//

Crimen de Montañita: el gobierno ahora la embarra en Alemania

lectura de 5 minutos

Dos funcionarios ecuatorianos que salieron a defender la imagen del Ecuador ante la muerte de las dos jóvenes argentinas en Montañita terminaron haciendo lo contrario: empañaron mucho más la imagen del país que ya venía lesionada desde que apareció la trágica noticia.

Para Cristina Rivadeneira, subsecretaria de Turismo, lo que les ocurrió a María José Coni, de 22 años, y Marina Menegazzo, de 21 era algo que tenía que pasar porque viajaban como mochileras. Es decir que, de una u otra forma, se buscaron su trágico destino. «Yo lo que digo, yo soy mamá, a estas chicas seguro que les iba a pasar eso en cualquier lado porque de ahí se iban a ir jalando (haciendo) dedo hasta Argentina (…) les iba a pasar algo tarde o temprano. Pero bueno, desafortunadamente fue ahí», dijo en declaraciones a la agencia DPA. Lo dijo con motivo de la inauguración del stand de Ecuador en la feria de turismo ITB de Berlín y su declaración fue inmediatamente publicada por diario Clarín de Buenos Aires.

Captura de pantalla 2016-03-09 a las 6.00.06 p.m.

Para esta funcionaria a las dos chicas las iban a matar tarde o temprano. Lamentablemente –dice la subsecretaria– fue en Montañita. Esa es la pena. Lo terrible de este caso, lo que lamenta María Cristina Rivadeneira no es que las mataran, después de todo eso era inevitable por el estilo de vida que llevaban las víctimas. Lo malo es que ocurriera aquí, con todas las consecuencias negativas para la imagen del país en el extranjero. Lo que está diciendo implícitamente la subsecretaria es: ojalá las hubieran matado en el Cuzco. O en Bariloche. La oposición no habría tenido nada que decir en contra de nosotros y las víctimas igual habrían obtenido el fin que se merecían: estarían muertas y bien muertas.

A las expresiones de Rivadeneira le siguió una condena del ministro de Turismo, Fernando Alvarado, desautorizando lo dicho por ella. Pero el daño ya estaba hecho.

Pero si Cristina Rivadeneira encendió la indignación por sus declaraciones, el embajador ecuatoriano en Berlín echó más leña al fuego. Jorge Jurado, como si fuera poco, dijo que todo el escándalo que se ha producido por la trágica muerte de las chicas se debe a una exacerbación mediática manipulada por la oposición ecuatoriana. Increíble pero cierto. «Me extraña enormemente el grado de politiquería que se ha llevado a cabo a través de los medios de comunicación para resaltar este asunto más allá de lo que debería ser», dijo el diplomático en declaraciones que, asimismo, Clarín publicó y que han sido muy comentadas en redes sociales. Pero la torpeza de Jurado no quedó ahí, pues a esa frase agregó esta que también parece sacada de una historia de terror: «A nivel personal, creo que esto se exacerbó a raíz de una oposición que tenemos en el Ecuador que está tratando de hacer todo lo posible para ocultar todo lo que se ha logrado en estos últimos nueve años y como estamos en un año electoral entonces las redes sociales, desgraciadamente se prestan muchísimo para este tipo de manipulaciones». ¿Qué será lo que Jurado piensa que se exacerbó? ¿La muerte de las dos chicas acaso?

Resulta inaudito que un diplomático ecuatoriano salga a afirmar que lo que ocurre en este caso es una campaña orquestada por la oposición contra el gobierno de Rafael Correa. Jurado habla de oposición y de manipulación mediática pero no dice nada sobre la tragedia que representa la muerte de María José Coni y Marina Menegazzo. Jurado olvida que quien exacerbó por primera vez la mala imagen del Ecuador fue el ministro del Interior, José Serrano, cuando resolvió el caso en su cuenta de Twitter y presentó fotografías de personas que no han sido condenadas por los jueces. Son interferencias groseras y politiqueras como esa, de funcionarios públicos en una investigación judicial, las que terminan exacerbando estos temas.

Jurado y Rivadeneira supuestamente querían evitar que el asesinato de las dos jóvenes argentinas empañe la imagen del país y desincentive el flujo de turistas. Lo hicieron tan mal que hasta Fernando Alvarado tuvo que intervenir. Esta vez son ellos, Jurado y Rivadeneira, quienes contribuyen a cargar la factura de un gobierno que sigue figurando en los medios internacionales por el pésimo manejo de un caso que trajo luto y dolor a familias argentinas.

32 Comments

  1. Si ya estas personas están en cargos públicos de nuestros País deberían ser asesorados antes que salgan al mundo a decir cualquier barbaridad, ya que se supone nos representan y como tal deberían hacerlo de la mejor manera, no diciendo lo primero que se les cruza por la cabeza que por lo visto no es nada bueno, dejen aun lado el tema político son vidas las que se perdieron, mas respeto a ellas a sus familiares y al país entero, ser mujer, [email protected] , o jóvenes no justifica lo que les paso.

  2. Esta gente tiene oídos y entendimiento tubular, o sea que todo lo que se les dice les entra por un lado y les sale directamente por el otro sin procesar. ¿Qué se puede esperar si el orgullo y la soberbia pesan más? ¿Qué se puede esperar de ellos si son históricamente desinformados, si a las clases pobres y desposeídas que dicen defender, son a las que más están afectando? Ojo: Con un año más de gobierno nos van a dejar hechos polvo.

Responder

Your email address will not be published.