Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Tag archive

Odebrecht

Odebrecht invita a la graduación de la clase 2007

en Caricaturas/El Humor por

Odebrecht no anda tan deprimida: está invitando a la ceremonia de graduación de los alumnos que entraron a sus clases en 2007. De paso anuncia la apertura de maestrías y PHDs.
Sigue leyendo

Glas necesitaba una prueba de vida y le dieron la sabatina

en La Info por

Jorge Glas necesitaba urgente un resucitador y le dieron el enlace 521 para ver si con eso vuelve a tener vida o al menos logra aparentar tenerla.

Desde que el CNE atribuyó la victoria de las elecciones a Lenín Moreno y a él, Jorge Glas casi no había aparecido y es evidente que el equipo del futuro presidente no lo ha tomado en cuenta para casi nada. Glas ha estado casi ausente de las reuniones que Moreno y su equipo asesor han tenido con actores políticos, sociales y empresariales. Casi no se lo ha mencionado y de lo que se sabe ha sido marginado por ciertos círculos cercanos a Moreno.  De hecho, desde antes de las elecciones el aparato de campaña de Alianza País había mantenido a Glas a la sombra, porque era evidente que su presencia no era conveniente por la cantidad de señalamientos de corrupción que habían en su contra.

Hasta que se produjo el Enlace 521 ayer sábado 6 de mayo en Guayaquil.   Glas intervino en lugar de Rafael Correa, quien se abstuvo de dar el enlace aunque ya se encontraba en el país a su regreso de Cuba donde estuvo de visita para recibir su doctorado honoris causa número 15 y algunas condecoraciones del gobierno comunista de Raúl Castro.

El objetivo del enlace no pudo ser más obvio: darle una tribuna al actual y futuro Vicepresidente para que su nombre no se borre completamente del mapa.  El enlace fue algo más o menos parecido a esas pruebas de vida que muestran los secuestradores para probar que el secuestrado no ha muerto.  Glas está vivo y no se olviden de él, parecía ser el mensaje que se quiso lanzar desde el colegio Cristóbal Colón donde se escenificó la sabatina.  ¿Quién decidió que sea así?  Es evidente suponer que quienes se sienten perjudicados por el evidente desplazamiento de Glas, en estos días previos a la entronización del nuevo gobierno.

La línea argumental del enlace fue simple y clara: presentar a Glas como el héroe del trabajo de reconstrucción de la zona afectada por el terremoto del 16 de abril del 2016 y darle la oportunidad de defenderse de las acusaciones de corrupción que se han hecho en su contra. Para lo primero, se empleó casi la mitad de las prácticamente cuatro horas que duró el enlace para hacer un repaso de su trabajo en Manabí y Esmeraldas. Para lo segundo, Glas salió a decir que hay una conspiración internacional y nacional que quiero perjudicarlo y que en los próximos meses lo acusará nuevamente de actos de corrupción.

Al principio Glas no lucía cómodo, al menos en la primera mitad del enlace. Dedicó al menos 15 minutos en mencionar a quienes estaban presentes y confesó, en al menos dos ocasiones, que como no había hecho enlaces en tanto tiempo había olvidado su formato y mecánica. Contó que alguna vez, durante su juventud de Boy Scout, Rafael Correa lo había castigado por haberse portado mal y lo sacó de una clase de scouts. Lo hizo por mi bien, aclaró.

Luego ordenó que se pase un video en el que se hacía un repaso de los 37 enlaces que él había protagonizado. El video, fue visible, se lo había preparado precisamente para ensalzar su figura y recordar, quién sabe a quién, lo importante que había sido en el gobierno de Rafael Correa y la confianza que había merecido de él. “Son 37 enlaces en los que el compañero Vicepresidente enseñó pero que sobre todo aprendió”, dijo en tono lírico la voz femenina que aparece en todos los videos que la Secom prepara para estos espectáculos sabatinos. Pero ni eso parecía animar al Vicepresidente y, en algún momento, dijo que extrañaba mucho Guayaquil. “En una de estas regreso”, señaló como suspirando y sin poder ocultar su poco entusiasmo de estar dirigiendo el espectáculo.

El enlace se convirtió en un cansino y repetitivo resumen del trabajo de Glas en la reconstrucción de Manabí y Esmeradas. Videos iban y venían, los testimonios de niños, ancianos y mujeres sobre cómo había trabajado para sacar de la agonía a la zona afectada se multiplicaban y las cifras sobre el éxito del operativo de reconstrucción aparecían una y otra vez en la pantalla. Glas fue el artífice de la recontrucción de dos provincias que fueron clave en el triunfo electoral de Moreno, parecía ser el mensaje, casi desesperado, de todo ese tramo del enlace que fue largo y aburrido. Era tan evidente el afán por exprimir al máximo todo al tema del terremoto y la reconstrucción que el equipo que produce los enlaces tenía listo el diseño de un logo que decía “Reconstruyo Ecuador”.

“Cerca de 50 000 empleos se han generado en Manabí y Esmeraldas durante el proceso de reconstrucción. Después del terremoto hicimos una promesa: dejar mejor que antes a Manabí y Esmeraldas. Tenemos que conseguir que el mundo no hable del terremoto de Ecuador sino de Ecuador después del terremoto”, señaló en algún momento el Vicepresidente.

Pero si en todo este tramo Glas lució incómodo y apagado, en la segunda parte del show pareció cobrar algo de vida. Fue recién a partir de la primera hora y media de la sabatina que Glas le puso más asunto a su actuación y eso ocurrió porque empezó a hablar sobre corrupción y de Odebrecht. “Pónganme atención en este punto”, pidió.

Glas, en este segmento, hizo más o menos lo mismo que el presidente Rafael Correa ha hecho ya algunas veces: anticiparse a una posible denuncia o escándalo, y decir que existe un complot internacional y nacional que busca perjudicarlo y sacarlo de la política.

“Hay agencias extranjeras que conspiran y sé que seré objetivo de eso”, dijo Glas ya enérgico y con cierto vigor luego de haber dicho que si algún ex ministro, refiriéndose a  Alecksey Mosquera, había recibido algún coima o propina de Odebrecht se lo castigará con todo el peso de la ley. Claro, en esta línea, también dijo otra cosa que Correa ha mencionado muchas veces: ojo que Odebrecht es una empresa corrupta y no podemos darle crédito a lo que digan sus funcionarios.  Pero en este punto Glas hizo algo adicional a solo anticiparse a un supuesto escándalo: se retrató a si mismo como una suerte de héroe que fue capaz de sacar, casi a patadas, a Marcelo Odebrecht, la estrella del escándalo, de su oficina. “Lo boté de mi oficina casi a empujones. !Se me larga de mi oficina le dije¡”, exclamó todo heroico Glas.

El Vicepresidente necesitaba una tribuna y un espacio para sacarse de encima todo lo que se ha dicho de él en los últimos meses y sobre lo cual ninguno de sus compañeros, con la excepción de Rafael Correa, ha salido a defenderlo con fuerza y convencimiento. “Como dicen que todo es culpa mía. Atropellan un perro en la esquina, es culpa de Glas. Llueve mucho en Quito, es culpa de Glas. Hay inundaciones, es culpa de Glas. A un policía lo encuentran con dinero escondido en el piso, que ha sido de mi seguridad, así lo haya sido, qué tengo que ver. A mí me han virado como bolsillo de payaso y estoy contento de que sigan revisando e investigando porque no tengo nada que esconder”, dijo.

Glas, en este esfuerzo por espantar cualquier duda sobre su honorabilidad, mencionó incluso un tema que siempre ha sido muy complicado para él y al que en muy raras ocasiones se ha referido: el de su papá condenado a 20 años de prisión por violar y dejar embarazada a una menor de edad. Ese fue un tema muy duro para mi familia, dijo pero jamás hice nada para beneficiarlo agregó.  Ese fue, quizá, el gesto emocional y dramático con el que quiso dar un giro más personal a su defensa.

Durante el enlace Glas casi no mencionó a Lenín Moreno y cuando lo hizo fue brevemente. En algún momento hizo una referencia a su plan de viviendas y en otro dijo que Moreno será quien decida si habrá o no más enlaces sabatinas. Sin embargo, hubo un pasaje de su intervención en el que aseguró algo muy llamativo: nunca traicionaré a Lenín Moreno como se anda diciendo por ahí, acotó Glas dándole visibilidad a un comentario que corre a soto voce en ciertos círculos políticos. A lo largo de toda su presentación habló más de Rafael Correa que de Lenín Moreno. ¿Está más cómodo con Correa que con Moreno? Parecería que sí.

El enlace llegó a parecer parte de la campaña electoral. Como si ésta aún no hubiera acabado. En esa línea atacó a Guillermo Lasso y le retó a un debate. Sobre cualquier tema, dijo. ”Lo emplazo públicamente a un debate no solamente de estos temas (la lucha contra la corrupción), usted tendrá que exponer la compra de CDR (certificados de depósitos reprogramables), sus empresas en paraísos fiscales, tendrá que decir si evadió y eludió impuestos”, exclamó Glas mientras los asistentes gritaban “enlaces, enlaces, enlaces”, evidentemente promovidos por el equipo productor del show.

En resumen, el enlace 521, quizá el penúltimo, fue lo más parecido a una prueba de vida de Jorge Glas.  Está vivo y queremos que se note, parecía ser el mensaje.

Sabatina: vean cómo Correa miente con desparpajo

en La Info por

Amenazar con sanciones a la Fiscalía, negar tozudamente que dijo algo que se puede probar que sí dijo y elaborar una graciosa tesis sobre lo que es la coima, son tres cosas que Rafael Correa hizo en los últimos diez minutos de su más reciente sabatina. Tres cosas que no prueban sino algo: el Presidente está enredándose cada vez más en el tema de Odebrecht y eso lo está poniendo muy nervioso.

La amenaza

Correa amenazó a la Fiscalía con sanciones a sus funcionarios porque, según él, ese organismo puso en un boletín de prensa una mentira que que luego recogieron algunos medios. La mentira, según Correa, es que Rodrigo Tacla, un ex abogado de Odebrecht, ha dicho que el ex ministro de Energía, Alecksey Mosquera recibió el millón de dólares de Odebrecht por su ayuda para que la empresa brasileña construya la hidroeléctrica Toachi-Pilatón. Correa sostuvo que él y sus asesores han revisado toda la declaración de Tacla y que, en ningún momento, consta que el depósito que recibió Mosquera haya tenido relación con el Toachi-Pilatón. Esa es una mentira por la que, dijo, los fiscales deberán ser sancionados. “Aquí va a haber sanciones, con todo respeto, a los fiscales que indujeron al fiscal general al terrible error. Y si no se sanciona ya tendrá que actuar la Asamblea, porque no se puede tratar  estas cosas así”, amenazó Correa asumiendo el papel de gerente propietario del Estado.

La amenaza de Correa es insólita. Ya se sabe que él, en contra de todos los principios democráticos, controla esa institución y que ese control ha sido clave durante sus diez años de gobierno. Pero de ahí a ser tan obvio y explícito sobre ese tema a estas alturas del partido, precisamente cuando aparecen señales sobre una aparente investigación al tema Odebrecht, es de una torpeza singular. ¿Cómo se le ocurre amenazar con sanciones a la Fiscalía si él o su gobierno podrían ser sujetos de investigación en el caso? O Correa no es lo suficientemente listo para quedarse callado y fingir que no es el mandamás de la Fiscalía a través de amenazas, o está lamentándose que ha perdido influencia en ese organismo.  Resulta muy extraño, además, que Correa haya tenido acceso a documentos de la Fiscalía que deberían ser parte de las investigaciones. No solo eso: cuando Correa dijo que la Fiscalía mintió en el boletín sobre Tacla también dejó abierta la posibilidad de que esa afirmación del ex abogado de Odebrecht se haya producido en una declaración “verbal”, que no se incluyó en la declaración escrita. 

Si Correa se refirió a este tema es porque durante la semana habían sido muy comentadas las publicaciones de la prensa basadas en el boletín de la Fiscalía. “Fue un invento de la Fiscalía”, dijo y aseguró al menos tres veces que él es el único que dice la verdad.

La mentira

Luego estuvo, en la sabatina, la negación de algo que dijo una semana antes. Según Correa, él jamás dijo que lo que ocurrió entre Alecksey Mosquera y Odebrecht había sido “un acuerdo entre privados”, como se comentó mucho en redes sociales y en medios digitales como 4Pelagatos. Correa se refería a la declaración que él hizo durante el conversatorio que mantiene los martes con la prensa en Guayaquil y donde, en efecto, dijo que el tema del depósito era “un acuerdo entre privados”.  Durante ese encuentro con periodistas en Guayaquil fue la primera vez que salió a defender a Mosquera y ahí lanzó la tesis de que el peor error de su ex ministro fue no haber declarado el depósito para pagar impuestos. “Si el hubiera facturado eso que recibió de Odebrecht no habría ilícito”, dijo Correa y se mostró indignado por la forma en que las redes sociales se habían burlado de él por haber dicho lo del acuerdo entre privados. “Estúpido no soy”, dijo en algún momento dejando en evidencia que le afectaron los comentarios aparecidos en redes sociales. Pero basta con revisar el video del conversatorio para comprobar que, en efecto, sí dijo aquello. En la sabatina del 29 de abril no solo lo negó. Insultó a ciudadanos por, supuestamente, haber tergiversado sus palabras. O tiene mala memoria el Presidente. O miente con desparpajo. 

4Pelagatos incluye aquí las evidencias de la mentira de Correa. Primero está el momento en que niega haber dicho lo del “acuerdo entre privados” y luego el conversatorio en que lo dijo. 

 

La teoría fraudulenta

Correa volvió a insistir en su idea de que no pudo haber coima porque Mosquera ya no era funcionario. Eso no es coima, insiste Correa. Él cree que puede tratarse de pagos por servicios profesionales o asesorías pero en ningún caso coima porque, insistió como cuatro veces, en que Mosquera ya no era funcionario y el contrato con Odebrecht ya había sido firmado tres años atrás. “¿Cómo puede haber coima si no era funcionario? No configura cohecho”. E insistió varias veces en los detalles de las fechas. Para Correa, el depósito se realizó tres años luego de firmado el contrato. “Cuando recibe este depósito no era funcionario público, por eso le están procesando por lavado de activos”.

Correa asume que una coima es lo mismo que el cohecho. Lo cierto es que si se revisa el Código Penal Integral ecuatoriano no está mencionada la coima aunque sí el cohecho. En efecto, el cohecho es un delito tipificado que solo aplica a los funcionarios en funciones, pero Correa olvida que según la Contraloría “los sujetos de la responsabilidad administrativa son los servidores y ex-servidores públicos”. Es decir, Alecksey Mosquera pudo haber dejado de ser funcionario pero sigue siendo responsable de lo que hizo cuando lo fue.  

Correa se enfrascó intensamente durante largos minutos en el tema de la coima y acusó de “cobardes” a varias personas que en redes sociales se habían referido al tema . Incluso preguntó, sin éxito, si entre los presentes en su sabatina había un abogado que le diga si puede haber coima con el ex funcionario.

Correa parece ignorar que la coima según el diccionario de la Real Academía de la Lengua es un americanismo que significa soborno. Y soborno, a su vez, tiene dos significados en ese diccionario: dádiva con que se soborna y “cosa que mueve, impele o excita el ánimo para inclinarlo o complacer a otra persona”. Es decir, Correa cree que coima es un término jurídico cuando realmente no lo es. Según la acepción de la Real Academia, si Odebrecht entregó dinero tres años más tarde a alguien a cambio de un favor, perfectamente pudo haber estado coimando, en este caso, a Mosquera.

Es evidente que el tema de Odebrecht, por más intentos que hace Correa de aparentar que no lo afecta, es algo que lo tiene enredado. Por eso, comete tantas tonterías como en esta sabatina que fue realizada en Quito.

La mentira de Correa sobre Mosquera no duró ni 48 horas

en La Info por

No pasaron ni 48 horas para que la versión que Rafael Correa hizo sobre la forma en que su ex ministro de Energía, Alexksey Mosquera, recibió un millón de dólares de Odebrecht quedara expuesta públicamente como mentira. Según Correa, Mosquera recibió ese dinero legítimamente porque ya no era funcionario y no fue bajo ningún caso a cambio de servicios prestados para la firma del contrato para la construcción de la hidroeléctrica Toachi-Pilatón.

Sin embargo, documentos de la Fiscalía a los que tuvo acceso El Comercio el martes 25 de abril, es decir el día cuando Correa hizo su declaración, indican que el pago fue precisamente para “agilitar trámites relacionados con la hidroeléctrica Toachi-Pilatón”.

Los documentos de la Fiscalía se basan en la declaración hecha desde España por Rodrigo Tacla, ex abogado de Odebrecht en el Ecuador, quien narró en 19 páginas cómo y para qué se hizo el pago a favor de Mosquera y Marcelo Endara, un socio de Mosquera quien también se halla detenido. Tacla fue quien afirma, en su delación, que el pago fue por las gestiones para conseguir el contrato para Toachi-Pilatón.

“Alexksey (Mosquera) recibe ese pago en el 2011. Ya no tenía nada que ver con el Toachi-Pilatón y no era funcionario público. ¿Dónde está el problema? Que no declaró ese millón de dólares. Hay defraudación tributaria y posible lavado de activos. Lastimosamente la noticia ha salido patas arriba y (dicen) que coimas, sobornos (fueron) para el contrato Toachi-Pilatón”, dijo Correa el martes 25 de abril en Guayaquil durante su conversatorio con medios de comunicación. Ahí incluso sostuvo que ese pago era parte de un acuerdo entre privados que no tiene nada que ver con el Gobierno y que la prueba de la inocencia de Mosquera es que, para la fecha en que recibió el dinero, Odebrecht había sido expulsada del Ecuador.

Pero las mentiras tienen patas cortas y no han pasado siquiera dos días para que la versión de Correa haya quedado completamente pulverizada.

Los documentos a los que tuvo acceso el periodista Javier Ortega de El Comercio revelan que el depósito fue cuidadosamente arreglado por Odebrecht.  Mosquera lo coordinó todo con un representante de Banca Privada de Andorra, BPA, y activó desde Uruguay una cuenta para recibir el depósito. En los arreglos también participó, desde España, Luiz Eduardo Rocha, alto ejecutivo de Odebrecht quien se halla preso desde marzo del 2016 por estar involucrado en el caso Lava Jato, que enlodó a políticos del Brasil y funcionarios de la petrolera brasileña. Rocha es uno de los 77 directivos que entregaron información a cambio de penas menores en este caso.

El pago a favor de Mosquera se hizo desde una empresa panameña llamada Klienfield, de propiedad de Odebrecht, hacia la cuenta Tokyo Traders, una empresa creada por el banco de Andorra y que figura a nombre de Marcelo Endara, el socio de Mosquera. De ese cuenta se transfirieron 920 mil dólares hacia Percy Trading que, aparentemente, dicen los documentos, pertenecen a Mosquera.  Ese dinero fue utilizado en maquinaria comprada en EEUU y China y luego vendida en Ecuador a una empresa en Quito en la que Mosquera aparece como su gerente general desde el 2012.

La información de la Fiscalía demuestra algo que resultaba bastante obvio tras las declaraciones de Correa: que es perfectamente posible que Mosquera haya recibido un pago por servicios prestados luego de firmado el contrato y cuando ya no ocupaba el cargo de Ministro. 

Correa, durante el conversatorio en Guayaquil, llamó la atención de una periodista de Ecuador TV que le preguntó su opinión sobre la coima a favor de Mosquera.   “Con todo cariño”, le dijo a la reportera en tono dulce pero aleccionador, “ustedes son un medio serio, hay que usar con precisión los términos. Se ha hablado de coima: no hay coima, no hay soborno porque no es funcionario público. Alexksey Mosquera fue ministro desde julio del 20o7 hasta julio del 2009”.  En el alegato que Correa hizo a favor de Mosquera, dijo que  “el contrato de Toachi-Pilatón salió en diciembre del 2007” y que “Odebrecht lo ganó en justa lid”. Además, aseguró que todo el proceso contractual había sido arreglado por la administración anterior del Consejo Provincial de Pichincha. 

¿Es posible que Correa no haya conocido de esta delación del ex abogado de Odebrecht hecha en España? Resulta muy difícil creer, aunque no es imposible, que Correa no haya tenido noticia de esta delación tomando en cuenta que fue hecha el 17 de febrero del 2017, es decir hace más de dos meses. Si Correa sabía de esta información, entonces ¿cómo es que sale a hacer una defensa tan burda y pueril de Alexksey Mosquera?  Hay una posibilidad: que haya sido para evitar que Mosquera entregue más información que pueda involucrar a su gobierno.

Resulta, además, muy llamativo que a Mosquera y a su socio Endara se los haya detenido únicamente luego de que la noticia apareció en los medios brasileños y replicada en Ecuador especialmente en medios digitales y redes sociales. ¿Si  ya existía desde febrero esa delación de Tacla por qué no se los detuvo para investigaciones mucho antes? Ha pasado más de dos meses desde que el ex abogado hizo su delación que se halla en un documento de 19 páginas que tiene la Fiscalía, según la información de El Comercio. ¿Qué pasaba si la noticia no salía en los medios brasileños? Difícil saberlo en un país como el Ecuador donde no hay certezas ni de la independencia de la Fiscalía ni de la administración de justicia.

Por ahora, lo que queda en claro es que para defender a Mosquera el Presidente fue capaz de articular una explicación que tarde o temprano iba a ser desbaratada por las evidencias.  Decir que lo único malo en lo hecho por Mosquera era no haber declarado impuestos resultaba, sin duda, un insulto a la razón y a la ética.

En la fotografía de la Presidencia de la República aparecen Rafael Correa y Alexsey Mosquera durante la colocación de la primera piedra del proyecto Coca Codo Sinclair en abril del 2008. También aparece Jorge Glas, aún con pelo, y un embajador argentino. 

Correa prefiere anunciarlo él: la lista Odebrecht sale la próxima semana

en La Info por

Los filáticos del fútbol dicen que un buen defensa es quien sabe adelantarse a la jugada. La idea es que el jugador llega a la pelota antes que el delantero y así evita que le emboquen un gol a su equipo.

Pues adelantarse a la jugada es lo que Rafael Correa intentó hacer en su enlace número 516 realizado en Salitre, provincia del Guayas. Lo hizo en dos temas que, se vio, lo tienen aterrado: la lista de Odebrecht y las elecciones del 2 de abril.

Sobre Odebrecht dijo que la semana que arranca este lunes 20 de marzo habrá una filtración de información sobre la lista de los funcionarios ecuatorianos que están involucrados en el escándalo de coimas de esa constructora brasileña. “La próxima semana preparan filtrar la lista Odebrecht”, dijo Correa quien, al parecer, está tratando de esbozar un plan para neutralizar el efecto de la noticia. Ese plan consiste en, primero, echarle la culpa del embrollo a otros. En este caso, según Correa existe un complot entre la agencia de inteligencia de los EE.UU., CIA, la familia Isaías que está radicada en La Florida, la derecha y los prófugos Carlos Pareja y Pedro Delgado. Ellos están atrás de esta filtración, dijo y agrego que Karen Holligan, una ecuatoriana activista política que vive en Miami, es “la nueva directora” de ese organismo y quien coordina la filtración.

La otra pata del plan de defensa que aparentemente prepara el Gobierno consiste en decir, como en efecto lo hizo Correa, que la información no es confiable porque se trata de una filtración hecha antes de que los organismos competentes de Brasil o los EEUU hayan hecho las investigaciones del caso. Para afirmar esto echó mano de unas declaraciones recientes de la congresista de los EEUU, Ileana Ros-Lehtinen quien pidió la información a los EEUU pero que dijo que le habían negado el pedido pues las investigaciones aún están en curso. Pero Correa dio otra pista de cómo podría ser su defensa en el caso de que, en efecto, aparezca la lista en los días venideros: decir que el Ecuador pidió a la empresa los nombres pero que ésta condicionó su entrega a factores inaceptables, como el comprometerse a no enjuiciar a funcionarios de la constructora o no embargar sus bienes. Para darle verosimilitud a lo que estaba diciendo puso una diapositiva donde aparecían las supuestas condiciones de Odebrecht. ¿Quien se las dio en caso de ser ciertas? Sería extraño que se las haya dado el fiscal Galo Chiriboga que debería observar cierta independencia en el caso.

Fue tan evidente que el tema de la lista de Odebrecht lo tenía preocupado que al despedirse de la sabatina volvió a hablar del tema. “A estar preparados”, dijo lacónicamente y despidiéndose.

Pero para llegar al tema de Odebrecht, Correa primero preparó el terreno para hacerlo. Y para eso habló del tema electoral porque claro, para él, la filtración de la lista tiene por objetivo perjudicar al binomio gobiernista de Lenin Moreno y Jorge Glas. El Presidente, al hablar de las elecciones, insistió en algo que ya había dicho en una sabatina anterior: que la oposición no va a aceptar las resultados porque pretende hacer fraude. Es decir, Correa quiere adelantarse a la jugada de un posible fraude aunque todo apunta a que éste estaría siendo fraguado por él y los suyos. ¿Si no cómo explicar esta afirmación? Resulta obvio que cada vez que dice que la oposición no va a aceptar los resultados, que según él serán ampliamente favorables para Lenin Moreno, está preparando a la opinión pública frente a una eventual protesta de la oposición ante un fraude.

Correa aseguró que las encuestadoras serias, es decir las afiliadas al Gobierno como Perfiles de Opinión o Santiago Pérez que se equivocaron de crin a cola en la primera vuelta, aseguran que Lenin Moreno y Jorge Glas tienen una amplísima ventaja. De hasta el 16%, dijo. En cambio, a la encuesta de Cedatos, que hace poco dijo que había un empate técnico entre los dos candidatos, la calificó de fraudulenta. “Cuando Cedatos le ponga 50 a Lasso y 49 a nosotros, 50,5 a Lasso, 49,5 a nosotros, réstenle unos 10 puntos a Lasso y auméntennos 10 puntos a nosotros, y esa será la encuesta verdadera, ellos lo saben, porque Polibio Córdova dueño de Cedatos si sabe estadística, lo que pasa es que se vende al mejor postor, al que lo contrate y ellos tienen las verdaderas encuestas que coinciden con las otras encuestas donde nos muestran de 13 a 15 puntos de ventaja, hasta 16 nos da una encuesta sobre votos totales, lo que significa 16, 18 puntos de ventaja sobre votos válidos”, sostuvo.

Correa dijo esto sobre las elecciones del 2 de abril en medio de una persistente quejadera sobre una campaña sucia que, dijo, lleva adelante la candidatura de Guillermo Lasso. “Ya nos trajeron esta semana a la señora, ¿cómo se llama la señora? ¿La coloradita venezolana?, Lilian Tintori, insultando al país, descaradamente diciendo que viene por el cambio, a hacer proselitismo con Guillermo Lasso, tenían planificado dos días de campaña, eso es recontra ilegal, pero además un insulto a la soberanía de un país”, aseguró el Presidente quien además del racista y misógino comentario sobre Tintori hizo una hipócrita defensa de la decisión del gobierno de inadmitirla en territorio ecuatoriano. Correa, cuyo gobierno ha traído a decenas de extranjeros para que opinen de política interna alabándolo,  dijo que una venezolana no puede intervenir en política ecuatoriana.

En sus ataques a Tintori, Correa dijo que pretendía ser una “princesa” que pretende mandar como en su “hacienda bananera”. Sin embargo, no dijo nada sobre los otros extranjeros que han venido estos días al Ecuador para hacer campaña por Lenin Moreno y a quienes no se les impide permanecer en el Ecuador, como fue el caso de ex candidato presidencial chileno Franco Parisi. “Si viene a meterse en política en el mismo avión la regresamos, vamos a ser más eficientes, nos demoramos ahora unas horas, la próxima vez le ofrecemos más eficiencia y en el mismo avión la regresamos, aquí se respeta la ley y la soberanía del país”, lanzó en tono envalentonado.

Correa, en todo caso, no conoce decencia ni coherencia. Así como habló pestes de Tintori que vino a hacer lo mismo que han hecho sus invitados extranjeros, Correa invirtió una buena porción del enlace en denostar a los Tratados de Libre Comercio asegurando que acaban con el agro. Era evidente que estaba haciendo campaña en contra de Lasso, especialmente por estar en Salitre una zona de campesinos pobres que podrían pensar que un Tratado de Libre Comercio los puede afectar. Lo que no mencionó, sin embargo, es que fue él quien más empujó para que se firme el Tratado de Libre Comercio con Europa. ¿Más caretuco que eso?

En general, Correa no estuvo ni tan vehemente ni tan agresivo como suele estar en otras sabatinas. Esta vez no mencionó ni una sola vez a Jorge Glas, aunque entre los asistentes estaba su madre Norma Delgado junto a la de Glas, Norma Espinel.  Era visible que el tema de la lista de Odebrecht lo tenía preocupado. Tanto así que al despedirse no pudo evitar volver a mencionarlo.

Odebrecht: la otra mentira de Rafael Correa

en La Info por

Rafael Correa mintió cuando aseguró que el escándalo Odebrecht era un complot orquestado por fuerzas del extranjero y la familia Isaías para desestabilizar a su gobierno y torpedear las posibilidades electorales del binomio Moreno-Glas.

Cuando recién apareció el tema del escándalo de las coimas de Odebrecht en 12 países entre esos Ecuador, Rafael Correa dijo que las revelaciones en el caso eran un instrumento “geopolítico y electoral” en el que participaban los ex banqueros Isaías, fuerzas extranjeras y ciertos socialcristianos para perjudicar las aspiraciones del binomio del Gobierno.

Falso. Ahora se ha confirmado que, muy al contrario de lo que dijo Correa el 7 de enero en la sabatina de ese día, la revelación de la lista de los ecuatorianos involucrados en las coimas no tiene nada que ver con el proceso electoral ecuatoriano. Según la información publicada por O Globo, el procurador general del Brasil, Rodrigo Janot, ha dicho que el sigilo sobre los nombres de los involucrados en el escándalo que no son brasileños, solo se levantará en el mes de junio. Es decir, bien pasada la segunda vuelta electoral y sin posibilidad de que influya en el resultados de las elecciones. Las motivaciones electorales sobre los que habló Correa no fueron más enorme mentira sobre la que quiso victimizarse.

La tesis de Correa apuntaba a que los nombres de los funcionarios ecuatorianos involucrados aparecerían antes de la primera vuelta para que, hasta que se pruebe que todo es falso según él, “se nos pasa el 19 de febrero”. Correa, en esa sabatina, dijo refiriéndose al tema Odebrecht que “esto huele bastante mal, a Panama Papers donde también sacaron información sesgada tratando de perjudicar a los gobiernos progresistas. ¿Por qué? En los demás países se investiga del 2011 al 2006 en el Ecuador del 2017 al 2016. ¿Qué casualidad no?”. Según Correa la congresista de EE.UU. Ileana Ros-Lehtinen había pedido, sospechosamente, la lista de los coimados exclusivamente del Ecuador.  “Atrás de esto están los Isaías así que mucho cuidado, algo tan sagrado como la lucha contra la corrupción se lo utiliza geopolíticamente y electoralmente”, sostuvo el Presidente.

No fue solo una tesis lanzada al calor de la sabatina. Correa pretendió hacer todo un caso alrededor del tema Odebrecht y en eso no estuvo solo. Los medios oficiales y otros regionales alineados a su tendencia, como Telesur, publicaron muchos textos en los que se especulaba sobre un plan internacional para perjudicar a los gobiernos progresistas.  Incluso muy poco después de conocido la delación voluntaria de la constructora brasileña el gobierno ecuatoriano redactó un documento de tres páginas en el que se intentaba darle sustento al argumento de la conspiración.  “Tampoco aceptaremos, sin pruebas ni beneficio de inventario, las versiones de los directivos de una empresa que se ha declarado culpable de actos de corrupción y que para atenuarlos, literalmente “negocia” su responsabilidad ante la justicia estadounidense con millonarias multas de por medio. Esperamos que este no sea el caso, pero no nos sorprendería tampoco que el Departamento de Justicia subordine su administración, una vez más, a los intereses de la política exterior de Washington”, decía el documento que fue divulgado por el propio Correa a través de un enlace que colocó en su cuenta de Twitter.

Pero todo ha ocurrido de forma distinta. Incluso la posibilidad de que la lista llegue desde los  EE.UU., antes de la segunda vuelta, está ya descartada. La congresista Ros-Lehtinen no hace mucho hizo conocer la respuesta del Departamento de Justicia de los EE.UU a una carta suya en la que le decían que la revelación de la lista se hará únicamente cuando las investigaciones terminen. En otras palabras, los ecuatorianos deberán ir a las urnas sin conocer si los candidatos oficialistas han recibido o no sobornos de la empresa brasileña a cambio de contratos en el país.

El estoconazo final a las esperanzas que albergaban ciertos opositores y a la tesis de Correa se produjo, finalmente, el martes 14 de marzo: ese día la prensa brasileña informó que la  Procuradoría General (fiscalía) de Brasil presentó las solicitudes de investigación de 83 personas ante el Tribunal Supremo por estar vinculadas con la entrega de coimas por parte de Odebrecht en ese país. El procurador, Rodrigo Janot no dio a conocer nombres pero medios locales obtuvieron y publicaron en la noche detalles de la lista. Entre los políticos bajo sospecha están dos ex presidentes, Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, y hasta cinco actuales ministros del Gobierno de Michel Temer, aseguró el diario “Estado de Sao Paulo”.

El caso se basa en denuncias hechas en las últimas semanas por 77 ejecutivos de Odebrecht en su cooperación con la Justicia, las llamadas “delaciones premiadas”. La compañía está envuelta desde hace meses en varios escándalos de corrupción en todo el continente.

Debido al potencial explosivo que se les endosa, las delaciones de Odebrecht eran calificadas desde hace tiempo en Brasil como la “delación del fin del mundo”. Las investigaciones están vinculadas con la megacausa anticorrupción conocida como “Lava Jato” (“Lavado de coches”).

La llamada “lista de Janot” era esperada desde hace semanas y remeció los cimientos de toda la clase política brasileña, dice la prensa de ese país. Entre los políticos bajo sospecha están el jefe de Gabinete, Eliseu Padilha; el ministro de Exteriores, Aloysio Nunes; el titular de la Secretaría General de la Presidencia, Wellington Moreira Franco; el de las Comunicaciones, Gilberto Kassab, y el ministro de Ciudades, Bruno Araújo, según “Estado”.

Cuando aparezca la famosa lista, en el Ecuador, ya habrá un binomio ganador. La noticia afectará al binomio electo o al perdedor y en el caso de que resulte electo alguien mencionado en la lista, la gobernabilidad y la legitimidad de ese gobierno quedará profundamente afectada. Pero por ahora, lo único cierto es que ha quedado demostrado que el complot del que habló Correa no fue sino otra de sus mentiras.

El arca de Rafael, construida por Odebrecht

en Caricaturas/El Humor por

Juan Pablo Pozo, el juez parcializado de la contienda electoral del 19 de febrero, es el administrador del arca construida el impresentable Odebrecht para los fieles. Los infieles están, como se sabe y Chamorro lo recuerda, irremediablemente condenados…

Captura de pantalla 2017-01-31 a las 3.36.01 p.m.

Mera contrató abogados en Brasil y se quedó calladito

en La Info por

El viaje de Alexis Mera al Brasil trajo dudas por la escasísima información que dio el gobierno. Su declaración al regreso, afirmando que no había recibido ninguna revelación sobre los ecuatorianos involucrados en el tema de Odebrecht, produjo aún más interrogantes. Pero la reciente noticia de que contrató un estudio jurídico de Sao Paolo convierte al tema en un saco de incertidumbres. Y  las incertidumbres, en casos como éstos, ocasionan las peores sospechas.

Mera, según la periodista Monica Bergano de Band News y del diario Folha de Sao Paulo, fue hasta el Ministerio Público Federal de ese país acompañado de abogados de la firma TozziniFreire: fue a pedir que se le entreguen los nombres de los ecuatorianos que estarían en la lista de personas que recibieron coimas a cambio de facilitar contratos a la empresa. Es decir, que para que los ecuatorianos se enteren de las gestiones que hacen altos funcionarios, como Mera, en el exterior tienen que esperar a las publicaciones que se hacen en otros países.

La noticia produce inevitablemente un interrogante: ¿qué razones tiene Mera para no informar al país sobre la contratación de uno de los estudios jurídicos más conocidos de Sao Paulo y que, además, ha tenido clientes relacionados con el caso Lava Jato, que es parte del escándalo de Odebrecht?

Mera viajó a Brasil la semana anterior por encargo del presidente Correa y a su regreso, el 27 de enero, señaló que en Brasil hay 77 funcionarios que han solicitado acogerse a la figura de cooperación eficaz (delación) y que, a cambio de una posible reducción de la pena, están contando casos y dando los nombres de los involucrados. Una información de perogrullo. Afirmó, además, que no se le facilitaron los nombres; lo cual era obvio que ocurriera.

En cambio, la noticia sobre la contratación del estudio jurídico es un dato más que aumenta la opacidad con que el gobierno y su administración de Justicia han actuado en el caso Odebrecht. Mientras que en casi todos los países donde Odebrecht confesó haber entregado coimas ya hay detenidos y procesados, aquí no existe absolutamente nada. Además, resulta sorprendente que el Ecuador no haya acordado con la empresa, como en el caso de República Dominicana o Panamá, el pago de cierto monto de dinero para resarcir los daños que la corrupción de la empresa hubiere causado al país.

Desde que se supo de la decisión de Odebrecht de confesar todos sus crímenes en Brasil y en otros países, ni el gobierno ni la Fiscalía han dicho nada sobre si se ha pensado presentar una demanda o querella en contra de la empresa constructora. ¿Por qué? Ese hecho tiene una explicación: mientras en Colombia, Panamá, Perú y otros países, ha habido cambio de gobierno, aquí el gobierno incriminado en la delación voluntaria de Odebrecht (habló del período 2007-2016) es el mismo que supuestamente dice querer esclarecer los sobornos entregados por esa empresa. De ahí las dudas. Por eso cuando se presentan noticias como esta que dio la periodista Bergano, es inevitable que surja, entre tantas interrogantes, por ejemplo esta: ¿Mera y ese estudio pueden estar negociando con Odebrecht la no presentación de una querella a cambio, por ejemplo, de silencio?

Un par de abogados consultados por 4Pelagatos no descartaron que la decisión de contratar una oficina de abogados en el Brasil puede responder también a la necesidad de “radicar casillero judicial”; es decir, tener la posibilidad recibir la información del juicio antes que la prensa. La periodista Monica Bergano también informó que Odebrecht ya envió una carta a las autoridades ecuatorianas en la cual dice que va a colaborar en el esclarecimiento de los hechos. Ninguna institución oficial ha informado nada sobre esa supuesta carta.

Si Mera contrató un estudio jurídico en el Brasil, como dice la versión de la periodista Bergano, lo normal hubiera sido que lo informe al país, pues es de suponer que esa contratación se hace con dineros públicos. Es imposible que esto no sume a la opacidad con que maneja el gobierno este tema.

Foto El Telégrafo

Acuerdo obliga a Odebrecht a descifrar sus archivos secretos

en La Info por

Motivos para arruinarle el sueño a quienes recibieron coimas de Odebrecht o estuvieron involucrados en el tema siguen reventando aquí y allá.  Ahora resulta que, de acuerdo a publicaciones en el Brasil, se sabe que existe un compromiso de esa empresa constructora con la justicia del Brasil para entregar todas las claves y contraseñas para acceder a un sistema de comunicación ultra secreto que está en un servidor en Suiza y que tiene absolutamente todo los datos sobre el escándalo.

Es decir, tarde o temprano la justicia del Brasil tendrá acceso a algo así como una sofisticadísima caja fuerte digital donde reposan hasta los últimos detalles del operativo de corrupción de Odebrecht en el Brasil y en los países donde entregó coimas a cambio de contratos. Como el Ecuador, por ejemplo.

Estadao

La información la reveló el diario Estadao de Brasil y la reproduce la revista Veja. Según la nota el voluminoso acuerdo de colaboración entre la justicia brasileña y la empresa constructora incluye una cláusula según la cual Odebrecht se compromete a entregar todas las seguridades para acceder al servidor donde están las órdenes de pago a los políticos, las cuentas secretas en las empresas offshore, los pedidos de coimas de funcionarios públicos, las planillas de balance del flujo financiero y otras pruebas cometidas en Brasil y fuera. Se trata, en resumen, de una inmensa caja de pandora en la que se podría decidir el futuro de decenas o cientos de políticos y funcionarios brasileños y de todo el continente. Entre esos, obviamente, el Ecuador.

Aquí se puede leer todo el acuerdo entre Odebrecht y la justicia del Brasil (en portugués)

Odebrecht se ha comprometido, dice el acuerdo que cita Estadao, a entregar todos los accesos a este servidor donde está el registro de un sistema de comunicación llamado Drousys, que es una especie de intranet que utilizaban los funcionarios de la empresa que estaban encargados del “departamento de coimas” de Odebrecht. Estos archivos, dice Estadao, hacen parte de las pruebas que Odebrecht promete entregar para homologar con la declaración que harán en unas semanas 77 ejecutivos de la empresa. Este sistema de comunicación interno y encriptado, sin acceso a terceros, era una garantía de comunicación segura y secreta para la empresa, dice Estadao.

El acuerdo dice, además, que la empresa debe entregar a las autoridades los registros detallados de todos los ilícitos con los nombres de las personas involucradas, inclusive de los operadores políticos, directores y funcionarios de otras empresas involucradas.

El FBI de los EEUU sostiene que sin la ayuda de Odebrecht,  decodificar y acceder a este servidor ubicado en Suiza tomaría 103 años. La entrega de las claves es una de las 22 cosas a las que Odebrecht se ha comprometido en el documento de 26 páginas.

Mientras más elementos hacen pensar que tarde o temprano se sabrá con exactitud todos los nombres de las personas que se beneficiaron de la corrupción de Odebrecht, los esfuerzos que hacen o dicen hacer los funcionarios ecuatorianos para tener los datos parecen no tener mayor éxito.  El asesor jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, fue a Brasil para conseguir más datos y regresó un par de días más tarde admitiendo que no obtuvo nada. ¿Buscan donde no es o más que buscar tratan de tapar? Mientras tanto el tiempo corre…

 

Solo en Ecuador el caso Odebrecht no produce resultados

en La Info por

Curioso pero muy significativo: Ecuador y Venezuela son los únicos países donde el escándalo de Odebrecht no ha provocado tres escenarios, al menos, que se producen donde hay administraciones interesadas en combatir la corrupción. 1. El resarcimiento económico de la empresa brasileña por sus actos de corrupción. 2. La colaboración entre la constructora y los gobiernos de los respectivos países para dar con los corruptos. 3. La captura para investigación de funcionarios o ex funcionarios que tuvieron relación con la constructora.

En el Ecuador no ha ocurrido ni lo uno ni lo otro. No existe anuncio alguna sobre una posible colaboración negociada entre la empresa y el gobierno para dar con los corruptos ni el estudio para una demanda para que Odebrecht indemnice por el daño hecho al país. Tampoco han habido investigaciones para identificar y arrestar a implicados, como ha sucedido en Colombia, por ejemplo.

En el Ecuador, el tema Odebrecht más bien ha sido convertido por el Gobierno en una arma política para desprestigiar a sus rivales electorales, promocionando una supuesta lista de beneficiarios de coimas en los años 80. O, como dice el columnista Felipe Burbano en El Universo, ha sido usado como cortina de humo para tapar el mayor caso de corrupción comprobado hasta hoy: los sobreprecios en los trabajos de repotenciación de la refinería de Esmeraldas.

Se supone que Rafael Correa y sus funcionarios son representantes del Estado y que están obligados legalmente a defender sus intereses. Si así fuera, habrían hecho algo para que la empresa que distribuyó coimas indemnice  al país por el daño que ha causado. La República Dominicana, por ejemplo, va a recibir 184 millones de dólares por los 98 de coimas que Odebrecht repartió en ese país. Perú recibirá $30 millones por los $11 millones de coimas y Panamá $59 millones por los 29 millones de sobornos. ¿Y el Ecuador? Hasta ahora ni el presidente Correa ni ningún funcionario han hablado del tema. Tampoco el Fiscal o el Procurador que es el abogado del Estado. Todo esto mientras un despacho de Reuters da cuenta de que un ejecutivo de Odebrecht en el Brasil se halla angustiado por las inmensas exigencias que algunos gobiernos hacen para que se compense a sus países. Esto, según dice, podría llevar a a quiebra a la constructora.

El gobierno ecuatoriano no ha dicho siquiera que piensa hacer algo similar a lo que anunciado por Perú y Panamá y que suena coherente después de todo lo que se sabe que ha hecho Odebrecht: presentar una querella penal. Muy por el contrario: las primeras reacciones del presidente Correa fueron para deslegitimar las revelaciones hechas por la propia Odebrecht y sugerir que se trata de una conspiración internacional. Claro que luego, cuando circuló una supuesta lista de nombres vinculados al gobierno de León Febres Cordero, le dio toda la legitimidad posible.

Esto es lo que está ocurriendo en los países con mayores vínculos con el escándalo de Odebrecht. La comparación con el caso ecuatoriano es inevitable.

República Dominicana

El procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, informó que Odebrecht devolverá al país más de 180 millones de dólares como “resarcimiento” económico al Estado dominicano. En declaraciones a la prensa dijo que en virtud del delito de soborno que la misma empresa confesó -ante autoridades de Estados Unidos, Brasil y Suiza, para obtener contratos de obras en República Dominicana- se logró el acuerdo con la empresa. La Procuraduría de República Dominicana se encuentra recogiendo las declaraciones de los ex funcionarios que tuvieron relación con los contratos firmados.

Colombia

La Fiscalía está revisando contrato por contrato todos los nombres de las personas que estuvieron, de alguna forma, relacionadas con Odebrecht. La prensa ha anunciado que en breve se afectuarán nuevas capturas que permitirán terminar de armar el rompecabezas de la red de corrupción de Odebrecht. Esa empresa pagó US$11 millones en coimas. Hasta el momento, las pesquisas giran en torno a tres expedientes: la licitación de la concesión Ruta del Sol II en 2009, la adición que se le hizo a ese contrato en 2014, y la adjudicación de una obra para el Acueducto de Bogotá en 2009 . Por lo pronto un grupo de investigadores de la Fiscalía, encabezados por el fiscal Juan Vicente Valbuena Niño, concluyó once allanamientos en la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB). Él busca recaudar información y hacer entrevistas para establecer los términos de otro negocio que tiene en el ojo del huracán a la constructora Odebrecht. Ya hay unos primeros indicios que apuntan a establecer posibles vínculos con el carrusel de la contratación en Bogotá. Por el momento hay dos detenidos: el exviceministro de Transporte, Gabriel García Morales, quien ya aceptó cargos, y el excongresista Otto Bula, quien rechazó los delitos imputados.

Perú

En el Perú hay dos personas detenidas. Una de ellas es Miguel Ángel Navarro Cruz, exfuncionario del Ministerio de Transportes y Comunicaciones durante el gobierno de Alan García, señalado de haber participado en el escándalo de corrupción. El nombre de Navarro Cruz se suma al de otros dos sospechosos que la justicia peruana tiene bajo la lupa: el exfuncionario Edwin Luyo, en poder de las autoridades  y con una prisión preventiva de 18 meses, y el  exviceministro de comunicaciones Jorge Cuba, prófugo de la justicia contra quien ya pesa una orden de captura nacional e internacional.  Odebrecht, además, emitió un comunicado en el que se disculpó con la sociedad peruana por sus “graves errores”. El Ministerio Público llegó a un acuerdo con Odebrecht para obtener información. La constructora brasileña admitió, ante la justicia estadounidense, haber pagado US$29 millones en coimas en el Perú. Además, el presidente Kuczynski  decidió finalizar la concesión del gasoducto del sur debido a que el consorcio de nombre homónimo, integrado por las compañías Odebrecht, Enagás, y Graña y Montero, no demostró que tiene el financiamiento necesario para la realización de la megaobra. Kuczynski anunció que se cobrará una carta de fianza de US$262 millones que había presentado el consorcio en garantía. El proyecto está valorado en unos US$7.000 millones.

Argentina

Un fiscal argentino abrió una causa contra el jefe de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas, sobre supuestas transferencias que habría recibido en el 2013 de un operador financiero condenado en Brasil en el escándalo conocido como Lava Jato.  El fiscal federal Federico Delgado pidió determinar si Arribas, hombre de confianza del presidente Mauricio Macri, estuvo involucrado en la trama de pago de sobornos de la petrolera estatal brasileña Petrobras por los cuales decenas de políticos y empresarios de ese país están en la cárcel. Según el registro de transferencias bancarias que hizo el operador Leonardo Meirelles para Odebrecht, que él mismo aportó a la justicia de su país, en el 2013 realizó cinco giros por un total de US$ 600,000 a una cuenta de Arribas, que vivía en ese país y se ocupaba de la compra y venta de futbolistas. La empresa había acordado con los fiscales de Brasil colaborar con la Justicia de Argentina y de otros diez países donde está siendo investigada por el pago de sobornos a funcionarios públicos.

Panamá

La Fiscalía de Panamá acusó a 17 personas por tener vínculos con los sobornos pagados por Odebrecht en el país. “Se han girado providencias de indagatorias y formulación de cargos a 17 personas, de los cuales hay 3 exfuncionarios, 8 empresarios panameños, 5 empresarios extranjeros y un oficial de la banca privada” local, dijo Porcell en una rueda de prensa. La fiscal general denegó revelar la identidad de las 17 personas porque la ley lo impide, pero dijo que, de ser necesario, se apoyará en la Interpol para ubicarlas y traerlas al país. Panamá acusará formalmente a la brasileña Odebrecht por el soborno a funcionarios públicos panameños entre 2009 y 2014, anunció el presidente Juan Carlos Varela. La base de la querella es la confesión de directivos de la empresa, quienes revelaron la entrega de  comisiones ilegales por $59 millones.

Foto: uno de los detenidos en Colombia por el caso Odebrecht

 

Ir Arriba