//

El general González pone los puntos sobre las íes al Presidente

lectura de 13 minutos

Rafael Correa respondió en el acto por los 48 años de fundación del Seguro Social Campesino una carta pública que el general, en servicio pasivo, Ernesto González le escribió. «Fascista» dijo Correa a González, quien lideró el operativo de rescate del Presidente el 30 de septiembre del 2010 durante el alzamiento policial.  En su intervención, Correa acusó a los militares que respondieron la carta que envió a través de su correo electrónico y a los miembros del Comité de Disciplina de las FFAA de intentar dar un «golpe blando» y de tratar de desequilibrar la democracia.

Aquí la carta abierta que el 25 de agosto el general (r) Ernesto González escribió al presidente Correa.

«Carta Abierta
De: General s.p. Ernesto González V.
Para: Econ. Rafael Correa D. Presidente Constitucional de la República del Ecuador.

«La presente tiene por objeto recordarle a usted, señor Presidente, las contradicciones que como máxima autoridad ha tenido en la conducción  de las Fuerzas Armadas durante su largo mandato. Esta conducción errática ha afectado su institucionalidad pero, lo más grave, ha afectado las condiciones de seguridad y defensa de nuestro país, demostrando su bajo nivel de estadista.

«No me referiré a temas como el bombardeo de Angostura o a la Comisión de la Verdad (organismo creado por su gobierno con sus cercanos colaboradores ex subversivos de “Alfaro Vive Carajo”, con afán de revancha en contra de las Fuerzas Armadas) o a la salida del F.O.L. estadounidense de la Base Aérea de Manta, hecho que se diera sin que  la Fuerza Naval y Fuerza Aérea tengan los medios necesarios para controlar el extenso espacio aéreo y mar territorial, situación que ha contribuido significativamente para que el Narcotráfico se incremente en nuestro País,  involucrando especialmente a la población más vulnerable: considero que la sociedad ya conoce y se ha dado cuenta de los desatinos en el manejo de estos temas, por lo cual me referiré a otros aspectos.

«El Art. 162 de la Constitución prohíbe que Fuerzas Armadas participen en actividades económicas que no estén relacionadas con la defensa. Pero ante nuestro pedido, usted señor Presidente, aceptó que estas pasen a capitalizar el Instituto de Seguridad Social de Fuerzas Armadas, ISSFA, con la finalidad de contribuir con los aportes que por ley tiene que dar el Estado. En el enlace ciudadano No. 350, del sábado 15 de junio del 2013, usted dijo: “yo mismo hice  ese decreto en un momento dado, (se refiere a entregar las empresas al ISSFA) veníamos de pasar el 30S, etc…”. Y después en la más absoluta contradicción intervino en ellas. Lo más lamentable de esto, es que bajo las nuevas administraciones varias empresas están mal dirigidas. Un ejemplo es la Empresa Siderúrgica  ANDEC, la cual tenía un saldo positivo de USD 20 millones promedio por año, para en el 2015 no llega a generar sino USD 1,5 millones.

«Usted, señor Presidente, continuó con el proceso de equiparación salarial del sector militar con el sector público iniciado por el gobierno anterior. Sin que nadie se lo pida, lo adelantó un año. Ahora manifiesta que los militares tienen salarios y pensiones muy altas por lo cual envió a la Asamblea Nacional un proyecto de reformas, supuestamente para dar mayor sostenibilidad al sistema de seguridad social militar, recurriendo para ello a homologarlo con el régimen social general. Con esto, técnicamente desaparecería el régimen especial que tienen las Fuerzas Armadas y Policía Nacional. Por lo que no nos admiraría que lo haga.

«Desconoce usted, y no lo dice a los ciudadanos ecuatorianos,  que los militares activos aportan mensualmente el 23%, de su salario; que los militares están disponibles las 24 horas del día, los 365 días del año; que por la estructura piramidal de la institución salen en cualquier momento de su profesión; que por su conocimiento y experiencia especializados es difícil reinsertarse laboralmente. Usted desconoce, y no le dice al país, que la parte  profesional del militar influye en la inestabilidad laboral de su esposa y en la inestabilidad educativa de sus hijos. Usted reiteradamente ha manifestado que no se iba a topar al ISSFA, comprometió su palabra en ello. Inclusive promovió una reforma Constitucional en el sentido de que el Estado garantizará las pensiones. Sus acciones y la alta deuda acumulada para con el ISSFA, señor Presidente, demuestran lo contrario.

«Para justificar las reformas al sistema de seguridad social, siempre pone de ejemplo de que el general González recibe 4.890 dólares de pensión del gobierno. Le aclaro, señor Presidente, que el dinero no es de su gobierno ni de su bolsillo, es del Estado y la sociedad ecuatoriana, a los cuales serví por cerca de 40 años; le aclaro que aporté un cuarto de mi salario en sucres y en dólares a la seguridad social militar desde subteniente hasta General de Ejército, y que gracias a mi esfuerzo y al de mi familia, grado tras grado, curso tras curso, sirviendo en toda la geografía nacional, conviviendo permanentemente con el peligro, prestando mi contingente en los momentos más adversos que ha tenido la patria, alcancé la más alta jerarquía. A mí no me pusieron a dedo en tal o cual función, la institución me capacitó para ello, al igual que al resto de oficiales y voluntarios que en su momento pusieron en riesgo su vida. Así sucedió el 30 de septiembre del 2010, cuando tuvimos que salir en defensa de la democracia por un hecho grave que pudo haberse evitado, si no fuera por su temperamento y carácter. Sin reflexionar sobre su alta investidura, usted fue a meterse desafiante en una unidad policial en conflicto y acabó “retenido”, para después disponer que las Fuerzas Armadas lo rescaten.

«Han sido tan grandes sus contradicciones en el manejo de las Fuerzas Armadas,  que en la ceremonia de relevo del Alto Mando en febrero pasado, usted manifestó desconocer que el personal militar desayunaba, almorzaba y merendaba con tres dólares diarios y que al saberlo se le cayó la cara de vergüenza. Le recuerdo, porque personalmente le informé de esta situación a finales del 2011 en la visita de comando al Batallón de Infantería de Marina en San  Lorenzo, provincia de Esmeraldas. En esa ocasión ofreció arreglar esta deplorable asignación, que hasta ahora no ha sido enmendada, por lo cual, me imagino, debe seguir sintiendo vergüenza.

«Manifesta usted, reiteradamente, que su gobierno ha dado todo a las Fuerzas Armadas para recuperar su capacidad operativa. Pero la realidad es que lo entregado en estos casi diez años para las tres Fuerzas y el Comando Conjunto ha sido insuficiente a pesar de la bonanza económica que tuvo el país. Sería conveniente  que la Comisión de Soberanía y Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional invite al Alto Mando Militar para que se informe sobre este tema. ¿O también les prohibirán hablar, porque todo lo sabe y debe explicarlo el ministro, Ricardo Patiño?.

«Usted aceptó, y así se puso en la ley de Educación, que los Colegios y Liceos Militares sean fisco misionales, para después de un solo plumazo –y, lógicamente, como el dinero sobraba- disponer que sean públicos. Lo mismo sucedió  en las escuelas de formación militar, cuando también en estas dispuso la medida populista de implementar la gratuidad de la educación, para después no cumplir con la entrega económica para su adecuado funcionamiento. Esta es otra de sus grandes contradicciones y, ahora, ante los hechos, debe  aceptar que en algunos Colegios y Liceos militares se vuelva a cobrar una pensión. Desconoce que estas instituciones educativas eran auto sustentadas, que estaban abiertas al personal militar de oficiales, voluntarios, tripulantes, aerotécnicos y sociedad civil en general. Así se lo dijo, en una comunicación escrita, el almirante Ángel Sarzosa. Le dijo, con claridad, que en estos centros educativos se impartía una educación de calidad, y cuando dispuso que  pasen a depender del Ministerio de Educación, los padres de familia se opusieron, y aunque significaba un esfuerzo económico querían seguir pagando una pensión para mantener la oferta académica y sobre todo una educación con valores y principios  que tanta falta hace a nuestros jóvenes.

«Usted, señor Presidente, escribió al correo personal de los miembros de Fuerzas Armadas  haciéndoles conocer su criterio sobre las reformas a la seguridad social. Lo hizo de manera directa y no a través de sus Comandantes, como corresponde. Algunos de sus miembros le contestaron de manera seria y firme el sentir de la institución sobre su mal manejo de las Fuerzas Armadas, pero con la más absoluta contradicción y arbitrariedad dispuso, a través del Ministro de Defensa Nacional, que se les siga Consejo de Disciplina.

«Sr. Presidente, aprendamos a aceptar la realidad así no nos guste. Aceptemos los criterios de otras personas que aunque no coincidan con los nuestros, siempre serán valiosos. Creo que se habrá podido dar cuenta de que no ha podido reclutar a las Fuerzas Armadas para su proyecto político, por lo que le solicito: no emprenda otras acciones como las nombradas que solo hacen daño al país, no siga utilizando a las Fuerzas Armadas como cortina de humo para tapar las consecuencias de su desgobierno, las cuales tiene que sufrir el pueblo ecuatoriano al tener que soportar la más dura crisis económica a pesar de la mayor bonanza petrolera y de otros recursos que ha tenido el Ecuador.

«Finalmente, le recuerdo, señor Presidente, que las Fuerzas Armadas Ecuatorianas surgieron crecieron y están comprometidas con el destino de la nación ecuatoriana. Es la institución, que junto con la Iglesia, son las de mayor confianza y credibilidad del pueblo ecuatoriano. Usted habla de la majestad del poder y es el primero que no la ejerce, manipula los hechos para confundir a la sociedad ecuatoriana. Con esto afecta al tesoro invalorable que tiene el militar: su honor. Usted, a través de sus diferentes acciones ha dividido al país, a sus instituciones y un sinnúmero de personas, las ha ofendido y ha intentado, a través de descalificaciones y descrédito, acabar con su autoestima y dignidad. Ahora trata de hacer lo mismo con las Fuerzas Armadas y dividirlas de la sociedad a la cual pertenecen, a la cual sirven y de la cual reciben el respeto y consideración que usted no es capaz de reconocer. Sus acciones y sus palabras, señor Presidente, buscan socavar la moral de las Fuerzas Armadas, de sus soldados y oficiales y de sus familias. Pero no lo va a lograr: el soldado ecuatoriano ha servido con honor y lealtad a su pueblo, se debe a él, ha dado su vida por su heredad, y eso no lo cambiará nada ni nadie sin que lo juzgue la historia».

Ernesto González V.
General de Ejército en s.p.

Fotografía: El Universo

42 Comments

  1. Nuestro País se construye con voluntades en pos de la paz y el derecho, todos los dias se construye y en estos diez años mas mucho mas han sido las buenas obras que los desatinos mediocres que hacen ver este general s.p. el presidente y NO las fuerzas armadas han hecho que identifiquemos conceptualicemos en nuestras venas lo que es la soberania el luchar por la equidad de un pais mas justo para TODOS, zapatero a tus zapatos las leyes se estan bien fraguando en la asamblea y las leyes han sido justas, y solo los que han sangrado al pais llenando sus bolsillos sufren por el egoismo de su corazon. en el poder electoral esta la decision de seguir construyendo el Ecuador y solo alli decidimos nuestro Presidente siempre camina derecho en base a sus principios bien conocidos por todos DIOS PATRIA Y HOGAR,,,, VIVA EL ECUAOR

  2. Seguramente y sin la mas mínima de las vergüenzas, Correa calificará de antipatriota a este militar en s.p. No señor, no hay derecho que personaje tan malidiciente y de patológicos comportamientos nos siga dividiendo a los ecuatorianos. Mas por otro lada, me preguntó ¿tenía que esperar ser militar pasivo el general González para decir todo esto? ¿Existe acaso algún alto militar activo, la cúpula si fuera posible, que se la juegue toda entero por la patria y ponga los puntos sobre las íes a este engendro del mal, el tirano de carondelet

  3. Esta es la forma de hacerle ver las verdades al excelentisimo Sr. Presidente, sobre los errores, las contradicciones que en cada tema comete, felicitaciones al General (r) Ernesto Gonzalez por su valentia, debería enmendar el Sr. Presidente, pero ya vemos la respuesta de que le ha tratado de » facista», al General.

  4. El artículo del general Ernesto González me parece excelente, analiza sin apasionamientos todos los puntos negativos del gobierno de Correa en relación a las FF. AA. sin tomar en cuenta que los ministros de Defensa excepto el Dr. Wellington Sandoval han sido fatales, pero los peores el Cordero y el Patiño, porque son enemigos de los militares. Correa con su ridículo correo electrónico rompió la cadena de mando y por eso recibió lo que sentían los oficiales. Las FF. AA. han recibido terribles ataques de sus detractores y los de Correa no serán los últimos, sin embargo el profesionalismo de las mismas es sólido y evitará lo que quieren los enemigos de la Patria su destrucción.

  5. Felicitaciones General González. Considero que muchos militares y policías activos coincidirán con usted, pero no pueden manifestarlo.
    El narciso socialista dará respuesta y aclaraciones a lo manifestado en esta carta abierta o como todo un iluminado reaccionará con insultos y calumnias en sabatinas y cadenas nacionales?.

  6. Excelente su carta mi general, le dice las verdades a alguien que no estaba preparado para gobernar, pero dueño de una lengua incontrolable, que cada sabado lava el cerebro a los ingenuos. Preparese a recibir una andanada de insultos en la proxima sabatina y ojo va a ser muy dificil librarnos del correismo con una oposicion tan dividida, si las FF AA no ayudan en ese objetivo

  7. PORQUE ESTE SEÑOR NO HABLO Y SE DESPAPAYO CUANDO ESTUVO EN EL MOMENTO PRECISO DEL 30 S, CLARO PRIMERO CUIDO SU DIZQUE CARRERA MILITAR A COSTA DE LA VIDA DE LA TROPA, AHORA DESDE LA COMODIDAD DE UN ASIENTO HABLA COMO BUENO, QUIENES NO LO CONOCEN LO PRODRAN COMPRAR, A MI NO ME AMAGAS NI ME CONVENCES

  8. Es muy digno reconocer, valorar y dignificar el pepel de las FFAA ecuatorianas en la defensa de la heredad territorial y el trabajo, honor y valentía de sus soldados patriotas, como para que un neofito facistoide pretenda convertirle en bastión de la ROBOLUCION CIUDADANA.
    El pueblo ecuatoriano apoya la resistencia valiente de los estamentos militares de las FFAA. !adelante, ya se va el psicópata de Carondelet!.

  9. Con esa carta, lo que se pone de manifiesto son las prebendas y la posición de plañidera de una cúpula militar pusilánime, la que no ha dado respuesta sobre temas de defensa y seguridad a sus comandados ni a los ciudadanos en general.
    Más argumentos para que desde el poder se hagan y deshagan las instituciones a capricho y a la medida de la dictadura de la RC. Instituciones que hasta podrían desaparecer si no son funcionales a la megalomanía del mandatario.
    Con el contenido de la carta se logra proporcionar, más elementos para abonar la imagen prebendal en la que están imbuidas las FFAA. El régimen gobierna desde el estómago y objetivos de control total, pero también gobierna con encuestas y lo que se perfila desde el poder es a las FFAA como una institución en defección, generada desde su cúpula de mando

Responder

Your email address will not be published.