//

El día en que Correa, Glas y Alvarado se jugaron por Odebrecht

lectura de 6 minutos

Ese sábado 25 de agosto del 2012 pasó casi inadvertida y no llamó la atención, pero luego de más de cuatro años y en medio de unas circunstancias muy distintas, la defensa de Odebrecht que ese día hicieron tres de los más egregios representantes del Gobierno la convierte en una pieza digna para los estudiosos del caso. Se trata, sin duda, de un curioso y llamativo episodio que necesariamente deberá incorporarse a la historia para entender el escándalo Odebrecht y ponerlo en contexto.

Ese día, ya casi al final del enlace ciudadano, Rafael Correa, Jorge Glas y Fernando Alvarado despotricaron virulentamente en contra de diario La Hora por haber publicado un informe cuyo título era «Odebrecht mantiene millonarios contratos». Los tres, a su manera y con argumentos distintos, se mostraron indignados porque, según su interpretación, el diario estaba dando a entender que el retorno de la empresa brasileña, luego de la expulsión del 2008, se debía a la corrupción del Gobierno.

Lo curioso es que si se lee el informe, lo que se va a encontrar en el texto son casi datos y cifras que ni Correa ni Jorge Glas ni Fernando Alvarado desmintieron o negaron aquel día. Según el texto de La Hora, a la empresa no se le había acabado la fiesta, como había dicho Correa en el 2008, y «está en todo su apogeo tras haber recibido, desde octubre del 2011, tras contratos por un monto aproximado de 295,8 millones de dólares y hasta fines de año podría adicional otro por 124 millones». En la nota de marras, La Hora hace un pormenorizado relato histórico de la expulsión y regreso de Odebrecht publicando datos que en los 10 minutos que se dedicó al tema en la sabatina no fueron puestos siquiera en duda.

¿Qué es lo que molestó tanto a Correa, Glas y Fernando Alvarado que hace de esta pieza de comunicación algo tan particular? Correa reacciona con extrema sensibilidad frente a un texto donde se enumeran los hechos que antecedieron al regreso de la empresa brasileña. En lugar de negar o corregir esos datos, se indigna porque, según él, La Hora estaba poniendo en tela de duda la honestidad del gobierno. «Nos hacen pasar como corruptos», dice al inicio y al final insiste: «Ya basta. Ustedes saben que estas cosas se han llevado transparentemente», exclama poniendo en evidencia su hiper sensibilidad con el tema. Luego afirma, incluso, que Odebrecht podría enjuiciar a La Hora y, de hecho, hace un llamado para que lo haga.  A pesar de que Correa se queja de que el diario no dijo nada sobre la expulsión de la empresa, la realidad parece ser otra. Si se observa el texto, resulta que hay al menos 5 párrafos mencionando la expulsión de la empresa.

Luego viene la intervención de Glas. En el video el vicepresidente arremete contra La Hora por no haber dicho que en las licitaciones que ganó Odebrecht esa empresa presentó las ofertas más baratas. Según Glas, ese diario «no dice y oculta» que  la empresa presentó una oferta que era 50 millones más barata que la siguiente para la construcción de la prensa de Manduriacu. Sin embargo, resulta que tres años más tarde, en el 2015, una Comisión que investigó ese tema descubrió que si bien la oferta de Odebrecht había sido la más baja, asimismo en el desarrollo de obra la presa terminó costando 102 millones más. Es decir la más barata terminó siendo la más cara. Glas también incrimina en ese video a diario La Hora por «no decir» y «ocultar» que en la oferta para el trabajo de movimientos de tierras de la Refinería del Pacífico la oferta de Odebrecht fue 50 millones de dólares más barata que la que la seguía. Claro, lo que Glas no dijo entonces, es que ese contrato firmado con Odebrecht generó una inmensa critica por los otros oferentes que consideraron que hubo siete motivos por los que la adjudicación fue irregular; entre ellas por la crítica situación financiera en la que se hallaba la constructora brasileña esos días.

La verdadera joya del video es, sin duda, la intervención de Fernando Alvarado quien a la sazón se desempeñaba como secretario de Comunicación. Aparece diciendo algo insólito que hace de esta sabatina una auténtica pieza documental en el caso Odebrecht: «en mi experiencia, esta práctica de mentir sobre grandes empresas afectando su reputación es para ponerla contra las cuerdas y así obtener publicidad de ellas». ¿Qué experiencia pudo haber tenido Alvarado para decir que los medios critican a las empresas para obligarlas a pautar publicidad en ellas? La afirmación es sin duda chocante, no solo por la acusación, sin pruebas, que estaba haciendo en contra del diario, sino y sobre todo por afirmar que él conoce personalmente esa forma irregular y corrupta de informar sobre grandes empresas.

En resumen, al segmento de la sabatina dedicado a La Hora y Odebrecht fue presentado como una crítica al diario pero el tono y el argumento era claramente defensivo. Que nadie vaya a pensar que en el regreso de Odebrecht hubo corrupción y que a nadie se le ocurra publicar otra investigación sobre el regreso de la empresa: ese parece ser el argumento central de la intervención de Correa, Glas y Alvarado durante aquella sabatina. Pero claro, a esas conclusiones solo se puede llegar a la luz de todo lo que se sabe, cuatro años más tarde, sobre el paso de Odebrecht por el país.

28 Comments

  1. No se DEBE servir a dos Amos, pero al parecer SI se pudo, como podemos constatar, al Contralor Subrogante, Pablo Celi, pletórico de emoción y celebrando las «babosadas» típicas de su Mashi. Sino compruébelo en el video del enlace ciudadano 286 en Alangasi, cuando transcurrían 3h06m50s. No nos dirá que le ofrecieron también sanduche y por ello tan sólo estuvo allí para disfrutar de la ofensiva desatada contra diario La Hora, durante más de 3 largas y tediosas horas, de tratar de justificar las deshonestidades y atracos y latrocinios y corrupciones de Odebrecht, que contaron con la presencia fiel de tan insigne personaje, ahora promotor de un Tribunal de Cuentas. Que indigno y que mal ejemplo para sus hijos y descendientes, servir a Dios y al Demonio.
    OJO presidente Moreno de quienes están en torno suyo o pretenden cercarlo.

  2. Alvarado tenía razón… por la experiencia del accionar de su gobierno.. fueron ellos quienes, al expulsar a esa empresa, la pusieron bajo las cuerdas para que les dieran sobornos. Una de las practicas comunes del anterior gobierno es acusar a otros de sus pecados

  3. No se que es peor, el haber tenido un mal economista como Presidente, el ver el cinismo en su esencia más pura, semana a semana o el tener un maestro de la mentira como jefe de estado

  4. bueno los tres no cree q la verdad sale siempre a la luz (solo tiene verguenza estar escondida) perontarde o temprano sale la verdad, aunque dane a teceros; son danos secundarios.

Responder

Your email address will not be published.