de la Presidencia. Al fin y al cabo 6,4 millones de dólares no son pelo de cochino.

TAME: un informe destapa el desvío de 18 millones y otras ‘cositas’ más

en La Info por

La ruina económica de TAME ilustra perfectamente lo que ocurre cuando una empresa pública es administrada con criterio político.

Esto se evidencia en un reciente y casi inédito informe de la Contraloría. En el documento se establece cómo una anterior administración de la empresa recibió dinero por el seguro de un avión siniestrado, y lo destinó a gastos administrativos y no a lo que estaba obligada legalmente: a la compra de una nueva aeronave.

Haga clic aquí para ver el informe completo

Captura de pantalla 2016-02-23 a las 11.08.00 p.m.

Pero el informe no solo revela cómo se hizo aquel desvío de algo más de 18 millones de dólares. En verdad, el informe permite ver cómo varios factores confluyeron en la catastrófica situación financiera de la empresa.

Uno de esos factores, es el costo que tuvo para el Ecuador la amistad política con el gobierno venezolano. El informe, en efecto, muestra cómo el desvío de los dineros del seguro se hizo para solucionar un agudo problema de liquidez que tuvo TAME entre el 2012 y el 2014, por las deudas de hasta 50 millones del gobierno venezolano.

Otro factor que salta en el informe resulta quizá hasta más llamativo: las deudas de entidades públicas ecuatorianas. Resulta que, según éste, el servicio de seguridad del presidente Rafael Correa, llamado Servicio de Protección Presidencial, tenía una deuda incobrable por algo más de un millón y medio de dólares por viajes.

Pero vamos por partes.

Un seguro desviado

El 16 de septiembre del 2011 un flamante avión Embraer de Tame se accidentó en la cabecera norte del antiguo aeropuerto de Quito. Ese avión había sido comprado en el 2006, durante el gobierno de Alfredo Palacio, como parte de la renovación de la flota de la aerolínea. Un decreto presidencial del 22 del febrero del 2006, ordenaba que si uno de los aviones se accidentaba, el seguro debía ser depositado en una cuenta especial de un fideicomiso exclusivamente para comprar una nuevo artefacto. Luego del accidente, la aseguradora entregó a la empresa 25 millones de dólares. Sin embargo, la administración de Tame decidió que 18 millones se inviertan en gasto corriente de la empresa, según establece la Contraloría en su informe que fue finalizado en el 2015.

“La Contraloría observa que el gerente de Finanzas de TAME no transfirió el valor reembolsado por la Aseguradora al Fideicomiso Mercantil inobservando la instrucción del decreto ejecutivo 1182”, dice en el informe elaborado sobre la base de los testimonios de quienes fueron responsables del manejo de la empresa entre los años 2012 y 2014, período que comprende el estudio de la Contraloría.

En las conclusiones el informe dice así:  “El Gerente de Finanzas de TAME EP contrario a las obligaciones contractuales acordadas con el Estado solicitó al Ministerio de Finanzas la transferencia de USD 25 400 000 correspondientes a recursos reembolsables por la indemnización del avión siniestrado a la cuenta que mantiene la Empresa Pública en el BCE en la que se ingresaban los valores pagados por las instituciones públicas por concepto de venta de pasajes aéreos a crédito; y, no transfirió dicho valor al Fideicomiso Mercantil, de los cuales USD 18 479 544 no fueron utilizados para los fines para los cuales estaban destinados, esto es, adquisición de nuevas aeronaves o pago de los dividendos de la deuda“.

La Contraloría, sin embargo, no da nombres de responsables ni establece ningún procedimiento para que el caso sea investigado por el sistema judicial. Apenas al final hace una lacónica recomendación al Gerente General para que, “en el caso” de tener fondos restituir los valores para la compra de un nuevo avión.

La deuda de Venezuela

Las conclusiones a las que llegan los técnicos de la Contraloría se basan, entre otras cosas, en los testimonios de los responsables de la empresa durante el período comprendido entre el 2012 y el 2014. Resulta que estos ex funcionarios coinciden en justificar el desvío de los 18 millones con el argumento de que la crisis financiera de la empresa así lo exigía. Básicamente, lo que dicen es que TAME estaba ilíquida porque Venezuela no había pagado cerca de 50 millones de dólares.

“Es necesario informar que los proyectos y ampliación de rutas internaciones iniciadas a mediados del 2012, específicamente la operación a Caracas que comenzó en septiembre del 2012, provocó problemas financieros al no poder expatriar las divisas por las ventas realizadas en ese país, teniendo a diciembre del 2013 con solicitud presentadas al CADIVI el valor de 53’519500 que no ingresaron a la liquidez de la empresa para poder cumplir sus obligaciones operacionales tanto nacionales como del exterior…”, dice un ex Gerente de Finanzas de TAME, en un testimonio de julio del 2015 y que consta en el informe.

Una Tesorera de la empresa, que estuvo en el cargo entre el 1 de enero del 2010 hasta el 2 de octubre de ese año, en una comunicación a la Contraloría del 21 de agosto del 2015 añade: “Está demostrado documentadamente la falta de liquidez y una crisis económica, y pagos urgentes que debieron realizarse para no parar la operación aérea, y las autoridades de la Empresa, lo manejaron con los Directorios de turno, Presidencia de la República, Ministerio de Finanzas, Corporación Financiera Nacional, para conseguir recursos, hasta que se produzca la recuperación de divisas de la operación aérea a Caracas…”.

Captura de pantalla 2016-02-23 a las 11.26.12 p.m.

La deuda del Servicio de Protección Presidencial

El informe brinda pistas sobre otros temas que permiten ver los ahogos financieros de TAME. Uno de ellos es lo que le ha costado a la empresa la agenda del presidente Correa. De uno de los testimonios que se recogen, se observa que la Presidencia de la República y la Cancillería tenían inmensas deudas que no se cancelaban a TAME.

Esto se observa en el reporte que presenta a la Contraloría el Gerente de Finanzas que estuvo en funciones desde el 1 de febrero al 31 de diciembre del 2014. “Adicionalmente (la empresa) presentaba problemas de liquidez y de recuperación de cartera vencida con entidades del sector público, entre ellas el Servicio de Protección Presidencial y el Ministerio de Relaciones Exteriores, por concepto de vuelos presidenciales operados por TAME EP en años anteriores y que a pesar de múltiples requerimientos de pago, formulados por el suscrito en calidad de Gerente de Finanzas de TAME EP, no fueron cancelados”, se establece en el informe.

Captura de pantalla 2016-02-23 a las 11.49.40 p.m.
El presidente Correa antes de su viaje a Turquía en el Airbus de TAME. Fotos de la página Flickr de la Presidencia.

Este problema, según el ex funcionario llevó a que las entidades involucradas tengan que reunirse. Luego de esas reuniones, por lo que se ve en el informe, el director nacional de Seguimiento y Evaluación del Financiamiento Público informó a la Gerencia de Finanzas de TAME que “se comunica que la entidad TAME EP deberá compensar la cuenta por cobrar que mantiene en sus registros correspondientes a Servicios de Protección Presidencial por el valor de USD 1 515 323 contra la cuenta por pagar con el Ministerio de Finanzas por subrogación de deuda externa correspondiente a cuota del crédito BIB 1925 OC-EC por el monto de USD 2 927 717 quedando un saldo por cancelar de USD 1 412 393”.

El informe de Contraloría es sin duda una excelente ventana para entender muchas de las cosas ocurridas en la aerolínea estatal que actualmente se halla en una complicada situación financiera. La actual gerente de la empresa, Paola Carvajal ha dicho que las pérdidas de los últimos dos años alcanzan los 58 millones de dólares.

Es evidente que lo que el informe muestra no es sino un síntoma de la forma en la que se ha manejado la empresa. Derroche, como en el caso del millón y medio adeudado por la seguridad de Correa y lógica política como en la insistencia en mantener la ruta Quito-Caracas. A esta ruta habría que añadirle otra con carácter político que ha sido ya cancelada como la Guayaquil-Manaos que no es mencionada en el informe.

Montúfar o la cólera del dios

en Caricaturas/El Humor/La Info por

La ira cayó sobre los alumnos del Montúfar. Algunos serán expatriados de las aulas para evitar que su causa prolifere. Chamorro viajó al Olimpo a ver lo que sucede…

Sigue leyendo

El gobierno ha vuelto más chiquito a Ecuador

en La Info por

Entrevista a Mauricio Pozo, economista y ex ministro de Economía.  Sigue leyendo

Ir Arriba