Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El coraje de pensar

en Archivo Columnistas/Columnistas/Influencers4P/Las Ideas por

A eso de las cuatro y media de la tarde del 17 de marzo, un grupo cercano de colaboradores y yo, llegamos a la avenida 10 de Agosto de la ciudad de Quito. La intención era sumarnos a la marcha convocada por los trabajadores en contra de la ley de rebaja del sueldo (Ley de reducción de la jornada laboral que le decían).

Siempre que hemos podido nos hemos sumado a las movilizaciones sociales en contra del gobierno de Rafael Correa y sus medidas políticas y económicas arbitrarias y antidemocráticas. Nos hemos sentido a gusto mezclados entre la gente. Ciudadanos entre ciudadanos, eso hemos sido. Por mi transitoria condición de Asambleísta Nacional nunca faltan personas que me reconocen y saludan. El afecto de nuestros pares. Esa tarde no debía ser distinta; sin embargo, lo fue.

A pocos metros del lugar donde nos situamos, se produjo una escaramuza. Un hombre casi estático venía retrocediendo en silencio mientras un grupo de jóvenes le empujaba. El grito de “sapo”, “infiltrado”, le fue escupido a la cara, ya no solamente por los que lo cercaban a empellones sino también por un grupo de jubilados. Me costó enfocar el rostro de la persona que al ralentí venía hacia donde nosotros. Entre mi esfuerzo por el enfoque y el instante en que lo reconocí –era Jean Cano, periodista de la revista Criterios que edita la Cámara de Comercio de Quito– sucedió lo impensable. Por la espalda, una vez que el cerco se le cerró, un individuo de camiseta negra con las siglas UCE, lo golpeó con un palo entre la espalda y la nuca. Fue un palazo artero, a matar. Los lentes de Jean cayeron al suelo, él, aterido, no insultó, no gritó.

Junto a Ana, mi asesora de despacho, nos acercamos a la turba. Me saqué la gorra y les dije: “es periodista”. Y recuerdo haber dicho, en el afán de que la agresión termine, “es de los nuestros”.  Ahora que lo recreo caigo en cuenta de la idiotez que dije. No hay periodistas nuestros y ajenos. Hay solo periodistas. Personas que tienen un oficio peligroso, pero necesario: informar.  No faltó la voz que me dijera: “No se meta asambleísta. Hay periodistas y periodistas”.  Lo cierto es que la agresión cesó.

Esto pasó hace una semana y la secuencia de imágines no se me borra de la cabeza. Lo más cercano a lo que les cuento es ver matar a palos una rata. Pero, carajo, no era una rata, era un ser humano.

Todo lo demás esa tarde ya me fue extraño. No era mi sitio. Qué ajena y brutal me pareció esa gente indolente y azuzadora.  Y si hubiera sido un infiltrado, ¿qué? ¿Le mataban a palos?. Con el sinsabor de la violencia absurda ya me fijé en los detalles: banderas del PCMLE en hombros de los acechantes. Caminé un par de cuadras y me fui.

Ahora que hago memoria también recuerdo unos minutos antes del incidente a unas señoras (seguramente leerán esta columna, porque me dijeron que lo hacen), decirme cosas tan ridículamente absurdas como ¿qué pasa, por qué no le botan? ¿Qué, no hay valientes?.  Ese tipo de comentarios antidemocráticos me enojan tanto que no le pregunté a la dama en cuestión: ¿Usted votó alguna vez por Correa?.

Slajov Zizek, tiene una frase maravillosa: “Ahora, cuando todos nos encontramos en shock, es el momento justo de reunir el coraje de pensar”

Estamos atravesando una crisis económica de consecuencias insospechadas. Crisis ocasionada por un tipo que el 2013 barrió en las elecciones presidenciales y parlamentarias con el voto de la gente. No de marcianos. De la gente que probablemente ahora sale a marchar contra el gobierno. Gente que como un niño malcriado ahora no quiere asumir su responsabilidad electoral y busca que los políticos activos y los militares les ahorremos el resto del período que ellos mismos le concedieron a Rafael Correa.

Lector, ahora es cuando debemos reunir el coraje para pensar. Eso no se puede hacer porque seríamos un país paria. No nos prestarían ni para las flores del entierro.

No debería contarles que, a pocos metros de la agresión de Jean Cano, estuvo un personaje al que le valió madres la golpiza. A veces pienso que un grupo de enfermos, de lado y lado, busca un muerto. Perdone lector pero yo no quiero llevar en mis hombros el peso de la muerte de nadie. Si alguien ha de morir, y no es algo que agrade a mi familia o a mí, por último; y de no haber más remedio, que sea yo, que me metí en esto, voluntariamente.

Ya puse mi nota dramática en este artículo.

Pero lo óptimo es que no muera ni salga herido nadie. Las peleas democráticas se resuelven democrática y pacíficamente. Ya, ¡caramba! Reunamos el coraje para pensar en un país con un modelo económico distinto; solidario; inclusivo; y, de fortalecimiento de la competitividad y del sector privado. Obvio, es más fácil el insulto, el golpe a traición. Pero los ecuatorianos valemos y podemos hacer más que eso.

Cierro con otra cita de Zizek: “RAWLS propone así un modelo terrorífico de una sociedad en que la jerarquía está directamente legitimada por propiedades naturales, y por ello se desvía de la lección que enseña una sencilla anécdota acerca de un campesino esloveno. Una bruja bondadosa le da a elegir entre entregarle a él una vaca y dos a su vecino, o llevarse una de sus vacas y dos de su vecino. El campesino inmediatamente elige la segunda opción. GORE VIDAL demuestra la cuestión sucintamente: No me basta con ganar, el otro debe perder”.

El problema lector es que en política y economía, si perdemos, perdemos todos.

Si ven una bandera del PCMLE aléjense. Repudien a los violentos. A la hora del té, entre ellos y los correístas no hay diferencia.

11 Comments

  1. Mi modesto criterio. Vengo de ver en el poder algunos gobernantes buenos y malos, más malos que buenos. Y salta a la vista. Dr. Velasco Ibarra, Presidente por varias ocasiones, Dr. Jaime Roldós que no le dejaron sentarse bien , que quedaron unicamente expresados sus ideales. De los otros es mejor no recordar. Tengo, sin ser Correista, la impresión de el problema económico en nuestro país no es único, sino a nivel mundial. En este gobierno por lo menos se ven obras que saltan a la vista y que al aparecer son buenas las intenciones por que solo un ciego para no ver. Y más creo que si se fijan nuevos salarios pagando más la hora de trabajo como en los EE.UU. AA, los oligarcas capitalistas pegaran un grito de tarzan que se escuchará hasta el cielo. Sería asi como nuestro país no tendría que depender del alza y subida del petroleo en un Ecuador tan pequeño como es el nuestro. Si hemos madurado politicamente, no tenemos que copiar nada de nadie ya que solamente si se han infiltrado políticas de otros paises han logrado tergiversar nuestras propias voluntades e ideales por falta de conocimiento, que han llegado a engañar al ecuatoriano común y corriente, de allí que se dan el lujo de decir «borreguitos». LLEGARÁ EL DÍA EN QUE TODOS LOS ECUATORIANOS PENSEMOS Y OBREMOS CON PROPIEDAD.

  2. Plenamente de acuerdo, en democracia debemos asumir las consecuencias de nuestra elección, ¿acaso no votamos por el que consideramos nuestro representante?

  3. en el primer mundo no todos sus habitantes se pueden considerar desarrollados y a la inversa en nuestros países tampoco todos somos subdesarrollados mentales…usted es la prueba, su artículo demuestra que su mentalidad es de primer mundo

  4. La violencia genera más violencia y no arregla nada; afecta a todos. Debemos participar en la política, pero pensando y actuando con madurez, equlibrio y raciocinio, no con fanatismo. Debemos recuperar la memoria histórica para no cometer los mismos errores que nos han llevado a donde hoy estamos.

  5. No es de extrañar que entre militantes del correato, gente del PCMLE y otros grupos que se autoreivindican como «izquierdistas» (sin que tengamos noticia de dónde está y cómo mide el izquierdómetro), exista afinidad total en varios aspectos como: el culto patológico a la personalidad del «líder», la adhesión fanática a la «dictadura del proletariado» y el uso permanente de la violencia como instrumento fundamental de su cosmovisión.

  6. Felicitaciones Asambleista por sus sabios comentarios y el liderazgo que ejerce, para tener un mejor pais. Con Correa nos equivocamos del medio a la mitad, el tipo ha demostrado ineptitud y al mismo tiempo sagacidad. Es hora de pensar en nuestro futuro y en el sistema de elecciones. El primer requisito para ser candidato es el sometimiento a un test sicologico para evitar desequilibrados mentales y resentidos sociales (locos). Segundo debemos elegir a una persona con experiencia administrativa, Correa es un improvisado, tiene 3 meses de experiencia. Tercero el candidato debe tener una preparacion academica de 3er. nivel, no hace falta un PHD, sino que tenga sentido comun para entender a sus asesores, no podemos elegira Evos. Lo mismo debe correr para asambleistas donde Correa ha puesto a futbolistas que con las justas saben leer. Atentamente

  7. Creo que Correa es un tipo demasiado avezado y se aprovecha de la oportunidad para hacwr lo q le plazca.somos CONCIENTES q debe fwrminar el pwriodo para el q fue electo.Sabemos q solo piensa en el factor electoral.No le importa el Pais .No creo q piense q su proyebto AP gane las elecciones,eso lo sabe desde Febrero del 2014.Lo q si es seguro q esya preparando el terreno para q el proximo Gobierno ASUMIRA DURAS MEDIDAS.ESO NO DEBE AMILANARNOS.EL EJEMPLO ESTA A LS VISTA CON ARGENTINA.SALDREMOS AVANTI DE ESTA PESADILLA.

  8. Siempre he pensado que no hay mucha diferencia entre el discurso correista y el de extrema izquierda, ambos niegan el emprendimiento, la iniciativa y promueven la concentración de poderes… Es difícil ser optimista con este gobierno, ha perdido la confianza de los ecuatorianos y de los inversionistas nacionales e internacionales…exigir la renuncia del presidente y el vicepresidente llame a una constituyente, es una alternativa jurídica viable, para construir el país solidario qué todos queremos…

  9. Siempre mi percepción ha sido que usted es un hombre inteligente, claro y honesto ahora al leer su artículo veo que no me equivoque, lo que usted indica es el norte que nos debe guiar a todos debemos luchar por un país inclusivo, solidario pero a la vez competitivo generador de riqueza en el que podamos vivir con garantías y nuestros hijos tengan un presente y un futuro
    ,

  10. Asi seamos solo 4 pelagatos, que la razón, la transparencia y la honestidad sean nuestras armas. Aplaudo su llamado a dejar atrás la actitud cavernaria y el garrote. Pero me temo como sociedad que aún nos falta mucho camino para que ese llamado sea escuchado y asumido.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba