Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Glas sin problema; Trump en la lona

en Enbreve/Pistas4P por

1

Jorge Glas: no tiene nada que llame la atención dice el médico

El estado de salud del ex vicepresidente Jorge Glas no parece compadecerse con el grado de alarma y casi histeria con la que los correístas han pedido su regreso a la cárcel 4 de Quito: ellos alegan, como su abogado, que está tan enfermo y que su vida corre riesgo inminente.  Según los médicos del Hospital Andrade Marín de Quito adonde fue trasladado a la una y media de la mañana del miércoles, Glas no tiene nada “que llame la atención”. Si bien no quisieron dar detalles de si sufre alguna enfermedad particular, amparados en el derecho a la privacidad, el diagnóstico no refrenda el pánico que manejan sus seguidores ni habla de  alguien que está a punto de morir si no regresa a la cárcel 4 de Quito. Glas está despierto, consciente, orientado, no tiene ningún deterioro neurológico, sus signos vitales son estables, está parcialmente hidratado, su biometría y química sanguínea se encuentran en parámetros normales y la presión arterial del ex vicepresidente está dentro de los rangos establecidos: esto lo dijo el doctor Édison Ramos, director técnico de hospital. Glas está siendo sometido a un proceso especial de hidratación y alimentación, pues se supone que lleva alrededor de 15 días en huelga de hambre.

2

Donald Trump: los electores demócratas lo paran en seco

«Un tremendo éxito esta noche. ¡Gracias a todos!»: de esta forma Donald Trump dio cuenta anoche, en su cuenta de twitter, de la derrota que tuvo en las elecciones de este 6 de noviembre en Estados Unidos: su partido perdió la Cámara de Representantes. Ese era el plato fuerte de la noche porque solo estaba llamado a renovarse un tercio del Senado.
Perder la Cámara de Representantes significa una derrota cargada de enormes consecuencias para el presidente de Estados Unidos. En primer lugar hay un reequilibrio del poder tras dos años de Presidencia en los cuales pudo dar rienda suelta a su programa, fobias y caprichos. Hoy la Cámara de Representantes puede bloquear sus iniciativas y evitar que desmonte de algunos -en particular el de salud- o ejecute sus políticas anti inmigrados, promoviendo el odio y la segregación.
Trump mantiene la mayoría en el Senado, lo cual le permite bloquear a su vez las iniciativas que los demócratas pueden tener en la Cámara. Este bloqueo, lejos de congelar la administración de Estados Unidos, puede generar una política favorable a institucionalidad de Estados Unidos.
Donald Trump es, no obstante, el gran perdedor. Los electores demócratas no solo lo pararon en seco. El Fiscal Especial Robert Mueller queda en mejor postura para investigar la injerencia rusa en las elecciones de 2016 que favoreció la candidatura de Trump. Los fantasmas de un hipotético impeachment igualmente renacieron en la escena política de Estados Unidos.

 

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba