Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

La propuesta de las mujeres anti Mashi-Alfa

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Nosotras por la democracia: es el lema que eligió un grupo de mujeres para lanzar una propuesta de debate: “Desde los mínimos a los máximos por la democracia”. ¿Qué mujeres? Mestizas, indígenas, afro descendientes, feministas y no feministas, sexo-genéricas, urbanas y rurales… Entre ellas, Dolores Padilla, Solanda Goyes, Margarita Carranco, Lotty Andrade, Martha Roldos, Anunziatta Valdez, Virginia Gómez, Silvia Buendía… Todas demócratas, todas políticas. Muchas de ellas protagonistas de luchas y los grandes acumulados sociales de los últimos 30 años. Mujeres cuyos compromisos con la democracia y el movimiento de mujeres han sido vitales.

En 16 páginas, el documento recoge un balance crítico del correísmo que “ha recrudecido el modelo patriarcal y ha implantado un sistema autoritario”. Nosotras por la democracia analiza el “déficit democrático, la desinstitucionalización y una crisis económica que amenaza con ser más profunda que la de 1999”: el correísmo –se lee– ha saqueado hasta quebrar el país, se dedicó a subyugar y avasallar las instituciones, a someter y fragmentar la organización social, a perseguir a críticos, opositores y periodistas, a violar derechos ciudadanos en todas sus dimensiones…

En esa mirada descarnada del actual gobierno, las mujeres afirman que para ellas el resultado es peor de lo que había: modelo de mujeres sumisas y complacientes, derogación de la Ley contrala violencia a la mujer y la familia, imposición del permiso sin remuneración por 9 meses, judicialización y apresamiento de mujeres que acuden al sistema de salud como consecuencia de un aborto… Conclusión: este gobierno es misógino, contrario a las mujeres.

Con igual firmeza, Nosotras por la democracia mira cómo el correísmo metió literalmente la mano en la justicia y desmiente, con estadísticas, el lema oficial de “la década ganada”. A partir de ahí, empieza su propuesta política que se recoge bajo este título: “La democracia y el país que queremos”.

Este colectivo preconiza una democracia que se instaure en el Estado, la sociedad, la casa, la calle. Ciudadanos que entiendan que cambiarán el país solo cuando encarnen valores democráticos, los proyecten y compartan respetuosamente con la diversidad y las diferencias. Ciudadanos activos que se apropien socialmente del poder “para alertar, vigilar y fiscalizar”.

¿Qué proponen? Una agenda política con tres ejes: “recuperación del sistema democrático y la institucionalidad, derechos de las mujeres y atención a la crisis económica”. Hay propuestas concretas de lo que debe hacer el gobierno alternativo al correísmo en cada uno de estos puntos: incluye una consulta popular (con diez temas), compromisos legislativos y ejecutivos para definir el modelo democrático de Estado; autonomía sexual y reproductiva, y una estrategia económica para superar la crisis que involucra la producción y el empleo.

¿Cómo hacer realidad la propuesta? Nosotras por la democracia propone crear una alianza, que se registre en el CNE y que se rija por principios (enumeran seis) y compromisos concretos (plantean ocho). En su visión la Alianza debe permanecer durante cuatro años para ejecutar lo acordado. Para funcionar sugiere establecer órganos de dirección y competencias, mecanismos de selección de candidatos, perfil para candidatos, compromiso ético… Y en cada caso hace sugerencias… Incluso traza perspectivas futuras: “crear un frente político amplio que fusione a las organizaciones que participaron en la alianza electoral y permita la coexistencia de distintas expresiones políticas, de organizaciones sociales y personas”.

Se nota en Nosotras por la democracia el deseo no solo de plantear un cambio sino de viabilizar electoralmente su triunfo. Su planteamiento parece tener en cuenta el descalabro del Frente de las izquierdas en la anterior campaña. Esto subraya la contradicción del documento. Hacer, por un lado, una propuesta democrática, incluyente, necesaria y políticamente acotada para el momento… Y desembocar, por otro lado, en un embudo de táctica electoral que se antoja insuperable por la fragmentación política.
Se tiene la impresión de que el colectivo de mujeres llamara a un acuerdo nacional mínimo por la democracia pero se diera por tarea, en última instancia, organizar la unión de la izquierda; lo cual es otra misión imposible. La segunda parte del documento diluye la primera en la cual, el colectivo propone, con gran aliento innovador, ser un animador nacional para los demócratas de todos los bandos de un mensaje de fondo: debatir los temas y los términos mínimos de un acuerdo para recuperar la sociedad, la política, la democracia, los derechos humanos y los valores esenciales sin los cuales la diversidad y las diferencias no podrán ser celebradas. Un acuerdo común-mínino también para recuperar el país de la crisis; una tarea que está más allá de capillas partidistas.

En cualquier caso, este colectivo produce un hecho insólito desde hace tiempo y que se celebra: las mujeres vuelvan a ser protagonistas, en primera línea, del debate público.

7 Comments

  1. Que Pena Jorge, no entiende o valora lo importante de Los postulados de este valiosa grupo social femenino. Ya es hora de que las mujeres Sean las protagonistas del cambio profundo que necesita el pais, mas aun en la tremenda crisis, en todos Los ambitos, que van a dejar a este desafortunado Ecuador. No se lo merece.

  2. Con el debido respeto, una pequeña interrogante al grupo «Mujeres por la Democracia» o «Nosotras por la Democracia» : ¿Serían ustedes sumisas a las políticas y acciones de corte socialista-marxista («Democracia Radical») que, de llegar al poder y con el cuento de «profundizar la democracia», aplicarían los grupos políticos que conforman el denominado «ACUERDO NACIONAL POR EL CAMBIO»?

  3. este colectivo va a lograr más que políticos reciclados, empresarios acomadados y tira piedras de siempre. Adelante Mujeres que su motivación es noble!

  4. Hay que reconocer y alabar la decisión y gestión de un valioso grupo de mujeres. Creo que ya era hora que sean protagonistas de un cambio y recuperación de los valores más importantes de la democracia, sobre todo el rescate de la institucionalidad del país. Como duele al espíritu tener una asamblea con los merecidos calificativos despectivos que se ha ganado por esa mayoría descalificada y sin gota de vergüenza.

  5. Las expresiones populares nacidas de las entrañas mismas del pueblo son no solo válidas sino necesarias en democracia como el oxígeno para sobrevivir un ser vivo. El caudillo y sus áulicos junto con las sumisas, trataron de terminar con la naciente participación popular y los movimientos sociales, cuando si lo que querían era proponer una nueva visión alejada del capitalismo o cualquier modelo fascista era precisamente aquí donde se debía robustecer la participación.

    Primero honestos, humanistas, libres, y eso solo se logra con organización popular. Siento alegría porque en medio de esta barbarie, de injusticia y prepotencia, nace una auténtica primavera de participación que rompe y hace añicos al miedo y al terrorismo de estado.

    No queremos regresar al pasado neoliberal, ni al pasado que ya son estos diez años perdidos con un dictadorzuelo de quinta. Que se fiscalice a estas señoras y señores, ese es el mínimo acuerdo nacional, que se les haga devolver el dinero mal habido, que se les juzgue y de ser hallados culpables, condene dentro del derecho y las leyes. Para que Nunca Más!!!!!. Que se marque un hito histórico, para que otros piensen 20 veces antes que hacer lo que en este gobierno hicieron.

    Ellos saben que eso va a pasar, se ve venir, y por eso se desesperan, ya no tienen tiempo, su tiempo se agotó. GAME OVER !!!!!

  6. Qué alivio saber que existen estas mujeres! Ya es hora de reemplazar a las sumisas, las mediocres, las reinitas de la asamblea que hablan sin saber qué mismo dicen, por mujeres capaces, inteligentes y democráticas. Enhorabuena!

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba