Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Carta abierta a Carlos de la Torre

en Archivo Columnistas por

La verdad, ministro De la Torre, es que escribir esta carta no me resulta cómodo. Después de todo, usted fue mi profesor en la universidad y nuestro trato en las entrevistas en las que coincidimos antes de que asumiera su actual cargo siempre fue cordial, pese a tener puntos de vista muy distintos. Pero esa incomodidad mía, tan quiteña, finalmente se quedó corta frente a la perplejidad, la indignación, la vergüenza ajena que he llegado a sentir al escuchar varias de sus declaraciones.

Su nombramiento al frente del Ministerio de Economía y Finanzas nunca me generó expectativas. Al fin y al cabo, usted fue un férreo defensor del manejo económico del anterior gobierno (aunque ahora, acaso para salvar su puesto o para resaltar los supuestos éxitos de su gestión, intente desmarcarse) y, por tanto, era esperable que el dispendioso e irresponsable modelo de la última década se mantuviera sin mayores cambios. Así ha ocurrido y, como era obvio, los resultados no podían ser muy distintos.

Empecemos por lo fiscal. La semana pasada, en una entrevista en Teleamazonas, mencioné que en 2017 el déficit del Presupuesto General del Estado no iba a ser de $4.800 millones, como usted seguía insistiendo, sino que iba a terminar por encima de $6.000 millones. Ayer, en el mismo canal, usted descalificó mi intervención y aseguró que “no se están utilizando las cifras correctas y se hacen lecturas inadecuadas de las cifras fiscales”. Luego, en ese estilo tan suyo de sugerir que los demás no saben de lo que están hablando (habría que contar cuántas de sus respuestas empiezan con “hay que entender”), dijo que la cifra que yo había dado “sale del algún cálculo sencillo y tenemos que entender que son elementos mucho más complejos”. Por favor, ministro, díganos dónde está la complejidad en el cálculo del déficit. ¿No es simple aritmética: la diferencia entre los ingresos del Presupuesto (sin tomar en cuenta los recursos procedentes del financiamiento) y los gastos (descontando lo que se paga por amortizaciones de la deuda)? ¿O acaso nos va a salir con una nueva manera de calcular el déficit, así como en el gobierno anterior nos salieron con el artificio de la deuda consolidada (artificio que usted justificó varias veces, incluso ya en su cargo actual, cuando pronunció esa desafortunada frase de que la deuda entre instituciones del Estado “es como deberle a la esposa”)? Lo cierto es que ayer mismo, en la página del Ministerio que usted dirige, se publicó la ejecución presupuestaria hasta el 31 de diciembre del año pasado y adivine qué: el déficit que ustedes reconocen está en $6.100 millones. ¿Acaso no estaba al tanto por la mañana? ¿No había dado, como corresponde a su cargo, un seguimiento continuo al comportamiento de los ingresos y los gastos del Presupuesto? Ahora sale con justificaciones carentes de todo rigor técnico, incluso mencionando egresos “inesperados” que no corresponden al Presupuesto General del Estado. Lo que queda claro es que los analistas económicos teníamos razón cuando advertimos que, pese a que usted y su equipo sólo debían proyectar los últimos meses del año, los ingresos contemplados en el Presupuesto para 2017 estaban sobrestimados (en los ingresos tributarios, por ejemplo, erraron en casi $1.000 millones) y que, por tanto, el déficit estaba subestimado. Y, en realidad, la cosa es incluso más grave, porque como ha detectado el Observatorio de la Política Fiscal, $1.300 millones que se están registrando como ingresos petroleros corresponden a amortizaciones de ventas anticipadas de años anteriores, por lo que el déficit real sería de $7.400 millones. Las mismas mañas que en el gobierno anterior.

Pero usted insiste en que el manejo fiscal va en la dirección correcta y asegura que en 2018 el déficit va a ser de 3,9% del PIB. ¿Nos puede decir, por favor, cómo piensa reducir el déficit a la mitad de un año a otro? Ya me imagino su respuesta: en lugar de comparar el Presupuesto de este año con el que realmente se ejecutó en el anterior, lo comparará con el Presupuesto aprobado para 2017 (que no sólo pifió groseramente en sus proyecciones de ingresos, sino también en las de gastos) y basándose en esa comparación engañosa dirá que el de este año es un presupuesto austero.

Pasemos, si le parece, a uno de los temas sobre los que más debatimos en las entrevistas en las que usted se presentaba sólo como director del Instituto de Investigaciones Económicas de la PUCE, omitiendo el pequeño detalle de que, a la vez, era asesor de la gerencia del Banco Central. Me refiero al rol de esa institución en una economía dolarizada. Usted estaba de acuerdo con que el Banco Central, que debería ser un custodio de los dineros que capta y el garante de la dolarización, prestara a manos llenas al Gobierno para ayudarle a salir de apuros. También estuvo de acuerdo con que una parte de esa deuda, que llegó a rozar los $6.000 millones, es decir, 6% del PIB, fuera “cancelada” con la entrega de acciones de instituciones financieras públicas (¡de las que el Central era, a la vez, acreedor!). Nunca se mostró preocupado por el modo en que los préstamos al Gobierno iban deteriorando el balance del Central, que tenía cada vez menos activos líquidos (reservas internacionales) y cada vez más activos ilíquidos (bonos del Tesoro, acciones de la CFN, etc.). Lo cierto, ministro, es que al 29 de diciembre, como lo ha expuesto el presidente de Asobanca, Julio José Prado, se registró la peor cobertura de las reservas bancarias privadas con reservas internacionales. En cristiano: las reservas internacionales (los activos líquidos del Central) están en $2.451 millones y lo que las instituciones financieras privadas tienen depositado en la misma institución suma $3.900 millones. ¿Y la diferencia? Pero permítame darle otro dato: a la misma fecha, los depósitos del Tesoro en el Central son de apenas $108 millones, es decir, alcanzan para las colas, pese a que del Presupuesto de 2017 usted dejó cuentas por pagar (la diferencia entre el gasto devengado y el efectivamente pagado) por cerca de $1.000 millones. Todo apunta, ministro, a que en los próximos días se viene la tercera emisión de bonos en apenas ocho meses de gestión. ¿Qué opina de esto el Presidente, que ha criticado el “grave endeudamiento” que heredó de su antecesor y también la falta de mesura que “puso al límite la sostenibilidad de nuestra economía”?

Me imagino que usted preferirá sortear esos temas espinosos y enfocarse en uno con el que se siente más a gusto: el crecimiento del PIB. Usted asegura que el crecimiento del tercer trimestre de 2017 (el primero completo de su gestión) no tiene nada que ver con la cantidad de recursos (procedentes de nueva deuda) que el Gobierno inyectó a la economía. Según usted, la recuperación es genuina y sostenible (y que nadie ose poner en duda los resultados que publica el Central, pese a que presentan graves inconsistencias con las previsiones de la misma institución e incluyen aspectos tan llamativos como la enorme contribución de la “variación de existencias” al crecimiento económico). No menciona que entre los principales componentes del PIB sólo crecen el consumo (público y privado) y las importaciones, mientras que las exportaciones y la inversión caen (esta última por décimo trimestre consecutivo). Tampoco señala que el crecimiento del consumo privado se dio pese a que el mercado laboral sigue sin presentar signos de mejora. Si tan seguro está de que el crecimiento económico no depende de los recursos procedentes de nueva deuda (que el Gobierno inyecta a la economía a través del gasto), no se endeude en el primer trimestre de este año y veamos cómo nos va.

Esta mañana, en su cuenta personal de Twitter, usted escribió: “No sé qué es lo que más afecta a nuestra economía, o la caída del precio del petróleo y la apreciación del dólar, o las expectativas negativas de las personas y empresas generadas por el temor que se alimenta de los falsos análisis económicos utilizados como herramienta política”. ¿No se le ocurrió preguntarse, ministro, si la economía se está viendo afectada por el modo irresponsable con que usted maneja las cuentas fiscales (lo que también desalienta la inversión), por la improvisación con que elaboró su “programa económico” (que provocó un rechazo generalizado) o porque no ha hecho nada para que el sector productivo recupere algo de competitividad, es decir, porque su manejo de la economía no se diferencia en nada del modelo que nos trajo hasta acá? En lugar de buscar culpables en los analistas que no están de acuerdo con usted (¿tanta incidencia cree usted que tienen esos “falsos análisis” en las expectativas de los agentes?, ¿no cree que ellos pueden formarse un criterio propio sobre la situación económica con base en sus experiencias?), debería trabajar en un diagnóstico un poquito más elaborado de la difícil situación que atraviesa el país. Después de todo, eso es lo mínimo que se espera de un ministro de Economía.

Atentamente,

 

José Hidalgo Pallares es economista

24 Comments

  1. El análisis de la economía ecuatoriana se ve en la personas diariamente, todo sube y no alcanza lo que se gana, pero, mucho tiene que ver con la ignorancia del pueblo, éste”pansoncito” del ministerio está así por las “colas y sándwiches” que seguramente sobra del Banco Central y de los depósitos de los Bancos Privados.

    Este fue otro “chupamedias y borrego”del “mandamás-tirano”, que esperaban con su apariencia de mentiroso?, debería pensar bien, cuando deje en paz al “licenciadito” moreno,
    e ir a la PUCE a mendigar por su trabajo.

  2. Excelente análisis.
    Qué méritos le encontró el licenciado para nombrarle ministro? Es un correista lambón, mediocre y cínico.
    Después de la consulta se nos viene la noche. Quién podrá salvarnos?

  3. Por qué debemos continuar con el mismo plan económico cuando se comprueba que éste sigue hundiendo más al País. Por qué el Sr. Presidente Moreno mantiene el mismo equipo económico que ya manifesto el Eco de la Torre que no habrá cambios en el manejo? parece que tiene carta abierta y manda en el Gobierno?
    Recuerdo una declaración del Ministro de la Torre que es inapropiado en cuanto a la deuda externa refiere: ! no es necesario renegociar la deuda porque crearía inseguridad ante los medios internacionales! (b palabras más o menos el sentido era tal).
    El Sr Correa manifestó aos atrás, lo recordarán: La deuda contraída es ilegal e ilegítima , razón por la que ordenó una auditoría de la deuda que era creo 10 veces menos que la actual? Hoy la tremenda deuda de 60.000 mil millones a aterroriza vá en el mismo camino y con un verdadero equipo responsable porque la integran personalidades efectuarán la auditoría de la misma y, ya veremos, que quizá aparezcan adicionales corrupciones .
    Sr. Presidente Moreno, no queda otra opción para Usted que deshacerse de quienes nos mintieron en lo económico y social , que solo por ello deberían estar encarcelados; un cambio en el timón con decisión hará verdaderamente renacer la esperanza tan mencionada y el concierto internacional extenderá sus brazos al Ecuador y pondrá recursos e inversiones que nos fortalecerán. Sr. Presidente, deje el temor y tome la resolución final….. Cambiar todo lo que debe cambiar por bien del País y de Usted mismo.
    Respetuosamente por un mañana mejor

  4. Felicitaciones Jose , usted lo ha desnudado totalmente….estamos en manos de gente sin conocimiento , sin verguenza, y con una tremenda falta de sentido comun….

  5. FELICITACIONES JOSE. POR DESENMASCARAR A UNA RATA MAS DEL MISMO SISTEMA PODRIDO. QUE HAN CREADO EN LA DECADA ROBADA Y QUE CONTINUA EN EL PRESENTE. SIN DUDA; CADA QUIEN DA LO QUE TIENE Y ESTE MAMERTO ES SIMPLEMENTE UNA VERGUENZA PARA LA PUCE Y UN NUEVO COSTO REAL PARA LA DIFICIL ECONOMIA NACIONAL POR QUE PIENSO A DE COBRAR EN DOLARES POR SEGUIR DESTRUYENDO AL PAIS; YA QUE NO SE HA DE “CANCELAR EN BONOS” AUNQUE QUIEN SABE, LUEGO COMO TODO IMBECIL QUE NO SABE PRODUCIR NADA A DE EXPLICAR NUEVAMENTE SU FRACASO TAL COMO LO HIZO EL LADRON ANTERIOR CON “NUEVOS TERMINOS O TECNICISMOS” PROPIOS DE DELINCUENTES QUE NO TIENEN VALOR PARA EXPLICAR EN PALABRAS SENCILLAS QUE NO SABEN DONDE ESTAN PARADOS, QUE PENA POR EL PAIS Y QUE ASCO DE MINISTROS. POR FAVOR SIGA DENUNCIANDO TANTA PORQUERIA Y HAGALO ASI CON CIFRAS PARA QUE ESTOS PSEUDOS”ECONOMISTAS” POR LO MENOS SEPAN MENTIR MEJOR.

  6. El tongo sigue, el uno habla de una mesa servida que no existe, pero a la vez deja que el pais se endeude más y más…cuanto doble discurso de estos comunistas verdeflex…su modelo político autoritario sigue en pie!!!…sólo que esta tapiñado..

  7. Listo y para mí está clarito, el economista de la Torre es y sin lugar a dudarlo una persona inteligente. Están comprando el silencio del fraude electoral a la otra mitad que no votaron por ellos,pero esa mitad no obtiene los beneficios que dejará el cobro por los servicios que prestará la banca por la intermediación en las transacciones con dinero electrónico,solo a sus representantes , tuvimos un excandidato a la presidencia como cabeza visible ; o sea , que la gran mayoría seguiremos discutiendo en como mejorar la situación de quienes nos aturden e inmovilizan.Estamos rumbo a entregar libre y voluntariamente todos los dólares físicos que tengamos a la banca, a pagar con dinero electrónico lo que esté marcado en los bienes y servicios que satisfagan nuestras necesidades,y sin protestar. Desalentar la inversión también es no bajar las tasas de interés. Nos haría mucho bien observar que en el sector privado y en especial en uno de ellos con enorme poder político y económico (la banca), un elevado compromiso en apoyo a quienes somos el trabajo mismo de este país. Mesas de diálogo? …..jajaja pamplinas.

  8. Quien fiscaliza las acciones de estos ministros? Tengo la impresion que estos ministros no deberian tener poder para hechar la culpa de una supuesta desinformadion a probos analistas en su area de analisis; a el analista a su vez, el gobierno deberia darle los medios para poder compartir sus analisis a nivel interno con el objeto de comparar y poder demostrarse objetivamente al presidente de turno los resultados de su analisis, ¿no seria esto dar mayor libertades de crecimiento al pais, y apartarse cada vez mas de ideologias retrogradas?

  9. Me preocupa, el Ministro teórico alquimista económico la verdad es muy ligero a menos que esté recibiendo instrucciones desde Panama 🇵🇦 o Bélgica 🇧🇪

  10. JOSÉ HIDALGO PALLARES: Como sugerencias: Disminución de sueldos a Ministros de Estado, Congresistas, Jefes departamentales.- Evitar gastos en recepciones onerosas en Ministerios; La existencia de cobro moderado en matrículas , derechos de exámenes en colegios fiscales para que sirvan de ayuda a los múltiples gastos por servicios generales en instituciones que carecen de una adecuada infraestructura; cobro irrestricto de los dineros sustraidos por corrupción; Reforma a la ley de contratación pública para EVITAR COIMAS en los diferentes estamentos de Estado; poner profesionales HONESTOS y CAPACITADOS en la administración de jefaturas, ojalá que no pertenezcan a partido político alguno, entre otras…..

  11. JOSÉ HIDALGO PALLARES.- Respetuosamente solicito que en una carta abierta haga conocer las soluciones reales y no demagógicas o solo críticas de quien afronta una responsabilidad sobre ¿ Cómo reactivar la economía con cuanta deuda anterior?; sin paquetazos al pueblo; cuidado en decir que hay que rebajar todos los impuestos a los industriales con el pretexto de que crearán fuentes de trabajo, a sabiendas que en todo el mundo aplican el cobro de impuestos para el que más tiene y no los paquetazos al pueblo que con un sueldo básico de S/380.00 alcance para más impuestos. Espero conocer sus nuevas enseñanzas de solucionar problemas económicos sin hacer daño al pueblo.

  12. NUESTRA ECONOMIA Y SU ANALISIS GUBERNAMENTAL NO ES MAS QUE UN MALEVOLO ENRAMADO DE MENTIRAS Y SOFISMAS QUE TRATAN DE USAR PARA TAPAR EL SOL CON UN DEDO. SE FERIARON LAS ESPERANZAS Y EL DINERO DE LOS ECUATORIANOS Y QUIEREN CONVENCERNOS DE QUE HEMOS CRECIDO PORQUE SE ENDEUDARON PARA SEGUIR GASTANDO Y QUIEREN HACERNOS CEREER QUE ESO ES UN MANEJO ECONOMICO EXITOSO.
    FELICITACIONES SR. HIDALGO PALLARES. CREO QUE EN ESTOS TIEMPOS, ES MEJOR SER S E Ñ O R QUE E C O N O M I S T A.

  13. La ineptitud de la mano con el sesgo ideologico sigue siendo la característica del manejo económico del Gobierno. En este sentido nada ha cambiado. Tal como sucede en la política internacional.

  14. Si la gestión del Ministro es frontal mente cuestionada y para ello se anteponen los informes de su mismo ministerio, significa que él está defendiéndose y justifica acciones mal sumidas. Ya se declaró enemigo de la empresa de mayor inversión. Su sesgo ideológico, que al parecer es parte de su formación en la U. Católica (a pesar que hay quienes lo contradicen), no le permite formular un proyecto de recuperación franca, como lo consensuaron en las mesas. Pero si el ministro, se muestra arrogante e irrazonable en su gestión, es aceptable que el país sufra por su desvarío y sus pujos de ministro? se ha preguntado alguien si este personaje va a hacerse cargo del agravamiento de la situación fiscal, de la brecha de endeudamiento, cuando los indicadores macro-económicos se precipiten? Cuáles son, según el ministro los recursos que utilizará cuando toque cubrir el pago de diez mil millones de dólares, al final de este año y en los 3 años sucesivos? Cuál es la consecuencia para la economía general del país, cuando diez mil millones de dólares se retiren de la economía del país para el pago de esa deuda? Puede dimensionar el catastrófico escenario? Señor Ministro: No juegue con los ecuatorianos, ya basta!

  15. Una carta que es un alón de orejas para alguien que también fue parido por la PUCE. Desde luego son válidas las observaciones en diagnóstico de nuestra economía, pero bien se dice en este espacio,me resisto a creer que al Economista de la Torre se le haya terminado el sentido común; es decir, en su carta abierta Don José Hidalgo no menciona a quienes ganan con este sinsentido del mal llamado plan económico de este gobierno. Más allá de cumplir con las consignas políticas , en las tecno-económicas hay ganadores que de seguro a muchos les impiden que los pongan a la luz de la opinión pública y nos mantengan entretenidos solamente con uno de los lados de la balanza, actitud válida aunque carente del buen proceder. Espero no estar fuera de contexto pero ahora se llama bancarización al cobro de las transacciones financieras que se hagan con el dinero electrónico(peaje que pagarémos a la banca privada), situación que al no ver el dinero físico en nuestras manos nos volverémos menos cuidadosos(regateo igual a cero) y obligarémos a subir la inflación.Entiendo que la deuda contraída por el presidente Lic.Lenin Moreno,por fraude electoral dijeron muchos, la esté pagando ahora.

  16. Este Ministro de la Torre es otro Maquillador de las cuentas un irresponsable que no hace nada sigue con el mismo modelo putrefacto obediente y recibiendo ordenes de todo el arcenal de delicuentes corruptos. este sacha Ministro un pillo mas que le sigue mintiendo al pais.

  17. Como que se esta develando una especie de tramposería intelectual de parte de los empleados que tienen que dirigir las cuentas del gobierno; engañarnos a cada rato con cifras y comparaciones poco éticas y de “errores inexcusables” , es la tónica que alimentan al
    país para llevarnos al despeñadero.

    Gracias Señor Hidalgo P., por hacernos conocer la realidad con integridad intelectual.

  18. Estimado Jose realmente su análisis es tan claro y contundente, que no queda ninguna duda de las cifras reales que usted indica, ojalá se tome en cuenta sus recomendaciones y sobretodo se rectifique para enrumbar la economía del país hacia un verdadero crecimiento, pero partiendo de un diagnóstico real. Felicitaciones

  19. Felicitaciones, excelente artículo. El punto es que, cambiar de modelo económico, implica tomar medidas que pueden resultar impopulares. Eliminar el subsidio al gas por ejm., o eliminar instituciones públicas que no sirven para nada. ¿Se ha hecho algo con todo ese personal que “trabaja” en la Refinería del Pacífico?. Y así, larga sería la lista. De allí, como usted lo manifiesta, el manejo actual de la economía no se diferencia en nada del modelo Correista.

  20. Brillante respuesta, creo que está resumido lo que muchos queremos decirlo. Permíteme hacer mías cada una de tus frases.

    Buen, el alumno debe superar al maestro

  21. José, al fin alguien le canta bonito al socio-ministro. Lamentablemente, De la Torre no obra por cuenta propia, así como tampoco lo hizo Patricio Rivera. Todos estos deben bailar al ritmo del presidente de turno. Sus culpas no se han borrado pero es una realidad que debe aceptarse.

    Mañana los rostros dentro del ministerio podrán cambiar pero seguirán tocando la misma música. Dirigir una revista sobre economía en cualquier universidad ecuatoriana no es un premio al conocimiento sobre economía o experiencia dentro del campo de estudio. Este cargo es más burocrático y una ayuda para la hoja de vida para profesores con varios años en la facultad.

    Mientras economistas veían la deuda crecer y denunciaban desde sus escritorios sin la ayuda de los medios, el mismo modelo seguía dirigiendo la orquesta. Ahora la deuda es significativa y seguimos escuchando la misma música. A este paso, terminaremos sin el dolar y seguiremos escuchando la misma melodía.

    Saludos

  22. Análisis claro y preciso. F
    ELICITACIONES AL DOCTOR JOSÉ HIDALGO.

    El equipo económico y el BCE que se olvidó que debe ser independiente parecen haber olvidado que, en sencillo el PIB:
    PIB = C + I + G + X – M
    1. De esos elementos han crecido “C” IGUAL A consumo básicamente por crédito consumo y BCE (Banca Pública, Min Finanzas Y EPS).
    2. “G” gasto público crece gracias deuda externa y deuda interna BCE
    3. “M” crecieron porque estaban rezagadas y en fórmula entran restando.
    4. “I” inversión y “X” exportaciones CAEN.
    LISTO ENTONCES PIB Pero de forma no sostenible. Estamos viviendo de DEUDA, no mejorando nuestro bienestar a largo plazo. No se trata de que los analistas son malos o buenos. ..,, por favor

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba