/

Presidente, cantinflear no hace parte de su oficio

lectura de 5 minutos

La conferencia del Presidente Moreno en la Universidad de Salamanca fue un desastre. ¿Alguien de su entorno se lo habrá dicho? Es probable que no. Y lo es porque este desastre es la reiteración de otros en los cuales el Presidente ha hecho lo mismo. Y ha dicho lo mismo. Y si sigue haciendo lo mismo y diciendo lo mismo, produciendo el mismo resultado, no hay sino una posibilidad: que le hayan dicho que es tan bueno haciendo ese show, que bien vale la pena que lo repita. Hasta en España. Incluso en la Universidad de Salamanca, la más antigua de las universidades españolas e iberoamericanas. El hecho cierto es que Moreno transformó una conferencia magistral en esa universidad en una de esas disquisiciones cuánticas que ya le habían valido chistes y memes a granel.

https://www.facebook.com/ComunicacionEcuador/videos/829178990755426/

 

En Salamanca los diarios citaron solo la primera parte de su intervención, en la cual contó, cómo una frase de Miguel de Unamuno -dijo “guardar silencio en ocasiones es equivalente a mentir”- lo llevó a apoyar a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Moreno improvisó tanto, y lo hizo en todo, que ni siquiera dijo exactamente cuándo se había inaugurado la Universidad que le iba a entregar el máximo galardón que otorga a personas e instituciones. Lo mismo hizo al citar a Unamuno cuya frase textual es: “a veces quedarse callado equivale a mentir (…) porque el silencio puede ser interpretado como aquiescencia”. La dijo precisamente en la Universidad de Salamanca, de la cual era rector, el 12 de octubre de 1936, en una réplica en contra de la dictadura. Franco lo cesó del cargo, lo persiguió y él se recluyó en su casa donde murió dos meses y medio después.

¿Por qué Moreno es inexacto hasta con los datos históricos? En el fondo, ahí radica parte del problema que lo lleva a protagonizar papelones como el de la Universidad de Salamanca este viernes 24. Moreno no solo improvisa: se repite. No logra diferenciar las charlas de motivación que daba y su papel como jefe de Estado. No distingue entre una charla entre panas (donde cuenta cachos y habla de su esposa y de su suegra), y una conferencia magistral en un recinto universitario. No establece límites entre sus anécdotas y sus aficiones esotéricas y el conocimiento científico. En definitiva, Moreno se pasea, ahora como jefe de Estado, produciendo verdaderas fanescas discursivas ante auditorios que, como en Salamanca, entrecruzan miradas, extrañados de este viaje hilarante que propone el Presidente de Ecuador.

Si se exprime este tipo de discursos del Presidente, el resultado es de una sencillez franciscana: Moreno habla de cambiar, de poner los comportamientos en consonancia con los descubrimientos científicos, de ser tolerante, del futuro… Pero para hacerlo se adorna con anécdotas, con briznas de lecturas de física, con recuerdos de alguna conversación (él dice amistad) que tuvo con Stephen Hawking, con cavilaciones muy suyas que no tienen asidero científico. Moreno habla como si dominara esos temas, como si sus deducciones tuvieran respaldo documental en alguna revista de relevancia científica probada. Eso le permitió hablar, por ejemplo, en Salamanca de un computador cuántico capaz de hacer cálculos al instante que ahora tardan cien años.

¿Por qué el Presidente persiste en estas manifestaciones que lo dejan en mal predicamento a él y al país? La respuesta también depende de su equipo de gobierno. ¿No hay nadie alrededor suyo que le pueda transmitir que el malestar que produce no afecta a una persona, como ocurrió en Salamanca con una mujer, sino al auditorio en general?

Este caso prueba, otra vez, la ausencia total de institucionalidad que hay en el país y en la Presidencia, en particular. No hay protocolos. No hay líneas de acción a las cuales el primer mandatario deba ceñirse porque eso hace parte de las servidumbres de su cargo. Por ejemplo, tener discursos escritos y serios para sus presentaciones públicas. Esto debió ocurrir en la universidad de Salamanca.

Algunos en la Presidencia de la República deben cuidar la función, cuidando de paso al Presidente. Algunos, por obligación institucional, tienen que decirle que si quiere dar rienda suelta a sus elucubraciones, tiene que hacerlo en el ámbito familiar o con sus amigos más cercanos. Porque elucubrar sobre el cosmos y la naturaleza humana, como él hace, no hace parte de las funciones que le fueron encomendadas en el cargo presidencial que ostenta.

Foto: diario El Telégrafo.

50 Comments

  1. Seamos indulgente con quien tuvo el valor de actuar correctamente y no quizo seguir la política de su antecesor.Dejemos a un lado la pedantería criticona y perdonemos los errores
    de quien no quizo convertirse en el maduro ecuatoriano

  2. Hay aduladores internacionales y ese es su pago.
    Que creía y que esperaba la Universidad de Salamanca al invitar a un INCULTO, IGNORANTE como Moreno?

  3. El tonto mayor, rodeado de tontos que adulan y aplauden al tonto mayor, cree en su tontera y persiste en vomitar tonterías.
    Pregunta suelta: quién hizo lobby para la entrega de la medalla ? Serán los mismos que obtenían honoris causa para Correa ?

  4. Quién tiene a Moreno en ese cargo? El sistema establecido y el capital robado por la cosa correista, que se invierte en mantenerlo en el poder y en comprar las empresas lucrativas (cnt y otras). Luego está también en el poder porque se ejecutó el imprevisto plan B con glas en la cárcel, alguien hizo algo para que el plan B sea = glas preso y con internet.
    Plan A: glas en la presidencia y un afligido y ausente moreno renunciado de su cargo.
    Lo de Salamanca es incomentable por amor propio de ecuatoriano.

  5. Es de esperarse su locura e ignorancia son palpables a millones de kilómetros a distancia al igual que de su círculo cercano especialmente de Xavier Torres su ministro de vivienda e íntimo amigo grotesco corrupto necio machista abusivo ladrón ignorante un insulto a la lógica sentido común de lo peor y goza de su confianza del lleve. Trabaje en el conadis y fue una tortura.

  6. Si revisamos la historia de nuestro país, vemos que hemos tenido presidentes de una variada cultura: unos poseedores de un elevado acervo cultural, otros muy mediocres e inframediocres. En el caso que nos ocupa, el presidente Moreno, en su afan de proyectar su imagen como un hombre capaz , sencillo ( como en realidad lo es) , aficionado a cierta disciplina cientifica ( astro- fisica, fisica-quimica) comete desaciertos e inadecuados discursos a veces muy ajenos a las circunstancias , lo cual lamentablemente lo hace aparecer como un personaje diferente . Asi las cosas, cabe preguntarnos: Dónde estan sus asesores? que no le direcciónan o asisten de manera pertinente y oportuna en sus intervenciones, más aún cuando tiene que dirigirse a un auditorio donde convergen destacadas personalidades en el quehacer educativo y cultural. Consideró que el presidente de la República debe dejarse asesorar o buscar asesores capaces y de noble corazón, de alto sentido patriótico que trabajen en procura de proyectar una buena imagen del pais.

  7. No todos gozan del maravilloso don de la oratoria. Eso no exime al gobernante de que este conciente de ello, o al menos asi esperamos, y por consiguiente de buscar entre sus asesores a quien o quienes tengan ese don, comparta con franqueza cuales son sus ideas, puntos claves que es indispensable poner de relieve, y pida redacten un par de discursos entre los que pueda seleccionar el que este mas de acuerdo a su estilo y personalidad. Indispensable conocer a fondo tanto el tema como el medio en que se dara el discurso. (No hay necesidad de explayarse con larguras ni elucubraciones pueriles y huecas). Actuando de ese modo creo se ganara admiracion y respeto para si mismo, amen de que pondra en alto el nombre de Ecuador.

    No se pide que llegue al podio con rostro de funerales, que no equivale a que suponga que la nacion y la audiencia esperaban un comediante.

    No vi la ceremonia del galardon que otorgaba a Moreno la Universidad de Salamanca; leyendo los comentarios de algunos foristas, diriase que no me perdi de mucho, aunque creo me ahorre un doloron de cabeza dadas las circunstancias. No perdamos la fe, vendran dias mejores.

Responder

Your email address will not be published.