Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Inversión, crecimiento y desarrollo: ¿por dónde comenzar?

en Archivo Columnistas/Columnistas/Influencers4P por

Según el Banco Central, en 2018 el crecimiento de la economía fue de 1,4 por ciento, ratio por debajo del aumento de la población, esto es, la economía dio un paso atrás. En los últimos cincuenta años, el Ecuador no fue capaz de sostener de forma continua elevadas tasas de crecimiento económico.

En los años setentas, la bonanza petrolera alimentó tasas de crecimiento superiores al 7 por ciento anual, al tiempo que se acumulaban desajustes económicos que tuvieron el precio de una economía que sólo creció en promedio el 2 por ciento en los años 80s y 90s. En los primeros años de la dolarización, 2000-2006, con fundamentos económicos estables y sin la influencia del petróleo, la economía creció en promedio algo más del 4 por ciento. Entre 2007-2017, con el telón de fondo de otro boom petrolero y un irresponsable endeudamiento público, la economía creció en promedio algo más del 3 por ciento anual.

La  historia de la humanidad demuestra con solidez que el progreso de las naciones tiene una indisoluble asociación con la constante y elevada creación de riqueza. En épocas contemporáneas, la China es un emblemático ejemplo, cuyo crecimiento económico cercano al 10 por ciento mantenido en décadas con tasas de inversión de alrededor del 40 por ciento del PIB, ha facilitado que más de 300 millones de personas superen la pobreza y ha transformado a este país en una potencia mundial.

Vietnam se ha convertido en una de las naciones más prósperas de Asia, al abandonar su economía de planificación marxista y asumir el libre mercado para su quehacer económico. Su proceso de reformas conocido como Do Moi se inició en 1986, con el abandono de la agricultura colectivista y la diversificación de su economía  mediante una ley de inversión extranjera y su integración a los mercados mundiales. Vietnam en las últimas dos décadas ha mantenido un crecimiento promedio entre el 6 y 7 por ciento anual con tasas de inversión de alrededor del 35 por ciento del PIB. Espera ser un país desarrollado en 2045. Cierto es, que el progreso de China, Vietnam y otros países asiáticos mantiene el estigma de la denegación de las libertades democráticas y el autoritarismo. En la región, Chile durante décadas mantuvo elevadas tasas de crecimiento. Hoy sus empresarios visitan Silicon Valey para estar a tono con las exigencias de la nueva revolución industrial y Chile espera pronto alcanzar el nivel de los países desarrollados.

Según la reciente Carta de Intención suscrita con el FMI, la economía decrecerá 0,5 por ciento en 2019 con leves recuperaciones hasta el 1,2 por ciento en 2021. El PIB de cada persona estimado en $6.227 para 2021 sería similar al de 2013. Este período de retroceso económico es inevitable en la fase de corrección de los profundos desajustes económicos y fiscales. En términos de desarrollo del país, es el inconmensurable costo de la irresponsable gestión económica del Gobierno anterior.

No existe elevado crecimiento económico sin abundantes inversiones privadas internas y externas. En los últimos 40 años las tasas de inversión promedio en Ecuador fueron inferiores al 25 por ciento del PIB. Hasta 2023 no se esperarían inversiones superiores al 30 por ciento del PIB, que podrían permitir un crecimiento del 5 por ciento anual, exigencia del Ecuador para crear empleos y reducir la pobreza.

No faltarán cuestionamientos al FMI como culpable del estancamiento económico y de las medidas para estabilizar la economía. A nivel mundial, tanto en países desarrollados como subdesarrollados, surgen denostaciones a las bondades del capitalismo para progresar y a las desigualdades que produce, caldo de cultivo para el renacer de los populismos de diverso cuño. Se habla ya del post capitalismo.

Es una agresión al sentido común, estigmatizar la creación de riqueza como condición para progresar. Sin embargo, no puede ser objeto de sinrazones la inevitable simbiosis entre el sano objetivo de obtener elevadas tasas de crecimiento económico y la implementación de mecanismos de redistribución de la riqueza a los sectores más vulnerables, pues, esta ausencia de empatía genera ingobernabilidad e inconformidad en amplios sectores poblacionales que, al no percibir los beneficios del capitalismo, lo denostan.

Para progresar, el Ecuador debe superar el vicioso círculo de desajustes y ajustes recurrentes de la economía en los últimos 40 años. Minimizar el tiempo de la estabilización económica y fiscal, y asumir como valor social y permanente los fundamentos de una economía sana y cuentas públicas ordenadas, es obligación de toda la sociedad y sus élites representativas. Con esta premisa, los esfuerzos y mentalidades de todo el país deben enfocarse en lograr un elevado crecimiento económico durante décadas, con la adecuada redistribución de sus frutos. Este objetivo básico para el desarrollo exige elevar a lo cotidiano un profundo discernimiento de este vital propósito, a fin de sustituir con urgencia el tropical relato que nubla el paisaje nacional.

Jaime Carrera es economista

2 Comments

  1. Me preguntó ¿qué es más beneficioso para unlais pobre inversiones extranjeras o creditos?
    Créditos»buenos» pueden ser invertidos en activos productivos,siguiendo un plan de desarrollo nacional mientras que una inversión extranjera solo buscará una rentabilidad pura y dura, en el campo que sea y donde sea,sin ocuparse del plan de desarrollo.En el caso de préstamo,se paga el crédito y la inversión queda,en caso de la inversión extranjera sacará dividendos inmisericorde mente y luego se irá..QUE ES MAS
    CONVENIENTE para umlais pobre?

  2. Economista Carrera,nuevamente descubre el Agua tibia…»Con mayo inversión,mayor crecimiento» pero,no podía faltar el pero,Ud se refiere sólo a la inversión privada y olímpicamente ignora a la inversión pública. Claro que la inversión privada es buena(dependiendo en qué se invierta)¿Y si no hay? A¿no sé a enterado que vivimos en un país pequeño,con un mercado aún más pequeño? Ahí es donde TIENE
    (muy a su pesar) intervenir el estado.Buscando recurso,inclusive con endeudamiento (mal llamado irresponsable).Revise las deudas del China,de US y hasta del Japón y verá que es necesario endeudarse y que no hay endeudamiento irresponsable.En lo personal,Usted no tiene deudas,hipoteca etc..así mismo son los países,si quieren sobrevivir y progresar…la brutal ortodoxia mata mentes lúcidas de los economistad

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba