Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El país ya debe $1.800 millones por el bajón petrolero

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por
El precio del petróleo sigue cayendo. ¿Qué consecuencias tiene esto para Ecuador? 4 pelagatos entrevistó a René Ortiz.

“Los modelos de contratos que el gobierno de Rafael Correa firmó en 2010 con las operadoras petroleras, luego de cuatro años de negociaciones, son modelos contractuales tarifados por barril producido. Esos contratos son a costo fijo. Es decir que, pase lo que pase, el gobierno tiene que pagar ese barril producido con la tarifa acordada en el contrato.

El promedio de estos contratos es de $35 por barril. Alguno llega hasta los $53, como el de Pacoa, en la península. Cuando el precio es más bajo que el costo fijo, lo que no puede pagar el Estado automáticamente se convierte en deuda. Es decir que, en un período de precios bajos, el Estado ecuatoriano carga con el riesgo total. Si el precio del petróleo cae a $30, el Estado acumula $5 de deuda. Hasta el momento nadie ha hablado de estos costos como deuda.

Hoy el barril está a $23, es decir que el Ecuador se están endeudando en $12 por cada barril de petróleo producido.

Se ha calculado que son $1.800 millones aproximadamente lo que el Estado ecuatoriano debe ya a las petroleras.

En los contratos con las compañías petroleras de servicios, que se llaman contratos de servicios específicos, el problema es diferente. Hay que tomar en cuenta que toda la producción debajo de la línea base es responsabilidad de Petroamazonas. En ese caso los costos están variando entre $18 y $29, un rango bastante ancho. A la producción que está por encima de la línea base se la conoce como producción incremental y está negociada con tarifa por barril producido con compañías de servicios como Halliburton, Schlumberger o Weatherfort.  En ese barril incremental se aplica el mismo concepto que el que funciona con las operadoras petroleras, es decir: si el Estado no alcanza a pagar el costo acordado, que otra vez tiene un promedio de $35, automáticamente la diferencia pasa a ser deuda. Porque el riesgo de la caída de los precios se lo ha cargado el gobierno.

La tercera modalidad es la que acaba de adoptar el Ecuador con Schlumberger. En este esquema, tanto la producción por debajo de la curva de la línea base (que antes estaba en las manos de Petroamazonas y ahora en las de Schlumberger) como la producción por encima de la línea base, son responsabilidad de la misma compañía. Es decir, la compañía cubre todos los gastos operativos de Petroamazonas y también los gastos de capital de la contratista. Con Schlumberger el gobierno ha negociado el precio en $26 por barril. Ahí se aplica el mismo concepto: la diferencia se convierte en deuda.

Con esta modalidad de contratos a precio fijo adoptada desde 2010, el Estado ecuatoriano carga con todo el riesgo que implica una caída de los precios (además de cargar con el costo del transporte por el oleoducto y con los fondos para programas sociales con las comunidades vecinas a las instalaciones petroleras: el Ecorae).

En resumen: en tiempos de precios bajos, que van a prevalecer hasta 2019, el gobierno irá acumulando deuda con las compañías operadoras. Y si no satisface esa deuda con pagos parciales a las operadores y a las compañías de servicios específicos, el resultado será una caída en la producción.

Hoy la producción ha caído en 30 mil barriles. Eso significa que, a los $1.800 millones de deuda generada por la modalidad contractual, hay que sumar el lucro cesante por concepto de la producción perdida. Si se toma el promedio de 20 mil barriles de pérdida en el 2015, se puede calcular un lucro cesante de $2 millones diarios. Es decir unos $730 millones en el año: un mes de sueldos de la burocracia”.

El precio continuará cayendo

“Pocas corporaciones, personas y gobiernos de la OPEP veían que el precio tenía una tendencia a la baja desde 2011. Cuando el precio colapsó en 2014, pública e internacionalmente se comentó que el precio piso, es decir, el precio límite hasta el cual pueden aguantar las compañías, lo había fijado la Exxon Mobil en $40 por barril.  Sin embargo, en 2015, cuando el mercado colapsó otra vez, se produjo un nuevo precio piso: $30. Ahora, con la entrada de Irán, el mercado se puso nervioso. Irán va a empezar a vender con el precio que sea. Con descuentos, a plazos, con políticas de mercadeo común y corriente para posicionarse en el mercado. Eso también tiró el precio hacia abajo y se estableció un nuevo precio piso: $20.

Pero Irán todavía no ha metido un solo barril en el mercado. Mi pronóstico es que colocará medio millón adicional de barriles diarios hasta junio y un millón hasta fin de año. Y no hay mercado para tanto petróleo en el planeta. Sobre todo si se considera que el 4 de diciembre pasado, con el voto favorable de Ecuador, la OPEP tomó la resolución de eliminar el techo de producción mundial, establecido en 30 millones de barriles y acomodar la producción en función de la protección del mercado de cada uno de sus miembros. Es decir que cualquier país de la OPEP puede incrementar su producción en la medida que quiera. Arabia ya lo hizo en 150 mil barriles. Por fuera de la OPEP, Rusia incrementó la suya en 100 mil barriles. Y todos los demás productores, incluido Ecuador, quieren subir. El mercado se va a inundar. Esto hace prever un nuevo precio fijo de $10.

Esto es difícil de prever. Para mediados del 2016 es posible que los frackers (productores metidos exclusivamente en esquistos y pizarras), así como los productores de petróleo de aguas profundas del golfo de México, hayan bajado su producción, que es la más cara del mundo, pues no resistirán las nuevas condiciones del mercado. Esto aliviará en algo la caída de los precios”.

Foto: diario La Hora

3 Comments

  1. El análisis, estimaciones, conclusiones del entrevistado son acertadas, frente al negocio petrolero a corto y mediano plazo. El gobierno, presidente, vicepresidente, funcionarios a dedo como ministros de energía, petroecuador, petroamazonas meten la cabeza bajo tierra, esta lengua no es mía, porque no salen a informar? Que les cuesta sincerar tales cuentas? Antes de la caída de precios se reían de oreja a oreja, cogían ??a manos llenas, eran los dioses, los elegidos, los bacanes de la pelicula pero si tienen empleo y los bolsillos llenos con sus sueldos dorados, no se justifica mejor cierren la tienda

  2. Porque cuando el precio del petroleo estaba por encima de los $35 contratados era un
    «buen» negocio y la estupidez estaba en que jamás creyeron que bajaría el precio. Aun ante las noticias del bajón, para el presupuesto creo que calcularon a 40.

  3. ¿Por que Correa, que es un genio -segun el dice- hizo esos contratos que hasta el mas tonto de los tontos se da cuenta de que son una estupida barbaridad? Todo el mundo dice que nuestro presidente es una lumbrera. Disculpen mi incredulidad. Ahi estan las pruebas, a montones, de que mas hace un tonto que un terremoto.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba