Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Renovación del CNE, una oportunidad histórica

en Columnistas/La Info/Las Ideas por

En sistemas democráticos sanos, una función electoral independiente es uno de los pilares más importantes del Estado de Derecho, ya que ella es la responsable jurídicamente de garantizar el ejercicio de los derechos políticos de los partidos y movimientos, de construir normas equitativas que aseguren contiendas justas, así como de fomentar el debate de ideas y argumentos de modo que la ciudadanía pueda elegir libremente y sin presiones provenientes de procesos clientelares. Esa descripción corresponde al órgano electoral ideal que se suponía tenía que nacer luego de la Constituyente de Montecristi, a la luz de ese famoso “espíritu constituyente” que nadie sabe adónde se fue en la década pasada.

EL CPCCS transitorio acaba de cesar en sus funciones a los actuales consejeros del CNE, luego de  recibir el informe de la comisión técnica de evaluación  sobre su  gestión y una vez que ejercieron su derecho a la defensa mediante sus alegatos de descargo. Pero ese reporte, que es una suerte de  auditoría de gestión ha revelado aspectos que ratifican lo que se venía advirtiendo desde varios sectores hace una década: la falta de independencia de todos aquellos que presidieron y formaron parte de ese organismo desde su inicio, al igual que de aquellos que conformaron las comisiones ciudadanas de selección, y su comprobada afinidad al gobierno de turno. Esto evidencia que aquellos ciudadanos probos sin filiación ni adhesión política ni compromiso de trastienda no tuvieron oportunidad de integrar este organismo técnico electoral.

Pero la realidad hoy por hoy se siente distinta, se espera diferente, ya que, al salir los consejeros, estamos frente una eminente renovación del órgano electoral; renovación que ya se está debatiendo pudiera ser transitoria o definitiva. La tarea que le espera a este grupo de ciudadanos no es cualquier cosa, tomando en cuenta que estamos a puertas de un proceso electoral y que los tiempos apremian en cuanto se refiere a organización logística de elecciones, con la particularidad de que también, y por primera vez, se elegirán por votación popular a los miembros del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social definitivo, y esto último requiere, a su vez, de un proceso de revisión del reglamento que está en vigencia.

Cualquiera que sea la característica del nuevo CNE, transitorio o definitivo, los ciudadanos esperamos que su integración responda realmente a lo que el país necesita, y no se vuelvan a repetir las prácticas que señala el informe que provocó su renovación. Que el CNE nazca con independencia es una necesidad imperiosa, que tenga una integración balanceada y que ojalá cuente también con representantes de sociedad civil es una aspiración de todos, ciudadanos y actores políticos. Resulta irónico insistir en la probidad y ética reconocida de sus integrantes, pero dado los hechos se vuelve un elemento fundamental.

Sin embargo, y más allá de quienes lo integren, no podemos dejar de lado los temas que el sistema electoral ecuatoriano aún tiene pendientes que impiden que sea eficaz y que sea reconocido por la ciudadanía como equitativo. Los nuevos consejeros de este  organismo deberán hacer frente a la construcción de una nueva institucionalidad electoral en donde, de partida, deberán enfocar sus esfuerzos en algunos temas de fondo:

  • Plantear un mecanismo técnico posible para caminar hacia una depuración definitiva del padrón, a fin de superar ese fantasma que persigue las elecciones y tiñe de opacidad los procesos electorales ecuatorianos, a través de un trabajo coordinado con el Registro Civil y otros organismos.
  • Fortalecer a los partidos y movimientos políticos, que es una tarea que los CNE modernos asumen en otros países con responsabilidad fortaleciendo la democracia.
  • Garantizar equidad electoral con normas claras y firmes respecto al control de publicidad oficial y uso de recursos públicos en proselitismo político.
  • Prohibir el uso de los medios oficiales para proselitismo político y las prácticas políticas violentas.
  • El fomento y apoyo del debate político y confrontación de ideas como condición sine qua nonde las contiendas electorales.
  • Promover un debate nacional, técnico y académico sobre el sistema electoral ecuatoriano.

En suma, el país requiere un CNE que trabaje por la democracia multipartidista y ciudadana. En este contexto, la renovación del CNE sin duda es una oportunidad histórica.

Ruth Hidalgo es directora ejecutiva de Participación Ciudadana.

Nota de 4P: esta es la primera columna de Ruth Hidalgo, a quien deseamos la más cordial bienvenida. Ella publicará todos los viernes.

14 Comments

  1. En verdad, fue un acierto histórico el haber creado el Consejo de Participación Ciudadana Transitorio, que Libre en hacer los analisis y evaluaciones a cada una de las instituciones coptadas por el correato, y tomar las mejores desciciones desmontando esa trama, va limpiando toda inmundicia heredada, hoy es la oportunidad de que la Democracia tome su real forma con un nuevo CNE independiente.

  2. Acertado y oportuno artículo. Mientras no se depure el Consejo Nacional Electoral, no se habrá logrado nada en el fortalecimiento de las instituciones de la Democracia y la República. Saludos Ruth Hidalgo!

  3. Felicitaciones Ruth.
    Comparto sus criterios.
    Y pienso que debemos replantear muchos temas electorales como aquel de la edad mínima para ejercer el derecho al voto. En mi parecer debería ser los 21 años, época en la que la mayoría de estos jóvenes ya realiza actividades productivas y por ende aprenden rápido lo duro de ganar un salario. Eso les ayuda a pensar con detenimiento en a quien darle su voto.
    Otro tema es terminar con gastos inútiles como el tema del voto en las cárceles.
    O francamente incontrolables como el voto de militares y policías que no están empadronados para votar en otro lado que no sea su lugar de residencia.
    Y con relación a la depuración del Padrón Electoral, varias entidades deberían colaborar. Entre otras la Cancillería con el Registro de Votantes en el Exterior para que se los elimine del Padrón de los que residen en el país evitando así que “les den votando”.
    Por ultimo es mi firme creencia que el voto es un derecho y no una obligación. Así que no debe obligarse al ciudadano de forma alguna a ejercer ese derecho.

  4. RUTH MUJER MUY GUAPA ,FELICITACIONES.DIOS SEÑOR CUANDO SE ACABARÁN LOS ACTOS DE CORRUPCIÓN,LLEVARÁ TALVEZ,UNOS 10 AÑOS MAS,PARA QUEDAR EN TABLAS,CON DÉCADA GANADA.YA ES HORROR.CNE,QUE SALE DEBE UNAS 1000,Y MAS EXPLICACIOES,SIN TOMAR EN CUENTA LAS MAÑOCERIAS DE PLATA,ESO ES APARTE,PERO IGUAL QUE TODOS,NADIE SABE NADA.TODO SÉ SABRÁ CUANDO,SE TAPE CON LODO.AL PASO QUE VAMOS, ESA ES LA INTECIÓN DEL LENTO,QUE LOS ROBOS DESCARADOS NO LE EMBARREN,Y CUANDO LE DIGAN O LE RECLAMEN DIGA YO HE SABIDO,PREGUNTEN A LOS ORGANISMOS DE CONTROL,O COMO DICE SU PANA DEL ALMA,EN QUE LUGAR DE LATIOAMÉRICA NO HAY CORRUPCIÓN.

  5. Q nunca mas se repitan apagones, visitas de los q sabemos, cartones sacados en autos particulares……El CNE debe cuidar nuestros votos q depositamos en vida…….

  6. Muy buen articulo sra Ruth Hidalgo, el Consejo Nacional Electoral debe ser la base de una nación, que ponga las reglas claras para que la democracia no sea secuestrada por el poder de turno, ya sea de izquierda o derecha, siempre aparecerán caudillos que se quieran enquistar en el poder. Dios bendiga a mi país.

  7. Por sus conocimientos y experiencia acrisolada me parece que la Sra Ruth Hidalgo podría ser un elemento importantísimo para conformar el nuevo CNE, libre de ingerencias y componendas partidistas.
    Es mi humilde criterio.
    Eddison Quintana R.

  8. Para poder estar en el CNE hay que ser demócrata de cepa y no bailarín ni cepillin….con el voto del soberano no se juega….JCT presidente!!!

  9. Es del todo punto importante depurar el padrón electoral, retirando ese millón seiscientos mil electores fantasmas, para no volver a tener “empates técnicos”.

    Asimismo, se tiene que controlar rigurosamente el gasto público en la pre campaña electoral. Lo que están haciendo en Guayas es escandaloso.

    Los consejeros salientes deberían ir a la cárcel por delincuentes.

    Un pequeño gazapo: la renovación de los consejeros es “inminente” y no “eminente”…

  10. Interesante su artículo señorita Ruth Hidalgo. Usted ha interpretado fielmente los anhelos de los ecuatorianos: que el país cuente con una institución digna de crédito y no como la que tuvimos durante largos diez años, con elementos totalmente parcializados, antiéticos e inmorales que curiosamente ganaban todos los concursos, pero es porque habían ocupado cargos públicos durante ese período. En pocas palabras, eran personas a las que se dio en llamar “barrigas agradecidas”, porque usufructuaron de canonjías y macro sueldos.
    Éxitos en su columna de opinión.

  11. Bienvenida Esta muy bien su comentario…. pero no pasa nada.
    Tanta sinverguenzería y nada más les dicen chauuuuu. Deberían pagar por sus actos corruptos e impudicos con la ley
    Y el picaro licenciado “favorecido” por estos actos …bien gracias
    Y asi mismo sucede con toda la ratería de correistas muchos de ellos en puestos claves del estado. Porque no le topan a la vibora de la Alvarado???

  12. ojo con el CNE transitorio, inmediatamente hay que hacer un barrido en el sistema y pelar el ojo con esos paquetes que nos mandaron de Haiti y Republica Dominicana……..

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba