Correa en el 2012 durante una escala técnica en España antes de llegar a Turquía
//

TAME: un informe destapa el desvío de 18 millones y otras ‘cositas’ más

lectura de 9 minutos

La ruina económica de TAME ilustra perfectamente lo que ocurre cuando una empresa pública es administrada con criterio político.

Esto se evidencia en un reciente y casi inédito informe de la Contraloría. En el documento se establece cómo una anterior administración de la empresa recibió dinero por el seguro de un avión siniestrado, y lo destinó a gastos administrativos y no a lo que estaba obligada legalmente: a la compra de una nueva aeronave.

Haga clic aquí para ver el informe completo

Captura de pantalla 2016-02-23 a las 11.08.00 p.m.

Pero el informe no solo revela cómo se hizo aquel desvío de algo más de 18 millones de dólares. En verdad, el informe permite ver cómo varios factores confluyeron en la catastrófica situación financiera de la empresa.

Uno de esos factores, es el costo que tuvo para el Ecuador la amistad política con el gobierno venezolano. El informe, en efecto, muestra cómo el desvío de los dineros del seguro se hizo para solucionar un agudo problema de liquidez que tuvo TAME entre el 2012 y el 2014, por las deudas de hasta 50 millones del gobierno venezolano.

Otro factor que salta en el informe resulta quizá hasta más llamativo: las deudas de entidades públicas ecuatorianas. Resulta que, según éste, el servicio de seguridad del presidente Rafael Correa, llamado Servicio de Protección Presidencial, tenía una deuda incobrable por algo más de un millón y medio de dólares por viajes.

Pero vamos por partes.

Un seguro desviado

El 16 de septiembre del 2011 un flamante avión Embraer de Tame se accidentó en la cabecera norte del antiguo aeropuerto de Quito. Ese avión había sido comprado en el 2006, durante el gobierno de Alfredo Palacio, como parte de la renovación de la flota de la aerolínea. Un decreto presidencial del 22 del febrero del 2006, ordenaba que si uno de los aviones se accidentaba, el seguro debía ser depositado en una cuenta especial de un fideicomiso exclusivamente para comprar una nuevo artefacto. Luego del accidente, la aseguradora entregó a la empresa 25 millones de dólares. Sin embargo, la administración de Tame decidió que 18 millones se inviertan en gasto corriente de la empresa, según establece la Contraloría en su informe que fue finalizado en el 2015.

«La Contraloría observa que el gerente de Finanzas de TAME no transfirió el valor reembolsado por la Aseguradora al Fideicomiso Mercantil inobservando la instrucción del decreto ejecutivo 1182», dice en el informe elaborado sobre la base de los testimonios de quienes fueron responsables del manejo de la empresa entre los años 2012 y 2014, período que comprende el estudio de la Contraloría.

En las conclusiones el informe dice así:  «El Gerente de Finanzas de TAME EP contrario a las obligaciones contractuales acordadas con el Estado solicitó al Ministerio de Finanzas la transferencia de USD 25 400 000 correspondientes a recursos reembolsables por la indemnización del avión siniestrado a la cuenta que mantiene la Empresa Pública en el BCE en la que se ingresaban los valores pagados por las instituciones públicas por concepto de venta de pasajes aéreos a crédito; y, no transfirió dicho valor al Fideicomiso Mercantil, de los cuales USD 18 479 544 no fueron utilizados para los fines para los cuales estaban destinados, esto es, adquisición de nuevas aeronaves o pago de los dividendos de la deuda«.

La Contraloría, sin embargo, no da nombres de responsables ni establece ningún procedimiento para que el caso sea investigado por el sistema judicial. Apenas al final hace una lacónica recomendación al Gerente General para que, «en el caso» de tener fondos restituir los valores para la compra de un nuevo avión.

La deuda de Venezuela

Las conclusiones a las que llegan los técnicos de la Contraloría se basan, entre otras cosas, en los testimonios de los responsables de la empresa durante el período comprendido entre el 2012 y el 2014. Resulta que estos ex funcionarios coinciden en justificar el desvío de los 18 millones con el argumento de que la crisis financiera de la empresa así lo exigía. Básicamente, lo que dicen es que TAME estaba ilíquida porque Venezuela no había pagado cerca de 50 millones de dólares.

«Es necesario informar que los proyectos y ampliación de rutas internaciones iniciadas a mediados del 2012, específicamente la operación a Caracas que comenzó en septiembre del 2012, provocó problemas financieros al no poder expatriar las divisas por las ventas realizadas en ese país, teniendo a diciembre del 2013 con solicitud presentadas al CADIVI el valor de 53’519500 que no ingresaron a la liquidez de la empresa para poder cumplir sus obligaciones operacionales tanto nacionales como del exterior…», dice un ex Gerente de Finanzas de TAME, en un testimonio de julio del 2015 y que consta en el informe.

Una Tesorera de la empresa, que estuvo en el cargo entre el 1 de enero del 2010 hasta el 2 de octubre de ese año, en una comunicación a la Contraloría del 21 de agosto del 2015 añade: «Está demostrado documentadamente la falta de liquidez y una crisis económica, y pagos urgentes que debieron realizarse para no parar la operación aérea, y las autoridades de la Empresa, lo manejaron con los Directorios de turno, Presidencia de la República, Ministerio de Finanzas, Corporación Financiera Nacional, para conseguir recursos, hasta que se produzca la recuperación de divisas de la operación aérea a Caracas…».

Captura de pantalla 2016-02-23 a las 11.26.12 p.m.

La deuda del Servicio de Protección Presidencial

El informe brinda pistas sobre otros temas que permiten ver los ahogos financieros de TAME. Uno de ellos es lo que le ha costado a la empresa la agenda del presidente Correa. De uno de los testimonios que se recogen, se observa que la Presidencia de la República y la Cancillería tenían inmensas deudas que no se cancelaban a TAME.

Esto se observa en el reporte que presenta a la Contraloría el Gerente de Finanzas que estuvo en funciones desde el 1 de febrero al 31 de diciembre del 2014. «Adicionalmente (la empresa) presentaba problemas de liquidez y de recuperación de cartera vencida con entidades del sector público, entre ellas el Servicio de Protección Presidencial y el Ministerio de Relaciones Exteriores, por concepto de vuelos presidenciales operados por TAME EP en años anteriores y que a pesar de múltiples requerimientos de pago, formulados por el suscrito en calidad de Gerente de Finanzas de TAME EP, no fueron cancelados», se establece en el informe.

Captura de pantalla 2016-02-23 a las 11.49.40 p.m.
El presidente Correa antes de su viaje a Turquía en el Airbus de TAME. Fotos de la página Flickr de la Presidencia.

Este problema, según el ex funcionario llevó a que las entidades involucradas tengan que reunirse. Luego de esas reuniones, por lo que se ve en el informe, el director nacional de Seguimiento y Evaluación del Financiamiento Público informó a la Gerencia de Finanzas de TAME que «se comunica que la entidad TAME EP deberá compensar la cuenta por cobrar que mantiene en sus registros correspondientes a Servicios de Protección Presidencial por el valor de USD 1 515 323 contra la cuenta por pagar con el Ministerio de Finanzas por subrogación de deuda externa correspondiente a cuota del crédito BIB 1925 OC-EC por el monto de USD 2 927 717 quedando un saldo por cancelar de USD 1 412 393».

El informe de Contraloría es sin duda una excelente ventana para entender muchas de las cosas ocurridas en la aerolínea estatal que actualmente se halla en una complicada situación financiera. La actual gerente de la empresa, Paola Carvajal ha dicho que las pérdidas de los últimos dos años alcanzan los 58 millones de dólares.

Es evidente que lo que el informe muestra no es sino un síntoma de la forma en la que se ha manejado la empresa. Derroche, como en el caso del millón y medio adeudado por la seguridad de Correa y lógica política como en la insistencia en mantener la ruta Quito-Caracas. A esta ruta habría que añadirle otra con carácter político que ha sido ya cancelada como la Guayaquil-Manaos que no es mencionada en el informe.

57 Comments

  1. De nada sirve no darles el voto a todos estos delincuentes mientras sigamos permitiendo que quien maneja el TSE sea Diana Altamain y sus secuaces que hicieron fraude para poner a Lenin Moreno de presidente lo volverán a hacer mientras siga ahí y nosotros cruzados de brazos . Lamentándonos

  2. Como que si nada. El mutis, SI EL SILENCIO DE LA SEÑORA CONTRALORIA PARA EVITAR PONER NOBRES DE LOS RESPONSABLES es repetitivo. Señala «fallas? errores? supùestas infracciones? cuasi delitos? contra quien? Asi se convierten el COAUTORES COMPLICES Y ENCUBRIDORES. Mi lindo Ecuador, cuesta abajo en la rodada hacia la miseria, hacia la mier…….

  3. Una empresa ícono del país por más de 45 años, que fue arrebatada de la administración de la FAE por el gobierno de Correa, y que ocasionó su quiebra por manejos políticos, ineficientes y para colocación desmedida de funcionarios ineptos y parásitos, quienes constaban en una nómina recontra inflada, sin siquiera laborar físicamente en la empresa. Eso mismo, ha ocurrido en FLOPEC, otra empresa creada y administrada por la Armada Nacional por más de. 35 años y que también fue tomada a cargo por Correa para «robar sus fondos e ingresos» y ocasionarle pérdidas y desfinanciamiento.
    No podemos los ciudadanos del Ecuador, quedarnos inermes, impávidos y pasivos ante estos atracos de la «Robolución Ciudadana» de Rafael Correa, Lenín Moreno y todos sus secuaces rateros, sinvergüenzas y delincuentes.

  4. Decisiones inconsultas como liberar rutas rentables a Lima, Sao Paulo, Buenos Aires, Nueva York, ayudaron a postrarla.

  5. Buen artículo, que debería ser complementado con una respuesta del Contralor, púes no es transparente un informe sin los nombres de funcionarios PÚBLICOS que deben rendir cuentas por la administración honesta y clara de los recursos de los ECUATORIANOS.

    • Gustavo, solo una precisión: los informes de Contraloría nunca tienen nombres. Cuando hay indicios de responsabilidad penal, ese informe pasa a la Fiscalía que acusa a los funcionarios involucrados en el informe de la Contraloría. Gracias por su comentario y por leernos.

  6. Uno de los múltiples chascos del gobierno, que ha demostrado ineptitud en el manejo de la cosa pública, prohíbido olvidar.

Responder

Your email address will not be published.