Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Cuesta propone atacar el estiércol de Correa con más estiércol

en Conexiones4P/Elenfoque por

Santiago Cuesta dice que es amigo de Lenín Moreno. Pero no da la impresión de conocerlo. A menos de que el Moreno que él conoce, no sea el que habla a los ecuatorianos desde hace año y medio como su Presidente.

Moreno ha dicho que no se entromete en otras funciones. Que es tolerante. Que no insulta. Que desconfía de las redes sociales porque, entre otras cosas, sacan lo peor de cada ciudadano. Pues bien: Cuesta, que es su consejero, hizo y propuso todo lo contrario en una entrevista en Radio Democracia que, por su contenido, puede ser calificada de memorable.

Cuesta parece adicto a forjar anécdotas triviales de las que habló Borges. Pero en este caso él y Andrés Michelena, secretario de comunicación, parecen haber coincidido en el fondo: volver a situar al correísmo como el enemigo número 1 del gobierno y de la sociedad. Dos frentes los ocupan: los troles y una purga anunciada contra los traidores, infiltrados y espías del aparato del correísmo que están en el gobierno. Cuesta habló de 23 000 cuentas usadas en redes sociales para hacer opinión y crear espejismos. Y también mencionó a traidores, tipo Rosana Alvarado que ya no está, desperdigados, incluso en la Presidencia de la República, y cuya tarea es desestabilizar al gobierno.

No hay novedad alguna en los anuncios de Cuesta y Michelena. Este afán de enfrentar la guerra digital de los troles de Correa y de descorreizar la administración debe ser leído como la imposibilidad política de encontrar un sello de identidad. El suyo seguirá siendo el anticorreísmo.

Es obvio que el correísmo no descansa y que sus troles siguen activos. Pero en este punto resulta hilarante que solo ahora, cuando dicen ser sus víctimas, los morenistas descubran las campañas sucias congénitas al correísmo, que usó contra sus opositores, y ante las cuales ellos cerraron los ojos hasta el 24 de mayo de 2017. Cuesta reveló que han descubierto 23 000 cuentas y dio nombres de sus administradores, que ya se conocían. Lo nuevo es que aprovechó esa información para diluir las críticas contra ministros y funcionarios (él se sumó) y las incluyó en esa estrategia de desestabilización que, a sus ojos, lleva a cabo el correísmo. Cuesta usa una herramienta correísta (victimizarse) para pedir a la opinión que se trague una aldaba voluminosa sin chistar.

Que el correísmo trabaja para parar este proceso es innegable. Lo dice Correa todos los días. Pero no es menos cierto que el gobierno lo sube de nuevo al ring porque está acosado por su dificultad para decantar y posicionar una agenda, por la premura económica y por su inconsistencia para administrar los escándalos que involucran sobre todo al ministro Granda; Sofía Espín y la fuga de Fernando Alvarado en particular.

Cuesta recurre a las mismas armas del correísmo: la victimización, los golpes de efecto susceptibles de mejorar un par de puntos en los sondeos, las medias verdades, el insulto, los poses de capataz y la invitación para que el país se instale en el albañal… pero esta vez por una causa justa: poner punto final a Correa. ¿A qué rima llamar a la gente decente del país a contraatacar a Correa y a sus troles en las redes sociales? ¿Cuesta llama a los ciudadanos a enfrentar a los guerreros digitales de Glas y de Correa, expertos en los peores métodos para calumniar y envenenar la esfera pública? ¿Lo único que se le ocurre es que los ciudadanos se vuelvan troles contra los troles? ¿Y cómo sabrá Cuesta que ganó esa guerra? ¿Por el número de insultos proferidos contra los insultadores? ¿Pretende así sacar lo peor de cada ciudadano, como dice Lenín Moreno, por la buena causa?

Es sorprendente que Cuesta sea el personaje que el morenismo usa para llenar su vacío político. Porque lo que está haciendo es reproduciendo lo peor del correísmo. A una periodista que, según él se equivocó al hacer una pregunta sobre el tren playero, la llamó “retrasada mental”. A un periodista que hizo una acusación en un canal público sobre cobros indebidos le dijo que es un vendido a Correa y dijo que solicitará el visto bueno. ¿Esas facultades tiene un consejero presidencial? Decir que Granda fue traicionado, puede ser verdad, aunque hay que demostrarlo. ¿Lavar toda su responsabilidad a la cabeza del Ministerio de Justicia no es convertirlo en víctima sin capacidad para decidir ni siquiera quién lo rodea? Entonces, solo por eso debería renunciar.

¿Más mugre para tapar la mugre? ¿Así piensa el gobierno subsanar la falta innegable de estrategia política para el momento? ¿No hay cómo instalar al país en los temas de fondo que son innumerables y que pasan por la economía, la institucionalidad, la lucha contra la corrupción y la posibilidad (por utópica que parezca) de un acuerdo nacional mínimo?

O Cuesta no conoce a Moreno. O Moreno cambió y no se lo ha dicho al país.

Foto: El Telégrafo.

11 Comments

  1. Santiago Cuesta asesor del gobierno de Moreno personaje que exagera cifras a su conveniencia y burdamente miente , el pueblo ya está cansado de la batalla de insultos que libran correistas y morenistas a pesar que en el fondo son los mismos mentirosos que sólo buscan poder y bienestar personal dejando a un lado las verdaderas necesidades fundamentales de la nación como tener trabajo digno ( en cada familia ecuatoriana debe haber un miembro que trabajé ya sea el padre, la madre, o el hijo) salud y educación gratuita y conceder al trabajador anualmente de un descanso mensual pagado para que disfrute junto a su familia.

    En el escrito de José Hernández se expresa:.
    «Es sorprendente que Cuesta sea el personaje que el morenismo usa para llenar su vacío político. Porque lo que está haciendo es reproduciendo lo peor del correísmo. A una periodista que, según él se equivocó al hacer una pregunta sobre el tren playero, la llamó “retrasada mental”. A un periodista que hizo una acusación en un canal público sobre cobros indebidos le dijo que es un vendido a Correa y dijo que solicitará el visto bueno. ¿Esas facultades tiene un consejero presidencial? Decir que Granda fue traicionado, puede ser verdad, aunque hay que demostrarlo. ¿Lavar toda su responsabilidad a la cabeza del Ministerio de Justicia no es convertirlo en víctima sin capacidad para decidir ni siquiera quién lo rodea? Entonces, solo por eso debería renunciar.»
    «Cuesta recurre a las mismas armas del correísmo: la victimización, los golpes de efecto susceptibles de mejorar un par de puntos en los sondeos, las medias verdades, el insulto, los poses de capataz y la invitación para que el país se instale en el albañal… pero esta vez por una causa justa: poner punto final a Correa…»

    No señor Cuesta el pueblo no se presta a sus malsanas intenciones de enfrentar pueblo contra pueblo ni se pone a su nivel del insulto y de tener capataces lo que quiere el país es encontrar soluciones puntuales
    a su económia, mejorar la institucionalidad del Estado y una lucha frontal contra la corrupción.

  2. Cada mañana Moreno se despierta con la pregunta:¿Dondestoy? ¿Y ahura? Por eso es que vivos como Cuesta que sigue trabajando para Correa , pueden salir a decir cualquier babosada y no hay quien los haga callar. ¿Hasta cuándo tenemos que aguantar a la misma mafia gobernando?

  3. El perfil de Cuesta encaja perfectamente con el perfil, morenista y con el correista, mas bien dicho con el de AP. Grupos de poder enfrentados por el control del estado.

  4. Haber, para comprender el comportamiento de Cuesta en su real dimensión, hay que partir del hecho cierto de que en el país no ha cambiado absolutamente nada, no existe «morenismo» sólo es la continuación del correismo, así de simple; para que en el gobierno hubiera morenismo, el cuentero del trencito hubiera tenido una agenda propia desde el principio de su mandato; hubiera contado con colaboradores independientes de Correa, al contrario, se rodeó, y sigue rodeado de los más recalcitrantes y furibundos correistas, que ya es cansino enumerar.
    La única verdad es que Moreno es el más grande de los hipócritas, y no lo aseguro yo, lo hizo hace algún tiempo Eduardo Mangas, que por cierto nadie le pidió explicaciones de sus aseveraciones.
    Lo expuesto por Cuesta, es una copia corregida y aumentada de lo que pregonaba el jefe de la banda, MAMELUCO CORREA, en verdad, es un alumno aventajado de ese mafioso.
    Todos los poderes del Estado: Ejecutivo, legislativo, judicial y el famoso quinto poder, están plagados de correistas; todos los organismos de control, están compuestos por correistas, desde hace 10 años; alguien puede decir lo contrario? Imposible, porque una década de porquería no se limpia en dos años, necesitamos al menos el doble de ese tiempo.
    Fernando Alvarado acaba de poner el dedo en la llaga, al aseverar que su «fuga» fue con la colaboración de alguien «muy cercano al presidente» talvez ordenado por el mismo Moreno? Vaya Ud a saber, lo único cierto esque en la administración pública no hay «correistas infiltrados» como topos, como aseveró Michelena, no señor, no hay correistas infiltrados, hay correistas de cepa comenzando por el mismo Moreno.

  5. Me parece de sentido común que los que fueron parte del gobierno de Correa, como Cuesta, deberían ser los primeros sospechosos en el esfuerzo de “descorreizar” el gobierno de Moreno.

  6. Estoy convencido de que éste Cuesta es… otro correistas tapiñado, hecho que va a ser él y su jefecito bonachón, los que salvarán al Ecuador de sus tiempos más tristes de la historia..

  7. Dice el axioma popular que «la esperanza es lo último que se pierde» y confiados en aquello, abriguemos la esperanza de que en algún momento, antes que lleguen las calendas griegas, el «gobierno de todos» de a luz un programa de gobierno estructurado (pidamos al olmo que engendre aunque sea una perita) producto de un consenso nacional mínimo.

    Por lo general soy optimista, empero, y en tratándose de acuerdos nacionales mínimos, no quiero ser ave de mal agüero, pero me parece que los acuerdos ya fueron hechos y ni fueron nacionales tampoco mínimos.

    ¿Que qué vamos hacer con la economía, la institucionalidad, la lucha contra la corrupción…?

    Estén muy atentos a las «ponencias magistrales» de los troll’s, ya que de aquella «máxima expresión de la intelectualidad» saldrán las soluciones; y si no estamos familiarizados con tan elevada fraseología, con su exquisita terminología, solicitemos mediante exhorto a la la «reina del Yamor» que sabe de la materia, que nos traduzca semejante léxico, en términos que los ciudadanos de a pie podamos entender.

  8. Cuesta creer y aceptar que Moreno haya seleccionado a Cuesta para ejercer ese importante cargo. Moreno se ha tirado en su hombro a un tipo con quien le costará llegar cuesta arriba. No sólo que este individuo trata de imitar a Correa victimizándose, robándole el estilo de bandolero, tal cual Correa lo aplicó en la Universidad Católica de Guayaquil cuando maquiavélicamente enfrentó entre sí a los estudiantes, sino que ha adoptado la prepotencia, al ofender y amenazar a periodistas.
    Cuesta, descrito así, resulta un peligro para el gobierno y para Ecuador; peligro que se ve venir cuando Cuesta ya está tirando al ruedo el tema de entregar mediante concesión a varias instituciones públicas, que tienen rentabilidad, para que esos servicios pasen a manos de la empresa privada y luego éstas le saquen la madre al pobre pueblo, encareciendo los servicios. ¿No es más racional achicar los gastos administrativos de esas empresas para hacerlas más rentables, en vez de regalarlas a «empresaurios»?
    Señor Hernández, celebro que usted en forma permanente y sincera, viene insistiendo en que al Ecuador hay que posicionarlo en los grandes temas de fondo, para establecer un ACUERDO NACIONAL MÍNIMO.
    Si Moreno carece de esa actitud visionaria que a Simón Bolívar le sobraba, por lo menos debe acoger esta gratuita sugerencia de 4Pelagatos e intentar una convocatoria, SIN MÁS DILACIÓN, para concretar ese acuerdo mínimo. La Historia se lo agradecerá.

  9. Atento saludo Sr. Hernández.
    Como siempre muy pertinente su opinión. En nuestro querido Ecuador los «lideres» que pretenden estar en la cima en todo sentido y más aún manteniendo la hegemonía política HACEN CUALQUIER COSA. sin embargo realmente estoy convencido de que están en la sima de lo amoral. anti-ético, sin valores elementales como el respeto a su pueblo, casi siempre se burlan de su gente, como aquel «caballero» que dice cualquier cosa. que espera el presidente para pedirle que abandone su posición de consejero, o es tan primitivo el pensamiento político del presidente que no entiende nada de NADA.
    Hasta pronto

  10. Señor Hernández:

    ¿No es este el Cuesta a quien Villavicencio lo denunció, por ser el punta de lanza de quienes quieren comprar los activos del Estado con los $70.000.- millones del atraco correísta, disfrazados de inversionistas extranjeros?

    Usted que suele estar siempre bien informado, por favor diga si es que Villavicencio se equivoca, o si este Cuesta es el mismo que intervino en el feriado petrolero.

    Usted suele dar contestación a los suscriptores de este medio, ojalá que estas preguntas no sen la excepción.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba