Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Tag archive

El gobierno de Lenin Moreno

Las 5 grandes dudas sobre el gobierno de Moreno

en La Info por

Lenín Moreno no solo tiene retos a partir del 24 de Mayo. Grandes dudas se ciernen en torno suyo que se irán respondiendo, dicen sus amigos, progresivamente. Estos cinco entre otras:

1.¿Reformas, pero de qué tamaño? Moreno ha prometido reformas, pero no ha dicho en qué campo las piensa hacer y de qué magnitud serán. Eso deja el campo abierto a la especulación creando expectativas en unos sectores y anticuerpos en otros. Cuando se oye cambios, se entiende que se meterá con la herencia correísta. Cercanos suyos dicen que hará cambios de estilo pero también modificará ciertas leyes. De este punto dependerá la cohabitación o el distanciamiento con Correa y la apertura o la perpetuación del modelo. Nada está dicho hasta ahora. En cambio hay señales contrarias al optimismo que quiere despertar Moreno cuando se ve que uno de sus cercanos (Pabel Muñoz) resucita los peores insultos (sicarios de tinta) o María Fenanda Espinosa acompaña a la delegación gubernamental en Ginebra para justificar la violación de los derechos civiles y políticos en el país

2. ¿Con quiénes gobernará? La duda es grande porque si Lenín Moreno dice que quiere hacer cambios -que irremediablemente se estrellarán con algún reglamento, ley, decreto o medida tomada por Correa- necesita gente capaz de dialogar con la realidad en vez de ser sumisa a las consignas. ¿Lo es Fander Falconi quien llegó a extrañarse, en un diario oficialista, de que hubiese todavía oposición en el país? ¿Lo es María Fernanda Espinosa que quiso poner las Fuerzas Armadas a marchar a paso revolucionario? ¿Lo es Rosana Alvarado que, asumiendo una consigna partidista, puso un juicio contra Cedatos; juicio que tendrá que archivar si llega al ministerio de Justicia, pues no podrá ser juez y parte? ¿Lo son ellos, todos, que han ayudado a implantar este modelo autoritario?
Moreno conformará su equipo con cuadros que estuvieron al inicio o hicieron toda la ruta del correísmo. No se conocen actos de autocrítica y, salvo el caso de algunos integrantes de Ruptura de los 25, no hubo deserciones mayores en el curso de esta década. ¿Bastará con que Moreno dé un giro de timón –suponiendo que lo haga– para que esos mismos militantes borren con el codo lo que hicieron con la mano? Y si llegan otros que no han estado en el correísmo, pero que son del perfil de Raúl Pérez Torres (supuestamente para el Ministerio de Cultura), ¿el reto es pensar cuántas décadas retrocede el país con su inclusión en el gobierno?

3. ¿Tiene estrategas y operadores? Si Moreno decide hacer cambios (como lo ha prometido), entrará en un torbellino político que requiere una alta estrategia y unos operadores políticos avezados. No se ven a su alrededor. Por ejemplo se habla de Paola Pabón para el ministerio de la Política. Sería un pago a su comedimiento durante la campaña. Pero no hace justicia al momento político que vivirá el país a partir del 24 de Mayo, pues si Moreno hace cambios, contrarios al modelo autoritario, Correa no tardará en equipararlo con Gorbachov. O con Santos. La política no la administrará Pabón, si llegasen a nombrarla ministra. Como con Correa, la política seguramente se decidirá en Carondelet en un juego que se antoja delicado y sofisticado. No se ven figuras de grandes ligas alrededor de Moreno. Eso no significa que no existan en la sombra. Habrá que mirar con lupa quiénes estarán en el primer círculo del poder.

4. ¿Habrá pragmatismo económico? El nombre del ministro de economía es clave: es un mensaje a los agentes económicos, a los mercados, a los empresarios, a los ciudadanos. Suena en forma reiterada el de Carlos de la Torre, un profesor de economía de la PUCE. Un técnico sin bagaje político en un momento altísima sensibilidad política. Un hombre que habla del Banco Central como un banco comercial y que, en lo esencial, recita el discurso ficticio que el gobierno ha montado en ese sector, con cifras cuya verosimilitud tendría que ser confirmada por entes independientes.
Para que Moreno pueda transparentar las cifras reales de la economía requiere capital político. Este puede encontrarlo en las medidas políticas de apertura que tome desde el 24 de Mayo. Capital político que, además, le servirá para legitimarse en el poder. El hecho cierto es que su presidencia dependerá del manejo que dé a la economía en una transición que estará marcada por la lucha política dentro de Alianza País.

5. ¿Moreno pesará más que las instituciones correístas? Es evidente que Rafael Correa deja aparentemente amarrados todos los poderes: fiscal, contralor, Asamblea con presidente y comisiones, Supercom, Quinto Poder… ¿Lenín es rehén de ellos? Sus amigos dicen que no. Que una cosa es con poder y otra sin poder. Que los representantes de esos organismos no son fieles a una persona: son sumisos al poder y a quien lo detenta. Esto deja integra la pregunta siguiente: ¿Ecuador volverá (si vuelve) a la democracia porque Moreno contribuye a desmontar el modelo institucional autoritario o se limitará a cuidar ciertas formas y dejará intacto el modelo autoritario
Esta pregunta encierra la mayor disputa política que encarará la ciudadanía durante el gobierno de Moreno.

Ir Arriba