Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Tag archive

enlace 507

Correa intenta salvar a la ex jueza Collantes

en La Info por
captura-de-pantalla-2017-01-09-a-las-5-48-23-p-m

En el caso de Lorena Collantes, la ex jueza que hizo un escándalo cuando amenazó de muerte a un Policía, lo grave no es la amenaza, ni la agresión, ni la arrogación de funciones, ni el abuso de poder: es el ensañamiento que la opinión pública tuvo con una mujer que cometió un error que cualquier persona podría cometer con unos cuantos tragos.

Este razonamiento precario lo hizo el presidente Rafael Correa en su llamado enlace 507.  Según él, Collantes fue víctima de una injusticia de quienes vieron en su agresión y amenaza de muerte a un policía una oportunidad para hacer daño al gobierno. Lo hecho por Collantes, según el Presidente, es tan solo un error cometido por una “pobre joven” que le podría ocurrir a cualquier persona con unos tragos de más. “Ojalá nunca le pase algo así a uno de ustedes”, dijo Correa en el enlace. “Qué injusto que ha sido. Qué ensañamiento con esa joven a la cual ni conozco, por si acaso”.

En su intervención el Presidente no dijo nada, en cambio, en defensa del policía que fue amenazado, vejado y agredido por la exuberante Collantes. No, para Correa el policía que apareció en los videos donde ella hace sus siniestras y destempladas amenazas simplemente no existe, es un ser invisible cuya vida y honra no merecen su atención y, mucho peor, su respaldo y solidaridad.

“Ojalá nunca les pase algo así a uno de ustedes. La regla de oro es: nunca le hagas a alguien lo que no quieres que le hagan a ti”, sostuvo Correa mientras las cámaras de la Secom enfocaban la sonrisa y los aplausos de las mujeres que se hallaban asistiendo al espectáculo sabatina que, en esta ocasión, se realizó en Cuenca.

En su defensa de Collantes, el presidente trató de relativizar el escándalo de la ex jueza por el hecho de que ella se hallaba bajo la influencia del alcohol. Según él, entonces, si uno hace algo con tragos es menos culpable que si lo hace sin ellos. Esto no solo es un barbarismo jurídico, imperdonable para un gobernante, pues cualquier legislación penal no admite al alcohol como atenuante: es un espantoso mensaje de alguien que aparentemente relativiza la comisión de delitos cometidos en estado etílico. Para Correa, la gente que ha tomado tragos en exceso puede ir por ahí tranquila y oronda cometiendo “errores” porque los jueces deberán tener en cuenta que, pobrecitos ellos, no están conscientes de lo que hacen. Según Correa, Collantes es una persona “que cometió un error que puede cometerlo cualquiera bajo los efectos de los tragos. Si ustedes relativizan eso… Qué injusto que ha sido, qué ensañamiento…”.

En su alegato favor de la ex jueza, el tema de Collantes se reduce a la lógica del “no hagas con los otros, lo que no quieres que te hagan a tí”, frase que mencionó en dos ocasiones. Es decir, para él no solo que no hubo delito cuando se amenazó de muerte a una persona sino que todo el problema se reduce a las lamentables e injustas críticas públicas que, dicho sea de paso, es lo que a él más le preocupa.

Correa no se refirió, por el contrario, a algunas cosas que son clave en el caso, seguramente con el fin de que todo se relativice en este tema. Por ejemplo, de las aseveraciones hechas algunas veces por Collantes, durante el escándalo, de que tenía el apoyo de la persona más poderosa del país y que había mantenido relaciones con “el más mafioso de los mafiosos”.  ¿Es que el Gobierno y la justicia no tuvieron interés en saber a quiénes se refería Collantes? ¿No era obligación de las autoridades despejar las dudas que dejó el video de Collantes sobre la administración de justicia? Correa en su afán de rehabilitar la imagen de Collantes no dijo nada sobre estos temas. ¿Con quién hablaba la jueza por teléfono cuando hacía las amenazas?  Es extraño que Correa no haya tenido nada que aclarar sobre eso cuando, en cambio, dice conoce en detalle sobre los movimientos financieros de los supuestos beneficiarios de las coimas de Odebrecht.

Correa también se hizo el desentendido con el tema de las fotografías que circularon en redes sociales en las que Collantes aparecía con figuras de Alianza País. ¿Nunca pidió una explicación sobre los motivos que llevó a Collantes a reunirse con sus coidearios horas antes de la borrachera?  Evidentemente, el deseo de lavar la imagen de Collantes y de relativizar cualquier cosa que haya hecho pesaba más el sábado en Cuenca. ¿Por qué?

Lo curioso y llamativo de la defensa de Lorena Collantes hecha por Correa no se limita a su precario razonamiento sino, además, al hecho de que haya salido a formularla cuando el tema ya había caso desaparecido de la conversación nacional. ¿Por qué sale ahora a defender a Collantes diciendo que con ella se cometió una injusticia?, se podría preguntar cualquier observador. Si bien es cierto que habló de Collantes en el contexto de una reflexión suya sobre cómo lo criticaron a él por haber dicho de la candidata Cynthia Viteri solo sabe de maquillaje y no de economía, la verdad es que objetivamente la introducción del tema en el enlace era innecesaria. La defensa, además, no fue una mención corta ni intrascendente sino que tuvo un lugar destacado en el menú de temas que trató durante el enlace.

¿Fue quizá un mensaje a los jueces que deberán tratar el tema? La duda queda ahí, en todo caso.

Transcripción de lo dicho por Correa

“Cuando se hace pedazos a una pobre mujer que embriagada dice tonterías ahí sí nadie salió a defender a esa pobre mujer. Ojalá no le pase eso a sus familiares, hijos, etc… Por hacerle daño al gobierno, como había sido jueza y creyeron que era cercana al gobierno así haya sido destituida si era cercana y fue destituido está hablando muy bien de nosotros ¿no? En todo caso, por hacerle daño al Gobierno ¡cómo le han hecho daño a esa pobre joven! Ojalá nunca le pase algo así a uno de ustedes. La regla de oro es nunca le hagas a alguien lo que no quieres que le hagan a ti.

“Se burlaron del vestido, de sus actitudes prepotentes pero con trago adentro, pero les aseguro que si hubiera sido un hombre no pasaba nada. De hecho hubo un caso esos días de un juez (sin tener alcohol, sin estar embriagado) que también se mostró muy prepotente. Dos días duró el escándalo, nada más… A la pobre jueza le hicieron Año Viejo, de todo… No compañeros, sobre todo jóvenes, eso demuestra pequeñez de alma. No hagas a otro lo que no quieres que te hagan a ti y les aseguro que si la jueza embriagada hubiera gritado ¡Fuera Correa, fuera! no pasaba nada. Pero como sacaron una foto cerca de candidatos de nuestro gobierno ¡vamos a destrozarle la vida de una joven! Persona que cometió un error pero que puede cometerlo cualquiera bajo los efectos de los tragos. Si ustedes relativizan eso… ¡Qué injusto que ha sido! ¡Qué ensañamiento con esa joven a la cual ni conozco, por si acaso! Pero en todo caso: se burlan del vestido… ¡Qué más sexismo que eso! Pero ahí sí nadie dice nada, las supuestas feministas. Se trata de actuar compañeros, de tener coherencia y qué mayor coherencia de esto gobierno donde tenemos una Corte Nacional con paridad de género”.

Ir Arriba