//

Luisa Maldonado sin un grado mínimo de humanidad

lectura de 5 minutos

Los larguísimos, casi eternos, cinco minutos en que Luisa Maldonado evade dar una opinión suya sobre Nicolás Maduro, durante la entrevista con Luis Eduardo Vivanco, provocan irremediablemente fuertes reacciones emocionales, pero también muchas interrogantes que son relevantes para el debate sobre la cosa pública y sobre las credenciales morales que deben tener las figuras públicas.

¿Hasta qué punto la ideología o los credos políticos pueden anular por completo cualquier capacidad de empatía humana? ¿Pueden ser tan fuertes las creencias y las lealtades políticas para eliminar del sistema emocional cualquier expresión de humanidad? ¿Alguien que aspira a ocupar una función pública de la envergadura de una Alcaldía puede esconder tan descaradamente su posición personal frente a un tema tan sensible para sus posibles mandantes?

Las preguntas son, sin duda, relevantes tratándose, en el caso de Maldonado, de una persona involucrada en la vida política del país y, sobre todo, de una de las candidatas a la Alcaldía de Quito. El episodio arranca cuando Vivanco le pregunta su opinión sobre Maduro a propósito de la cantidad de venezolanos que viven en Quito y que, como muchos quiteños, no tienen empleo digno. Maldonado, como resorte nuevo, le responde «¿Y usted qué opina sobre Macri?». Otra vez el periodista le hace la pregunta y otra vez la candidata le responde en lo que para un observador despistado o ajeno a las circunstancias bien le podía parecer una comedia de dudoso gusto. «Porque vea Macri, vea cómo les tiene a los pobres argentinos».

Maldonado luego trató de sostener sus evasivas sacando del sombrero un relato completamente inoportuno sobre las familias y los éxodos. Para evitar hablar sobre la tragedia que se vive en Venezuela, que ni siquiera niega pero trata de ignorar olímpicamente, cuenta lo que fue su experiencia personal durante el feriado bancario que endosó, repitiendo la muletilla correísta de las últimas elecciones, a Guillermo Lasso.  Y cuando Vivanco trató de arrinconarla con una pregunta sobre cómo los venezolanos mueren de hambre en su país, ella lanzó la inoportuna comparación de “cómo nos moríamos acá en el feriado bancario”. La única concesión que hizo y que evidentemente le costó lo insufrible por la forma casi dolorosa en que lo dijo fue que en Venezuela, en efecto, hay “dificultades económicas”.

Maldonado no quiso siquiera hablar sobre el éxodo venezolano y en su negativa sacó a colación el éxodo ecuatoriano: sin empacho aseguró muy suelta de huesos que la migración de dos millones de ecuatorianos, tras la crisis bancaria causada por Lasso, tuvo mayor dimensión que la venezolana. “Quiénes somos nosotros para decirles cómo vivir”, dijo casi al final del intercambio sobre el tema venezolano y finalmente cerró el tema con un impresentable “mejor concentrémonos en nuestros problemas, en Quito”.

El burdo esfuerzo de Maldonado para no tener que definir una posición frente a la figura de Maduro es una expresión de irresponsabilidad política. Por ser uno de los temas más relevantes y significativos de buena parte de la historia de la región, los electores quiteños se merecen conocer qué piensa ella y qué posición tiene sobre Maduro y lo que ocurre en Venezuela. Finalmente, ¿cuántos quiteños no han tenido relación directa o indirecta con un venezolano que ha tenido que salir de su país huyendo de la hecatombe social que desató el chavismo-madurismo?

Finalmente nunca dio su opinión sobre Maduro y Venezuela. Durante cinco largos minutos no dijo su posición sobre quien es, por ahora, el personaje más siniestro del continente. Barajarse no es un asunto de habilidad o astucia política: es de arrogancia moral, capacidad para ocultar convicciones y principios y ceguera política y moral para mostrar su empatía humana por millones de víctimas del carnicero de Caracas.

Lo que ocurrió con Maldonado también es la evidencia de los efectos sicopolíticos que ha tenido el desastre venezolano en los sectores de la llamada izquierda o progresismo. Es la manifestación de complicidad ciega que llega a niveles surreales frente al drama humano de los venezolanos. Una ceguera que les ha arrebatado cualquier credencial moral y de decencia pública.

Si Maldonado se resiste a dar su opinión sobre un personaje que, de forma inequívoca y contundente, ha demostrado ser un autoritario inescrupuloso que ha sostenido su poder en alianzas con las mafias y los colectivos asesinos que deambulan por las calles de Venezuela, entonces es alguien que no aprecia lo que es la democracia ni está dispuesta a renunciar a sus credos ideológicos para establecer un grado mínimo de humanidad en la política.

45 Comments

  1. Dios libre a Quito de esta señora, la cual por lo menos es sincera y ya saben lo que les espera tristeza, corrupcion, impunidad porque por mantener su creencia es incapaz de reaccionar ante tanta matanza del pueblo venezolano, pero ya digo es sincera y ya saben a que atenerse pueblo quiteño, ustedes deciden.

  2. Si las encuestas dicen de esta señora que va tercera , seguro se debe a que confronto con argumentos la inoperancia del alcalde actual , de ese suceso no se escribe,sus razones tendrán ;ese es un mérito que en la intención del voto la favorece. Es una muestra muy clara de que los quiteños queremos un o una representante en la alcaldía que le estorbe la pereza, las negociaciones de pasillo y los asesores sin paga, además tenga pasión por hacer cosas que involucren a personas con vocación de servicio lejos de prácticas mezquinas . Las posiciones respecto de los sucesos internacionales ,claro son importantes , pero siempre estarán muy lejos de mostrarnos un perfil que se acomode a nuestros gustos, más aún si nos ponen en primer plano respuestas mínimas sobre ellos y no sobre su trayectoria como concejala . Hay temor y mucho temor en que intereses oscuros nos alejen de tener un alcalde o alcaldesa con un alto compromiso de servicio a esta aletargada ciudad .

    • Tercera será según sus
      mañosas encuestas. Con tanto cinismo y descaro, ni siquiera debió ser calificada como candidata.
      Que aclare primero los negociados de tierras de Quitumbe

  3. Que insólito es una fanática de la ignorancia y como idiota se queda . Que atrevida y quiere ser Alcaldesa , el pueblo de Quito a estos rezagos deberían ignorarlos y que le den el VOTO AL DR. CESAR MONTUFAR. El resto de son puros perinolas de tarima.

  4. La inteligencia tiene un límite, la estupidez no, este refrán le queda perfecto a esta señora; ademas de su muy limitada cultura, no posee criterio propio, repite como perico amaestrado los dichos del jefe de la banda, peor aun: culpa del feriado bancario a Guillemo Lasso, sin acordarse que su patrón del ático investigó a ese político a conciencia, espulgando en su pasado con lupa y no encontró absolutamente nada que lo vincule al feriado bancario.
    Manifiesta muy ufana que el domingo va a ser electa alcaldesa, sin siquiera revisar las encuestas, en fin, tiene derecho a ese optimismo, total sus sueños de perro se quedarán allí, como lo que son: sueños de perro.

    • Como vamos a pedir peras al olmo, basta con saber que la lealtad desmedida para él de la década robada es patética a tal punto que hasta les robó el pensamiento para muestra la entrevista donde. esta dizque candidata a Alcaldesa quiere ocupar este puesto . solo demostró que es una principiante en la politica y Quito no se la merece y oeor aún su triste binomio

  5. Vivir en democracia es justamente esto, dar oportunidad a expresarse y debatir diferentes puntos de vista! PERO con personas que tengan un mínimo sentido de sensatez e inteligencia, esto último lo que le hace falta a Maldonado..Vivanco hizo lo que más pudo y ayudó, una vez más, en desemascarar a éstos malandros buenos para nada…..

  6. QUE SE PUEDE ESPERAR DE UNA CORREISTA EMPERRADA,CON IDIOLOGÍAS REVOLUCIONARAS DESDE SU INFELIZ NIÑEZ.FORMA PARTE DE NUESTRO GRUPO DE HIENAS,QUE LES GUSTA LA SANGRE A BORBOTONES,ADEMÁS CASÍ NO TIENEN SENTIMIENTOS DE :MADRE PEOR AÚN DE MUJER.EN SUS DECLARACIONES DICE: A MUCHO ORGULLO QUE ES CORREISTA A MUERTE,REVOLUCIONARIA DE CEPA.COMO UNA PERSONA PUEDE SER TAN DESUBICABA,TAN PERTURBADA.ES COMO SI YO ME PUSIERA LA CAMISETA DEL CHAPO GUZMÁN ,Y LE ADMIRO AL CHE GUEVARA,NO TIENE SENTIDO LÓGICO.TIENE ALGUN DESVÍO ,ALGO RARO, O PUEDE SER ALGUNA NOVELERÍA.SÉ QUE,LE MOLESTABA AL RODAS EN TODO,EN CASÍ NADA ESTABA DE ACUERDO.COMO SU ÍDOLO,SE PEGA UNAS DESBOCADAS MIEDOSAS.COMO LOS CORREISTAS PIENSAN SOLO EN CAUSAR MÁS DAÑO,PARA QUE VENGA EL «MAMELUCO «EN CALIDAD DE REDENTOR A GOBERNAR Y HA REPARAR LO QUE ESTA MAL HECHO.GENTE ODIOSA,MALA POR NACIMIENTO.ENREDISTA,ALCAHUETA,CÍNICA,DE VERBORREA BARATA Y POR SOBRE TODO SINVERGUENZA.

    • Lo que llama la atención es que estos oscuros personajes correístas se atrevan a candidatizarse a algo. Que cara dura son, es impresionante

    • Todo puede ser pero los quitéiños nos merecemos algo acorde a nuestra cultura, historia y gloria….que es esto??? No por mujer…y con mucho respeto….que poca sangre en la cara..vaya a una intendencia política o parroquia rural y ver si toma experiencia.

    • Como vamos a pedir peras al olmo, basta con saber que la lealtad desmedida para él de la década robada es patética a tal punto que hasta les robó el pensamiento para muestra la entrevista donde. esta dizque candidata a Alcaldesa quiere ocupar este puesto . solo demostró que es una principiante en la politica y Quito no se la merece y oeor aún su triste binomio

Responder

Your email address will not be published.