Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Procaz y camorrero, ¿Cuesta representa al Presidente?

en Conexiones4P/Elenfoque por

Al fin se entiende por qué este gobierno tiene un perfil pírrico en el campo político: se debe a que Santiago Cuesta es el hombre tras el poder de Lenín Moreno. Y Cuesta tiene de la política, el mismo concepto que tuvieron en su momento, por ejemplo, Abdalá Bucaram y los suyos: llevar a sus contradictores al albañal (como amaba decir Alfredo Adum) y allí revolcarse con ellos.

De esa especialidad, Cuesta dio pruebas, este miércoles 13, en su entrevista con Andersson Boscán: camorrero, vulgar, procaz, de una violencia verbal impresionante… Oírlo conduce a pensar que el Presidente no cree, como afirma, en los postulados de decencia y tolerancia que recomienda practicar en el ámbito público. O que si cree, exceptúa a Cuesta, porque supuestamente lo defiende, al punto de haberlo convertido en una rueda suelta en su gobierno.

El hecho cierto es que Santiago Cuesta, el principal consejero de un Moreno conciliador, es una máquina especializada en triturar gente. En este caso se aplicó con especial ardor a despedazar a Fernando Villavicencio (político y periodista), a Christian Zurita (periodista) y a Ronny Alega (asambleísta correísta). Y lo hizo porque esos tres ciudadanos, en campos y por motivos diferentes, hicieron acusaciones, a sus ojos, desprovistas de bases reales y jurídicas contra Moreno. Y contra él (por parte de los dos periodistas).

No se puede decir que la actuación de Cuesta en esta entrevista sea excepcional. La reiteración en el despropósito y la invectiva hace pensar que es así como el consejero presidencial concibe la contradicción pública. Porque si se tratara de inconsistencias (ya sean periodísticas o legales), como efectivamente podría asumirse que hay en ese informe de Villavicencio y Zurita (que Correa y Aleaga han explotado políticamente), este asunto habría tenido patas cortas: hubiera bastado con mostrar que el Presidente no tenía, según los documentos publicados, ninguna relación legal con lo denunciado (que atañe a amigos suyos y a su hermano) y que, en este caso y sin otra prueba, no se puede inferir que Moreno esté involucrado. Hay que probarlo. Inferir no hace parte de los protocolos en una investigación periodística.

Pero no. No es así que Cuesta practica la política. Su forma de pensar, que es fácilmente detectable si se ve la entrevista, lo lleva siempre e irremediablemente a la misma decisión: no perderse ninguna oportunidad para revolcarse con sus contradictores en el albañal. Ahora se entiende por qué el gobierno de Moreno ha procedido, en este caso, como lo hubiera hecho Correa. O como lo hicieron en su momento ministros o asesores de Bucaram. En cualquier país medianamente institucionalizado, el gobierno hubiera tramitado la denuncia dando una explicación y poniendo las cosas en su sitio. Cuesta no. Puso al Presidente ante las cámaras. Seguramente aceptó que el embajador en España montara una pieza poco digna para su rango. Y ahora procede como solo podría hacerlo un servicio secreto de la peor especie: con aseveraciones grotescas, malintencionadas, chabacanas… Cuesta es de los que dice y deja suponer con una maestría nada envidiable.

¿Esa es la forma de responder (un informe periodístico y el ataque político correísta) por parte del principal consejero presidencial? ¿Es esa la pedagogía democrática de la cual hablaba Lenín Moreno? ¿Puede Cuesta, que ocupa un cargo pagado por los contribuyentes, convertir la esfera pública en un albañal, supuestamente porque así ha sido tratado por los que ahora ataca? ¿No lo obliga su cargo a considerar que la contradicción pública (por equivocada o estrambótica que parezca) se tiene que ventilar según las servidumbres formales y éticas a las cuales le obliga la función que ostenta? Y si Cuesta tiene pruebas de delitos, algunos horrendos que endosa a Villavicencio y a Aleaga, ¿no debe denunciarlos ante la Fiscalía en vez de blandirlas ante las cámaras?

Tener el poder prohíbe a Cuesta victimizarse o equipararse con ciudadanos de a pie. Y si él cree que esos ciudadanos cometen errores o se extralimitan, hay mecanismos legales para zanjarlos. Cuesta lo hace en los micrófonos y desafió a Villavicencio a un mano a mano mediático. ¿Este señor es tan poderoso que en el gobierno no hay quién le pueda decir que un funcionario no puede cometer ese tipo de exabrupto? ¿No hay quién le diga que no repita el ejercicio malévolo que hizo Correa al pretender cambiar de significado a las palabras? Véanlo en la entrevista, tratando de convencer al periodista de que el gasto electoral del que se benefició Moreno no es tal solamente porque fue él quien lo hizo. Esa historia es corta y merece ser contada. Jordi Segarra, un estratega y asesor político muy costoso, estuvo en Ecuador según él dos o tres veces durante la campaña electoral de Moreno. Cuesta confesó que él invitó y él pagó. Lo invitó “a que nos asesore en la campaña del Presidente Moreno. Punto”. Y con un aire de ingenuo, que no le sienta, pregunta. “¿Dónde está el gasto electoral?”.

Camorrero, cínico, procaz, pendenciero, rueda suelta… ¿Y ese consejero representa al Presidente?

Foto: El Universo

23 Comments

  1. Felicitaciones a José Hernandez sobre éste escrito Procaz y camorrero, ¿Cuesta representa al Presidente?

    sobre la actuación y actitud de Santiago Cuesta el principal asesor de Moreno.
    “El hecho cierto es que Santiago Cuesta, el principal consejero de un Moreno conciliador, es una máquina especializada en triturar gente. En este caso se aplicó con especial ardor a despedazar a Fernando Villavicencio (político y periodiista), a Christian Zurita (periodista) …Y lo hizo porque esos ciudadanos, en campos y por motivos diferentes, hicieron acusaciones, a sus ojos, desprovistas de bases reales y jurídicas contra Moreno. Y contra él (por parte de los dos periodistas)…”
    Cuesta utilizando un vocabulario Procaz , camorrero a desafiado al activista politico y Periodista Fernando Villavicencio
    En parte del escrito señala :” …Y si él cree que esos ciudadanos cometen errores o se extralimitan, hay mecanismos legales para zanjarlos. Cuesta lo hace en los micrófonos y desafió a Villavicencio a un mano a mano mediático. ¿Este señor es tan poderoso que en el gobierno no hay quién le pueda decir que un funcionario no puede cometer ese tipo de exabrupto? ¿No hay quién le diga que no repita el ejercicio malévolo que hizo Correa al pretender cambiar de significado a las palabras? ”
    De esa especialidad, Cuesta dio pruebas, el miércoles 13, en su entrevista con Andersson Boscán: camorrero, vulgar, procaz, de una violencia verbal impresionante… Oírlo conduce a pensar que el Presidente no cree, como afirma, en los postulados de decencia y tolerancia que recomienda practicar en el ámbito público. O que si cree, exceptúa a Cuesta, porque supuestamente lo defiende, al punto de haberlo convertido en una rueda suelta en su gobierno.
    y como dice Hernán 2 en su comentario:
    “El sr. Villavicencio, en la réplica a lo manifestado por Cuesta detalló los actos y los vínculos de Moreno con los que le financiaron su campaña y que siguen en los negocios del Estado, por lo cual lo de la cirugía mayor es puro cuento.
    Mucho tiene que hacer al respecto la Fiscalía y la Justicia.”
    En resumen: Nuestras Altas Autoridades de la Nación Ecuatoriana siguen sumergidos en actos de corrupción.

  2. Este conocido oportunista, además de ser un bellaco, es torpe al querer vernos la cara de imbéciles a todos los honestos de este país.

    Este supremamente cínico embaucador al más puro estilo de su mentor Correa, quiere burlarse de nosotros al afirmar que la que la nutrida comitiva que trajo Manafort, se reunió solo 7 minutos con las autoridades del gobierno, comandadas por este sátrapa de marca mayor.

    Quien puede creer que esa comitiva con el delincuente Manafort a la cabeza, va a hacer una movilización de tal envergadura para reunirse solo 7 minutos, es decir para nada.

    Las reuniones fueron agendadas con la debida antelación, pues esa gente no se mueve en vano, el promotor del gigantesco negocio de entregar los activos del estado a este grupo de atracadores, incluyendo a Cadena, a todas luces fue la alimaña Cuesta, y sí, en contubernio con el carita de yo no fui que torpemente hace las veces de presidente.

    Ojalá que la nueva Fiscal que esperanzadoramente será Diana Salazar, ponga tras las rejas a tanto correísta que Moreno ha aupado, como este cínico mafioso de Cuesta, solo superado por su gurú, correa.

    Excelente artículo Sr. Hernández, hacen falta más escritos como este para que el pueblo se de cuenta que la corrupción sigue mas campante que nunca.

  3. No olvidar que el Zar Cuesta.

    En una rueda de prensa el 13 de Febrero amenazó públicamente a los trabajadores que protestarán por los despidos masivos y privatizaciones.

    Ordenó cual dueño de hacienda a ministros y gerentes, cometiendo prevalicato, tráfico de influencias, intimidación entre otros delitos. Dio el nombre de dos compañeros sindicalistas a los cuales:
    W. Silva CELEC despedido, amenazado y con un atentado a su vida, denuncia que reza en la fiscalía. Esperando le den paso.
    Guido Chiriboga CNT, con un proceso de visto bueno injusto y viciado pero que avanza a pasos agigantados.

    Tampoco podemos olvidar la reunión con los funcionarios de la SECOM donde ordena cómo deben usar las redes sociales personales y de sus familiares.

    Esa es la dictadura que vivimos y que ha demostrado hasta la saciedad como la orquesta el Zar Cuesta.

  4. Felicito su artículo. Primera vez puedo decir que coincido con casi todas sus aseveraciones. Merece análisis lo de Glas sin más pruebas que las de ser familiar de un corrupto, algo parecido a lo que ud. solicita sobre la veracidad.

  5. El sr. Villavicencio, en la réplica a lo manifestado por Cuesta detalló los actos y los vínculos de Moreno con los que le financiaron su campaña y que siguen en los negocios del Estado, por lo cual lo de la cirugía mayor es puro cuento.
    Mucho tiene que hacer al respecto la Fiscalía y la Justicia.

  6. El cirujano mayor Moreno está con cáncer y no puede cumplir con su cometido, eliminar ésta lacra social: la CORRUPCIÓN que está carcomiento las bases éticas y morales de la sociedad ecuatoriana. El impresentable Cuesta se nuestra en la entrevista tal cual es, una persona sin escrúpulos, oportunista, manipulador, etc que le gusta el ejercer el poder, tras la sombra de Moreno. Es imposible que el Ecuador salga adelante teniendo como actores políticos a personas que no han comprendido el verdadero significado del quehacer político, trabajar y promocionar a los pobres para construir una sociedad más justa y equitativa, y no aprovecharse de la política, del poder para sus fines egoístas y mezquinos

  7. Ha, Santiago Cuesta!! El mismo que llamó retrasada mental a una periodista por cuestionar el cuento del tren playero; el mismo que se dice abogado sin tener ningún título profesional, ese Santiago Cuesta es el otro yo del ilegítimo e incompetente presidente del Ecuador; el uno es Mr. Hayde y el otro el Dr. Jhakel.
    Moreno es el taimado, socarrón e hipócrita; Cuesta es el pendenciero, vulgar y con actitudes primarias, hacen un buen equipo que no merece mayor comentario.

  8. Cuesta le sabe cosuelas a Moreno..que duda le cabe a nadie ya…
    INVITE Y PAGUE Dijo Cuesta…jajajsja.
    Y los dinerillos de todos inmigrantes de toda europa…españa..italia los mas desprendidos por gratitud…le pagaron la risa a Moreno..pero..quien creen uds.que le sabe cuidar la fritadita a los lobos…..seran las yenas?????.

  9. Me armé de valor para ver y escuchar la entrevista completa al energúmeno que funge de asesor presidencial, cuyo cargo no existe en nuestro ordenamiento jurídico. Siempre he sentido asco, repugnancia, ante cualquier alimaña que se cree un lúcido con tan solo por estar parapetado tras el poder. Primero, este señor fue un recalcitrante correísta cuyos antivalores han quedado demostrado en esta entrevista. Segundo, el asesor de marras es tan cínico y sinvergüenza que defiende hasta sus actos reñidos con la ética y con la ley: por ejemplo, en un alarde de asqueroso orgullo ratifica que él (que tiene dinero) pagó a Jordi Segarra para que los asesore en la campaña de Moreno y que eso no constituye gasto de campaña. Como decir, yo pagué y no jodan. Tercero, con sus ínfulas nauseabundas llega a despotricar contra sus ex capos, Correa y Glas y que ellos sí son corruptos (de hecho lo son) y así justifica el torpe maquiavelismo de evitar la fiscalización por parte de la Asamblea al actual gobierno. Es decir, ningún ciudadano, representante o autoridad tiene el derecho de pedir explicaciones a estos holgazanes que hacen gobierno. También, tan descarado, el haber pedido que los comunicadores que trabajan en instituciones públicas asuman el papel de guerreros digitales del otro sinvergüenza que anda por Europa, bajo la torpe justificación de que trabajan para Lenín Moreno porque él les dio el trabajito, olvidándose que es el pueblo quien paga a sus funcionarios . En lo que se refiere a la corrupción, igualito que Correa y Glas, para él, “no hay una shola prueba”.

  10. Presidente Moreno, ya saque a patadas a este Mamaracho, ratero, que vivio desde el coreismos en enriquecimiento ilicito, lavado de activos, coimas, desfalco, testaferrismo, delicuencia organizada, Traicion ala Patria..juicios penales, confiscarle, embargarle lo robado y carcel

  11. Detrás de la actitud poco racional, por no decir IRRACIONAL, ¿qué existirá, para que Cuesta se tome esa atribución de asumir un papel de déspota, poco fiable, deficitario mental, prepotente, fanfarrón? ¿Por qué Moreno lo mantiene en su gobierno, después de que Cuesta ha metido la pata en varias ocasiones, debilitando la poca credibilidad que aún le queda al mandatario? ¿Qué secreto misterioso los une?
    Ciertamente, Cuesta le está significando un martirio a Moreno, pues con esa conducta nada política sino de vulgar matonil, lo está llevando al precipicio a su jefe.
    Con su debida autorización, señor Hernández, me permito resaltar que Cuesta ha demostrado ser un arribista, porque él, en las últimas elecciones presentó sus encuestas, siempre favoreciendo a Moreno y ahora, con su análisis, me entero que el mencionado Cuesta “…confesó que él invitó y él pagó. Lo invitó “a que nos asesore en la campaña del Presidente Moreno. Punto”.
    Es decir, Cuesta, inmoralmente estuvo como encuestador y como activista de la campaña de Moreno, de quien en el año 2017 dijo lo siguiente:
    “Santiago Cuesta, gerente general de la encuestadora, calificó al candidato presidencial de AP como “un fenómeno”. El candidato a la Presidencia por Alianza PAIS (AP), Lenín Moreno, ha sido calificado por Santiago Cuesta, gerente general de CMS- Encuestadora, como “un fenómeno” al conseguir una gran aceptación ciudadana en 182 cantones del país.”; noticia publicada el 23 de diciembre de 2016 por Diario El Telégrafo, de Guayaquil; tergiversando la verdad, ya que los ecuatorianos fuimos testigos oculares de que pueblo que visitaba Moreno, pueblo que lo repudiaba porque para tiempos de campaña ya se habían develado todos los actos de robo cometidos por Correa y su grupillo de maleantes.
    Esta podría ser la presunta explicación por la que Moreno, abusando de su tolerancia a costa de su credibilidad y dinero del pueblo, deja hacer y deshacer a Cuesta. (Obviamente, podrían existir otra razones muy serias, para que Cuesta se mantenga como garrapata en caballo flaco)
    ¿Qué dice usted, señor Hernández?

  12. Siempre brillante José. Lenguaje preciso y limpio. Disfruto de esa lógica impecable que hilvana en cada párrafo. Y sobre todo derrocha luz conceptual que tanta falta hace en el quehacer político. ¡Adelante! Su pluma hace tambalear a tanto mediocre apertrechado de poder.

    • Corrección señor Hernandez deberia haber comenzado el articulo de esta manera: Santiago Cuesta el poder tras este pobre hombre de Lenin Moreno. Pero haciéndole honor a la verdad Cuesta no es mas un vaso comunicante del verdadero poder.

  13. Es el Montesinos de Moreno. Es el que maneja la corrupción del gobierno y paga a los dueños de los periódicos y telebasuras, para que callen lo que todo el mundo sabe

  14. Excelente artículo.

    Nada ha cambiado desde que dejo el reino la loca del ático, siguen los mismos siverguenzas ” caretucos” de siempre.

  15. Simplemente excelente artículo. No podemos caer en la vulgaridad de ese funcionario sino pedir coherencia al presidente con lo que dice y hace. Falta ética en éste y muchos de acólitos

  16. Cuesta representa al presidente? Que pasa señor Hernández, un periodista sagaz como usted aún lo duda? En que planeta vive? El hecho de que Moreno haya firmado el acta de Chapultepec no significa que tengan que blindarlo…

  17. El lcdo. Moreno es un político sucio a carta cabal. Paga por los favores políticos tal cual. Cuesta es una rata de alcantarilla pero el que lo catapultó a su dignidad actual pagando deuda de campaña lo es mas.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba