Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Tag archive

Correa y Nebot coinciden

Nebot y Correa piden violar la ley para ayudar a Moreno

en La Info por
Captura de pantalla 2017-04-14 a las 5.51.47 p.m.

¿Quién copió a quién? ¿Jaime Nebot a Rafael Correa o vice-versa? Lo cierto es que Nebot y Correa hacen equipo en la salida que proponen para resolver el bloqueo electoral. La historia de esta afinidad es bien curiosa. Primero lo hechos: Para Correa, Lenín Moreno es el ganador de la segunda vuelta. Nebot pidió que el CNE atendiera las impugnaciones de Guillermo Lasso y, en el mismo comunicado, aseguró que Moreno carece de legitimidad.

Este problema, al parecer, los preocupa a los dos por igual. Se entiende que Correa no quiere tener gente en la calle vociferando “Fuera Correa Fuera”, que tanto le ofusca, y gritando que no quieren un gobierno nacido de un elección fraudulenta. ¿Y Nebot? Desde antes de la primera vuelta se entendió que no quiere que Lasso sea presidente. Su apoyo fue de una tibieza despreocupada. No ha salido a las calles. Confunde a los manifestantes, que reclaman transparencia y democracia, con fanáticos de Lasso. Creyó que él debía autorizar a los guayaquileños a salir a las calles, y se equivocó. Y ahora, cuando Lasso preparaba su impugnación, como la faculta la ley, él salió y creó dos escenarios. El primero: si el CNE resolviera favorablemente y en su totalidad la impugnación y los planteamientos de Lasso. El segundo: si no lo hiciera.

Solo a Nebot y al PSC se les puede ocurrir crear un escenario para que el Consejo Nacional Electoral no cumpla la ley y no atienda, como en efecto no lo hizo, los requerimientos de una candidatura que representa la mitad del electorado nacional. Lo obvio, para cualquier demócrata –y más aún para un partido que se dice de oposición– era presionar políticamente, y esto incluso en las calles, para que el CNE cumpla con su deber.

En vez de esto, Nebot y sus amigos, convierten la hipótesis de que el CNE incumpla con su deber en postulado de una propuesta para violar la ley y entronizar a Moreno. Es increíble leer esto en el comunicado del PSC que firma, entre otros, Nebot: “Si el CNE no resolviere favorablemente en su totalidad la impugnación y planteamientos de Guillermo Lasso, demandamos que dicho organismo, en un acto público, transmitido en vivo, que incluya la presencia de representantes del tejido político, gremial y social del Ecuador, medios de comunicación, academia y opositores del Gobierno, proceda a permitir que los asistentes escojan al azar varios miles de actas y se aperturen y recuenten los votos correspondientes a las mismas”. Los subrayados están el en texto.

Dicho de otra manera: si el CNE resuelve no cumplir con la ley, el PSC le pide aceptar un mecanismo no previsto en la ley, para solventar el problema que no quiso resolver cumpliendo estrictamente la ley. Por supuesto, Nebot debiera decir al país, y a los demócratas que votaron por Lasso, por qué no pide al CNE que muestre las actas salidas de las mesas, abra las urnas y cuente los votos. Y por qué quiere que ese mecanismo, que es legal, sea reemplazado por un método que depende del azar y que, además, no permitirá que los ciudadanos recuperen la confianza necesaria para legitimar a Moreno. Porque de eso se trata. De lo contrario, Correa no estaría de acuerdo y no ordenaría al CNE –porque sus deseos son órdenes– permitir que la Presidencia se resuelva en un show mediático. Correa de paso reconoce que su sistema electoral y su CNE, con sus cinco empleados, solo generan confianza en aquellos en su partido que saben, que pase lo que pase, el poder seguirá siendo de ellos. Por eso quiere, como Nebot, agregar algo de magia al proceso electoral.

Captura de pantalla 2017-04-14 a las 5.26.46 p.m.

Nebot parece que habla demasiado con Alexis Mera. La triquiñuela que propone, esa ilegalidad que tiene sello socialcristiano y en la cual coincide con Correa, parece pensada más para atenazar a Guillermo Lasso que para resolver el problema de fondo que hay en el país: la desconfianza de los electores que se traduce, como bien lo anota en su comunicado, en una ilegitimidad creciente y visible de Lenín Moreno.

Nadie esperó que Nebot legitimara las ilegalidades y la desfachatez del CNE. Nadie esperó que Nebot dijera, como lo hace en el video que aquí se publica, que ya no importan los antecedentes y los mecanismos opacos de este poder dueño absoluto del CNE. Y que ya hay un resultado. Quizá Nebot debiera revisar lo que pasó en Austria donde le Tribunal Constitucional, ante señales de fraude, decidió, en julio de 2016, repetir las elecciones presidenciales. Y se repitieron en diciembre pasado. Sin embargo, la sorpresa mayor es ver a Nebot tan preocupado por ayudar al correísmo a cerrar con un show, lo que se puede resolver de una sola manera: revisando las actas que salieron de las mesas, abriendo las urnas y contando los votos. Que Lasso se mantenga en esa posición parece obvio: es la única forma que dicta el sentido común y la cordura de suscitar credibilidad y adhesión. Gane quien gane.

Los aficionados del billar dicen, cuando alguien con el taco en mano falla, que tacó burro. Eso está haciendo el PSC y Jaime Nebot, en particular, al facultar al CNE a que no cumpla con su deber, pedirle que viole la ley, y creer que una Presidencia se puede jugar en un show, tipo “Haga negocio conmigo”. Se entiende por qué Rafael Correa está tan agradecido con él.

Ir Arriba