//

El asaltante del IESS se lava las manos

lectura de 7 minutos

Richard Espinosa sigue los pasos de Jorge Glas: compite con él en una empresa desesperada por inventarse coartadas para negar responsabilidades políticas, administrativas y penales en su gestión en el gobierno de Rafael Correa.

Espinosa negó desde 2015 la deuda del Estado con el IESS: en esto siguió a la letra el discurso de Rafael Correa. Ahora, que la Contraloría ratifica que el Estado debe $2.878 millones al IESS, él recuerda mal haber negado esa deuda. Y trata de lavarse las manos. No dice que cerró los ojos cuando desapareció la deuda: dice que no envió el balance consolidado del IESS a la Superintendencia de Bancos y que estaba esperando el dictamen de la Contraloría para determinar si esa deuda existía. En claro, la desaparición de la deuda en los estados financieros del IESS, no son de su responsabilidad. Ni siquiera se da por enterado de lo que hicieron sus subalternos en el IESS.

Ahora que la Contraloría dice que incumplió reglamentos y responsabilidades y que los afiliados piden su cabeza, Espinosa quiere escurrir el bulto. Y empezó por lanzar puñadas de polvo de hadas ante las cámaras. En una entrevista con Janet Hinostroza mostró recortes de prensa para probar que él, presidente del Consejo Directivo del IESS, pidió a la Contraloría, en noviembre pasado, dirimir en este caso para saber si existía dicha deuda. Carlos Polit, hombre del correísmo, era el contralor. Los recortes que exhibió son de los primeros días de febrero pasado. No es una casualidad. El 31 de enero, 4Pelagatos había revelado que el IESS borró, de los estados financieros del sistema, $2528 millones. En agosto aparecía esa suma en la cuenta contable “deuda del gobierno”; en septiembre desapareció por disposición del Director Nacional de Gestión Financiera. Ante el escándalo, Espinosa hizo esas declaraciones que ahora muestra pensando que eso lo exime de explicar por qué no se opuso a borrar esa deuda y por qué el IESS, bajo su dirección, ejecutó ese asalto sin esperar a que la Contraloría zanjara el caso.

Espinosa no solo niega lo que dijo. Niega lo que hizo y dejó hacer durante ese largo proceso que culminó en la eliminación del balance de comprobación de esos $2528 millones que, con los meses, aumentó hasta $2.878 millones. Ahora mezcla las pistas y declara, como si no hubiera sido autor, cómplice o encubridor –o las tres a la vez– del asalto al IESS, que esa institución no perdió ni un dólar. ¿Qué dice? Que la Contraloría reveló cuentas que nadie esperaba. Y se centra en $910 millones (parte de la deuda total, $2878 millones) que él atribuye absurdamente a empleadores, afiliados y al Estado.

Sorpresa fingida de Espinosa: no dice que esos $910 millones son facturas de las enfermedades catastróficas y que, en ese punto, la Ley de la Seguridad Social prevé la creación de un fondo solidario “financiado con el aporte obligatorio de los afiliados y empleadores y contribución obligatoria del Estado”. No dice que, precisamente por no existir ese fondo solidario, Rafael Correa, en el Decreto Ejecutivo 543, del 15 de enero de 2015, estableció que los enfermos sean atendidos “en los términos establecidos por las regulaciones expedidas” por el Ministerio de Salud.

Es decir, esos $910 millones hacen parte, según el decreto de Correa, de la deuda del Estado que ha venido siendo contabilizada en los estados financieros del IESS. ¿Cómo puede decir Espinosa que no la conocía? ¿Cómo puede decir que era incuantificable y que no había registros? La conocía tanto que supo cuánto exactamente borraron sus funcionarios y dónde la borraron: en la cuenta contable “deuda del gobierno”. La conocía tanto que se unió a la campaña política de Correa para negarla. La conocía tanto que se guareció tras la ausencia de un reglamento para justificar la negativa por parte de Correa a pagarla.

Su movida es torpe, disparatada. Espinosa sabe que un proyecto de Reglamento a la Ley de Seguridad Social fue enviada el 4 de febrero de 2009 a Rafael Correa y que este, en vez de procesar su aprobación, lo puso a dormir en algún cajón de Carondelet. Sabe que la ausencia de ese reglamento no exime al IESS de dar esas prestaciones y al Estado de asumirlas financieramente porque así lo manda claramente la Ley de Seguridad Social y la Constitución. Sabe que él y sus funcionarios no consideraron en los presupuestos del IESS, de 2016 y de 2017, las contribuciones del Estado para atenciones médicas en salud. En esa casilla figura un contundente cero. Y esas resoluciones (la 507 en 2016 y la 545 en 2017) las firmó el Consejo Directivo del cual él es el presidente.

Espinosa en su operativo mediático para lavarse las manos, ahora juega a ser un desinformado sorprendido por la Contraloría. ¿Cómo habrá hecho –se pregunta– para calcular la deuda si no hay registros desde el 2001? Quizá hicieron –dice– una proyección. Y por supuesto que miente adrede. Primero porque hay un sistema de facturación en el IESS desde 2008. Y la deuda del Estado con el IESS figura en convenios y en los estados contable del IESS. Es verdad que no hay registro del 2001 al 2008 porque las unidades médicas no tenían ese sistema de facturación contable. Sin embargo, la Subdirección de Control Presupuestario del Seguro de Salud hizo un registro contable consolidado basado en las estadísticas. Espinosa debe saber que el monto calculado en esa época sumó 208 millones de dólares por atención médica a jubilados.

En otras palabras: del monto total de la deuda con el IESS que ratificó la Contraloría, el Estado pudiera alegar que no hay convenio alguno en el cual figuran esos 208 millones. Del resto, $2670 millones, hay registros y hay convenios. Y el nuevo contralor, Pablo Celi, acaba de decir que es toda la deuda, es decir la contabilizada desde el 2001, que debe ser pagada por el Estado.

Espinosa ahora va a los medios a reponer la verdad. Eso dice. La verdad es sencilla: él y sus principales funcionarios cometieron un asalto de casi $2.878 millones al IESS, y la Contraloría los pescó. Y en vez de irse para enfrentar las consecuencias, ahora Espinosa da clases de ética pública. Como Glas.

43 Comments

  1. De acuerdo en las apreciaciones y referencias constitucionales y legales, que funcionarios siniestros y sin ningún pudor actuan, irresponsablemente incumplen, mas parece ser que en vez de proteger, salvaguardar, sostener los servicios y prestaciones de seguridad social, la resquebrajan dejando maltrecho a sus afiliados y sin fondos. Politiqueros insensatos y sin sindéresis no velan por los fondos ajenos, sino sus propios intereses, no cumplen y abusivos con los fondos que ellos mismos juran defender con muletillas”el ser humano sobre el capital”, se contradicen y sacan a relucir sus miserables maniobras. Funcionario que no cumple a cabalidad obligaciones en manifiesta irresponsabilidad en asamblea general de afiliados debe ser destituido…(asi como en todas las instituciones públicas) ya estamos cansados de tanto atropello e impunidad, el pueblo unido es más fuerte que cualquier corrupto tras el poder y que este lo teme cuando actua.Votemos por sacar fuera a este siniestro funcionario con las manos en la masa y flagrante irresponsable.

  2. El artículo es muy bueno, como informativo acerca del IESS y la deuda que tiene el Estado con tal instituto además de comentar acerca de los miles de dólares robados, también se revela las malas acciones o actos que cometen los altos funcionarios en contra de su país lo que conlleva a que el Ecuador se encuentre en un caos político; por otro punto la manera en el que el Sr. Espinosa trata de defenderse para eliminar sus faltas resulta muy peculiar para la ciudadanía y demasiado farsante para algunos debido a que incumple la ley y trata de ser listo para deshacerse de los problemas y las deudas en vez de enfrentarlos y acabar con la corrupción; por el momento el IESS continua en lucha con el estado para recuperar lo que es de ellos y brindar el buen servicio a la ciudadanía ecuatoriana.

  3. Cuando deje el puesto en el IESS, Espinosa debería poner un circo junto con otros “magos” verdeflex para demostrar al publico como hacer desaparecer $ 2.800 millones sin llevar un camión para cargar el dinero, recibir un millón de dólares por hacer consultorías en el wc, poner de cajeros a los tíos para guardar 13 millones de dólares mal habidos o declararse santo con la anuencia de la Asamblea Nacional.
    Este individuo le está buscando mangas al chaleco (dicho mexicano); si no fuera tan burda su explicación de este atraco, sería risible su actitud, pero nosotros no queremos un payaso que nos haga reir, queremos que renuncie y se someta a la justicia como debería proceder un político caballeroso y consiente de sus errores, pero claro, Epinosa no es ni lo uno ni lo otro, sólo es un delincuente disfrazado de político, como el delincuente que le ordenó cometer ese atraco y que por allí anda tan campante, bueno no tan campante, el pueblo decente y honesto no lo deja ni siquiera compartir su mesa y lo echan de los restaurantes.

  4. Este señor funcionario publico del IESS ha cometido el delito y se ha enriquecido con el dinero de el pueblo ecuatoriano, cuando ellos deberían ser quienes velen por la seguridad social de la gente que hace sus aportaciones y no haciendo mal uso de los activos del Estado.

  5. El IESS se pronunció al respecto y sostiene que el Fondo de Pensiones está financiado hasta el año 2026, período en el que se tomarán medidas para que el mismo pueda ser sostenible en el tiempo.

    Debido a la incertidumbre respecto al futuro financiero del IESS, se recomienda efectuar estudios actuariales y financieros actualizados e independientes que analicen la realidad de las características demográficas, económicas y sociales de los participantes del sistema, con el objetivo de identificar las falencias actuales y adoptar medidas correctivas que permitan el fortalecimiento de los fondos administrados de esta Institución.

  6. Ya que Espinosa solo niega todo lo que hizo lo que yo pienso es que deberían hacer mas investigaciones sobre la deuda del gobierno con el IESS ya que muchos jubilados por el mismo hecho de que ya no trabajan , la pensión jubilar es su único sustento y es algo injusto que por el señor Espinosa a muchas personas de la tercera edad les bajen la pensión y por ultimo hasta se la quitan

  7. Espinosa debería poner un circo junto con otros “magos” verdeflex para demostrar al publico como hacer desaparecer $ 2.800 millones sin llevar un camión para cargar el dinero, recibir un millón de dólares por hacer consultorías en el wc, poner de cajeros a los tíos para guardar 13 millones de dólares mal habidos o declararse santo con la anuencia de la Asamblea Nacional.
    Se debera dar explicacion de todo los fondos y a donde fueron destinados tanto como labor social y de la misma manera solicitar informes de un buen uso, cobrar cada una de las dedads q se tiene.

  8. Es coautor del robo al IESS, según él con las manos limpias sigue a la cabeza del IESS. Utilizar los fondos del pueblo para el correismo, decir que no hay deuda y ahora contradecirse que si existe deuda, la justicia ecuatoriana te hará declarar sobre dicha deuda, todo este show es solo para usar las leyes a su conveniencia y enriquecerse a las costillas del pueblo.

  9. seria importante que investiguen los proveedores a dedo que son contratados por las empresas contratadas por regimen especial para todos los hospitales, proveedores de los cuales el sr RE tiene relación, adoquines y demas materiales ( DE CONCRETO)

  10. Lo cierto es que el caballero, no es más que un títere grotesco del “rafaelismo”. Quebró al IESS por lo que dos generaciones corren peligro de no tener seguridad social y para colmo, se inventaron cosas como la “Ley que regula a las empresas de medicina prepagada y seguros que ofrecen planes de asistencia médica”, para que aunque no lo crean, sea el sector privado el que pague las cuentas médicas que el IESS está en obligación de cubrir.

    Sin saberlo y de pasada, estos sapos van a quebrar a los seguros privados, todo para encubrir 10 años de una pésima administración estatal y de usar al IESS como caja chica.

    Sr. Richard Espinosa, usted ciertamente es un asaltante.

  11. No queda la mas minima duda, que Espinosa tiene un espinoso asunto que atender e intenta crear un trabalenguas para confundirnos y se confunde el mismo, pues lo que esta claro es que siguiendo instrucciones de su exjefe y venerado pastor (¿ DONDE QUEDO LA LOGICA Y EL CRITERIO PROPIO?) quizo saquear al seguro como un soldado mas de esta basura de revolucion retrograda…………AFILIADOS, TRABAJADORES DEL PAIS…… ..el IEES ES NUESTRO Y ESTA SECUESTRADO VAMOS A LIBERARLO Y PONER LAS AUTORIDADES QUE DECIDAMOS NOSOTROS y recobremos nuestro PATRIMONIO…………..Espinoza tu no eres un hombre pobre ……por falto de etica y valores eres un POBRE HOMBRE………….Y A MI desde hace rato, YA NO ME REPRESENTAS.

  12. Y sin embargo sigue al frente del Iess . RE es la desverguenza andando, primero dijo que no había deuda y ahora dice que si ha habido deuda. Que forma de mentir y engañar al pueblo. La fe pública por los suelos por culpa de su servilismo al correato que utilizó los fondos sociales como caja chica para aumentar el dispendio. Que responsabilidades legales civiles y penales debe responder RE. Y el licenciado en profundo sueño del perfume de sus ternuras. Que país puede aguantar con estos remedos de eficiencias.

  13. El gran Harry Houdini, les quedó pequeño a este grupo de sociolistos. Deberían escribir un libro titulado ” Como hacer desaparecer 2.878 millones de dólares de las cuentas del IESS, sin pestañear y sin que nadie les pida cuentas.” El dinero no puede desaparecer, así sean cuentas por cobrar, porque la deuda es real. Todo empleado o empleador tiene la obligación de aportar al IESS, sean estos Públicos o privados y ese dinero pertenece a los afiliados. El IESS es solo custodio de esos valores. El gobierno, con esos 2.878 millones de dólares, hizó reingenieria financiera y sirvío para el ajuste de cuentas del Presupuesto del Estado, del anterior Gobierno. No existe magia, esto se llama engaño.

  14. Es inaudito que en primer lugar le hayan ratificado en el IESS. Será que quieren mantener las piezas fundamentales para no desenmascarar las atrocidades cometidas en le regimen del caretuco Correa. Por favor Sr. Lcdo Presidente mande sacando a esta sarta de demagogos, inescrupulosos que aprendieron con muy buenas notas las mañas de su patron. Hasta cuando vamos a tener gente proba y sin intereses politicos en una Institución que le pertenece desde su nacimiento a la clase trabajadora. Porque se le mantiene a éste bárbaro al frente de una Institución que debería ser el orgullo de todos nosotros como trabajadores y aportantes permanentes?. Haga algo licenciadito y mejore primero la imagen del IESS, su estructura y su solidez financiera.

  15. QUÉ DESCARADO!!!
    Ojalá pudiera estar frente a frente con este individuo, no para un pugilato, sino, como hombre pensante que me considero, llamarle a la cordura, hacerle ver que su familia (a la cual conozco y soy pariente de ellos), sienten vergüenza de que uno de ellos sea tan mentiroso y falto de moral.

    Acaso no se dan cuenta que todos, o si DIOS nos da su bondad, llegaremos a ser adultos mayores? Quitar el dinero (que es lo mismo que robar) a tanto viejito (a) es un crimen.

    Debe éste sirviente largarse a su casa en Cuenca, o reunirse con su mentor (ex mandamás-tirano)

    Está visto que éste, como la mayoría de los ap, aprendieron bien la doctrina que el cretino les enseñó, mentir, ser descarados, hipócritas…

    Pero todo se paga en esta vida, si no es por la vida legal de los humanos, es por la

    • Y es quien administra la plata de los trabajadores y perjudicó a los mismos haciendo la corte al dictadorcillo rata de correa. Ahora dice que si hay que modificar se pone de nuevo la deuda no hay problema. Es coautor del robo al iess.

  16. Todos se refieren a Espinoza, pero no nos olvidemos que ha sido puesto por el fraudulento nuevo presidente Moreno, que dijo que iba a combatir la corrupción de raíz y pone a todos los delincuentes del gobierno anterior. Moreno también fue Vicepresidente 4 años y parte de todo este grupo de corruptos de la Revolución Ciudadana

  17. El cinismo de la mayoría de funcionarios y ex’funcionarios del gobierno pasado, incluyendo a los que siguen en la trinca con Moreno que dice combatir la corrupción llega al mayor exponente porque seguramente Moreno perdió el bisturía para hacer la cirugía. Los perjudicados seguiremos siendo los jubilados y los afiliados.

Comments are closed.