//

Correa quiere imponer a Moreno a punta de odio

lectura de 18 minutos

Rafael Correa llegó a su enlace 518 con una urgencia por cumplir: legitimar los resultados del Consejo Nacional Electoral, que dieron como vencedor a Lenín Moreno, y deslegitimar las protestas sociales que se han desatado porque un buen segmento de la población no cree en ellos.

La desesperada necesidad de Correa por cumplir con ese objetivo fue evidente y se explica en que ni él ni sus compañeros están seguros de la legitimidad de la victoria de Moreno y en que en el Gobierno están muy preocupados por las protestas.

Para cumplir con la primera parte de su cometido; es decir para legitimar y dar credibilidad a los resultados, Correa hizo básicamente lo siguiente: exhibir los reconocimientos internacionales al triunfo de Moreno, descalificar las denuncias que la oposición ha hecho sobre un posible fraude electoral y, sobre todo, atacar y amenazar con brutal violencia a al menos tres actores que fueron visibles en las elecciones y cuyos trabajos ese día sembraron las dudas sobre las cifras del CNE. Estos tres actores: son la prensa, la encuestadora Cedatos y la organización Participación Ciudadana, que hizo un conteo rápido que dio un empate técnico entre Moreno y Guillermo Lasso.

Para la segunda parte de su propósito; es decir para deslegitimar las protestas y a los protestantes, Correa lanzó lo que, con seguridad, ha sido el discurso de odio social más violento y agresivo, lanzado desde el Estado, de la historia del Ecuador. Será muy difícil, para cualquier historiador, encontrar en el pasado a un mandatario o funcionario que haya sido capaz de articular un discurso tan cargado de rencor social, e incluso racial, en contra de los grupos que se han volcado a las protestas, como éste que lanzó Correa desde la población montuvia de Palenque, en la provincia del Guayas.

Pero vamos por partes. Primero estuvo el desesperado intento por imponer credibilidad en los resultados del CNE, organismo del que incluso parecía ser su titular por la vehemencia y convicción con que lo defendió. 

Correa atacó con furia desbordada todo aquello que el 2 de abril pudo haber puesto en tela de duda a los resultados del organismo electoral. Y para eso no ahorró calificativos ni insultos. Y ahí cayó Cedatos. Aunque no justificó ni se refirió al violento operativo de allanamiento en contra de esa empresa encuestadora,  a Correa le quedó corto el vocabulario para tratar de echar por tierra el prestigio de esa empresa. La trató de deshonesta, corrupta y hasta mafiosa por haber hecho un exit poll, o encuesta a boca de urna, en la que Lasso aparecía ganador de las elecciones.  Correa dijo que Cedatos había cometido un crimen a la fe pública por mentir con sus resultados y sostuvo que esa empresa se había complotado con la prensa y con la banca para fraguar un fraude y que, por eso, deberá rendir cuentas ante la justicia. Parecía que todo el odio del mundo se hubiese juntado en su humanidad.

Ese no fue el único ataque ni el único lanzado con brutal inquina. Correa lanzó otro igual de violento y agresivo en contra de Participación Ciudadana, la organización que hizo un conteo rápido que daba un empate técnico entre los dos candidatos. A la directora de Participación Ciudadana, Ruth Hidalgo, llegó a responsabilizarla de cualquier desgracia que se pueda producir en las jornadas de protesta. Lo que ocurra en las calles es responsabilidad de ella, dijo, e incluso mencionó que ya había habido un muerto a consecuencia de las protestas.

Colérico, al punto que le temblaban los labios y se le escurría el sudor por la cara sin que se lo enjuague, Correa aseguró que Participación Ciudadana debía haber dicho el día de las elecciones que Lenín Moreno las había ganado ya que, según él, el argumento de esa organización, que había habido un empate técnico, no era admisible puesto que la diferencia estaba por encima del margen de error.  «Ruth Hidalgo permitió todo lo que está ocurriendo en la calle. Sobre ella recaerá toda responsabilidad civil, penal y de cualquier índole», dijo con el rostro desencajado.

Era evidente, en ese momento, que los resultados que Participación Ciudadana anunció tenían trastornado de furia a Correa. Para cualquier observador independiente, que un Presidente haga una defensa así de destemplada de los resultados oficiales y, al mismo tiempo, formule un ataque tan emocional a quienes tienen otras cifras, puede generar inmensas sospechosas. ¿Si tan confiado está en la transparencia y legitimidad de los resultados anunciados por el CNE e a qué venía tanta diatriba, insultos y amenazas?

En ese contexto arremetió con la misma inquina contra los medios de comunicación y los periodistas. Como «cloacas con antenas» calificó a los canales de televisión que basaron su cubrimiento de los resultados de las elecciones con la encuesta a boca de urna de Cedatos y que no usaron las que daban el triunfo a Lenín Moreno. Y dentro de ese ataque, quizá Ecuavisa fue la que llevó la peor parte.  «Ecuavisa es deshonesta», es un canal «comercial que se basa en una encuesta deshonesta», sostuvo casi gritando y afirmó que, como otros canales, entre esos Teleamazonas y Canal Uno, recibieron dinero de la derecha para proclamar como presidente electo a alguien que no había ganado en las urnas. Según Correa, Ecuavisa y periodistas suyos como Alfonso Espinosa de los Monteros, Estéfani Espín y Alfredo Pinargote son deshonestos y se inventaron fuentes. De «sinvergüenza» tildó a Alfonso Espinosa de los Monteros y lo acusó de estar involucrado en política. En una abismal demostración de sed de venganza dijo que a Espinosa de los Monteros debe ser sancionado con la ley y que si no hay ley para ese caso para eso habrá que crearla.

Todos: banca, prensa, Cedatos y Participación Ciudadana se habían complotado para evitar que Lenín Moreno gane y eso debe ser sancionado por la historia y por la ley, según Correa.

La violencia y la intensidad con la que insultó a Ecuavisa y a sus periodistas parecía llevar también una amenaza implícita. Ecuavisa deberá «responder ante la historia y seguramente ante la justicia» exclamó en lo que parecía ser una orden a sus jueces para que le impongan a esa empresa alguna sanción. ¿Quitarle la concesión? ¿Imponerle una multa descomunal? De las muchas veces que se ha visto a Correa despotricar e insultar a la prensa, en muy pocas ocasiones se lo había notado con tanta agresividad. Lucía descompuesto y poseído por una violencia que lo dominaba por dentro.  «A defender la institucionalidad», llegó a decir como si los medios de comunicación hubieran atentado contra las instituciones.

Pero en su evidente desesperación por dar credibilidad a los datos del CNE, Correa no se limitó a atacar y criminalizar a Cedatos, Participación Ciudadana y a los medios que no basaron su trabajo con el exit poll del Gobierno. También insistió mucho con el tema de las felicitaciones que Lenín Moreno ha recibido de presidentes y líderes internacionales. Especial mención hizo al mensaje enviado por el secretario general de la OEA, Luis Almagro y por el presidente argentino Mauricio Macri. En esa línea, insistió en que no había cómo dudar de los resultados si tantos observadores internacionales han garantizado la transparencia de las elecciones. Sudoroso e hiper ventilado, Correa evidenciaba que estaba desesperado por convencer, o quizá hasta convencerse a sí mismo, de que los resultados eran legítimos y de que no ha habido fraude. 

Incluso le dedicó tiempo al tema de la misión electoral de la Unión Europea a la que se le impidió venir a monitorear las elecciones. Para justificar la inasistencia de esa misión, echó mano de argumentos patrioteros. Para Correa, era inadmisible que esa misión trabaje en el Ecuador por un tema de reciprocidad. Si Ecuador no observa las elecciones en Europa, los europeos no tienen derecho a observar las elecciones en Ecuador, argumentó para luego volver al tema de los periodistas y decir, sin mencionar nombres, que los que habían dicho que esa es la única misión que hace una observación integral y fiable de un proceso electoral están entregados a sus «patrones europeos».

Mientras Correa arremetía contra los medios por haber publicado una exit poll que no coincidía con los datos del CNE, cientos de usuarios en redes sociales posteaban en sus cuentas referencias a las veces que los medios del Gobierno han publicado encuestas a boca de urna con datos que resultaron errados.

Correa también dijo que no había habido un «apagón» informático en el CNE, como ha dicho la campaña de Lasso. Según él, lo único que ocurrió fue que la página web donde se veían los resultados se cayó por un complot de la derecha y la banca que usó a hackers desde EEUU. No presentó pruebas, claro. Además dijo que el llamado archivo plano del CNE nunca registró que Lasso hubiera estado en algún momento ganando y desafió a la prensa a que publique eso en las primeras planas.

Una vez terminado su destemplado esfuerzo por legitimar los resultados del CNE vino su esfuerzo, igual de exasperado y violento como el primero, por quitarle legitimidad a las protestas. Para ello, Correa hizo lo más básico: sostener que una persona que pertenece a la clase media pudiente que, según él, es la que ha salido a las calles, no tiene credenciales para protestar y exigir derechos. La tesis expuesta por Correa fue que los ricos, al contrario de los pobres, son personas de malos sentimientos y sin sentido de país. No conocen el Ecuador, no envían a sus hijos a colegios públicos, no van a hospitales públicos, nunca han estado en Palenque y conocen como la palma de sus manos Miami, ciudad en la que dijo nunca ha estado. “Eso no lo va a entender la oligarquía, no conoce un hospital público, no conoce una escuela pública, no conoce Palenque, no conoce Mocache, no conoce Los Ríos, conoce Bayside en Miami Beach, por eso seguirán siendo derrotados. Perdónenme si me equivoqué porque yo no conozco Miami, no sé si Bayside queda en Miami Beach”.

Correa sostuvo que si en algo fracasó durante su mandato fue no haber logrado cambiar la mentalidad de los hijos de la oligarquía ecuatoriana. «En 10 años debí cambiar la mentalidad de los hijos de la oligarquía pero es una lástima, no lo hice», sostuvo y advirtió que él va a señalar a los adversarios del pueblo, de la revolución ciudadana. “No aceptan su derrota porque en su club todo el mundo nos odia y creen que el país empieza y termina en sus clubes de lujo, en sus barrios de lujo, en sus colegios de lujo, en sus universidades politiqueras de lujo. Que entiendan que aquí está el Ecuador profundo, las grandes mayorías, el pueblo ecuatoriano que siempre ha estado con la revolución ciudadana, que siempre hemos sido más, muchísimos más compañeros”.

Su afán por insultar y denigrar a quienes protestan no quedó ahí e incluso aludió a ese término cargado de racismo de las «coloraditas» que se le oponen. «Hasta con rezos, por ahí hay esas peluconas arrodilladas invocando al Señor para ver si hace el milagrito de inventarle unos cuantos votos. Así no se gana en democracia, se gana en las urnas, en las urnas venció el pueblo ecuatoriano, venció la revolución ciudadana” exclamó para luego asimismo en tono exaltado agregar que “yo ya me voy, qué bueno que venga Lenín. Él tiene otro estilo, pero aquí los pájaros disparan contra las escopetas, resulta que nosotros somos los que dividimos al país, cuando nosotros incluso podríamos reclamar la primera vuelta porque estamos seguros (de) que nos falló el control electoral y que ganamos en una sola vuelta, pero dijimos vamos a la segunda vuelta, cuando perdimos ciertas alcaldías el 2014, las perdimos».

Para dar fuerza a su brutal alegato contra las clase media que ha salido a protestar desde el 2 de abril, Correa proyectó un video que circuló un día antes de la segunda vuelta en el que se ve a un grupo de partidarios de CREO golpear a un anciano indigente que viste con con el verdeflex de Alianza País. Aunque es difícil y casi imposible creer en la veracidad del video, pues salta a la vista que se trata de una burda y mal hecha dramatización, la línea argumental del mismo le dio para vomitar más odio y revancha social. “Miremos un video donde los corifeos de la derecha, Martín Pallares, dijeron que era forjado, no es forjado. De hecho veamos si congelamos la imagen y alguien puede identificar al protagonista. Un ‘aniñadito’ de CREO, porque esto es delito de odio incluso, como rompiendo el silencio electoral el sábado anterior a las elecciones dos camionetas sin placas de CREO están haciendo campaña, un mayor discapacitado con un bastón, delante de niños, les dice aquí no van a sacar ningún voto, se baja este ‘peluconcito’ con su prepotencia. Esa es la mentalidad de nuestra élite”, dijo casi respirar.

El tema del estadio Atahualpa donde poco antes de las elecciones miles de personas afectas al gobierno y aparentemente invitadas por éste abuchearon y agredieron a Guillermo Lasso no podía faltar en el menú de insultos. “Se dan cuenta esto es contra lo que hemos tenido que luchar durante estos diez años, lo que dice ese joven burgués, retrata de cuerpo entero nuestra burguesía. No estoy exagerando, no es solo la burguesía ecuatoriana, es la latinoamericana, lo peor que tiene América Latina son sus élites». Además sostuvo que “por enésima vez, la peluconería quiteña, los de luto, como ya no tienen sus corridas de toros, como ya no tienen violencia, van a generar violencia política en los estadios, tergiversando un espectáculo deportivo, familiar. Recuerden todo lo que hemos tenido que aguantar”.

Correa, ventajosamente, es un mentiroso que hace muy mal su trabajo. Cuando miente deja ciertos cabos sueltos que permiten saber qué pasa por su mente. En el tema del Estadio dejó en evidencia que lo que más lo molesta es que le griten !Fuera Correa Fuera¡ Por eso hizo tanto énfasis en su afirmación de que en algún otro partido de la Selección, en el que su hijo había estado presente, la gente gritó !Fuera Correa Fuera¡ Eso, para él, es inaceptable y con su versión de este episodio quedó muy en claro que lo que ocurrió en el Atahualpa fue un inmenso operativo pagado por el Estado para que nadie gritara en su contra.

La sabatina desde Palenque fue la demostración de que Correa tuvo que invertir todo el odio del que es capaz para imponer en la opinión la legitimidad de Lenín Moreno. Eso solo tiene una explicación: se llama inseguridad en esa legitimidad.

44 Comments

  1. La radiografía de la vida pública de este sujeto revela el cancer de odio y división de clases que ha podrido sus mismas entrañas. La última verborrea violenta de Palenque confirma, hígado agrandado por iracundas cadenas de mentiras, mente con alta concentración de neuronas enfermas de fanatismo ideológico, corazón sin alimentación de flujo sanguíneo renovado y manos carbonizadas por la corrupcion. La putrefaccion que lo consume a este pobre hombre deja un ambiente maloliente irresistible de tolerar para personas con asepsia de hombres de bien. En su camino a desaparecer da gritos de desesperacion de doble moral elevado a la quinta potencia que no tiene eco a pesar de los esfuerzos masivos de asistencia y sumisión que hace la red indecorosa de medios de comunicación del Estado por tratar de imponerlo como el modelo a seguir por parte de su recomendado el inepto licenciado y presidente electo de marras. Su enfermedad maligna lo está acabando poco a poco. Es un paria desahuciado que desde su lecho de oscuras rabietas pretende continuar manipulando valores y principios superiores del pueblo ecuatoriano que hoy lo rechaza sin importe de su destino final. Los cables que lo mantienen con vida artificial pronto serán desconectados por el mandante para que este espertento rinda cuentas de 10 años de jefatura de la mafia corruptora enquistada en el poder, pague sus culpas encerrado en las mazmorras de sus carceles modernas y finalmente pase , si es que sale vivo , a gozar del olvido y desprecio colectivo. Muy merecido lo tiene.

  2. VOLVAMOS A LEER O VER EL VIDEO, LA CARTA DE FIDEL CASTRO ENVIADA A HUGO CHÁVEZ, TODAS LAS RECOMENDACIONES QUE LE DA, Y COMPRENDEREMOS EL PORQUE DE SUS ACTIDUDES, COMPORTAMIENTOS EMOCIONALES, ESTRATEGIAS APLICADAS ASI ENTENDEREMOS TODO….YO SOLICITARIA QUE LOS ENTENDIDOS EN LAS ACCIONES POLÍTICAS, LO DESCRIBAN EN CORRECTO ANÁLISIS, NOS AYUDARÍAN MUCHO PARA COMPRENDER A ESTOS REVOLUCIONARIOS DEL SIGLO XXI. POR FAVOR QUE ALGUIEN LO HAGA.

  3. Sr. Pallares, aprecio su capacidad de análisis y concuerdo con el mismo. Envié un comentario ayer que no aparece.
    Escuchando la sabatina 518, entre las tantas cosas dichas que me parecen espeluznantes, está la de lamentar no haber podido cambiar la mentalidad a los jóvenes de las élites… Me parece una afirmación simplemente fascista. Una democracia es una sistema de normas y reglas para la convivencia libre y justa de una colectividad. Una tal afirmación bordea casi el fundamentalismo político.

  4. ESE CORREA ES UN LOCO AMARGADO, PORQUE YA SE LE ACABA LA FIESTITA DE GOCES, HOMBRE ESTÚPIDO Y PREPOTENTE QUE SE CREE EL INVENCIBLE….POBRE DESGRACIADO, PRONTO DESPERTARÁ DEL SUEÑO DE REYES EN EL QUE CREE SE METIÓ….. MENOS MAL YA SE VA …fuera corre fuera….fuera corre fuera …fuera correa fuera!!! ya no te queremos más en Ecuador, lárgate y llévate a tus ladrones y a tu gentuza…..

  5. De donde saca tantas fuerzas y energía para insultar y destilar odio en contra de la mayoría de Ecuatorianos. Algo sin presedentes en la historia del.Ecuador. basta sr. Presidente. No se envene ni trate a envenenar al pueblo que algún día.lo eligió por que creyó en sus ideales. Pero ahora ya se cansó. Estos 43 días que le restan en su mandato que quisiéramos que pasen volando van a ser los dias más largos de la vida para el 60% de Ecuatorianos 53% que votamos por el cambio y el 7% que anuló.el voto, por todo lo que nos espera vivir durante este tiempo

  6. Para nada me sorprende el nivel de agresividad del «Jefe de todos los Jefes», muy bien descrita por Martím Pallares. Durante estos diez años, el rostro desencajado, la sonrisa burlona, la intemperancia, el odio y el irrespeto, han sido una constante en el Presidente. Se cree dueño de la verdad, y se otorga a si mismo la potestad de cambiar la mentalidad no solo de los ecuatorianos, sino de otros países. Fustiga a los padres que han educado a sus hijos en colegios privados, pero es tan incoherente que olvida donde lo hicieron y lo hacen los suyos. Solamente en los regímenes totalitarios, como los fascistas y comunistas, los caudillos pretenden adoctrinar a sus pueblos y cambiarles la mentalidad. Su inmensa vanidad y egolatría le impiden aceptar las voces opositoras, y por ello le enfurece el grito ¡fuera Correa, fuera!, así como cualquier expresión de descontento, y en más de una ocasión ha perdido los estribos y ha amenazado con utilizar sus puños en contra de sus adversarios. ¡Qué lejos está de ser un verdadero estadista!.

  7. Lamentablemente la libertad de expresión está diseñada por éste prepotente, pendenciero capataz, como tiene el poder a costa de embauques al pueblo, su verborrea insidiosa, patanezca, quiere descollar su miserable megalomanía, odios, mal querencia social fulera. Hace unos días visite Quito, y por trámites pasé por la construcción del edificio «plataforma administrativa» del norte, entiendo que en el sur se construye otra, costos estimados 400 millones usd., un edificio más feo, diseño arrogante, llenos de fierros y vidrios que albergarán 8 mil o más burócratas…que desfachatez, despilfarro inmisericorde de recursos, cuando los pobres visitarán edificios botaretes? se juega con la humildad, la decencia y dignidad social, para qué? satisfacer egolatría personal, el pueblo debió parar éste insultó a la conciencia. No hay sindéresis en sus contradicciones, que pobreza de ideales a imponernos a patadas. Nunca lo permitiremos los hombres y sociedad libre. Fuera Correa insensato.

  8. Reitero mi criterio en el sentido que Correa cree a pie juntillas que el Ecuador es de «su» propiedad y que antes de entregar la administración a un ajeno, a un banquero o a un derechista, prefiere la muerte.
    El país está totalmente polarizado y dividido, con partidarios de uno y de otro llenos el alma de intenso odio, producto de la vanidad y megalomanía de este demente.
    Jamás, ni siquiera en el siglo pasado, donde la pasión política se desbordada por la ambición de poder; con golpes militares y políticos como el pan de cada día, había pasado nada igual.
    La venganza enfermiza de este termocefalo no tiene limites; ya cayó Cedatos; la presidenta de Participación Ciudadana ha recibido amenazas de muerte y tenga por seguro Martín que esta semana le toca el turno a Ecuavisa, Teleamzonas y Canal Uno y si la locura le llega al paroxismo, le declara la guerra al Imperio.
    El Ecuador camina hacia un grave enfrentamiento con impredecibles consecuencias tal como sucede en el pais de los amores de este individuo.
    Si esta tan seguro que ganó la presidencia su súbdito, porque no ordena (como siempre lo ha hecho) al CNE para que realice el conteo de votos que solicita la oposición? Si esta más que seguro que no hubo fraude, no tiene nada que temer e inclusive los opositores y la gente que protesta en las calles (así sean pelucones como perversamente asevera) le daría un largo aplauso, algo que jamás logró a no ser de sus habitues de las sabatinas y su gabinete, pero no, no quiere eso porque su personalidad es la de un incendiario, y lo ha demostrado a lo largo de esta década perdida.
    Esperemos que la sangre no llegue al río y las cosas se encaucen por el camino de la paz, caso contrario EL y sólo el, será el único responsable de lo que pueda pasar.

  9. Este sujeto es un desquiciado ENFERMO MENTAL, embriagado de poder y cegado por una densa nube negra llena de CORRUPCION y de ODIO que JAMAS le permitirá darse cuenta del gigantesco y macabro sufrimiento que su IRRESPONSABLE accionar causa a millones de personas ingenuas y buenas que nunca le han causado ningún mal sino que más bien confiaron ciegamente en sus engaños y mentiras.

    En su alocado y desesperado sainete sabatino el megalómano SUDABA COMO CERDO que es (con el permiso y mis altos respetos por el animalito) vomitando sin control cualquier cantidad de basura apestosa y podrida; ya es hora de que se lo baje del pedestal desde donde nos mira a todos hacia abajo, para mandarlo directamente a la cárcel que con toda seguridad lo hará sentirse como en su casa, pero desde ahí lo obligaremos a responder por todos los crímenes cometidos abusando del poder concedido por una mayoría atontada con el verbo diabólico utilizado por este sujeto para engañarnos .

    Ecuatorianos tenemos que seguir defendiendo nuestra DIGNIDAD, nuestro PAIS, el futuro de nuestras FAMILIAS, no podemos bajar la guardia ni tampoco permitir que una verdadera GAVILLA DE LADRONES SINVERGUENZAS continúen gobernando nuestro lindo ECUADOR.

    Somos MILLONES queriendo defender nuestra LIBERTAD, nuestros DERECHOS y nuestra DEMOCRACIA, no vamos a permitir que esa MINORÍA CORRUcTA imponga de nuevo su poder sobre nosotros, el miedo se ha convertido en orgullo, garra y arrojo para defender lo nuestro.

    VIVA EL ECUADOR LIBRE – FUERA LOS CORRUPTOS CARAJO!!!

  10. Da esperanza su valentía. Concuerdo con usted en que el sábado se hizo evidente la «Década ganada» en división, odio, intolerancia,corrupción y prepotencia.

  11. Vi la Sabatina el sábado y me dejó un terrible sabor de odio, las ganas de no volver a ver ni oir una noticia, ni un comentario, ni nada. Este señor Correa nos roba el tiempo que vivido de otra manera siempre puede ser más saludable así sea durmiendo. Pienso que cada vez profundiza más las diferencias que en estos diez años se han ahondado. El Ecuador somos todas estas diferencias que queremos prosperar y vivir en paz con seguridad, sin corrupción. ¿Por qué habla de colegios de élite si en estos diez años se encargó de «unificar» el pénsum? Todos los que somos profesores sabemos cómo ha sido el esfuerzo de llenar registros y tonterías que nunca lograron dicha unidad del pensamiento, porque simplemente ésta se da de otras mil maneras, con nutrición, estabilidad laboral para los padres, creatividad, amor a la enseñanza; no llenando registros. ¿Por qué hace diferencias entre quienes van a colegios privados o públicos?, ¿acaso sus hijos no estudiaron en La Condamine?, ¿por qué no estudiaron en colegios públicos? ¿Por qué no se operó su rodilla en el Ecuador y se lo hizo en Cuba? ¿Por qué festejan y celebran sus reuniones en los grandes hoteles donde lo hacen los empresarios «capitalistas»? ¿Por qué ese odio a los «banqueros» si todos tenemos el dinero en los bancos? ¿Por qué se transportan en carrazos con choferes y guardespaldas en vez de utilizar el transporte público? Soy una simple ciudadana que escucho lo que dice el Presidente y veo que sus acciones no guardan coherencia.

Responder

Your email address will not be published.