Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Tag archive

ecuador

Yachay: el gobierno monta otro cuento chino

en La Info por
Captura de pantalla 2017-02-15 a las 4.23.04 p.m.

 

Si la historia del nano satélite Pegaso parecía un cuento chino, hay que esperar a ver esta: dos supuestos inversionistas, completamente desconocidos, deciden montar en el Ecuador una mega fábrica de carros eléctricos que van a competir en el mercado mundial y cuya inversión es de tres mil millones de dólares. Esto la convertiría en una de las inversiones privadas más grandes de la historia del Ecuador.

La puesta en escena de esta historia ocurrió en la llamada ciudad Yachay, en la provincia de Imbabura, y tuvo como maestro de ceremonias a René Ramírez. Él es la máxima autoridad de la educación superior en el Ecuador y es conocido por haberse inventado al menos otros dos cuentos chinos en los últimos meses: la encuesta de Georgetown (que nunca hubo) y la desaparición de los registros oficiales de los dos sueldos que recibía su esposa.

Ayer, 14 de febrero, se hizo el anuncio en Yachay, con bombos y platillos y el seguimiento de todo el holding de medios gubernamentales. El inversionista es, según aseguró Ramírez, la empresa Red Tech NikteslaCORP Cia. Ltda. Las redes reaccionaron atónitas. Con razón: este anuncio parece cuento chino porque simplemente las piezas que lo componen no calzan. Es inverosímil por donde se le mire.

Si usted busca en la red la empresa Red Tech NikteslaCORP Cia. Ltda no aparece. ¿Cómo puede un fantasma tener la capacidad de hacer una inversión de tres mil millones de dólares? Resulta inconcebible que una empresa que está tras un proyecto tecnológico, como muy pocas pueden hacer en el mundo, como el de construir y patentar carros eléctricos, no tenga antecedente alguno en esa rama de la industria. Casi como que una empresa familiar de alfombras de Guano, Chimborazo, anuncie la puesta en marcha de una plataforma para lanzar misiles en Mongolia.

Ya existen compañías enormes que llevan décadas fabricando carros eléctricos como Tesla Motors o como Nissan. Que en ese panorama, aparezca una empresa que, de la noche a la mañana, pretenda competir con ellas desde el Ecuador es absolutamente inverosímil. Es tan improbable como que sea cierto que Tesla, basada en California, sea una aliada en esta iniciativa como tan categóricamente lo aseguró René Ramírez.

Si esas piezas de la historia contada en Yachay no cuadran, hay que examinar las otras. El gerente de Red Tech que apareció durante el acto se llama Justin Perry y no tiene ningún antecedente en la industria de la innovación y tecnología. En su perfil de Linkedin puso que fue nombrado Gerente General de Red Ecuador en diciembre de 2016. Se ve, igualmente, que es candidato a una maestria en negocios en la Universidad de Washington y que fue consultor en una empresa dedicada a la salud llamada Group Health Cooperative. Nada más. Si se ingresa a su página de Facebook no hay absolutamente nada que evidencie alguna conexión, aunque sea remota, con la tecnología y la innovación. Lo que publica son videos de cómo hacer pan y un aviso buscando trabajo en data science, sistema dei información geográfico o literalmente -eso escribe- “cualquier cosa que remotamente pudiera yo hacer”. Este aviso lo posteó el 22 del pasado diciembre… Este es el gerente al que el supuesto inversionista otorga la responsabilidad de manejar tres mil millones de dólares. De carros eléctricos no hay el más mínimo rastro en sus Facebook.

Captura de pantalla 2017-02-15 a las 4.09.32 p.m.
Anuncio puesto por Perry en su página de Facebook en el que se ve que en diciembre del 2016 buscaba trabajo.

4Pelagatos estableció que Perry vive en el Ecuador desde hace algunos años donde llegó como voluntario y se estableció en Ibarra. Sus únicos antecedentes son trabajos en el sector de alimentos y que su proyecto de Red Tech lo presentó curiosamente a través de la oficina comercial del Ecuador en Rotterdam, Holanda y no a la oficina de en Quito o Urcuquí.

4Pelagatos también verificó la información en la Superintendencia de Compañías donde consta que la empresa está registrada en el Registro Mercantil desde el 14 de febrero del 2017; es decir, el mismo día en que se presentó el proyecto en Urucuquí y que Perry fue nombrado como Gerente General el 13 de febrero del 2017: un día antes.  ¿El gobierno celebra la inversión de 3 mil millones hechas por una empresa que se constituye precisamente el mismo día del anuncio? Extraño, por lo menos.

foto constitución red tech
En esta imagen se ve que la Red Tech se constituyó el mismo día del anuncio de la inversión. Es decir el 14 de febrero del 2017

Haga clic aquí para ver el PDF de este documento

La historia de otro de los socios, tampoco parece calzar en el anuncio de la mega inversión. Si se hace una búsqueda en Google resulta que Molina Mantilla tiene registrada otra empresa llamada Bocados y Franquicias Bofranqui con un capital inicial de 400 dólares. Si se ve en la página de Linkedin de Raúl Molina aparece que ha trabajado en Hewlett Packard en Holanda y, anteriormente, en otras empresas de tecnología en Inglaterra y España. La pregunta es ¿de dónde saca tres mil millones para invertir en Yachay? ¿Qué experiencia tiene en el desarrollo de tecnología de carros eléctricos?

Lo que hace de esta historia mucho más que un cuento chino, es el espectáculo en el que el poder la presentó. En el video colgado en Youtube se ve que se quiso montar un show, al más puro estilo Silicon Valley, en el que dos jóvenes emprendedores, vestidos de forma casual, presentan su producto mientras deambulan por el escenario. El resultado es patético y todo termina en una caricatura. La ceremonia comenzó con la introducción hecha por una chica que presenta a la inversión de Red Tech como una “mega fábrica de autos eléctricos” y entre otras cosas de “súper conductores de grafeno”. Luego interviene Héctor Rodríguez, gerente de la Empresa Pública Yachay. Para él, la inversión de Red Tech es la evidencia del “nuevo Ecuador, del Ecuador de las ideas”. Para él, lo más importante es que en la provincia de Imbabura se va a producir una auténtica revolución del conocimiento. “El Parque industrial es un hito en la historia del Ecuador”, dijo petulante y pletórico de orgullo.

Raúl Molina, uno de los socios de Red Tech, también intervino. Con el logo de Hewlett Packard estampado en su camisa, contó que había salido del país hace 20 años para trabajar en varias empresas de tecnología e innovación porque en el país porque no había condiciones para ello. La confesión disparó el aplauso de la audiencia. Finalmente dijo que llegó a trabajar en Hewlett Packard, afincada en Palo Alto, centro del Silicon Valley en California. Uno de los momentos cumbres es cuando enseña un video con el prototipo del vehículo que supuestamente van a producir y el video se interrumpe. “Esto también pasa en Palo Alto”, dijo en tono de broma.

Luego habló Justin Perry, gerente general de Red Tech. Con mucho menos cancha que Molina y con el limitante del idioma, Perry dijo que su empresa quiere fabricar carros que no contaminen para que su familia pueda caminar por “la Bolívar” (se entiende que refiere a la calle de ese nombre en Ibarra) y respirar el aire sin smog. “Pensamos crear una red de provedores para tener una cadena de suministros”, dijo con un aire de no creer mucho lo que estaba diciendo.

La intervención de René Ramírez estuvo precedida por una corta y lírica cortina musical. El secretario de la Senecyt sostuvo, muy convencido él sí, de que ayer fue una fecha clave en la historia del Ecuador. “No sé si estamos dimensionando lo que está pasando en esta sala. Este es un momento clave en la historia del Ecuador. Estamos hablando de tres mil millones para los próximos cinco años. Tres mil millones”, dijo ajustándose sus lentes de marco rojo. Ramírez, muy dado a formular reflexiones solemnes, agregó que fue hace 200 años que se construyó el primer motor y que por algún motivo, que achacó al empresariado ecuatoriano, no se había podido hacer ni una solo en el país. No dijo por qué una empresa metería tres mil millones de dólares para fabrica un carro eléctrico cuando ya hay muchas marcas que los producen en serie.

“Me contaban que Red Tech hizo un análisis en varios países de la región y decidieron venir acá”, dijo satisfecho y agregó algo que, a la luz de la información que ha sido publicada, suena increíble: Red Tech tiene una alianza con Tesla, la empresa Elon Musk, el gran guró de la tecnología en Silicon Valley. Un funcionario de esa empresa desde Palo Alto dijo a 4Pelagatos desconocer por completo sobre este asunto. Ramírez no se quedó ahí. Recordó que ni siquiera la inversión del Oleoducto de Crudos Pesados había significado una inversión tan grande en la historia del Ecuador. Según él, la invesión Tech Red va a ocupar 400 hectáreas de Yachay, las que serán arrendadas según dijo más adelante, y va generar 18 mil puestos de trabajo. “No estamos inventándonos cifras”, dijo por si alguien hubiera dudado de sus palabras. Tal y como están las cosas, no hay cómo dudar de las cifras sino de lo que más parece un cuento chino.

Lo que puede ocurrirnos en 2017 (sin números)

en Columnistas/Las Ideas por
felipe-martinez

Ecuador enfrentará en 2017 un ensayo de su resiliencia como sociedad ante un estado de fragilidad económica y anticipación colectiva. Será una nueva remembranza de lo incontrovertible de los ciclos, de la inexistencia del crecimiento perpetuo. Una prueba estridente de la fortaleza del tejido social, el sistema económico, el individuo y el liderazgo político. El desenlace será dispar entre la posibilidad de futuro de una sociedad fortalecida o el abismo penetrante de la incertidumbre prolongada. Eso dependerá casi solo de los ecuatorianos.

Los tiempos problemáticos son impredecibles en frecuencia como tamaño. Estados Unidos ha tenido 15 episodios de problemas económicos desde 1800. El país salió más resiliente de cada uno. Por consecuencia muchos teóricos apuntan ya no a la capacidad de “predecir”, sino a la capacidad de “aguantar”. La regulación bancaria global, la banca central, los sistemas económicos, tienden ahora a volverse resistentes, “anticipatorios”. Todo ello luego de que por siglos la capacidad “predictiva” económica fue frustrada, y el deseo psicológico de permanencia se mostró contrario al fenómeno natural. ¿Qué tanto aguante y resistencia demuestra la arquitectura económica del país?

El telar social parece razonablemente cohesionado. Los países de Sudamérica califican alto en percepción de calidad de vida. Los sistemas de apoyo familiar y de amistad crean vínculos humanos que remueven incertidumbre y renuevan el espíritu. ¿Es eso suficiente? Los resultados post-crisis de países menos “felices” han sido más satisfactorios que los sudamericanos. Las buenas historias han tenido no solo cohesión y apoyo, sino una cierta homogeneidad de sus ciudadanos, una no-polaridad, un sentido de equipo, de norte común que hierve elementos de liderazgo político y capacidad de trabajo. ¿Qué tan capaz se siente nuestro colectivo de apuntar a un solo norte?

El concierto internacional ha convertido las promesas en añoranzas y limita la capacidad migratoria. Europa juega al borde de un populismo que puede desintegrar la unión. Estados Unidos se cerrará parcialmente por decreto y racismo. Asia es una frontera que parece lejana para el ecuatoriano. Se presenta una especie de “obligación por la patria” a diferencia de otras épocas. Muchos lo intentarán de todas maneras, posiblemente a Canadá o Australia, los últimos bastiones de la decencia democrática occidental. ¿Qué tanta inmigración habrá, que ocurrirá con los migrantes actuales y las remesas?

El individuo sufrirá. En dolarización unos sufren mucho más que otros, pues no se puede “empobrecer a todos” devaluando.  Los que no ahorraron, los pobres, los desempleados,  los que pusieron su identidad en la intrascendencia de lo material, sufrirán. La generación Z ecuatoriana ha vivido en abundancia y crecimiento, y no conoce la carencia. Las primeras cohortes de graduados universitarios empiezan a entender que deberán dejar la comodidad de sus padres, y posiblemente se encontrarán trabajando en lo que sea para pagar sus Ph.D, o cualquier excusa académica que utilicen para salir del país. El quebrantamiento de una sola familia, o muchas, hundirá en la desilusión los sueños de jóvenes que vivirán a la deriva de la extrañeza y desafío que supone el empezar una nueva vida. ¿Están nuestros jóvenes listos para tomar ese reto?

Finalmente, el liderazgo será fundamental para mover la sociedad hacia adelante con la coordinación, destreza y precisión de un equipo olímpico de remo. En tiempos de dificultad no hay espacio para la vanagloria ni la apatía. Solo el sentido de equipo haría que los individuos se vuelvan a encontrar a nivel humano, y tengan el deseo de salir adelante juntos. La acumulación de errores y desaciertos en cambio nos llevarían a un lugar aterrador. Ya lo decía Vargas Llosa al referirse a las fotos de Pablo Corral Vega: “hay siempre una esperanza, una afirmación de vida, una voluntad de supervivencia aun en las peores adversidades”. ¿Lograrán nuestros líderes revivir la esperanza?

Correa rinde homenaje a Castro, aliado del peor genocida de América

en La Info por
captura-de-pantalla-2016-11-28-a-las-5-52-19-p-m

La izquierda ecuatoriana, al igual que su matriz latinoamericana, siempre que quiere deslegitimar a sus contradictores políticos los asocia con el imperialismo yanqui o cualquier dictadura de derecha. Nada mejor para el perfecto mamerto latinoamericano que acusar a sus enemigos de agentes yanquis o de haber tenido algún vínculo con las dictadoras militares del cono sur. Hace poco el gobierno ecuatoriano, a través de la cadena venezolana Telesur, difundió un documental en el que se acusaba de agentes de la CIA a periodistas críticos; entre ellos a 4Pelagatos. Rafael Correa en una de sus sabatinas deslegitimó al ex canciller José Ayala Lasso por haber escrito una columna en que lo criticaba: lo acusó de haber recibido una condecoración de la dictadura argentina.

Pero ¿qué pasa si alguien como Fidel Castro hace una alianza con Rafael Videla el mayor genocida de América Latina, como lo calificó Correa en su sabatina? Nada. Silencio absoluto o, a lo más, una justificación apelando al pragmatismo. Pues resulta que Fidel Castro, el gigante del que habló Rafael Correa y el mayor líder del siglo XX como lo han ponderado los jerarcas de la revolución ciudadana, fue un excelente aliado de la dictadura argentina. Sí, el mismo líder inmenso y extraordinario, ensalzado luego de su muerte por Correa y sus funcionarios, hizo lo mismo que hubiera hecho cualquier cerdo derechista: establecer alianzas y acuerdos con las más sanguinarias y repugnantes dictaduras de extrema derecha.

Según documentos desclasificados a finales del 2014 por la Cancillería argentina en la página web Desclasificación, resulta que Castro y Videla mantuvieron una estrecha colaboración. La mayoría de estos documentos están firmados por el embajador argentino Raúl Medina Muñoz y se refieren, sobre todo, al apoyo de Jorge Videla a Fidel Castro en la ONU para que Cuba ingrese al Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS). A cambio, La Habana apoyó a Argentina para que fuese reelegida en el Consejo Económico y Social de la ONU (ECOSOC).

Esta es una de las razones por las cuales Cuba nunca alzó su voz contra la guerra sucia en la cual la dictadura de Videla secuestró y desapareció a opositores de izquierda, arrojándolos vivos al mar. Estas operaciones se conocieron como los ‘vuelos de la muerte’. Los representantes de Castro en el Comité de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, jamás votaron las resoluciones de denuncia a la dictadura de Videla. Y los argentinos devolvieron la gentileza absteniéndose de votar contra Cuba.

Las relaciones pragmáticas de Castro con otras dictaduras de extrema derecha no se quedan ahí.  Con el español Francisco Franco también tuvo relaciones privilegiadas. Tanto así que cuando falleció el siniestro dictador español, la agencia EFE en La Habana envió un despacho que decía: “Pocas horas después de conocerse la muerte del general Franco, el gobierno revolucionario de Cuba decretó luto oficial por tres días”. Aunque Castro criticó al régimen franquista, nunca se refirió en tono negativo a Franco. Muchos historiadores sostienen que ese vínculo se produjo por la ascendencia gallega de ambos y por el ánimo anti estadounidense que los animaba. En 1985 cuando El País de España entrevistó a Castro, esté dijo: “Franco no se portó mal, hay que reconocerlo. Pese a las presiones que tuvo, no rompió las relaciones diplomáticas y comerciales con nosotros. No tocar a Cuba fue su frase terminante. El gallego supo habérselas. Que se portó bien, caramba“.

De ese pragmatismo castrista fue víctima incluso el gobierno de Rafael Correa.  Ahora  parece haber olvidado la posición que tomó Cuba tras el ataque colombiano en la frontera, en 2008, destinado a dar muerte  al jefe guerrillero Raúl Reyes. Según un cable del Departamento de Estado filtrado por Wikileaks, el gobierno de Cuba nunca quiso solidarizarse con el Ecuador ni tomar partido en contra del gobierno de Álvaro Uribe. Según el cable 150081, la diplomacia de los EEUU elaboró un informe basado en el testimonio de un embajador colombiano en La Habana. En él se explica la negativa del gobierno de Raúl Castro a solidarizarse con el Ecuador y la preferencia que dio a mantener buenas relaciones con el gobierno colombiano de Álvaro Uribe. El documento revela que este comportamiento del gobierno de Cuba se mantuvo a pesar de los insistentes pedido de Ecuador para  que tome una posición a favor de la tesis ecuatoriana. Incluso, asegura que el Embajador ecuatoriano en La Habana pidió explicaciones de a los cubanos siguiendo instrucciones de la Cancillería en Quito.

Rafael Correa y parte del gobierno ofrecieron hoy un minuto de silencio en homenaje al dictador cubano. Rindieron homenaje a un hombre que no tuvo empacho en tejer acuerdos diplomáticos con “el mayor genocida de América Latina”, según los cuales Cuba se comprometía a nunca protestar por las violaciones a los derechos humanos de miles de argentinos. Fidel Castro, a quien Correa calificó de gigante, es el mismo que persiguió inhumanamente a los homosexuales de su isla y encarceló o pasó por las armas a miles de disidentes con su gobierno.

Fidel Castro fue aliado de Videla y sentía gran simpatía por Francisco Franco:  Correa siente gran admiración por Castro. El autoritarismo teje redes de solidaridad indistintamente del signo ideológico y considera que el pragmatismo está por encima de valores democráticos y derechos humanos.

Las urgencias del acuerdo con Europa, un golpe a la soberbia

en Columnistas/Las Ideas por
captura-de-pantalla-2016-11-10-a-las-4-08-47-p-m

El Ministerio de Comercio Exterior ha subido a su cuenta de Twitter un video sobre las ventajas que ofrecerá al Ecuador la entrada en vigor del acuerdo comercial con la Unión Europea que se firmará mañana. El video destaca que ese bloque es el principal mercado para las exportaciones no petroleras del Ecuador y que “con la entrada en vigencia del acuerdo, se prevé un aumento de las exportaciones ecuatorianas en 1,6% hasta 2020”, lo que “a su vez, permitirá sostener alrededor de 41.000 plazas de trabajo relacionadas con los productos comercializados en la Unión Europea”. (En una reciente entrevista en TC televisión, el vicepresidente Jorge Glas dijo que “más de 630.000 empleos están asociados a las exportaciones hacia la Unión Europea”. Pequeña diferencia, sólo 15 veces más).

Salvo sectores tradicionalmente opuestos al libre comercio, existe una coincidencia de que el acuerdo con la Unión Europea será beneficioso para el país, como bien señala el video del Ministerio de Comercio Exterior. Lo que no se dice en ese video, sin embargo, es que el Ecuador pudo haber accedido a esos beneficios hace varios años, de no haber sido por la impulsiva decisión del Gobierno de levantarse de la mesa de negociaciones en 2009, con el argumento de que Ecuador no firmaría un tratado de libre comercio sino sólo un acuerdo para el desarrollo. De hecho, al retomar las negociaciones en 2014, el entonces ministro de Comercio Exterior, Francisco Rivadeneira, aseguró que el Ecuador llegaría a un acuerdo con la Unión Europea “mejor” que el que consiguieron Colombia y Perú.

¿Qué pasó en realidad? Que el Ecuador, urgido por el inminente final de las preferencias arancelarias con que los productos nacionales ingresan a la Unión Europea, terminó adhiriéndose al apuro a básicamente (salvo unas pocas diferencias formales) el mismo tratado que firmaron Colombia y Perú en 2012. De hecho, como señala la agencia pública de noticias, ANDES, Ecuador requirió de la aprobación previa de ambos países para poder avanzar en el proceso de adhesión al acuerdo.

Tras la firma que se celebrará mañana, el acuerdo deberá ser aprobado por los respectivos parlamentos para, sólo entonces, entrar en vigor. Las autoridades nacionales cruzan los dedos para que eso ocurra antes del 1 de enero de 2017, cuando los productos ecuatorianos deberían empezar a pagar aranceles para ingresar a la Unión Europea, lo que les restaría competitividad y, en el peor de los casos, cuotas de mercado. Suponiendo que el acuerdo se activa en la fecha prevista, los productores de Colombia y Perú, cuyos acuerdos entraron en vigor en 2013, habrán contado con más de tres años de ventaja respecto a los exportadores nacionales para entablar negocios con los importadores europeos con la certeza de que sus bienes mantendrán las ventajas arancelarias de manera indefinida.

¿Por qué si la Unión Europea es el principal destino de las exportaciones no petroleras del Ecuador (ya lo era en 2009, cuando el Gobierno suspendió las negociaciones), y si el acuerdo con ese bloque va a generar un aumento en las exportaciones y a garantizar puestos de empleo (41.000 o 630.000, según la fuente que se elija), el Gobierno se dio el lujo de menospreciar ese acuerdo (al igual que ha menospreciado un tratado comercial con EE.UU., que nuestros vecinos ya tienen y que ahora, con la elección de Donald Trump, parece muy difícil que el Ecuador pueda negociar) durante cinco años? Porque entre 2009, cuando el Gobierno decidió abandonar las negociaciones, y 2014, cuando las retomó, los enormes recursos petroleros le permitieron mantener su actitud soberbia, pero ahora que el país enfrenta una severa estrechez fiscal y que una eventual caída en las exportaciones hacia la Unión Europea generaría graves impactos (que el Gobierno ya no está en capacidad de aliviar) en términos de empleo y de liquidez, la realidad se impone sobre el dogmatismo y el falso discurso de soberanía.

En ese sentido, la apresurada adhesión del Ecuador al acuerdo comercial de nuestros vecinos con la Unión Europea es una clara manifestación de que la actitud de autosuficiencia del Gobierno (no sólo hacia los principales socios comerciales del país, sino también hacia el sector privado) era sostenible sólo en épocas de vacas gordas.

¿El gobierno de Correa desenchufa a Assange?

en La Info por
Captura de pantalla 2016-10-18 a las 10.03.28 a.m.
 Última actualización a las 14:50 del martes18 de octubre 

¿Quién lo hubiera imaginado? Julian Assange ha pasado de héroe de la izquierda libertaria del mundo al más importante aliado electoral de Donald Trump y del servicio de espionaje de Vladimir Putin.

Ni siquiera el gobierno del Ecuador parece seguir mimándolo y exhibiéndolo como su trofeo libertario y anti imperialista. Según denuncia la propia Wikileaks, fundada y administrada por Assange, los ecuatorianos que lo tienen asilado desde hace más de cuatro años en la Embajada de Londres, han desenchufado al mítico personaje de su conexión al internet. Es más, Wikileaks asegura que el Ecuador ha cedido frente a presiones del gobierno de EEUU aunque la Embajada de los EEUU en Quito negó que esa información fuera verdadera.

A Assange, el gobierno de Correa le ha quitado aquello que lo define como persona. ¿Es posible imaginar a Assange sin un acceso que le permita hacer filtraciones digitales?  Desconectado, se le hará mucho más difícil -quizá hasta imposible- seguir coordinando el operativo de ataque a la candidatura de Hillary Clinton mediante filtración de sus correos electrónicos. Este operativo se había convertido, en las últimas semanas, en el más importante recurso electoral de Donald Trump, desesperado ante el desmoronamiento de sus posibilidades de llegar a la Presidencia de los EEUU. Su descalabro se incrementó tras la revelación de escándalos de acoso sexual y de evasión tributaria.

¿Por qué el Ecuador habría decidido desconectar a Assange? Aunque el gobierno no se ha referido al tema (Guillaume Long se negó a hablar sobre el tema con un periodista de AP en Habitat III), Wikileaks aseguró, el lunes en la tarde, haber comprobado que el corte del acceso al internet se hizo por decisión del gobierno ecuatoriano. 

Este corte se produjo tan solo un día después de que uno de los asesores de Donald Trump, el periodista ultraconservador Roger Stone, dijera en un tuit que el secretario de Estado de los EEUU., John Kerry, lanzó una advertencia al gobierno de Rafael Correa: aténgase a las consecuencias si sigue permitiendo que su asilado en Londres participe en esta campaña para destruir la candidatura de Clinton.

Según el tuit de Wikileaks, el corte se produjo el sábado a las 5 de la tarde poco tiempo más después de que se filtraron los discurso de Hillary Clinton ante los ejecutivos de Goldman Sachs. Horas antes, Wikileaks ya había dicho que la desconexión era provocada por decisión de “algún Estado”, sin especificar cuál.  ¿Ecuador cedió ante estas supuestas presiones de los EEUU?  Wikileaks está convencida de que sí. En un tuit colocado el martes en la mañana, ese organismo afirma conocer de fuentes suyas que John Kerry se reunió con autoridades ecuatorianas (¿el Presidente?)  el 26 de septiembre durante la ceremonia de la firma del acuerdo de paz para Colombia. En esa reunión, dice la organización, Kerry le pidió a Ecuador que haga algo para impedir que Assange publique más documentos de Clinton.

En la tarde del martes 18 la Embajada del Ecuador en Quito envió a varios medios un comunicado en el que negaba cualquier veracidad de esa información.  El comunicado dice que “en declaraciones a la prensa, el vocero del Departamento de Estado John Kirby afirmó: Aunque la preocupación de los Estados Unidos por el tema de los Wikileaks es de larga duración, cualquier sugerencia de que el Secretario de Estado John Kerry haya estado involucrado en el cierre de Wikileaks no tiene ningún fundamento. Los reportes de que el Secretario Kerry mantuviera conversaciones con funcionarios ecuatorianos sobre este tema son simplemente falsos. Punto”.

¿En efecto Ecuador cedió ante las presiones de EEUU? Aunque no existe una versión oficial, resulta muy difícil entender de otra forma la súbita decisión de desconectar a Assange. Se sabe, además, que el gobierno de los EEUU ya había expresado su disgusto con el hecho de que él estuviera interviniendo en la campaña. Medios ingleses afirmaron ayer que no pudieron conseguir una declaración de la Embajada sobre la denuncia de Wikileaks. Sin embargo, el gobierno ecuatoriano ha ratificado su compromiso con el asilo de Assange, según una declaración oficial de Cancillería.

Assange ha perdido no solo su popularidad entre los libertarios digitales del mundo sino que el gobierno ecuatoriano ya no podrá exhibirlo como antídoto ante las campañas por su intolerancia con la libertad de expresión. Assange era un activo incómodo desde hace meses para el gobierno ecuatoriano y su presencia en la Embajada no parece tener utilidad alguna.
Desde hace unos meses, en cambio, Donald Trump y sus más fanáticos partidarios se convirtieron en sus adoradores. Robert Mackey, del medio digital Intercept (tradicionalmente muy entusiasta por Assange) escribió en agosto que las actividades de Wikileaks “habían comenzado a parecerse más a las de una empresa de investigación contratada para afectar a la candidatura de Clinton que a una plataforma de filtraciones no partidista”.

Este giro se produjo tras la participación de Assange en un complot entre él y las agencias de espionaje rusas que se encargaban de hackear las cuentas de Clinton para entregar el material a Wikileaks. Los críticos de Assange sostienen que hay una inmensa diferencia entre los mails de Clinton que está liberando y aquellos del Departamento de Estado que hicieron famosa a la organización en el 2010. Son tan inocuos, dicen, que ni siquiera deberían ser transparentados. Por el contrario, para muchos activistas resulta extraño que Wikileaks no haya filtrado un solo documento o dato sobre Trump, a pesar de que el candidato republicano se ha visto envuelto en escándalos de ocultamiento de documentos relacionados con su pago de impuestos y de acoso sexual a varias mujeres.  En los últimos días, Trump se ha enfocado casi exclusivamente en los mails de Clinton publicados por Wikileaks, en medio de su desesperación por frenar su caída en las encuestas. Trump también ha alabado al presidente ruso Vladimir Putin desde comienzos de año aunque las autoridades rusas han negado cualquier vínculo.

El activismo de Wikileaks en contra de Clinton se ha enfocado también, en forma obsesiva, en palabras de la periodista de Slate Claire Levenson, con la salud de la candidata demócrata: frecuentemente ha publicado tuits sobre el tema. Wikileaks publicó uno, que luego borró, en el que hacía una encuesta sobre si los problemas de salud de Clinton se relacionaban con alergias, personalidad, parkinson o problemas cerebrales. Ese tuit, según Levenson, mostraba un alineamiento sorprendente y contundente con los medios de extrema derecha como InfoWars y Drudge Report que había hablado mucho, durante esos días, de las “extrañas convulsiones” de la candidata.

El activismo anti Clinton llevó a Wikileaks incluso a lanzar encuestas por Twitter en las que Trump aparece como ganador.

¿Por qué Assange se involucró tanto en esta campaña en contra de Hillary Clinton? Para muchos se debe a que él piensa que si gana Trump podría obtener un perdón presidencial por haber filtrado los cables del Departamento de Estado. También hay quienes piensan que ha perdido la cordura luego de 4 años en la diminuta embajada ecuatoriana. Entrevistados por Bloomberg Business Week, partidarios de Wikileaks lanzaron algunas teorías para explicar la transformación de Assange. Otros sostienen, en cambio, que simplemente está tratando de llamar la atención para no salir del radar de la opinión mundial a pesar de que eso significa cortejar a los más deleznables complotistas del internet. Todo eso hubiera sido difícil imaginar allá en los años 2009 ó 2010 cuando aparecía Wikileaks. Pero a estas alturas, Assange es uno de los más célebres invitados de la cadena conservadora Fox News.

Además Assange debe encontrarse angustiado porque sabe que la presidencia de Rafael Correa está por terminar y la posición del próximo gobierno podría cambiar si quiere mejorar sus relaciones con Inglaterra -muy deterioradas por el asilo- y con los EEUU. Abandonado y desconectado: así luce hoy Assange.

Correa se ha vuelto un estorbo para reinventar el país

en La Info por
Captura de pantalla 2016-10-08 a las 5.18.25 p.m.

Rafael Correa acelera: ahora sin tapujos y aludiendo a todos los candidatos, convirtió la sabatina en tarima de proselitismo a favor del binomio de Alianza País. No es nuevo. Tampoco lo es que mienta en directo y mirando a los ojos a los televidentes. Pero siempre sorprende la frialdad y la audacia con que lo hace.

Hoy, 8 de octubre, en el enlace 495 hecho en el sur de Quito, el Presidente hilvanó mentira tras mentira: dijo que La V Convención de Alianza País, realizada el sábado pasado, fue enteramente financiada por Alianza País. Para hacer digerible aldaba de tan respetable proporción, dijo otra mentira: si los medios públicos lo transmitieron es porque en ese evento estaban el Presidente y el Vicepresidente en actividades oficiales. No dijo que estuvo en un evento de su partido y, peor, que Jorge Glas asistió como candidato a la vicepresidencia con Lenín Moreno. Antes de que los televidentes cayeran en cuenta del sofisma, inventó otra mentira. Imagínense, dijo, si fuera Obama. Los medios cubrirían la convención y nadie en Estados Unidos diría nada. Impresionante cómo manipula la realidad. Impresionante cómo osa llevar a un subalterno suyo, el Secretario Nacional de Comunicación, para que legitime con más mentiras, las suyas.

Patricio Barriga procede sin despeinarse. Con aire solemne, certifica que ese evento tenía todas las características de un hecho noticiable. Eso dijo. Aunque ese no es el debate: es el uso de medios públicos pagados con dinero de los contribuyentes para uso exclusivo de Alianza País. Segunda mentira de Barriga: los medios públicos decidieron transmitir porque son libres de tomar esa decisión. Dos mentiras en una: no son libres y esta vez, como las anteriores, el gobierno dispuso la transmisión. A sus mentiras, Barriga suma sofisma tras sofisma para demostrar que el evento reunía todos los requisitos para que Alianza País use el dinero público como se le antoja. Conclusión suya: fue lícito y legítimo. Conclusión de Correa: “pura tontería, puro lamento porque saben que serán derrotados. No hemos utilizado ni un centavo”. Caso cerrado. Aplausos de los fans.

Correa minutos antes, había invocado el interés público y el cuidado que merece el dinero de los contribuyentes para defender sus decisiones en el caso del Issfa. Y en eso tiene razón. Hay que inquietarse, entonces, de que los militares usen mal los fondos públicos pero no hacerlo cuando el que los malgasta es él. “Nuestro derecho y nuestro deber –dijo Correa- es pedir cuentas de cómo se maneja la plata del pueblo ecuatoriano”. Pero no a él.

Esta es una muestra de cómo piensa usar al Estado en la campaña electoral: Correa pone toda la maquinaria al servicio de Lenín Moreno. Éste, como lo hizo este jueves 6 en Teleamazonas, se muestra conciliador: preconiza que los canales deben hacer lo mismo con los otros candidatos. Es un lavado de manos pues sabe que eso no va a ocurrir. En las sabatinas Correa cierra el círculo llamando a un desvergonzado, como el señor Barriga para decir, con cara de circunstancia y aire de autoridad, que todo está en regla.

Correa ya no se oye mentir. Lo hace con una naturalidad que se antoja ser su segunda naturaleza. Su sistema incluye vuelta al ruedo, aplausos y risitas mordaces. Para la campaña estrena un nuevo libreto que le atribuye el papel de profesor relajado que superpone argumentos sencillos para ser repetidos. La catequesis no parece vacua y Lenin Moreno –principal destinatario de este ejercicio– dio muestras en la charla con Janet Hinostroza, de seguirlo a pie juntillas: en economía repite torpemente los argumentos de Correa.

Correa hace una encerrona para todos los suyos. Sigue el libreto de Cristina de Kirchner en Argentina. Se hincha de autoelogios, maltrata la memoria para deformar el pasado, niega hechos… Dice, hasta el extremo que ya nadie puede saber a ciencia cierta –como en Macondo– dónde están los límites de la realidad, que su gobierno es un ejemplo para la región. Para el mundo. Se dio por tarea acondicionar a sus fans a un discurso simplón, maniqueo y ficticio. Un discurso que destruye, de antemano, la posibilidad que abrió el propio Moreno de volver a hablar de lo que ocurre en la realidad y no de lo que dicen Correa, sus pajes y su aparato de propaganda.

Hay que ver lo que dice de la oposición: “les van a quitar todo”. Hay que verlo comparando a la clase media con el síndrome de doña Florinda: “apenas dejan de ser pobres, le caen a los pobres”. Hay que verlo defendiendo por honesta a Cristina Fernández y diciendo, contra las evidencias, que no encontraron cajas fuertes ni kilos de billetes en el departamento de su hija. Hay que verlo tratando de enemendar las mentiras de Gabriela Rivadeneira cuando afirmó que el Congreso había condecorado a Pinochet. Ni siquiera respeta los hechos históricos que atañen en este caso solamente a los militares ecuatorianos.

Hay que verlo caricaturizar hasta el delirio –en vez de debatir– propuestas de la oposición. Hay que verlo hablar del encuentro de viejos movimientos revolucionarios en Quito que incluyeron el discurso de un personaje que encarna la inmoralidad en la política: el expresidente colombiano Ernesto Samper Pizano. En su campaña entraron millones de dólares del narcotráfico. Él habla hoy del peligro que implica para la gobernabilidad la prensa, los fiscales y jueces que luchan contra la corrupción. En su gobierno –dijo un obispo en Colombia– “entró un elefante a su casa y él no se dio cuenta”. No obstante, Samper da lecciones de moral pública. Y el líder de Alianza País lo alaba.

Correa se dice experto en economía y pudiera ser premio Nobel de química: vuelve bagatela lo que es extremadamente complejo. Y también reduce la necesidad de debatir sobre el futuro del país al hecho de adherir a un discurso que, tras diez años de propaganda, luce mezquino, irresponsable y nefasto.
Correa se ha vuelto un estorbo ante la exigencia que tiene la política de reinventar al país.

Foto: Presidencia de la República

Así lucirá Rafael Correa en el estadio del Aucas este sábado

en Caricaturas/El Humor por
Captura de pantalla 2016-09-27 a las 11.42.34 a.m.

Hoy regresa de Ginebra Lenín Moreno y se completa el binomio oficialista. Chamorro asistió a una sesión de entrenamiento de Rafael Correa, con sus guantes de oro. Así lo verán sus fans el sábado en el estadio del Aucas.

Sigue leyendo

La prueba que Lasso, Viteri y los otros no imaginan

en Caricaturas/El Humor por
Captura de pantalla 2016-08-31 a las 4.25.26 p.m.

Alianza País llegó al poder para eternizarse en él. Hay incluso una prueba para aquellos que no hayan entendido la lógica que gobierna al excelentísimo señor presidente de la República y jefe integral y absoluto del mando militar. Chamorro encontró esa prueba que tendrán que superar aquellos que sueñan con reemplazar en Carondelet y la Asamblea Nacional la lista 35…

Sigue leyendo

‘Este es un premio a la resistencia’

en La Info por
Captura de pantalla 2016-08-29 a las 6.18.07 p.m.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) acaba de conceder, en el marco de los premio anuales Excelencia Periodística 2016, el Gran Premio SIP a la Libertad de Prensa, a la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (AEDEP) del Ecuador. ¿Cuál es el significado de esta distinción y sus consecuencias ante un gobierno que considera que la Aedep es un cartel de los dueños de medios de comunicación? Diego Cornejo Menacho, su director Ejecutivo, responde a 4pelagatos.

Captura de pantalla 2016-08-29 a las 6.10.24 p.m.

“Esta es una decisión que ha tomado el Comité Ejecutivo. Cada año la Sociedad Interamericana de Prensa entrega premios a periodistas y medios de América Latina. Tiene un premio especial: el premio SIP a la libertad de expresión. Este año decidió entregarlo a la Aedep por su lucha en favor de la libertad de prensa y expresión.

“Lo recibimos con entusiasmo y compromiso porque implica que la SIP, los medios de todo América, ponen la mirada sobre Ecuador. Ponen la vista sobre la situación de la comunicación, la libertad de prensa y la libertad de expresión en Ecuador. Esto nos compromete a mantenernos firmes, como se ha hecho en estos años, particularmente en la resistencia y oposición a la Ley de Comunicación. Estos son los dos elementos que este premio implica para las empresas que publican distintos medios en Ecuador.

“En este momento hay en la Aedep seis empresas que producen 16 medios. Revistas, diarios generales y locales. Estos medios son los de mayor credibilidad en el país y eso se expresa por su circulación y su lecturabilidad: grupo El Universo, grupo Granasa, El Diario que publica varios medios en Manabí, Diario El Mercurio de Cuenca, grupo Ensa que edita la revista Vistazo y el grupo diario La Hora. En estos diez años tenemos asociados que se han separado de la Asociación por razones políticas. Diario El Norte, por ejemplo, que circula principalmente en Imbabura. Algunos otros medios locales han visto coartados su trabajo: si siguen en la Aedep no reciben publicidad oficial. Así de sencillo. Se ha usado la publicidad oficial como mecanismo de chantaje y, en forma indirecta, también la publicidad privada.

“El Comercio no es parte de la Aedep por un tema estatutario. Cuando se produce un cambio de propietario, como allí sucedió, los directores de la Aedep exigen que haya un diálogo directo con el nuevo propietario. Eso es parte de la cultura empresarial de la Aedep. Esto todavía no ha ocurrido con este señor González que es la cabeza visible de las empresas que adquirieron el mayor número de acciones de El Comercio.

“La consecuencia de recibir este premio es que muchos espacios internacionales lanzan una especie de alerta sobre lo que pasa en Ecuador. Se produce una pregunta: ¿Por que la Sociedad Interamericana de Prensa premia esta asociación? El gobierno de Rafael Correa ha hecho una campaña millonaria afirmando ser un gobierno democrático que garantiza los derechos ciudadanos fundamentales. Cuando hay un premio como este, hay un aviso: esto no es así, algo distinto está pasando pese a la acción de las embajadas y de las agencias internacionales de publicidad que se han contratado.

“¿El gobierno dice que la Aedep es un cartel de propietarios? Nosotros pensamos que la comunicación, en regímenes democráticos, debe ejercerse desde el sector privado, el sector comunitario y desde el Estado con medios públicos; no gubernamentales.

El sector privado en las democracias cumplen un importante papel produciendo distintos medios de comunicación. Creemos que estos medios deben cumplir un código deontológico claro, democrático, que implique un tipo de comunicación independiente. El gobierno sataniza al sector privado en la comunicación pero no en otros espacios. El petróleo, por ejemplo. Nosotros reclamamos en contrapartida, que haya medios públicos, realmente públicos y que consolide un sector comunitario de medios, que tampoco se ha hecho. Y que se garanticen los recursos y el marco jurídico para que el sector privado de la comunicación también pueda producir información, opinión, análisis e investigación.

“Este premio llega ahora como un premio a la resistencia. Si bien la Aedep ha mantenido una línea desde su fundación (articular procesos democráticos, fundamentar temas de libertad de expresión, solidarizarse con medios atacados por cualquier forma de poder…), es evidente que en estos últimos años ha habido un proceso mucho más agresivo. Lo que destaca la SIP es la resistencia que hemos realizado en estos años. Es eso lo que se está premiando”.

Foto: La República

Juegos Olímpicos: camino incompleto

en Columnistas/Las Ideas por
esteban ávila 2

Resulta complejo analizar el desempeño olímpico de Ecuador en los juegos de Río de Janeiro 2016. Pero hay algunas pistas que pueden ayudar a entender lo sucedido. En un país sin profunda tradición deportiva, los logros y los avances no se miden en medallas, sino en cuántos competidores llegan a ganarse su puesto en lo que, indiscutiblemente, es la élite universal.

Si tomamos en cuenta exclusivamente las participaciones olímpicas del siglo XXI, Río 2016 no significó un hito en lo que tiene que ver con el crecimiento de la delegación. En Sidney 2000, Ecuador tuvo 10 deportistas, mientras que cuatro años después, en Atenas 2004, se inscribieron 16, un incremento del 60%. Este ritmo de crecimiento siguió para Beijing 2008, cuando por sus méritos accedieron a la cita cumbre del deporte mundial 25 deportistas del país Londres 2012 tuvo la presencia de 36 ecuatorianos, manteniéndose así la tendencia registrada desde el comienzo de la centuria.

Sin embargo, Río 2016 -en medio de un proceso deportivo marcado desde el poder público con profundidad y gran despliegue- apenas registró un aumento de dos competidores en relación a la justa olímpica anterior. Desde el Ministerio del Deporte y entidades análogas (Federación Deportiva Nacional del Ecuador, Comité Olímpico Ecuatoriano, federaciones nacionales por deporte y federaciones provinciales) no ha sido posible obtener una explicación puntual sobre esta incidencia.

El discurso oficial ha expuesto un detalle concreto, no menos importante: para Río 2016, Ecuador renovó el 50% de su plantel olímpico. 19 nuevos deportistas, con edad para insistir en ellos y mirar su crecimiento. La pesista Neisi Dajomes, quien alcanzó el séptimo puesto en su categoría (69 kilos) sin haber llegado al grupo final, se alza como la esperanza más visible del deporte nacional, pues a sus 18 años obtuvo ya la medalla de Plata en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. Dajomes, cuando alzó los 237 kilos en el Riocentro de Río, no estuvo junto a sus entrenadores Walter Llerena y Mayra Hoyos. Esta levantadora tiene la mitad de la edad de su colega Alexandra Escobar, quien culminó cuarta en su categoría, en un alarde de esfuerzo y experiencia.

El boxeo registró también una presencia significativa, con cuatro boxeadores. De ellos, dos (Carlos Quipo y Carlos Mina) clasificaron a cuartos de final y estuvieron a una victoria de asegurar medalla. En evidencia quedó la necesidad de pulir el estilo y la estrategia, sobre todo de Mina, quien se proyecta como un valor a seguir para la próxima cumbre del 2020.

El atletismo, que cerró con el récord personal de Byron Piedra en la maratón (puesto 18), tuvo puntos cumbres con Ángela Tenorio (semifinalista en 100 y 200 metros) y Narcisa Landázuri (semifinalista en 100 metros). Pero también de los otros, como la descalificación de Andrés Chocho, en los 20 y 50 kilómetros marcha. Pese a tener entrenador extranjero exclusivamente dedicado a evitar las infracciones que provocan descalificación, Chocho terminó afuera. Con las de Río, son seis ocasiones, entre mundiales y olímpicos, en que el andarín azuayo acaba fuera por decisión de los jueces, al no aplicar las exigencias reglamentarias de esta especialidad.

¿Cuál es la versión de parte del ente que organiza y controla el deporte? Pues han enfocado todo hacia el esfuerzo (inocultable, por otra parte) de los atletas. Representa el otro extremo de quienes creen, equivocadamente, que Río 2016 fue “un fracaso”. La inversión pública de Ecuador en el ciclo olímpico, según el Ministerio de Deportes, supera los USD 40 millones. Argentina, que en Río 2016 se llevó 4 medallas, invirtió para este mismo fin USD 30 millones. Panamá, sin presencia en el medallero, utilizó USD 65 millones. El plan de alto rendimiento, con distinto grado de entrega de becas a sus participantes, llega a 312 deportistas ecuatorianos de 27 disciplinas diferentes.

Sin tomar en cuenta estos detalles, queda clara una cosa. El jueves 18, entrevisté en la radio al ministro Xavier Enderica, quien a esa hora en Río asistía a la competencia de BMX en la que Alfredo Campo quedó afuera a los 7 segundos, tras una caída. El titular de la cartera reiteró que más allá del 2017 era “imposible planificar”, tomando en cuenta los cambios de gobierno. Ratificó así que el deporte ha sido una política de gobierno, sin llegar a implantarse como política de estado. Es decir, el ciclo olímpico hacia Tokio 2020 dependerá de lo que pase tras las elecciones de febrero del próximo año. ¿Es posible darle entidad a un proceso deportivo, si el mismo depende del ánimo o las prioridades de quien gobierne el país?

Esta misma situación advirtió Jefferson Pérez en una entrevista del domingo 21, en El Comercio. El único medallista olímpico del país, cuya figura a la luz de los resultados recientes se agiganta, advirtió la falta de “un proyecto integral de deporte”, fuera de los recursos que se entregan de parte del estado. El marchista, campeón en Atlanta 1996 en los 20 kilómetros, apuntó a que no existe una política clara y que eso lo demuestra el cambio de cabezas en la dirección.

Desde Londres 2012, por la titularidad del ministerio pasaron José Francisco Cevallos, Cecilia Vaca Jones, Catalina Ontaneda y Xavier Enderica. Durante esa etapa, se consolidaron en el Comité Olímpico el presidente Augusto Morán (de escasa presencia mediática antes, durante y después de los juegos, donde la vocería de lo que sucedía fue de Enderica) y Luis Gómez en la Federación Deportiva Nacional del Ecuador, la entidad que agrupa a todas las federaciones por deporte.

Hecho todo este ejercicio, expuesto el nivel de inversión e interés de parte del poder público, resulta sorprendente que el camino hacia los próximos Juegos Olímpicos no se encuentre completamente trazado y dependa de lo que pueda pasar en las próximas elecciones. No faltaron ni tiempo ni medios para delinear políticas de estado que faciliten y realcen el esfuerzo del deportista.

Esteban Ávila es periodista deportivo

1 2 3 5
Ir Arriba